No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Norma & Gonzalo

Hola, Gonzalo. ¿Cómo estás? Espero que muy bien. Me presento: soy una vecina, vivo enfrente, 5ºC. Nuestros balcones están enfrentados. No sabía cómo ubicarte pero el encargado de tu edificio me facilitó tu nombre, por eso te agregué a Facebook.

Me gustaría decirte unas palabras y realmente espero que no te las tomes a mal. Estoy totalmente a favor de la homosexualidad, es una elección y hay que respetarla. Pero sucede que en estos últimos días está yendo un chico a tu departamento, que debe ser tu novio, y algunas situaciones me ponen incómoda. Por ejemplo, el domingo estaban tomando sol sin remera en el balcón y en un momento se dieron un beso. Yo tengo un varón de 13 y una nena de 9 años, te imaginarás que no me es grato que vean eso. Ya les expliqué que el amor puede venir de muchas formas, pero esa escena me resultó innecesaria.

Ayer a la noche salí a colgar la ropa y vi que estaban teniendo algo así como una cena romántica con velas. Me parece demasiado. Vos podés tener la vida que elijas y yo la celebro, pero como consejo, estaría bueno que todas esas cosas sucedan adentro y no afuera a la vista de todos. Te pido un poquito de prudencia, sobre todo por los chicos. También los he visto abrazase mientras regaban las plantas, está todo bien, pero se puede evitar.

Nos separan solo unos metros de calle, si cada uno cuida su intimidad, todo va a funcionar. Te mando un beso y te deseo lo mejor,

Norma

*****

Norma, buenas tardes! Muchas gracias por tomarte la molestia y escribirme. Sí, brillante deducción, soy homosexual. Estoy de novio con Ezequiel hace casi dos años y estamos pensando en mudarnos juntos. Para tu tranquilidad, no va a ser en esta casa. Pensamos irnos a Vicente López a espantar vecinos chusmas de allá.

Tenés algún ph para recomendarnos? 3 ambientes ideal, y con buena luz porque vos viste el pecho que tiene Eze, no tiene desperdicio. La presión de agua también es importante porque así cuando nos bañamos juntos podemos hacerlo bien y no peleando por una gotita.

Creo que mi balcón es parte de mi intimidad, porque es parte de mi propiedad, pero si no te gusta lo que ves, podés no mirar. Tampoco estamos tanto, los dos trabajamos casi todo el día, supongo que lo sabrás porque te leo muy atenta a nuestras actividades.

Norma, quiero ser claro: la crianza de tus hijos, el devenir de su sexualidad, y lo que yo haga en mi casa no tienen nada que ver. Si tenés miedo que al de 13 le gusten los chicos, fijate qué está haciendo él, no yo. Si te da impresión pensar que la de 9 tiene ganas de besar a su amiguita, tomate una merienda con ellas.

Pero, ahora en serio, no te preocupes por tus hijos. Yo nací mirando Superman y no es que ahora me muero de ganas de ponerme el calzoncillo arriba de la ropa.

…o sí? Vos debés saber, ya que andás mirando.

*****

Gonzalo, ¿estás de novio hace dos años? Qué raro porque empecé a verlo con frecuencia hace poco tiempo. Sí he visto a otros chicos, pero bueno, ese será problema de ustedes. Lamentablemente no conozco departamentos disponibles en Vicente López, si no, con gusto te recomendaba uno.

Para nada estoy atenta a sus actividades, me tiene sin ningún tipo de cuidado lo que hagan puertas adentro, pero el balcón es un espacio al aire libre y me gustaría que se conservaran las formas. Este es un buen barrio, no necesitamos alborotos ni escenas de mal gusto.

Quedate tranquilo que a mis hijos los tengo bien criados. No puedo decir lo mismo de vos y tus arranques exhibicionistas. Imaginate si todos nos comportáramos de la misma forma. Qué pensarías de mí si saliera al balcón en malla a darle besos a una mujer, ¿no sería una falta de respeto para el resto? Ponete en el lugar de tus vecinos y nos vas a entender.

Repito que no tengo nada en contra de tus elecciones, solo que con prudencia por favor.

Cariños,
Norma

*****

Me muero por verte en malla, Norma. Más adentrado el verano metemos pool party.

Mirá, voy a ser franco y serio, dos cosas que no me gustan porque me queda mucho mejor careta y divertido: me pedís prudencia como si fuera a llevarte de acá a Mar del Plata en moto, o como si quisiera hacer malabares con cosas prendidas fuego. Ni siquiera dijiste discreción, que igual me hubiese caído mal, dijiste prudencia. Prudencia dijiste, como si el resto corriera algún tipo de peligro porque yo me doy besos en el balcón con mi novio. ¿Qué es lo imprudente de mi parte? ¿No estoy pudiendo discernir lo que está bien de lo que está mal y por eso el resto corre riesgos? Norma, te pido que me hables desde vos, con las manos libres, no abrazada a un rosario.

Yo elegí estar de novio con un chico, y vos me decís que no tenés ningún problema con esa elección, pero. Y ese pero anula el primer término, todo lo que decís antes de ese pero se vuelve falso, porque sí tenés problemas, porque si fuera una chica todo el exhibicionismo sería una anécdota simpática que charlarías con alguna otra vecina mirona. Gimena, la del 3ro, dos pisos debajo mío, lleva una vida muy parecida a la nuestra con su novio. Lo sé porque nos encontramos todos en el balcón ocasionalmente, y porque forjamos una suerte de amistad; una que podríamos tener con vos incluso, si dejaras de tomar lo que hacemos o dejamos de hacer Ezequiel y yo como imprudencias.

Así que no, Norma, no me pidas prudencia si no me vas a brindar respeto sólo porque no te gusta que tus hijos vean a dos varones llevando adelante una relación amorosa. Ese es un problema tuyo. Ni siquiera estamos en el mismo edificio y tampoco es que salgo a que me chupen la pija en el balcón, cosa que me encantaría pero, para tu sorpresa, entiendo de límites.

Vos pensás que confundimos libertad con libertinaje y yo creo que confundís amor con show. Nos queremos y nos besamos para y por nosotros, Norma; y va a seguir siendo así hasta que nos dejemos de querer.

Te mando un beso grande y ojalá puedas amigarte con la idea de querer a cualquiera, le falte un brazo o una concha.

Saludos

*****

Está bien, querido. Seguí en la tuya. Encima que los aceptamos, que los incluimos y hasta les permitimos casarse; me salís con toda esta psicología barata. Hacé lo que quieras, pero estás equivocado. Para poder vivir en sociedad hay que ser tolerante y vos sos un desubicado.

Por mi parte, ya mandé a hacer un cerramiento de vidrio para el balcón y le voy a poner cortinas. Me tengo que encerrar, una lástima, pero bueno. Algún día podré mudarme a una casa y todo esto será solo un recuerdo nefasto.

Además elevé una queja a la administración de tu edificio, traté de ir por las buenas pero no me escuchaste así que ahora solo me quedan las malas.

Saludos,
Norma

*****

No mandes a hacer nada, Norma. Ezequiel me dejó.

Y ya recibí tu queja por indiscreciones. Gracias por no decir imprudencias, de todos modos ya no vas a ver de ninguna de las dos.

Saludos

*****

Hola, Gonzalo. Lo lamento. Obviamente la situación me entristece, pero bueno, la vida es así.

Te mando un saludo,

Norma

*****

No lo lamentás pero creo que yo tampoco. Era una fachada, detrás del frente había escombros. Yo me quedaba porque el amor y los miedos, pero no daba para mucho.

En fin, buena vida, Norma. Ojalá que el chico te salga ingeniero y se case con su compañera de tesis. Que la nena te salga científica y descubra la forma de hacer el dolor soportable.

Saludos

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Anterior

Fiorella & Santino

Siguiente

Mara & Javier

2 Comentarios

  1. Ana Rosa Cantiello

    Maravilloso y encantador.
    Para reflexionar mucho, con cada una de nuestras actitudes, ideas y tambien expresiones.
    Las quiero y admiro.
    Espero ansiosa el libro.

  2. Guillermo

    Con que necesidad me los separan a los chicos, con lo lindo que podrían haber seguido haciendo quilombo del consorcio para arriba. Jajaja

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén