Amiga, vos que sos re capa con las palabras y los sentimientos, y además escribís re lindo, tirame unas frases así me siento un poco mejor. Agarrá ese botiquín de sabiduría que tenés en la cabeza y hacé magia conmigo. Porfa, que me hundo de a poquito.

Todos me dicen que es lógico lo que siento porque Gabriel me traicionó feo, pero es como que el dolor no termina ahí. Porque el divorcio está encaminado y ya se llevó todo de la casa, arranqué terapia y el gimnasio, fui a la peluquería… o sea, estoy “saliendo adelante”, o por lo menos lo intento. Es más, anoche hicieron doce años desde que nos conocimos y sobreviví sin tirarme a las vías. Y no es tanto lo que me pasó, o sí, pero bueno. No soy ni la primera ni la última cornuda del planeta. En este caso me cagó durante un año y embarazó a su amante, es terrible pero tampoco me voy a secar acumulando resentimiento.

Lo que me pasa tiene que ver con él pero va más allá, es una sensación, una idea. No puedo creer que alguien me pueda hacer tanto daño y el hecho quede impune. Entiendo que todo tiene sus consecuencias, pero el panorama es este: me despierto hecha mierda, llena de bronca y en el mundo nada cambió. A nadie le importa que me esté deshaciendo por dentro. Soy una persona más con un problema más. A ver, no pretendo que la Tierra deje de girar o que venga una plaga, tampoco quiero que el karma lo haga mierda y pierda, no sé, un brazo. Pero tampoco es justo tener que lidiar con la tristeza de forma adulta y madura, y esperar que el tiempo lo cure todo. La gente mala debería pagar las consecuencias de lo que hace, los que te hacen sufrir nunca deberían salirse con la suya.

Perdón, estoy muy mambeada. Te amo, amiga. Gracias por leer hasta acá.

Anto

*****

Hola acá estoy!
Mirá, una vez leí algo que me cambió la cabeza: el amor de tu vida sos vos. Eso no significa que otros no te vayan a amar, mucho menos que no te vayan a lastimar; pero es importante que no te abandones ni te defraudes. Tené estos vaivenes y momentos bajos sabiendo que mañana te comés el mundo y que el gil que te lastimó va a tener que criar un chico que no quiso tener con una mujer que no eligió para madre de sus hijos.

El mundo sigue girando porque el movimiento es un término fundamental del progreso, pero mucha gente los confunde: que estés haciendo cosas no significa que estés mejor. Vos eso lo sabés, no te autoconvences de nada ni vendés un buzón comido por termitas.

No me pediste esta opinión pero aquí va de todos modos: ¿por qué no la pudriste? Digo, ¿por qué se la hiciste tan fácil? “No hay rencores, vos por un lado y yo por el otro”. No se merecía esa batería de bondad. Por qué te guardaste mandarlo a la mierda, o aunque sea pasarle factura por las cosas que tanto te jodieron todos estos años. No sé, no lo entiendo. No cambia las cosas pero al menos te sacudís un poco de bronca.

Bueno, escribime siempre que quieras. Vivo en una provincia sin subte pero con wifi, “del interior que sí”, como decía el forro este.

Te quiero!

*****

Vos tan sabia, yo tan cornuda 😉 Viole, sos grosa! Tenés siempre las palabras justas.

¿Por qué no se la pudrí? No sé. Me hubiese encantado reaccionar de otra manera, hacerlo sentir incómodo, tirarle por la cabeza todo el dolor que me hizo sentir. Es más, me gustaría ir a su trabajo y gritarle barbaridades delante de todas las personas a las que les chupa el orto para que lo asciendan. Me imagino rayándole el auto, apareciéndome en las ecografías, arruinándole cumpleaños. Pero después pienso, ¿para qué? ¿Tiene algún sentido?

Es injusto que me haya pasado esto. Siempre fui una piba buena, jamás engañé, cuidé mis relaciones, traté de dar lo mejor de mí. Ayudé, me solidaricé, enseñé y aprendí. No es que me la dé de santa, pero nunca se me hubiera cruzado por la cabeza hacerle algo así a alguien. Años de sinceridad tirados a la basura por un imbécil que se cagó en mí.

Me dan ganas de ser mala persona. Hoy pensaba: quizá las personas malas son solo personas buenas a las que les rompieron el corazón. Siento que es justo que ahora empiece a descuidar al resto. Que me corresponde, que es mi venganza por lo que me hicieron a mí. ¿Me estoy volviendo loca? Te juro que trato de pensar en otras cosas pero estoy muy tomada por la coyuntura.

¿Cómo hiciste para superar lo que te hizo Emilio? Más allá de la denuncia, en tu mente, ¿seguís reviviendo la noche en la que te pegó? Sé que pasaron muchos años y probablemente el tiempo sea la solución, pero qué bueno que no te volviste una resentida. Yo me siento cada vez más fuera de mí.

Anto

*****

Anto, esto te lo digo desde el amor y espero que lo tomes como tal, pero preferiría que no compararas mi situación con Emilio a lo que te está pasando. Mi ex marido decidió violentarme físicamente, no fueron ganas que se sacudió encamándose con alguna piba. Me miró, me redujo y me pegó. Comprendo que estás sufriendo mucho y que no te merecés ni de lejos esto que estás atravesando, ahora, ponete vos en mi lugar: me preguntás, por mail, si sigo pensando en la noche que me pegó, como si fuera recapitular, no sé, mi fiesta de egresados. Yo te amo y te voy a acompañar toda la vida, pero te pido por favor que, ni traigas eso a colación, ni lo hagas de esta manera tan airosa. El tiempo pasa, sí, pero me cortó con una botella y me dejó cicatrices para que no me pudiera olvidar. Así que no creo que tenga mucho que ver con que te hayan metido los cuernos.

Mejor hablemos de vos. No tiene sentido ir a hacerle un escándalo a la oficina o dejarle decorados en la pintura del auto, pero no todo necesita un sentido, si te hace sentir bien y no hiere a nadie es motivo suficiente para que lo hagas. Si te da 15, 20 minutos de endorfinas, adelante. Yo te acompaño si querés. Alguna frase motivacional con aerosol en el capó, quizá? No te hace menos buena eso, es simplemente una descarga. También podés optar por la opción menos pendeja de caerle en la casa o el trabajo, decirle todo lo que le quieras decir, subirte a mi auto, poner a Mimi Maura y encarar para el AutoMc más cercano.

Vos me decís, yo me saco un pasaje y te copo el sillón. Capaz es mejor que charlemos sin parar 48 horas, y que salga lo que tenga que salir, a que nos mandemos mails cada dos o tres días.

Vos me decís.
Vio

*****

VIOLETA SOS PERFECTA. Todo el mundo debería conocerte porque personas como vos son casos aislados. ¿Cómo hacés para tener siempre la respuesta justa en el momento indicado? Es como un don, deberías hacer plata con esto, ¡sos un milagro! “La curandera del alma”, ¿cómo te ves con un puestito en una feria hippie? Jajajajaja!

Perdoname por comparar mi situación con la de tu ex, soy una estúpida. Es que estoy tan enceguecida y llena de angustia que ni filtro lo que pienso, menos lo que digo. Es como si mi dolor fuera el más grande del mundo. Qué tarada. Qué tarada y qué egoísta.

Creo que la opción más sensata va a ser no seguir enroscándome y dejar que el tiempo apague mis ganas de prenderlo fuego. Igual me gusta lo de poner Mimi Maura y encarar para el AutoMc. ¿Lo podemos conservar? ¿Cuándo podés venir? Necesito compañía y en mi casa sos siempre bienvenida. Si es por mí, hacete una valija YA y encará para mis pagos. Quedate el tiempo que quieras o necesites (o el que me soportes).

Qué alegría volver a verte 🙂

Anto

*****

Ja, Anto: perfecto es mentira. Me sale bien diagnosticar cuando los síntomas son de otro. Cuando me toca a mí me drogo hasta dejar de sentir 🙂

Amiga, va adjunto el pasaje. Son 11 horas, llego re tarde a la noche pero me tomo un uber (me hago la canchera pero ni puta idea de cómo se usa eso) y encaro para tu casa. ¿Te toco timbre aunque sea tarde? Estoy muy entusiasmada porque quiero contarte algo pero quiero que sea en vivo. Bueno, qué es ese suspenso de segunda.
Nada, una pavada, como es siempre el amor incipiente.

Te mando un beso y te quiero mucho y te veo muy pronto.

*****

Violeta preciosa, ¡muchas gracias por venir! Me sanaste el cuerpo, el alma, todo. Siento que estoy en deuda por el resto de mi vida. Me siento mejor, anoche me di cuenta de que ya no le temo al silencio. Que me falte todo menos tus palabras, ¿qué haría sin vos? Llorar por los rincones sin consuelo, probablemente.

Y sobre Martín, te deseo todo el amor del mundo. Ya sé que es reciente pero me encantó verte sonreír mirando el celular de esa manera. Que te atrevas a querer de nuevo es un progreso tremendo después de todo lo que viviste. Entregate que vale la pena. Y te lo digo yo que si vendo mis cuernos hago una fortuna. Es más, tengo cazadores africanos en la puerta de casa (cómo salva el humor).

La próxima vení con él, sos siempre bienvenida y al chongo de turno se lo trata como si fuera para siempre. Una nunca sabe.

Avisame si encontraste todo bien cuando llegaste. Te quiero muchísimo.

Anto

*****

“Haceme de todo menos falta” y salmón a la plancha otra vez porque estoy devolviendo hasta lo que comí en mi casamiento.

Te amo, gracias por la cercanía estemos donde estemos.

Te manda besos martín que me está bancando los trapo literal. Trapea el piso si le pifio al inodoro.

Venite vos la próxima, dale.
Besos, hermosa.

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá: