No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Luis & Silvina

Amorcio, ¿cómo te trata esa tarde laboral? ¿Mucho quilombo?
Chanchote mío, no quiero armar bardo ni nada que se le parezca, pero hace un rato llegué de Tandil, me acosté a dormir una siesta y encontré un envoltorio de forro usado entre las sábanas. Entiendo que tenemos una relación abierta y que en mi ausencia podés hacer la tuya, no hay drama, ni siquiera me jode que sea en el dpto. Pero amor, cuidame un poquito, tratá de limpiar la escena del crimen, jajajajaja! A esas cosas hay que prestarles atención.

Es como la vez que me encontraste un chupón en la espalda, a partir de ahí empecé a tomar conciencia de los detalles que no hay que pasar por alto para que esto funcione.

Por favor no lo tomes como un reproche, solo quería mencionarlo para que (en lo posible) no vuelva a pasar.
Acordate que hoy cenamos de mamá.

Besote mi rubio Luis precioso, te amo y extraño.


 

Silvina, te voy a decir la verdad, esta era una conversación que pretendía tener cara a cara; nunca pensé que me ibas a mandar un mail al respecto, pero bueno, ahí va: el forro lo dejé a propósito. No me acosté con nadie, menos que menos en nuestra casa. Hace meses que no duermo con otra persona que no seas vos. Hace meses que vengo haciendo cosas para que me notes y me des importancia.

Necesito sentirme más. Más para vos.

Yo veo que vas y venís y sé que es un acuerdo explícito que hicimos cuando empezamos a vivir juntos, pero también siento que es algo que vos querías y a lo que yo cedí para no perderte. Pero no sé cuánto más pueda aguantar. Yo no quiero estar con nadie más y vivo con pánico de que te enamores de otro o de otra.

Dejé el envoltorio para ver si te movía aunque sea medio pelo imaginar que me cogí a cualquiera. A mí me parte en cien que compres preservativos que no usamos juntos; o que me contestes los mensajes tres horas después con un guiño simpático que deja entrever que estabas “ocupada”.

Me hiere no ser el único con el que quieras acostarte. Me fastidia, también, porque me siento un retrógrado. Sé que ya va más de un año pero no consigo acostumbrarme.

Te pido disculpas por la forma. Necesitar un puntapié es de cagón, ya sé.
Hablamos cuando llegue o mañana, si hoy tenés planes “;)”

Te adoro, Silvina.
Luis.


 

¿Una escena para llorar mi atención? ¿Qué tenés, Luis, 7 años?
No puedo creer que estuviste durante meses intentando hacerte ver. Me da broca y lo lamento. Todo se puede charlar, conversar, el diálogo es lo mejor y más lindo que tenemos para hacernos entender. No sos un cagón, en algún punto te entiendo. Y por eso lo lamento.

Te amo como nunca amé a nadie en mi vida, doy gracias por haber tenido un pasado lleno de historias de mierda que llenaron el tiempo muerto hasta conocerte a vos, que sos lo más hermoso que existe. Y ya sabés cómo pienso: el amor y el sexo son cosas distintas que, cuando se conjugan, generan un placer extremo. A nosotros nos sucede. Pero no creo que la monogamia sea sinónimo de amor, pensé que estábamos en la misma sintonía.
No me voy a poner un cinturón de castidad con tu nombre, perdón, pero no. Ya lo hemos hablado, me conociste así, no voy a volver sobre el asunto.

Una de las condiciones de nuestra convivencia era permitirnos seguir el impulso de nuestras ganas sin enroscarnos en imposiciones estúpidas. Prefiero otorgarte libertad y que goces sin restricciones, a meterte en una celda caprichosa para que vivas ansiando las tetas que no te dejo tocar. ¿Quién soy yo para hacerte eso? ¿Por qué te haría algo así, si te amo y quiero que seas feliz?

No sé, puedo prometerte estar más atenta, ser más cariñosa, comprensiva, tratar de viajar menos. Pero no quiero que nos ahoguemos en nosotros. No te voy a regalar la posibilidad de serme infiel. Todo el mundo engaña. Y no quiero que me saltes con la boludez de que me persigo por lo que hizo mi viejo; lo veo en mis amigas, en mis colegas, en todos lados. Tarde o temprano, te cagan. No voy a poner un segundo de energía en frustrarme por lo inevitable. Todo el mundo engaña.

Respondeme ahora que le dije a mamá que íbamos a cenar con ella y no quiero que estemos con cara de culo. Si no, le cancelo.


 

Tu sexualidad es tuya y no pretendo que eso cambie. No me interesa ser el dueño de todos tus deseos. Somos grandes ya, sabemos que no funciona así, que puede interesarte o gustarte otra persona por fuera de este panzón enamoradizo. Pero, y lo lamento en el alma, tengo la cabeza conservadora y el corazón en pose; y no sé si lo voy a poder mantener mucho tiempo más. Llevo pensadas centenas de películas en las que vos te acostás con otro tipo y yo, yo miro desde casa.

Trato de entender que tenés un pasado que te encamina por acá, pero a veces creo que no puedo seguirte.

Te amo, Silvina, tenés las alas más hermosas que este planeta albergó. Las tetas también. Pero estoy muy conflictuado con todo esto. No sabés la vergüenza que siento al plantearlo.

Prefiero, hoy, no ir a lo de tu mamá. Si querés te espero en casa o si no duermo en algún hotel. Lo que vos digas.
Hablémoslo. Estoy muy triste.

Besos.


 

Cómo vas a dormir en un hotel.
Si me apurás te digo que fue un placer haberte conocido y te deseo lo mejor para tu próxima relación. Ahora si me siento dos minutos y lo analizo con el corazón, creo que podría morirme si un día me despierto y no estoy usando tu remera de los Spurs.
Esperame que voy de mamá y cuando vuelvo lo conversamos.

Por favor no estés triste. Alguna solución vamos a encontrar, tiene que haberla. Y si no la hay, la vamos a inventar. Confiemos en que vamos a poder.

Te extraño chanchote.
(Y si no podemos nosotros, va a poder el amor. Alguno va a poder.)

Anterior

Nélida & Mercedes

Siguiente

Luciano & Macarena

12 Comentarios

  1. MartinS

    Difícil, adulto grande. Pensarnos diferentes, hacer diferente a lo que se supone que hay que hacer pero cercano a lo que deseamos, no es poco desafio. Es cierto la monogamia no asegura la felicidad pero la no monogamia tampoco. Me encanto el ultimo mail de Silvina. Bah me encanto Silvina, no (solamente) porque proponga algo abierto sino porque algunas cosas las tiene muy claras. Luis tambien tiene algunas cosas claras. No es lo que nos pasa con otros sino lo que pasa entre nosotros y ahi estos dos copados están desencontrados.
    Ustedes sigan con nosotros o con otros pero sigan.

  2. Agustina

    Me encantó, quiero darle un abrazo a Luis. Nunca dejen de escribir porque podría morir, las quiero mucho ❤

    “No voy a poner un segundo de energía en frustrarme por lo inevitable. Todo el mundo engaña.”

  3. Melina

    Lo leí como tres veces porque me pareció increíble, y muy oportuno también.
    Hace unas semanas terminé una relación abierta que tenía con un chico porque no pudimos encontrar una solución que nos satisfaga a ambos, que nos permita seguir juntos. Siempre hay uno que la termina pasando mal, como Luis. Y yo, en mi caso, fui cada una de sus palabras en estas cartas, así que lo banco un montón, porque su tristeza la sentí en carne viva y porque creo que no deberíamos (ni él, ni yo, ni nadie) avergonzarnos de querer a la otra persona para nosotros solos. Y qué si necesitamos la monogamia para quedarnos tranquilos, déjennos ser (un poco) retrógrados en paz.
    Perdón, hice un poco de catarsis en ustedes.
    Las leo siempre y nunca me animaba a comentarles. Gracias por llenarnos un poquito más el alma de amor, de amor del real, cada martes. Sigan así! ♥

  4. Nato

    Otro martes que no defrauda y otra historia tan bien contada! Cada post dispara un spin off de mi propia historia y obliga a reflexionar en temas aparentemente cerrados. Son grosas!

  5. Yo no estoy de acuerdo con que la señora del intercambio tenga las cosas tan claras.
    En realidad lo que hace es tapar un miedo que tiene con una actitud desapegada. Lo que se dice a veces de la gente que “se hace la superada”, creo que en un caso así está patente.
    ¿De dónde lo saco? Por un lado cuando ella le dice esto:

    “Y no quiero que me saltes con la boludez de que me persigo por lo que hizo mi viejo;”

    Eso para mi quiere decir que el tema lo hablaron antes. Que su padre fue infiel, y eso la marcó.

    Pero lo que más me hace ruido de la actitud de pseudo hacerse la superada es ese argumento de que igual todo el mundo es infiel, entonces por qué perseguir algo que en realidad no se puede dar. Yo conozco gente que es fiel y gente que no. Es como cualquier actitud en la vida, tiene que ver con los principios de cada uno en el mejor de los casos. Hay gente que se no come carne, gente que sí. Y así podría seguir toda la noche enumerando cosas que hay gente que las hace y gente que no.

    Si ella dijera “yo no soy monógama porque no estoy de acuerdo con la estructura de la familia – no existe hombre que pueda satisfacer mi apetito sexual – etc.”, o sea una respuesta basada en principos o convicciones arraigadas en su carácter, yo diría bueno, eso es una cosa. Pero si el argumento para no ser monógama es porque en definitiva todos son infieles, entonces no tiene que ver con un principio que ella tiene, sino con un resignarse y dejar de buscar lo que vale la pena, total nada lo vale.

    ¿Y cuál es el peligro de un argumento así? Se van a reír, pero un argumento así es peligroso para la formación de la personalidad y genera un problema para relacionarse con los demás. Me voy un cachito de tema. Supongan que me ven colándome en el tren. Entonces me dicen “eh, Cotu, qué haces, pagá el boleto” y yo les digo “no, si todo el mundo se cuela”. ¿Cómo habla esa respuesta de mi carácter?

    En este caso es lo mismo. Ella por miedo a descubrirse engañada pega primero. Y lo hace de una forma tal que él vea lo que está haciendo, para que no se le escape ni un ratito que el control lo tiene ella. Yo pienso que si ella realmente no cree en la monogamia, no haría las cosas de esa manera sino que mantendría una discreción. Pienso que yo no soportaría ni una semana esas actitudes.

    Esto me abrió muchos interrogantes respecto a cosas que me pasaron.

  6. Ro

    Después de leer esto me quedo flotando en la cabeza algo raro, algunos interrogantes. La monogomia es parte de una construcción social, de nuestra sociedad, o de una parte de la sociedad occidental… nos criaron y educaron en esto, en la monogamia = BIEN, la infidelidad = MAL, y uno tiene celos de su pareja, tiene miedo de que le sean infiel, de sufrir por infidelidad, culpa de ser infiel y engañar, siempre desde un lado pasional, intrínseco al amor… pensamos que esto lo sentimos porque amamos, y no porque nos han educado o enseñado a sentir eso. Medio raro, o es una construcción o es el amor? Quienes son educados en la poligamia, no aman así?

    • Nuestra idea es plantear situaciones y que se generen interrogantes, en este caso nuestra labor ha sido cumplida. Hay tantas opiniones como personas, lo importante es que cada uno encuentre una felicidad funcional a sus deseos, toda subjetiva y propia 🙂

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén