No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Hilén & Bárbara

LEELO SOLA, NO ES UN CHISTE Y ES SOLO PARA VOS.

Hilu, tengo que escribirte porque no encuentro un segundo para hablarte a solas, de hecho en este momento te estoy viendo sacar una golosina de la máquina expendedora a cinco metros de mí en el hall del hotel, pero hay demasiada gente alrededor y no quiero seguir sumando leña al fuego.

Redacto esto como capitana sin sacarme la cinta de amiga. Nos conocemos hace muchos años, vos sabés lo que nos costó clasificar para este campeonato: lo que entrenamos, lo que lloramos, la cantidad de veces que nos corrió esa mezcla de sangre y transpiración por las piernas. Estamos en la categoría que siempre quisimos, nos comimos varios descensos doblados y hoy llegamos a nuestra meta. Es un gran momento en nuestras vidas.

Y aclaro que me alegra de todo corazón que Flor y vos hayan iniciado una relación, de novia es tu mejor estado. Ahora, yo me pregunto: ¿lo tenían que anunciar en el micro de ida? Vamos a estar solo cuatro días en Rosario, 96 horas. ¿No podían esperar 96 horas? Si lo mantuvieron en secreto un mes, ¿no se aguantaban un cachito más? Era respirar hondo y pasar el fin de semana.

El problema no es que sean compañeras, mientras rindan y no traigan conflictos de pareja al vestuario o a la cancha, por mí pueden cogerse entre todas que yo cero historia. Y en ese sentido no puedo decir nada: Flor está atajando como nunca y a vos no te la sacan ni con una orden judicial. Acá el problema es otro: Natalia. Cuando escuchó la “alegre” noticia, se le pusieron los ojos vidriosos y se encerró en el baño a llorar (baño de un micro de larga distancia, panorama más que desolador).

Ahora está súper pinchada y ya empezó a decir que le duele la cabeza, la excusa que usa cuando está triste, tengo miedo de que no quiera jugar el partido de mañana. ¡Es la goleadora! Hilén, ¡me lesionaste a la goleadora!

No me quiero poner en tu contra ni en la de Flor, para nada, al contrario. Tampoco voy a permitir que se armen bandos; necesito al equipo unido, concentrado y con la cabeza haciendo foco en la pelota. Pero actuaron de forma egoísta. Este campeonato era un sueño para todas y ahora es un gallinero, siento que está perdido y ni siquiera lo jugamos (NUNCA digas que la capitana dijo eso, este mensaje se autodestruirá).

Qué mal timing, la puta madre. Ya sé que pasaron ocho meses y debería haberte superado, pero bueno, no. Si Nati tuviera la misma fuerza para olvidarte que cuando patea, la historia sería otra. Pedí estar en la habitación con ella para tratar de inflarla un poco, vamos a ver qué puedo hacer. También le avisé a Manuel, va a pasar después de cenar.

Te escribo a vos pero a tu novia también la voy a agarrar por este tema, ambas son responsables. Eran 96 horas nomás.

Te adoro, amiga. Lo sabés. También me pone feliz la relación, quiero que vengan a cenar a casa cuando pase el temblor. Pero ahora me tiraste un muerto.

*****

Barbi no entiendo por qué me escribís si estamos a tres habitaciones de distancia, me hubiera gustado charlarlo cara a cara.

Te entiendo, creo que te entiendo al menos. Y sí, puede ser, el timing nos falló; pero necesito empezar a poner mi vida antes que el torneo y antes que el equipo.

Ibamos a tener que bancarnos varios días enteros de estar juntas y caretear y ya no damos más negra, de verdad te lo digo, pretender que no nos queremos nos está haciendo mal. Es una payasada ignorarnos. Y deberíamos dejar de subestimar a Natalia, ella es grande y va a estar bien. Casi un año pasó (y no es nada que no le hayas hecho vos hace años cuando de repente te pintaron los hombres, además).

No quiero pelear y tampoco quiero que esto sea un vaiven misantrópico sobre gente que en realidad queremos mucho, entre ellas vos y yo; así que contame cómo podemos hacer para que esto no crezca, ¿querés que hable con Nati? Lo único que pido que no me pidas es que me haga la que no estoy enamorada, eso no puedo. Voy a regular el azúcar, pero el amor no.

Me voy a dormir, mañana lo vemos. Es una noche importante, mañana un día más importante todavía; quiero tener la cabeza limpia. Yo también tengo que concentrarme en el partido, eh.

Beso.

*****

Hilula, te fui a buscar a tu habitación pero te habías ido con Maca a conocer el Monumento a la Bandera. Si llegás a leer esto a tiempo y pasás por un kiosco traeme un Chocodulce, cuando vuelvas te lo pago.

Che, no me pintaron de repente los hombres! Se cruzó Mauro en mi camino y me partió el cráneo. Pensé que era lesbiana, jajaja! Bah, era lo que todos me decían, yo nunca lo sentí del todo así pero asentía con la cabeza para no polemizar. Hay una necesidad casi vital de ponerles etiquetas a las personas, te tienen que encasillar para poder lidiar con lo “distinto”, para digerirlo mejor, porque lo distinto sin marco es un escándalo. Y después se sorprenden porque rompiste la etiqueta que ellos mismos te pusieron, es absurdo. Pareciera que es un pecado asumir que nada te define, una confusión pasajera, la prima de una crisis. Qué sé yo, todo muy retrógrado. Además lo que tenía con Nati era tan chiquito y carente de compromiso que no hubo heridos después del cimbronazo.

Claro que va a estar bien, eso no lo dudo. A la larga nos reponemos y el amor que sentíamos se trasforma en resiliencia. Cuesta, duele en el estómago, gotea en los ojos. Pero recién después del tornado uno entiende que el pasado, aunque todavía viva en algunos restos, ya no vale la pena.

Sí, por favor, hablá con ella. No es necesario que la trates como si fuera de cristal, solo hacele saber que todavía la querés. Desde otro lugar, con otra forma; pero que no es una más del equipo. Creo que lo que la tumba es eso, pensarse insignificante para vos. Fijate, manejalo y avisame.

Hoy ganamos gracias al golazo que metí, modestia aparte. Pero esto recién empieza y todavía tenemos cuatro partidos por delante, no podemos contar con que a mí se me alineen los patos que tengo en la cabeza. Y con la goleadora mareada adentro de la cancha, necesito mucho de todas.

Nos vemos en la cena, migamía.

*****

Tengo un problema y necesito que me ayudes. Hablé con Nati, terminamos dándonos un beso, y fue largo. No fue un beso tuqui y cuando procesé la información le corrí la cara. No, fue como de a dos. Te juro que no quería, pero se empezó a desmoronar adelante mío y decía cosas como que yo tenía razón en no querer estar con ella porque ni ella quería estar con ella, que era una persona tan insegura y tan pendiente de todo que era imposible de querer. Me pidió perdón por hacerle perder el tiempo el año pasado. Estaba tan hecha mierda que necesité darle más amor del que había en lo que le estaba diciendo. Te juro que intenté contenerla, la abrazaba pero nada funcionó y no sé, me salió, ni lo pensé. Y ahora está como toda ilusionada con nosotras, con un ‘nosotras’ que no existe y que yo no pretendo porque estoy bien con Flor. No es que se volvió loca y piensa que volvimos, pero se separaron los labios y le cambió la cara, se le iluminaron los ojos. Ahí yo le dije perdón y me dijo no, me gustó que hicieras eso. Quedó todo medio raro y le dije que era un error, que yo la quiero muchísimo pero no para empezar de nuevo la historia con ella. No sé, terminó todo entre tenso e incómodo. Me fui porque tenía que ducharme para la cena pero no creo haber solucionado mucho o nada.

¿Me ayudás? Perdón, no quise embarrarla, te juro que fui clara con ella pero estaba partida en mil.

*****

Hilén, ¿vos para qué equipo estás jugando? ¿DEFENSORES DE GERLI? Mamita querida, nos trajimos al demonio de Tasmania! Jajajaja! Quedate tranquila, yo me encargo. Vos descansá y concentrate.

*****

Ay Hile recién volvimos de la guardia, dos horas tardaron en atenderla. Encima le tocó un médico de nuestra edad, pobre Romi, se puso bordó de la vergüenza. Por suerte le pudo sacar la copita menstrual con la mano y rápido, estaba atascada pero no como para tener que pasar por un quirófano. Lo que transpiré mientras la esperaba, ni en la cancha se me caen las gotas de esa manera.

Cuando llegué me fui a ver a Cami, no para de llorar por el esguince, no se quería perder la final pero con el tobillo así no puede ni correr. Le prometí que me bañaba y volvía para jugar a las cartas, pero antes me hice un tiempito para el quilombo número cincuenta mil. Qué viaje, por favor. Voy a necesitar vacaciones después de esto.

Como habrás visto en estos últimos dos días, Nati está más repuesta, bastante mejor. Tuvimos varias charlas, trato de no despegarme de ella. Todavía está enamorada de vos como el primer día, te menciona y se le dibuja una sonrisa, te rompe el corazón escucharla (entiendo por qué la besaste, bardo aparte). Igual sabe que ustedes no van a volver, creo que necesitaba una caricia después de tantos meses de separadas en los que compartieron tanto y a la vez tan poco. Esto se cura con el tiempo, como todo. Por las dudas mantenete alejada y no me revoluciones más el gallinero 😉

Encima y como si lo anterior fuera poco, mientras subía la escalera me crucé con Pilar (¿te acordás? La preparadora física de Banfield con la que anduve en el torneo pasado) no sabés LO BUENA que se puso, está mil puntos. La saludé así nomás y salí corriendo, ME ESCAPÉ DE ELLA para no tentarme, trastabillé contra un escalón, me caí, me preguntó: “¿estás bien?” y fue todo muy terrible. Quedé como una boluda. Ya fue.

En fin, tratá de descansar y poner la cabeza en remojo. Eso lo escribí para mí. Mañana jugamos la final y, si todo sale como hasta ahora, volvemos con la copa abajo del brazo. Es la recta decisiva, plata o mierda.

Estoy muy orgullosa de vos, tu progreso fue el más notorio del equipo y me encanta que te llenen de halagos porque los merecés. Como capitana te digo: “¡Vamos, Hile! Seguí así que vas a llegar lejos”, como amiga te digo: “Siempre supe que podías, incluso cuando vos no lo creías.”

Me voy a jugar al truco con la maldita lisiada, te cruzo por ahí. Voy en ascensor aunque sea un piso, por las dudas.

*****

Me causa mucha gracia este vaivén de mails como si vos estuvieras en China y yo en Buenojaire. Mirá, por lo que vi en la charla de equipo de ayer, ya está todo masomenos solucionado, al menos encaminado. Yo me mostré con Flor como veníamos, sin problemas, y Nati no parecía destruida o destruyéndose en el momento. No sé si vamos a ganar la Copa, con todo lo que pasó en tres malditos días me olvidé de cuándo me importa esto.

Lo único que necesito es dejar de perseguirme con que Flor se entere del beso. De repente todo se volvió una novela de secretos y me parece una mierda, porque yo siempre fui higiénica con mis novias y mis ex, siempre me manejé con la honestidad y calma, tratando de romper lo menos posible. Pensé, de hecho, en contarle a Flor cómo se dieron las cosas. Pero tengo tanto miedo de herirla y que me deje que creo que prefiero aguantarme la paranoia. Voy a darme unos días para pensar cuando volvamos. Te pido que por favor vos no le digas nada, quiero que sea entre ella y yo esto.

Qué simpático tu reencuentro, te merecés más episodios de sonrisas vergonzosas. Ojalá los tengas. Sos una gran amiga. Te cargaste todo esto al hombro en plena pelea por la copa. Nosotras ya ganamos (?)

Te quiero barbi, me choco los cinco por ser tu amiga.

*****

No! No le digas! La sinceridad está sobrevalorada. Ya fue, ya está, más quilombo al pedo. El pasado hay que enterrarlo para que florezca algo mejor. Yo soy una tumba y lo sabés. En una hora llegamos, apenas pise casa te llamo así hablamos como corresponde.

Ahora disculpame pero me tengo que ir a tomar YAMPAIN DE LA COPA CON LA CINTA DE GOLEADORAAA. DAAALLLEEE CAMPEÓNNNN, DAAALLLEEE CAMPEÓNNNN!!!

Subí así nos sacamos unas fotos, me vine para el asiento 42.

 

 


Hicimos un libro con lo mejor del primer año y lo podés tener en tus manos, aroma a nuevo incluido. Se consigue ACÁ.

Anterior

Cecilia & Álvaro

Siguiente

Melisa & Bautista, la continuación

4 Comentarios

  1. Agustina

    Me encantó, por más amigas como ellas.

  2. Marce

    Qué hermoso! Me encantó que fuera una historia de amistad y con final feliz, muy original. Qué lindo es tener buenos amigos y sentido del humor.

  3. julieta

    muy muy muy genial, as iushual 🙂

  4. Cuantas pasiones en ese equipo. Por suerte lograron resolver los conflictos. Y ganar.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén