No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Melisa & Bautista, la continuación

(Para la primera parte, click acá).

Un amigo está cagando a la novia y hace un rato nos explicó sus estrategias para encontrarse con su amante. Me fue inevitable acordarme de vos. Las horas inconvenientes, las excusas fantásticas, los planes improvisados, la dualidad del amor.

No estoy borracho y son casi las tres de la mañana. Te extraño pero no te lo voy a decir.

Soy feliz, muy feliz. Soy beige. Ja. Todo fluye, no hay baches. Pero qué feliz que soy. Un noviazgo repleto de todo lo esperable, ¿quién no lo querría? Habría que ser un estúpido para despreciar la estabilidad. Por eso estoy muy contento, muy contento. Tengo suegros que me quieren e invitan a comer asados los domingos. Chiara sube fotos de los dos con frases de canciones románticas al pie, siempre me pregunta sobre cómo dormí y le preocupa que no descanse lo suficiente. Tenemos citas con otras parejas, vamos al cine, miramos series juntos y nos enojamos si el otro adelanta capítulos. Planeamos escapaditas de fin de semana, la paso a buscar por el trabajo, me espera a la salida de kick boxing. Celebramos aniversarios con pequeños gestos, la abrazo cuando llora, me peina cuando me olvido.

Estoy un poco borracho y son casi las cuatro de la mañana.

Escribo mientras miro animé, me disperso.

Te había dicho que cambié. Bueno, eso pensé.

Estas oraciones aisladas parecen un chat conmigo mismo. Qué patético. No yo, esto. Yo aprendí a quererme y no me gustó.

Me aburro, Melisa. El amor recíproco es un tedio insoportable, no tiene gusto. La fascinación dura tres meses y después es todo un sinfín de obviedades. Me acostumbré a la herida, creo. A que todo sea difícil, a interpretar gestos, a encriptar mensajes, a hacerme mil preguntas por cuadra.

Con vos fui tan feliz como miserable y sin embargo no dejo de pensarte. Hace un año que no sé nada de tu vida y no creo haberte olvidado, estoy como aguantando la respiración abajo del agua. Tengo recuerdos de mierda, de haberla pasado feo; pero hoy a esta hora no duraría en volver a tomarme dos colectivos en plena madrugada solo para cogerte contra el portón de una fábrica a la vuelta del boliche y que vuelvas corriendo a encontrarte con tus amigas. Me volvería a quedar tres horas encerrado en tu lavadero esperando que se fuera tu mamá, no lo dudaría.

Estoy borracho y son las cinco de la mañana. Te extraño pero no te lo voy a decir.

*****

El amor recíproco es lo más lindo que hay, si te aburrís es porque lo que tenés con ella es otra cosa. Creeme, de esa otra cosa algo sé. No todo lo que me gustaría como para terminar de entender, pero algo.

Hola.

Yo tampoco te olvidé, aunque tengo más recuerdos lindos que feos. De esto estoy segura porque te pienso mucho, porque pensé mil veces en no dejarte dejarme. Pensé en escribirte y decir que no podés abrirte, que lo lamento pero no te toca, que es momento de estar juntos porque es lo que buscamos los dos hace rato y que el resto se cague muriendo. Desistí de cada una de las ideas que tuve: si resolviste que no querés estar conmigo o que no te convengo, tratar de convencerte me iba a hacer sentir una boluda intergaláctica.

Estoy sola desde la última vez que hablamos. No era lo que buscaba pero tampoco sabía cuánto lo necesitaba. Todo lo que me contás de tu novia ya lo sé. Lo vi varias veces, al principio entraba para saber de vos pero después se me hizo divertido chusmear qué posteaba ella, y ahora ya hace bastante que no entro. Es buena, es linda, te quiere. Nada de eso importa si a vos no te pasa lo que uno espera que le pase con la persona a la que abraza cuando en plena madrugada se encuentra semidormido con su piel.

¿Por qué o para qué me escribiste? Por ahí por acá suena violento, no es la intención, sólo quiero saber. ¿Es para contarme que sos feliz pero te sabe a poco? No sé qué hacer con esa información. Repito: no estoy ortivándome, sólo que me gustaría entender un poco más. Si después de un año te emborrachás mientras me escribís un mail, sabiendo exactamente qué me estás diciendo, qué no, qué me estás insinuando y qué me puede confundir, bueno, te pido que me lo aclares a mí; porque a mí me confunde todo.

Puedo no tenerte, puedo sobrevivir a eso, lo que no puedo es volver a no saber si te tengo o no o cómo o cuándo o cuánto.

Me alegra que seas feliz, yo estoy en eso también.

Besos

*****

Perdoname, me junté con los pibes y después me emborraché solo en casa mirando animé, cualquiera. No sé ni qué escribí, no me des bola. Hacé como que nunca existió.

Beso, Mel.
Suerte con todo.
Bauti

*****

Ah, me dijiste cualquiera. Qué bueno porque yo también.
Al final sí volví con mi novio pero me daba vergüenza darte la razón.

Fue hace poco igual, estuve bastante tiempo sola, limpiando mi cabeza de vos, de nosotros, de lo otro.
Me dije que quería hacer las cosas bien esta vuelta, pero me escribiste y te mentí porque me agarró esa sensación que no tenía hace mucho de que las manos me empiecen a transpirar, el pecho se me desordene y quiera salir a correr con música muy alta.

Pero tranqui, ya fue, todo bien.
Besos,
Meli

*****

Qué bien que me viene este mensaje. Te felicito, me debés una cerveza.

Por un momento se me puso el mundo de cabeza y estuve a punto de abandonar mi vida como la conozco solo para correr a abrazarte, suerte que recibí la verdad a tiempo. Pensar que hay gente que reniega de la verdad, con lo que libera.

Después de escribirte el correo anterior me sentí un cobarde, un imbécil, un pobre tipo comiéndose los mocos ante un noviazgo decadente y una vida infeliz. Ahora pienso en lo pelotudo que hubiese sido si me la jugaba por vos. Mirá si le cortaba a Chiara. Hasta el nombre, que al principio me fascinaba, me molesta. Pero mirá si le cortaba. ¿Qué tenías para ofrecerme, un pase vip en Amantelandia? Conozco los juegos de memoria y ya no me divierten.

Lamento haber abierto la puerta una noche inconsciente porque ahora no puedo dejar de pensar en vos. Lo que más me duele es tu piel. Me duele tu piel en la mía.

Sé exactamente qué es que el pecho se te desordene porque no volví a vibrar desde tus besos.

Por qué es tan complicado para nosotros conjugar verbos comunes.
Por qué nuestro destino está manchado de terceros y desencuentros.
No son preguntas, solo pienso, poco importa.

Quiero seguir escribiendo pero no vale la pena. Además… nah, ya fue.

*****

Me pasó lo mismo hace dos días cuando recibí el tuyo. El abandono de lo propio, el correr a vos, todo eso.

Creo que ya ni siquiera nos podríamos hacer felices estando los dos solteros y sin mentirnos. La cagamos entre nosotros. Nos manejamos mal, o si querés hablo por mí: yo me manejé como el culo desde cero. Siempre con un tire y afloje entre irme, quedarme, quererte, no tanto, la verdad y el ocultar. Ya está, nos podemos querer desde lejos que parece menos nocivo.

Yo no soy infeliz pero me atormenta no sentir por él lo que siento por vos. Es eso, así de claro. Y sí, hubieses sido un pelotudo, porque yo no sirvo para esto evidentemente. No puedo cuidarte y me hace muy pero muy mal. Así que mejor que no cortaste. Me parece terrible saber cómo nos sentimos y no lograr que funcione algo que nos haga bien; a veces pienso que hasta preferiría herirnos pero estando al lado para por lo menos estar al lado tuyo.

No sé, pavadas.
Beso, bauti.
Ojalá te quieran mucho siempre.

*****

Así como me escribiste alguna vez: mil veces me imaginé contándote esto y yendo a tu casa a comerte la boca: corté.
No por vos, o sí, pero no “vos” con alevosía. Es por lo que me generabas que no pude replicar. Se siente o no se siente, es así, no hay conveniencia que valga. El cerebro sabe el doble que el corazón, pero la piel puede más que el cerebro.

Se lo veía venir, es triste. “¿Hay alguien más?” me preguntó. Sí, tu recuerdo, pero cómo explicárselo. Estoy hecho tiritas y se empiezan a desparramar con el viento. No sé cómo seguir.

También te pienso, mucho te pienso. Pero me visualizo encerrándome OTRA VEZ en lo mismo y me quiero cagar a trompadas. Es como si lo buscara, no sé. Podría aparecer de nuevo con una foto en el bar cerca de tu casa diciendo que hola, que si querés bajar a tomar un café, que si te interesa arruinar tu presente conmigo. No lo voy a hacer. Tu novio es elenco estable y yo hago participaciones especiales. Nunca fue negocio y ahora cuento con quererme.

Cómo me duele todo esto.

Estoy enamorado de vos. Intenté exiliarte de mi cabeza pero no pude hacer nada, te juro. Bueno, ahora estoy llorando. Pero es así: te amo. Qué le voy a hacer. Sos lo peor que podría pasarme y sin embargo lo que más feliz me haría. No hay lógica, es amor.

Antes de despedirme quería volver a decírtelo para que nunca camines de noche por la calle sintiéndote sola.

Sé que va a haber otras, lo sé. Sé que no sos la única capaz de deshacerme con una mirada, es paciencia. Y confianza. Y suerte. Y yo voy a tener todo eso y más.

Chau. Sos la más dulce, la más linda de todas.

*****

Mucho.
Te amo mucho.

No me quería ir sin decirlo.
Confío en que nos las vamos a rebuscar para ser felices en el desorden, en la disonancia entre lo que sentimos y lo que vivimos.
Pero te amo, y bue.

 

 


¡Felices 100 intercambios, lectores! Hicieron esto posible, los queremos mucho. Recuerden que las mejores historias del primer año están empaquetadas ACÁ.

Anterior

Hilén & Bárbara

Siguiente

Armando & Graciela

14 Comentarios

  1. Ana Rosa Cantiello

    Hermosa segunda parte. No es cierto que las segundas partes nunca son buenas.
    Es dulce, tierna y sincera.
    Me encantó, las felicito y agradezco que decidieran continuar y darle este fin a la historia.
    Las admiro.

  2. lulyta

    nudito en la garganta! gracias por otra hermosa historia!
    GRACIASSSSSSSSS!!!

  3. Meche

    Hermoso, simplemente hermoso lo que escribieron me encantó. Me llegó mucho, quizás porque me identifiqué con esta historia. Me encanta leerlas.

  4. Flor

    Me destrozan

  5. Julieta.

    Hace mucho que no me hacían llorar como hoy. Gracias por evitarme hacer todo eso xq estoy segura que me pasaría lo mismo. Lloro de nuevo de imaginarlo. Las amo mil💞

  6. Ludmi !

    Por favorrrr, necesito una tercera parte en donde se la jueguen, sean felices y coman perdices (o mejor una pizza). Son geniales chicas, no me canso de decirlo. Gracias, me senti re Bauti, pero quien no se sintio Bauti alguna vez! Hasta el proximo martes💗

  7. Narela

    Las amo, amo leerlas. 💜💜💜

  8. Bautista no tenía la lucidez emocional que parecía tener, no estaba tan feliz con Chiara, como parecía estarlo.
    ¿Habrá una oportunidad con Melisa?

  9. Sofía

    Me encanta. Todos los lunes entro a Twitter para votar y trato de imaginar de que se trata. Todos los martes entro a leer. No las voy a dejar nunca, no me dejen nunca.

  10. Ro

    Como no entenderlo a Bautista. Esperaba mejor final. Pero a veces no se puede con todo

  11. Clara

    “Estoy enamorado de vos. Intenté exiliarte de mi cabeza pero no pude hacer nada, te juro. Bueno, ahora estoy llorando. Pero es así: te amo. Qué le voy a hacer. Sos lo peor que podría pasarme y sin embargo lo que más feliz me haría. No hay lógica, es amor.”

    Ay.

  12. Una seguidora más

    Primer encuentro asqueando a Melisa, segundo encuentro leyéndome en ella.

    Andá a buscarla a la prejuiciada conxa de tu má.

    Lindas como siempre.

  13. “Que dos personas se amen no quiere decir que vayan a terminar juntos”, dije una vez cuando terminé de ver La la land. Y me toca repetirlo.
    Duele, pero es así, a veces simplemente dos personas no pueden quedarse juntas.
    Se me estrujó un poco el corazoncito al leer esto, esperaba otro final, uno rosa, obvio, uno siempre eligiría esos finales si pudiera.

  14. Karma Rocker

    Hoy me levanté pensando que iba a ser un viernes PUM para arriba,
    pero me puse a leer las entradas que tenía atrasadas, y me encontré con la segunda parte que ya en su primera entrega me había dejado defenestrado y roto en el piso.
    Estoy encerrado en una historia bastante parecida ya hace un tiempo largo, de la que no puedo salir por falta de huevos/autoestima/miedo a escapar de mi zona de confort o vaya a saber por qué…
    Fue un headshot directo al bobo.
    Gracias por hacerme sentir vivo entre tanto gris guachas.

    Y cito:

    “Lamento haber abierto la puerta una noche inconsciente porque ahora no puedo dejar de pensar en vos. Lo que más me duele es tu piel. Me duele tu piel en la mía.

    Sé exactamente qué es que el pecho se te desordene porque no volví a vibrar desde tus besos.

    Por qué es tan complicado para nosotros conjugar verbos comunes.
    Por qué nuestro destino está manchado de terceros y desencuentros.”

    RECONTRA AUCH.

    Las quiero.

    Karma Rocker

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén