No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: diciembre 2018

La despedida

Entramos a la recta final y cruzamos la línea de llegada: se termina No me Olvidé de Vos tal como lo conocemos. Esta es la última carta que escribimos y subimos a la página, y viene cargada de emoción y agradecimiento por todo el amor que recibimos desde el principio del proyecto.

El 4 de agosto de 2015 publicamos Bryson & Amalia, el intercambio que inició lo que luego se transformó en una seguidilla de historias que suman 153 tramas distintas y más de 300 personajes. Para ese entonces, nuestras expectativas eran nulas y apenas si sabíamos hacia dónde íbamos. Hoy, tres años y medio después y con dos libros encima, sabemos muy bien que nuestro crecimiento fue posible gracias a ustedes, que compartieron nuestro trabajo semana tras semana, que recomendaron y que nos inyectaron ganas de seguir con cada comentario positivo sobre lo que hacíamos.

Sentimos que cumplimos una etapa y es hora de cerrar un ciclo hermoso que nos dejó cientos de enseñanzas. Necesitamos encarar nuevos desafíos que nos obliguen a mejorar y mostrar diversidad. Por eso aclaramos: no es un adiós, es solo un hasta luego. Podemos asegurarles que vamos a seguir creando juntas y que hay No me Olvidé de Vos para rato. ¿Cómo sigue esto? Todavía está en pañales. Pero lo importante es que las ganas están. Veremos hacia dónde mutamos y qué podemos ofrecerles más allá de las cartas.

Les dejamos todos los intercambios en esta página, y lo mejor de lo mejor en nuestros dos libros. Recuerden que pueden pedirnos para Navidad y traemos la misma suerte que estrenar una bombacha rosa. En nuestras redes sociales vamos a ir subiendo novedades, estamos en Instagram, Twitter y Facebook. Si todavía no nos siguen, es el momento.

Por último, de todo corazón les decimos que los queremos mucho y les agradecemos por haber hecho posible llegar hasta acá de su mano. Y para quitar cualquier sabor amargo, les spoileamos que para marzo de 2019 les tenemos preparada una sorpresa. Solo eso podemos decir por el momento.

Lo más valioso de todo este viaje va a ser siempre lo aprendido. Y por el lado de lo invaluable nos queda la sensación de que lo que hicimos, a lo que le dedicamos tiempo, cabeza y corazón, llegó a algún lado, gustó, emocionó, enojó y se discutió en algún grupo.

Colgamos los teclados y gracias, muchas gracias, lo escribimos las veces que sean necesarias. Que tengan un lindo verano y que no se corte. Nos vemos el año que viene, con la misma esencia pero de otra forma *se tiñen de rubias*

Un abrazo gigante.

Juli & Bele.

Eugenio & Fede

Fede querido cómo estás soy tu abuelo Eugenio. Le mandé un mail a tu hermana y me dijo que ya no se usan más. Pero la puta madre siempre llego tarde a todo. Y no me voy a comprar un celular porque no veo un carajo, no sé cómo leen esas letritas yo necesito tamaño 120 y estoy dos horas hasta que se prende la computadora y entro al mail. Gustavito el de enfrente me está dando unas clases y voy bastante bien. Ahora necesito que me enseñe a usar las páginas porno jajajaja te imaginarás que ya ni se me para es como un colgajo de piel jajajaja para ver las historias entraría.

Me dijo tu madre muy sería y formal que te gustan los varones y yo le dije … ah es puto!!! Y me dijo que no porque también te gustan las mujeres, entonces le gusta todo le dije y me dijo sí y que no lo iba a poder entender. Esta se piensa que soy un viejo pelotudo! Jajaja un poco sí para qué mentir pero eso lo entiendo. Yo estoy a favor de la juventud porque en mi época era todo represión y ahora cada uno hace lo que se le canta el orto y está bien escuchame qué es eso de andar jodiendo al otro. A tu abuela le gustaba que me vistiera de bombero y le diera con mi manguera! Jajajajaja no mentira pero también hacíamos nuestras cosas tu madre se piensa que nació de un repollo es tan cerrada la pobre. Tu abuela era bastante avanzada para su generación, vos no llegaste a conocerla tanto pero te puedo contar cada anécdota que te quedás culo para arriba.

Bueno dejo que me cuesta encontrar las letras igual acá siempre tuvimos máquina de escribir estoy acostumbrado pero igual es difícil. Me voy al baile a ver si engancho alguna vieja con buena pensión! Jajajaja

Eugenio
Te quiero

*****

qué hacés abuelo! Tanto tiempo, por qué ya no venís a ver los partidos a casa? Ya no compran facturas y con toda la furia alguien te ceba unos mates, pero cuando estás vos es como si viniera la reina de Inglaterra. Me da gracia que me contás todas estas cosas de tu juventud y mamá te tiene como HÉROE DE GUERRA INTOCABLE HOMBRE EJEMPLAR. Si alguien en casa dice, por ejemplo, el abuelo es un pajero, mamá salta con el correctivo. Por dios qué gracioso, con papá y cata la tanteamos y cae SIEMPRE.

En fin, sobre lo otro, sí, soy bi, ni idea. En realidad no le conté nada ni tuve LA CHARLA. Eso no sé si te lo dijo la wacha, pero dejé mi compu abierta y vio unas fotos que no tenía que ver, mías con un chabón, y me encaró y me dijo que si yo soy homosexual que ella va a hacer las paces con eso, que me ama igual, que soy su chiquito pase lo que pase. Se largó a llorar, yo no entendía nada. Trato de cuidar mucho las formas con la vieja porque sé que, con la mejor de las intenciones, le cuesta mucho conectar conmigo. A mí no me pasa, para mí la vieja es lo más, pero es grande, y es otra onda y otra crianza, vive para complacernos, no creo que me pueda llegar a entender pero no me molesta porque es puro amor.

No sé bien qué decirte o qué explicarte. No es que me gustan las mujeres y los varones, la gente lo pone en esos términos como si un bisexual GUSTARA DE TODA LA HUMANIDAD. No, me gustan algunas personas, y el total de esas personas no dan únicamente varones o únicamente mujeres. Voy probando, conociendo soretes y seres mágicos, como todo el mundo, le guste lo que le guste.

Tampoco es que lo tengo del todo claro yo como para poder volcarlo. Pero eso, a grandes rasgos, a veces salgo con tipos y a veces con minas. Hasta papá lo sabe y ni mú dijo. Sólo me pidió no cruzarse con un chabón en calzones en la cocina que le diga “papá”. Se cagó de risa, está más allá de todo. Cata todavía no sabe. Pero a mamá le está costando. Supongo que se me vienen unas doce o trece charlas de cuidarme, de familia, de sacredad, andá a saber.

Venite el domingo y me ayudás con esto, dale, que yo por acá te lo cuento re liviano pero no entiendo mucho tampoco.

Beso!!

*****

Fede mi amor, no sé por qué pero tu madre está hecha una boluda. Y mirá que es mi hija, eh. Pero le agarró el viejazo y está más conchuda que nunca. Me pidió que no fuera tanto a su casa porque dice que soy un mal ejemplo para ustedes porque digo malas palabras y hablo de cosas sexuales. Está loca, yo me hice el ofendido y le dije metete la pantalla plana en el orto, escuchame yo que me deslomé para que no le faltara nada y ahora me venís con esta moralina. Como si los pendejos no supieran lo que es una concha o una pija. Así que cada tanto me viene a visitar y yo la despacho rápido. Igual voy a volver porque los extraño y no me va a separar de ustedes ni con todas las buenas costumbres del mundo.

Te tengo que hablar para que me entiendas. Y sí, me voy de mambo, pero yo prefiero que pienses que soy un viejo pajero y no una estatua viviente carcomida por el tiempo a la que hay que olvidar en un rincón. Yo estuve muy solo en la adolescencia, no sabés lo mal que la pasé. No podía hablar con nadie y tenía el culo lleno de preguntas. Si le llegaba a pedir a mi viejo que me explicara cómo tocar a una mujer, pero me daba una paliza que me dejaba de cama. Ni se me cruzaba por la cabeza. Por eso quiero que cuentes conmigo, te voy a entender y tengo tanta vida encima que algún consejo que te sirva te voy a poder dar.

Hablá con tu madre a ver si me vuelve a invitar. En la adolescencia le encontré tres porros en un cajón y ahora se hace la Teresa de Calcuta, miserable. Las cosas que ha hecho, hasta se escapó por la ventana para culear con el vecino. Se piensa que no me acuerdo, si la habré encontrado rascando en el palier con tu padre. Siempre fue de bombacha floja, no te vaya a creer. Espero que Cata no salga a ella porque me va a hacer bisabuelo mañana. ¿Sabe cómo poner un forro? Ya tiene 14 años, que aprenda porque los pendejos son muy boludos, se lo mandan con la chaucha floja y después se les sale. Ponele un tutorial que debe haber.

Vos también cuidate, por mí que te metan un racimo de vergas en el ano pero siempre con preservativo. Por favor que la salud es lo mejor que tenés, te lo dice un geronte que cada tanto se caga encima.

¿Yo te doy vergüenza? Tu madre me dijo que sienten vergüenza de mí. Eso me dolió. Te adoro, sos mi primer nieto y el más inteligente de todos porque te tomás la vida de otra manera. No les digas al resto que te dije eso porque viste que en esta familia son todos unos celosos de mierda pero después nadie viene a visitarme. No me quiero transformar en un cuadro.

Eugenio

*****

Es que a veces te pasás de rosca, abuelo. En el afán de sentirte joven o de vivir a través de nosotros o de andá a saber qué; hacés una de más, te desubicás, todo bajo el manto de estar jodiendo y sin mala intención, pero hay un punto en el que llega a molestar. Yo te agradezco muchísimo que me tiendas la mano y me ofrezcas tu confianza, de verdad que me siento muy afortunado por la familia que me tocó (y a decir verdad, a mí me hacés reír mucho, pero a veces el resto se incomoda o se ofende y creo que un poco de razón tienen).

Mamá está preocupada porque no quiere que sufra, nada más. Porque sabe que el mundo se resiste a lo distinto y encarar eso me va a dar varios malos tragos, pero no es una conchuda. Vos sabés que no lo es. Es el miedo que la tiene temblando por dentro.

Conmigo podés hablar cuando quieras de lo que quieras. Ya no sos adolescente pero nunca es tarde. Vayamos a tomar algo, te parece? No en casa, afuera. Y charlamos más y mejor.

Yo puedo después de las 530 todos los días menos los martes.

Abrazo abuelo!

*****

Fede, gracias por tomarte el tiempo de responderme. Los otros ni se calientan en escribirme, pero bien que cuando cae el abuelo con el sobre de regalo de cumpleaños, ahí se me vienen encima, hijos de sus madres. En esta familia te abrazan solo si te ven con un billete en la mano. Igual me quejo de viejo hincha pelotas, estoy orgulloso de ustedes porque son personas buenas. Y salieron estudiosos, mirá que por tus primos no daba ni dos pesos pero Charito ya se recibe de abogada. Le tengo preparado un sobrecito, a vos también cuando termines, no es mucho pero les viene bien para comprarse algo.

Tu madre me invitó a ver el superclásico el domingo y me pidió que no putee tanto durante el partido. Es una jodida. Igual voy a ir porque tienen esa pantalla enorme y yo no veo un carajo. Quedate a verlo con nosotros. Y te acepto la invitación de ir a tomar algo algún día, me encanta hablar con vos. Tenés un montón de historias que me acercan a un mundo que no viví pero me hubiera gustado. Yo no tuve tanta libertad, en mi época no se vivía tanto. No es que me queje, la vida fue generosa conmigo. Pero ahora se permiten cosas que antes eran aberraciones. Cada tanto me voy a acostar y pienso cómo sería si fuera adolescente ahora.

No te enojes conmigo si me voy al carajo, a veces me siento muy viejo y, sobre todo, muy solo. Me gusta llamarles la atención para que no se olviden de mí.

Te veo, pibe. Te quiero y cuidate mucho.

Eugenio

*****

Sí, yo soy re cabrón, a veces me caliento de más. Me hago el protector y mamá sabe cuidarse sola, te mira y te fulmina nomás con los ojos, confieso que en ocasiones es muy divertido.

Dale te espero qué bueno que venís así compran facturas y pastafrola. Pasamos a batata, lo impulsó Cata pero yo adherí. Está re sindicalista la pendeja no sabés cómo nos organiza y nos marca las cosas. Va a salir fuerte y brava.

Todos nos sentimos muy solos, no nos olvidemos de que nos tenemos cada vez que esa sensación asome.

Besos, hasta el dom.

*****

Ya sabía que habías pasado a la batata, me lo contó tu madre y por eso te escribí en un principio jajajaja. Hago el chiste ahora así el domingo no me rompen las pelotas.

Nos vemos, te quiero.

Eugenio

 


Seguinos en InstagramTwitter y Facebook.

Para conseguir nuestros libros, click acá:

Adrián & Raúl

Si te escribo esto ahora, papá, es para pedirte perdón. No sé cómo estarás y no sabés nada de mí. Pasaron, ¿qué? ¿7 años? Me pregunto si alguna vez se te ocurrió contactarme. Estoy viviendo en Villa Elisa, ahí nomás de La Plata. Estoy viviendo con Viviana, una mujer que conocí hace poco más de un año en la feria vegana de City Bell. Estoy viviendo como puedo, pero bien. Trabajo en el polideportivo del barrio, entreno a los chicos de 9 a 15 años que quieren jugar al fútbol. Todos quieren ser Messi, como yo quería ser Batistuta, ¿te acordás?

En fin, quiero pedirte perdón porque hace mucho tiempo que tengo ganas de juntarnos y darte un abrazo y el orgullo me estuvo frenando. Y ahora ya no lo aguanto más. Necesito verte, pa. Sé de vos por Fran y sé que te cuenta de mí también, pero lo básico y muy cada tanto. Los dos sabemos que el otro está vivo y ya. Para él esta situación también es una cagada.

A mí me dolió mucho pelearnos pero en ese momento no veía forma de sostener el vínculo. La vida en cautiverio tiende al facismo, lo entendí hace muy poco. Sos incorregible y me da bronca. Sos el viejo facho del barrio, o lo eras, no sé. Pero ahora creo que te entiendo un poco más.

¿Nos juntamos a tomar un café? Puedo ir para Wilde.
Avisame.
Te quiero viejo, tengo ganas de decírtelo de frente.

*****

Hola, Adrián. Pasaron muchos años. Te enojaste conmigo y te fuiste de casa, no sin antes tratarme de viejo de mierda, de facho hijo de puta y de no sé cuántas cosas más. A mí me dolió, por supuesto, pero le destrozaste el corazón a tu madre. Ella sí que sufrió nuestra pelea y tu partida. Nunca terminé de entender si fue un rapto de rebeldía o si realmente sentías tanto desprecio por mí como decías. Debe haber sido horrible para vos tenerme de padre. Hice lo que pude, viste. Como todos. Cuando tengas hijos te vas a acordar de mí. Si fuera tan simple, el mundo sería otro.

Te acepto el pedido de disculpas. Yo, aunque no parezca, también fui joven. También cuestioné todo lo que decía mi padre, también grité, pataleé e hice lo que pude para distanciarme. También dije: “ese hombre no es familia”. Pero cuando me llegó la adultez comprendí que muchas de las cosas que me decía tenían un fundamento. Incluso, y mal que me pese, en varias situaciones terminé dándole la razón.

Si hoy en día sos vegano es porque me encargué de que en la mesa hubiera todo tipo de alimentos para darte la posibilidad de elegir. Si entrenás pibes es porque me encargué de llevarte a fútbol todos los sábados cuando eras pendejo. No te lo estoy echando en cara, hice muchas cosas por vos y no sé si en algún momento llegaste a valorarlas.

A mí no me sacás de la cabeza que hay que poner bombas en las villas y terminar de una vez por todas con los negros y la delincuencia, que tiene que volver la conscripción para que la juventud deje de pelotudear en las esquinas con los celulares y se ponga a laburar para el país, que acá falta la pena de muerte y que con los militares esto no pasaba. Me sigue pareciendo una ridiculez que no comas carne, y sigo creyendo que si hubieras estudiado Derecho hoy estarías forrado en plata y laburando en mi estudio, y no vagando por la vida como si fueras un pobre tipo.

Si querés, tomemos un café, pero solo si vas a evitar confrontarme. No voy a cambiar y ya lo sabés.

Raúl

*****

Siempre lo mismo, pa. Te llevás crédito como si vos hubieras peleado todas mis batallas. No soy vegano, pero si lo fuera no tendría nada que ver con vos. Perdón, me corrijo, poco que ver con vos. Mamá se mató cocinando toda nuestra infancia, la vi tirar comida porque vos mantuviste siempre tu regla absurda de no comer sobras de noches anteriores. Vos laburaste toda tu vida para que nunca nos faltara morfi y eso te lo reconozco sin pestañear, pero así como no nos faltó eso, nos faltaron miles de otras cosas. No fui el hijo del año pero mucho menos vos el padre del milenio. Me fui de casa y con mamá seguí hablando, prácticamente todos los días.

Yo te debo un montón de cosas pero la agresividad con la que nos criaste te la voy a echar en cara siempre, tenga o no hijos. No tener hijos no me habilita a hablar de ser padre, en eso tenés razón, pero sí me habilita a hablar desde ser hijo. Y yo te sufrí muchísimo, de verdad que la pasé muy mal. No fue rebeldía, fue que no se te derramara una gota de amor ni de casualidad. Me llevabas a fútbol porque iba el hijo de tu jefe, lo sabemos los dos. Mismo motivo por el que Fran iba a clases de apoyo de matemática. Es y fue un crack en matemática.

Yo no creo que seas un ogro, creo que sos desamorado. Tus opiniones sobre las villas y los negros me las sé de memoria. Si bien me encantaría que las cambiaras, no te estoy pidiendo eso, te estoy pidiendo que me digas que me querés (si me querés), nada más. Se reduce a eso, que te interese mi vida, mi bienestar, mis proyectos, verme feliz.

No quiero que nos pase lo que pasó entre vos y tu viejo. Estamos a tiempo. Juntémonos.

*****

Siempre cuestionando todo, Adrián. Por eso tu hermano viene a almorzar todos los domingos y a vos no te quedó otra que exiliarte de la familia. Nada te viene bien, nada te alcanza. Tu madre es el ángel que hacía todo perfecto y yo soy el desamorado que te cagó la vida. Ya estoy grande y cansado de lidiar con tus arranques de pendejo.

Me hablás de agresividad. Jamás les puse una mano encima. Mi viejo me cagaba a palos, me agarraba con la hebilla del cinturón y me dejaba quieto en la cama, todavía tengo marcas en la espalda. Podría haberlos molido a palos y sin embargo me contuve. Y tu niñez no fue fácil, no sé si recordarás pero jamás te quedabas quieto y dos por tres teníamos que ir al colegio porque las maestras no sabían cómo controlarte. Siempre fuiste el reo, el reaccionario, la manzana podrida que incentivaba al resto a hacer lo que no se debía.

Ya no me interesa nada de tu vida porque durante siete años te la diste de vivo después de todo lo que hicimos por vos, de haberte dado educación, casa y comida. Y ese amor que reclamás era tu madre, a la que le rompiste el corazón cuando te fuiste y quisiste arreglar con un llamadito de dos minutos por día. Vos no la viste llorar como yo, vos no la viste envejecer a diario de angustia y resignación.

Cuanto más quieras separarte, más te vas a parecer a mí. Así es la familia. Uno trata de huir pero, no importa donde vaya, el apellido está escrito en la sangre y de ese no se escapa. Cuando tengas hijos, también van a llenarte de reclamos y hacerte sentir un fracasado. Es más fácil cuestionar que comprender.

Ponerte testarudo te alejó de los que más te querían y de eso no se vuelve. No sé cuántos años me queden de vida pero tengo la tranquilidad de haberme comportado como un padre para ustedes. No hice lo mejor, hice lo que pude. Ojalá algún día lo entiendas.

Raúl

*****

En el funeral de mamá me diste el abrazo más hermoso que me diste en toda nuestra historia. Nos sentí cerca, íntimos, cómplices, compañeros. Te extrañé mucho toda la vida, incluso en casa. Te agradezco por eso, tarde pero conmovido.
Sé que Fran te contó pero voy a ser papá de una nena. Le vamos a poner Helena, para que una parte de la vieja viva siempre en ella, aunque fuera la que menos le gustaba.

¿Querés venir a verla cuando nazca? Tenemos fecha entre el 12 de diciembre, más menos 2 semanas.
Te espero con torta fritas. Ya no quiero pelear.

*****

Adrián, claro que iré a ver el nacimiento de Helena. Le hice una promesa a tu madre antes de que partiera y la voy a cumplir hasta el día que me muera. Su sueño era que nos reencontremos, así que destinaré lo que me quede de vida para hacerme entender y aprender a entenderte. Irónicamente, se me hizo tarde pero todavía estoy a tiempo.

Tengo unos dólares guardados, no es mucho pero te van a venir bien para comprarle cosas a la nena. Llamame por teléfono y arreglamos.

Yo también te extrañé y ahora más que nunca necesito de mis hijos porque no sé cómo voy a seguir solo. Siento que perdí las piernas.

Te quiero, hijo. Lo mejor que te enseñé es a no ser como yo.

Raúl

*****

Pa, te mando la foto con Helenita. Iba a cortarte el hombro vomitado pero me pareció que tenía su encanto así como estás.

Nos vemos en marzo, vamos los tres para el cumple de Fran, beso!

 


Seguinos en InstagramTwitter y Facebook.

Para conseguir nuestros libros, click acá:

 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén