No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Marcos & Alexia

Alexia, te juro pero te recontra juro que no me jode que me dejes por mail. Decímelo y listo, terminamos. Con la mejor, con el amor genuino de siempre, con lo que nos deseamos para bien.

No es una aclaración que se suela hacer pero veo que capaz estás,
digamos, distraída de nosotros. Y me parece recontra lógico. Hace un
mes que te fuiste a otro continente y te quedan un montón UN MONTÓN de
meses más. Amo que hayas viajado a especializarte en lo que te gusta,
me fascina tu empuje, tu seguridad al elegir, tu siempre salir jugando
para adelante; pero no sé cuánto podemos aguantar así.

No estoy tratando de cortarte yo, no estoy diluyendo lo que no puedo
decir con halagos que te quedan lindos y te quedan obvios, estoy
intentando contarte que me cuesta bocha pero sin que contarte que me
cuesta bocha te cague siquiera un minuto de tu experiencia.

Tu vida es tuya y yo soy un fanático de cómo la encarás. Yo siempre en
primera fila, vincha pancarta todo; pero siento que somos cada vez más
esos dos y menos novios. Ya no hay parte tuya que sea nuestra, amor.
Tardás en responderme mensajes como si hoy por hoy el huso horario
condicionara. Me retribuis uno de cada diez te amos, uno de cada cien
te extraños. Y viste que lo dicho sigue de largo, pero lo no dicho se
queda cortando el paso.

No sé, no quiero sacar conjeturas. Yo te amo, me gustaría visitarte
más adelante. Te extraño, mucho te extraño. A veces no pienso en vos y
me siento medio perdido. Es como que sé que si estoy pensando en vos,
bien, todo normal.

Me quedó un mail un poco triste. Perdoname, no era la intención. La
intención de cualquier cosa que digo y hago es que seas feliz.
Voy a intentar llamarte mañana a tus ocho y media.

Te amo,
Marcos.


Mrcs,
Tu mail me llegó rarísimo. O le diste al enter random o algo se descajetó en el camino, ¿lo escribiste desde el celu? Parece una poesía contemporánea. Bienvenida sea.
Ayer no te atendí porque estaba en una master class, yada yada yada, vi la perdida tardísimo.

Yo te amo y te extraño. Mucho, todo, siempre. No te quiero dejar y llevo el título de novia con el mismo orgullo que vos la camiseta de Boca cuando birra y tele. No estoy distraída, estoy distante por todo lo que se cae de maduro: océano de por medio, diferencia horaria, actividades miles, Australia que se te mete por los poros y el rompecabezas de trabajar y posgradear lejos de tu tierra linda, la de los cañoncitos con dulce de leche.

No quiero que estés triste, nos prometimos no soltar la cuerda y quiero que se mantenga lo más tensa posible en estos once meses que me faltan para terminar el año. Es mucho tiempo el que nos resta por extrañarnos pero va a pasar rápido, lo sé, lo prometo.

Por otro lado, no puedo darte más. No quiero vivir pendiente del celular, de tus llamados, de tu necesitad.
Siento que este es mi momento de libertad para salir de la cárcel del pasado y abrazar la vida con todo el cuerpo, más que merecido después de lo que me fumé durante mi infancia y adolescencia. Los padres que me tocaron no se los deseo a nadie. No me dejaban ir a cumpleaños infantiles, cualquier piyama party terminaba a la medianoche porque me pasaban a buscar, fui a bailar recién a los dieciocho y después de insistir dos meses. No podía usar escote, polleras cortas, maquillaje ni tomar alcohol… en el momento en el que todos viven la joda loca yo miraba películas en la soledad de mi habitación como un hongo a medio pudrir. Soñaba con tomarme un colectivo y no tener que ver a mi mamá en su camioneta en la puerta del colegio.

A medida que fui creciendo la situación se calmó, pero nunca dejaron de enloquecerme desde el discurso. Que debía recibirme en tal año, que las mujeres de bien hacen esto, que las inteligentes y lindas hacen esto otro. Soy cero rebelde por lo que padecí cada freno con angustia, resignación y buenas notas. No cargo con testículos y sin embargo tengo las bolas llenas, eso lograron.

No pretendo compararte con ellos pero sí ponerte en contexto. De ese potrero de reglas absurdas salí yo.
Ahora estoy en otro país, no tengo que rendirle cuentas a nadie, me valgo por mí misma. No quiero seguir sintiendo esa presión en la nuca de “tener que ser” lo que el otro espera de mí. No quiero vivir pendiente del celular, de las horas de conexión, de responder al instante como una fanática para que el otro no se preocupe por mí.

Eso no quiere decir que no piense en vos a cada instante, solo que descubrí un aire puro hermoso. Me siento como haciendo el hula-hula con un cinturón que solía apretarme. Pero el amor que siento por vos está intacto, más allá del mechupaunhuevismo que me invade.

Claro que te espero, para los seis meses te quiero acá llenándome de esos besos suavecitos que son como una tormenta de escalofríos.

Te amo con el alma, sos el amor de mi vida.
Contame como sigue tu vida allá.
Ag.


Amor, conseguí que en el laburo me dieran un mes en vez de dos semanas! No es lo que habíamos hablado por teléfono, ya sé, pero me tiré el lance y me dijeron que cero drama, arreglé con compensatorios, horas extras, yada yada yada. (¿Yada es etcétera en Australia?, me hago el local pero no estoy seguro. No me mandes el link de LetMeGoogleThatForYou).

Sí, estoy escribiendo todo desde el cel porque la compu te tiene de fondo y muchas fotos tuyas y no sabés lo improductivo que me vuelve extrañarte tanto. Entonces evito lo que parece directo pero no sos vos siendo vos conmigo. Es raro, es boludo; hola, Marcos, un gusto.

Bueno, me alegra leerte tan fresca. Yo estoy a dos o tres días de maniatarme para no escribirte todo el tiempo. No quiero atosigarte. A veces me invaden, como dicen en el noticiero, olas de inseguridad. No quiere decir que no confíe en vos o en nosotros; pero -y espero no implantar esta idea si no la tenés- me da miedo que creas en algún punto que porque te fuiste de novia no estás sacándole todo todo el jugo a la experiencia.

No sé. Son días en los que vengo pensando con la cabeza de otro.
Estoy más gordo. El que avisa traiciona igual. Estoy gordo.

Avisame lo del mes y ya saco pasaje.
SALADITO HASTA AUSTRALIA EH. La próxima aventura podrías investigar qué maestrías se dictan en Bragado.

Te amo,
Marcos.


Mrcs,
Yada yada yada es de Seinfeld, cuando George está con esta mujer y yada yada yada, todo se malinterpreta. Nada, una boludez. Los fanáticos de Seinfeld somos cuatro y nunca lo soltamos.

Este mail no está descajetado, vos sí. Me duele leerte así, tan pendiente, tan hundido en la melancolía. No quiero que cuentes los minutos para verme. No quiero hacerte improductivo e inseguro con mi distancia. No te puedo obligar a confiar, pero te invito a hacerlo, a saberte seguro de nosotros y dejar de esperar que un ringtone que suena valide lo que tenemos.

Yo te extraño, sí, y te amo. Pero saberte tan fan de mí se me hace pastoso, hasta invasivo. No quiero que me genere culpa disfrutar porque hay alguien en el mundo a quien le hago falta. No es justo para mí.

Además siento que te tengo servido y eso me pone cómoda. A la incondicionalidad no le damos la mano, la provocamos, somos humanos. No es que quiero que me ignores pero siempre es atractivo alguien que está en la suya. Hay un grado de misterio que te mantiene el interés gordito y despierto.

Sí, vení un mes. De última también podés recorrer, amortizar la plata y hacer valer el vuelo. Vale la pena.

No pienses tanto, ni en mí. Te pregunté cómo sigue tu vida allá… digo, tiene que haber mucho más que mi recuerdo.

Te amo.

Abrazo transatlántico submarino avión que vuela y cae y te llega con el calor intacto.
Ag.


No sé ni para qué te lo conté. Soy un pelotudo. Por favor pordoname. Fue un beso mega borracho y después de la culpa y de la tristeza vomité y me largué a llorar. Los chicos me sacaron del bar, Tincho se quedó un par de horas hasta que me durmiera.

Te juro, mi amor, te juro que sólo fue un beso pedorro de menos de dos segundos. Se me nubló todo en ese momento y lo que siento y lo que pienso últimamente es tan poco claro que el alcohol terminó de castigar esa confusión.

Nada es excusa y no tenemos 15. Pero si te lo ocultaba quería decir que tenía algo que ocultar. Y la verdad es que fue tan mínimo e imbécil. Fue despreciable en todos sus sentidos.

No quiero que esto nos rompa. Te amo, Alexia. Quiero verte. Te extraño. Me manejo mal sin vos. Es algo en lo que tengo que trabajar, ya lo sé. Como que te vas y, lo que te dije, tengo que pensar en vos para no perderte.

Perdoname, hago lo que quieras y lo que sea por nosotros.
Te amo.


Mirá, Marcos. Estos once meses fueron raros. Nos amamos y odiamos al mismo tiempo, fue un tire y afloje continuo. Por querer hacer las cosas bien terminamos rompiendo todo más de mil veces. Incluso cuando viniste para acá no logramos tener un día sin peleas, la tensión estaba latente en cada abrazo, nos encontramos para desencontrarnos.

Yo no te voy a dejar por un beso de borracho. Me sorprende porque te conozco y te creía incapaz, pero tampoco siento que me hayas traicionado, a esta altura ya somos dos personas distintas.

Todavía me queda un mes más acá, cuando vuelva veremos si estas nuevas identidades que conseguimos por culpa de/gracias a la distancia se amalgaman tan bien como esos dos que supimos ser cuando nos despedimos en el aeropuerto.

Te escribo cuando esté pisando mi tierra. Por ahora, ya no hablemos. No es un castigo, vamos a cuidar el hilo del que pende nuestra relación antes de que se corte por completo. Cualquier palabra podría afectarlo.

Treinta días pasan rápido si te concentrás en tus proyectos y no hacés fuerza para acordarte de que tenés que extrañar.
Ag.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Hernán & Karen

Siguiente

Benjamín & Yanina

25 Comentarios

  1. Agustina.

    ¡Me encantó! Los sentimientos son tan reales que imagino la situación y los personajes. Nunca pierdan esa magia, las quiero mucho. 💕

  2. Julieta

    Él es de Bragado? Que identificada me siento!!!! Es como si esta historia se basará en mis próximos años.
    No puedo compadecer más de lo que lo hago a Alexia, sentir culpa por seguir tu sueño es horrible, pero también es horrible cargar con la culpa de que alguien está mal a causa de tu felicidad.
    En fin, es la historia de mi vida y encima nombraron a mi ciudad natal que tanto la amo.
    Muchas gracias por seguir deleitándonos con sus historias. Son unas genias.

  3. Cami

    Necesito la segunda parte YA. A ese nivel amo sus historias. Alexia y Marcos ya tienen cara en mi cabeza, y voy a esperar estos 30 días con la esperanza de que me cuenten si esta historia de amor sigue dando pelea o cae por su propio peso. Gracias miles.

  4. Las leo siempre y me encantan los mundos que crean. Es la primera vez que escribo.. Alexia y Marcos me lo pidieron en secreto. Quizas tambien se trate de vivir con ese espiritu que tiene Alexia, aún estando en la misma tierra.

  5. Amo fuerte sus historias. Pero está en particular me toca de cerquita, la diferencia es q yo decidí terminar una relación de 5 años para venir a Australia o capaz fue la excusa, no lo sé. Lo q si se es de la sensación de libertad q tiene Alexia y q definitivamente viajar te cambia y muchísimo.
    Sigan escribiendo así y porfa escriban la continuación de marcos y alexia, que ya muero por saber q paso en ese reencuentro

  6. Hermoso como ver zarpar, navegar y hundirse el Titanic (si, la película me gusta mucho).
    El encuentro siempre es desencuentro (vuelvo con Lacan que no me gusta mucho ni uso en el consultorio) pero tiene esa contradicción tiene un mínimo y un máximo de eso dieron cuenta en ese hermoso transatlántico hundiéndose literario.
    Ya no se si seguir diciendo que sigamos por el efecto repetición pero sigamos
    Abrazo MartinS

  7. Rodrigo

    Son lo más! Todas sus historias, sus frases, sus personajes.
    Llevo 10 meses de relación a distancia, me siento un poco de Alexia y Marcos. Gracias !

  8. Creo que esta historia termina con un final abierto, que no está mal como recurso. Y creo que es el adecuado para este relato epistolar.
    Alexia tiene razón en que esos padres no son deseables tenerlos. Y tiene sentido que haya huido bien lejos, para ser libre.
    Pero también tiene sentido que Marcos la extraña. Yo tampoco conocía lo del Yada yada,
    Bien escrito.
    Un abrazo a las dos autoras.

  9. Magdalena

    Espero con ansias los martes para leerlas. Son lo mas es la primera vez que escribo, tenia que hacerlo, GENIAS.

  10. ¿Y que pasó al final? ¿Se volvieron desconocidos otra vez?

  11. Lucas Santos

    El eterno dilema entre el sueño personal y el amor hacia el otro. Son tan pocos los casos en que ambos coinciden que no cuentan ni para la estadística.

    Los que eligen la primer opción y se van persiguiendo su sueño, extrañan. Y mucho. Ahora, conozco mejor a los que eligen la segunda opción, y se quedan con la persona que aman. Se van apagando, cada día un poquito más hasta que se convierten en una persona incapaz de amar y ser amada.

    En fin, me caló hondo el texto.

    Me alegro de hacer conocido la página.

    Salú !

  12. El eterno dilema entre el sueño personal y el amor hacia el otro. Son tan pocos los casos en que ambos coinciden que no cuentan ni para la estadística.

    Los que eligen la primer opción y se van persiguiendo su sueño, extrañan. Y mucho. Ahora, conozco mejor a los que eligen la segunda opción, y se quedan con la persona que aman. Se van apagando, cada día un poquito más hasta que se convierten en una persona incapaz de amar y ser amada.

    En fin, me caló hondo el texto.

    Me alegro de hacer conocido la página.

    Salú !

  13. Sofía Mailen

    Me duele tanto esta historia como si fuera yo la que la está viviendo. Soy Marcos, todo el tiempo. Difícil es estar lejos y dejar de pensar en la persona que uno ama cuando se ama tan fuerte, aunque sea uno el que se va. Me tocan ahí donde duele con sus cartas, pero que bien es encontrar en palabras lo que uno siente día a día.
    Las quiero, por favor continúen este intercambio.💞

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén