No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: noviembre 2018

Jéssica & Alan

No tengo más tiempo, Alan. Hace medio año que estamos juntos, que nos queremos y cuidamos, que nos hacemos felices y nos ayudamos a mejorar. ¿Cuándo me vas a empezar a presentar como tu novia? ¿Cuándo voy a conocer a tus amigos? ¿Cuándo voy a poder firmarte las fotos que subís a tus redes y comentar que sos un bombón y que te adoro? Jamás les pusiste un corazón a las mías. Ni siquiera un café podemos tomar afuera de las cuatro paredes de tu departamento, me tenés escondida.

Quedate tranquilo que te entiendo y por eso lo vengo bancando, porque sé que no es fácil tener una relación con una mujer trans, porque la discriminación me atraviesa con la mirada cada vez que pongo un pie en la vereda, y cualquiera que elija estar conmigo va a ser víctima de la misma mierda que vengo tolerando por el solo hecho de serle fiel a mi identidad.

Soy mujer, mal que le pese a cualquiera. Mi nombre es Jéssica porque así lo quise y mi DNI es la prueba de que no miento. Tengo 35 años. ¿Sabés cuál es la expectativa de vida de una persona transgénero? Entre 35 y 40 años. El Estado nos niega derechos básicos que nos darían la posibilidad de desarrollarnos y se rehúsa a hacerse cargo de nuestras necesidades. Mi caso es atípico, soy una excepción porque tuve mucha suerte.

A los 17 años terminé el colegio y me fui de la que era mi casa. Esa fue la última vez que me vestí de varón. Viví en lo de amigas y trabajé de cualquier cosa para mantenerme y pagar mis estudios: paseé perros, limpié casas, vendí cosméticos por catálogo, hice comida casera y todo lo que se te ocurra. No tenía ni siquiera un bolso para acompañar mi vida nómade, trasladaba las cosas en bolsas de consorcio. Logré, con muchísimo esfuerzo, terminar el profesorado en historia en la UBA. Soy una de las pocas mujeres trans recibidas del país. Somos casos atípicos. ¿Sabés cómo lo conseguí? Gracias al enorme apoyo de la gente que me quería y me ayudó a cumplir mis metas.

Por eso esta situación me duele tanto. Porque me valí del amor y respeto de mis seres queridos, y siento que me estoy traicionando al estar con vos y que me tengas escondida.

Recién a los 34 años conseguí un trabajo en blanco y pude sentir lo que implica tener un recibo de sueldo. Y no porque me haya quedado sentada esperando que me vengan a llamar, porque me decían que los puestos “eran para mujeres”. “¡Pero si yo soy mujer!”, respondía. Y ahí me echaban.

Por eso no quiero dar ni un paso para atrás o en falso. Si para vos esto es demasiado, entonces me abro. No puedo postergar mi felicidad en virtud de la tuya.

Jessi

*****

Jessi, si a vos, siendo vos, te costó tanto, ponete un poco en mi lugar e imaginate lo que es para mí. Dejé a una chica en el altar hace un año y medio porque no quería la vida que me proponía, estuve 7 meses deambulando y di con vos y sentí una conexión hermosa, por eso la preservo. Y aunque vos pienses que te descuido, yo me desvivo para que mi inquietud no te salpique. Sos mujer, vos lo sabés y yo también; pero para los demás es muy chocante y vos también sos muy confrontativa con el tema.

Estás harta, lo sé. Yo un poco también. No sé cómo manejarlo y no creo que vos sepas tampoco. No quiero que nadie te falte el respeto, necesito ir de a poco con esto, de a puñados chicos. Tampoco quiero que te salte la térmica y todo se arruine para siempre. Te he visto reaccionar. Te entiendo y te apoyo, pasa que no quiero que sea así con mis seres queridos, en particular mi familia y mis amigos del colegio, que toda la vida trataron con las mismas 100 personas.

Lo de las redes me parece una estupidez, de eso no me voy a hacer cargo. Las fotos de felicidad para la tribuna me pueden chupar la pija, no me interesan en absoluto. Vos poné los likes que quieras.

Es una pena que el amor sólo sirva para el amor. Lo usaría para hipnotizar (y para pagar cosas) si pudiera.

Te adoro yo también.
Alan

*****

Alan, ¿sabés por qué soy confrontativa? Porque es de la única manera en la que logro que no se vuelvan a meter conmigo. Ni siquiera hablo de respeto, porque lograr que me respeten es impensado, pero por lo menos les freno el carro a los imbéciles de turno. Estoy muy golpeada por la vida, y no me victimizo al escribir esto, estoy diciendo la verdad. Sobre mi cuerpo se ejerció todo tipo de violencia, desde física hasta psicológica.

Hubo personas de mi familia que incluso viéndome de vestido y zapatos de taco me han dicho “Daniel”. ¿Sabés lo que significa para mí ese destrato? Entre lágrimas tengo que recordarles que soy un ser humano, que me duele la discriminación y que no estoy perjudicando a nadie.

Sos el primer hombre que me aceptó y me trató con cariño y respeto. Gracias a vos volví a escuchar la frase: “te quiero”. Hacía años que nadie me quería, tantos que no puedo ni recordar. Pero ahora necesito que cedas un poco. ¿Vamos a cenar afuera? Solo eso te pido. Elegí cualquier hamburguesería y tomamos una pinta de cerveza, nos reímos y somos felices como cualquier pareja que tuvo la suerte de no encontrar el sentido de su vida en la diversidad.

Sé que nos van a mirar pero te prometo que no voy a reaccionar. Y si nos cruzamos con alguien, podés decir que soy tu amiga. Mirá todo lo que estoy dispuesta a hacer por vos.

No me quieras encerradita como un hámster, te juro que libre soy todavía mejor.

Jessi

*****

Creo que no puedo con esto, Jessi. No puedo. No estoy ni bien ni listo, me gana el afuera y lo quiero caretear y no me sale. Me la paso pensando en si me voy a cruzar con algún conocido y qué le voy a decir. Yo te miro y te amo y de eso estoy seguro, pero no estoy seguro de nada más. Y con amarte no me alcanza, necesito un montón de otras cosas que hagan las veces de contención. Odio que me pase lo mismo que a todo el mundo porque soy mucho mejor que esto que me está pasando, porque te entiendo y te quiero conmigo pero no sé ni por dónde arrancar a explicar que me enamore de una chica trans.

Para mi familia vas a ser un hombre toda la vida si naciste un hombre, para mis amigos voy a ser un gay encubierto, no son batallas que quiero dar, no me interesa ni el combate ni la pedagogía de abordar esas situaciones; pero a vos te hace mal no entrar en mi mundo. Por qué? Si mi mundo es una bosta.

Tengo que renunciar a vos para no herirte más? De verdad que va a ser una guerra esto, no estoy exagerando. Mi mamá se va a desmayar, mi papá me va a retirar el saludo. Vos quizá pensás que todas esas cosas de familia íntima y tradicional son caricaturizadas, o ridiculeces de la primera media hora; pero no. Son ciertas.

No sé si pueda con todo eso. Vayanos a comer y lo hablamos mejor. Si querés vamos a la parrilla de Alvarez Thomas.

Beso

*****

No, ya está. Si no podés con esto, no tiene sentido. No quiero seguir ilusionándome. A veces nos imagino casándonos, otras de vacaciones en el sur, otras criando a un hijo. Te imagino diciéndole: “No sé dónde está, preguntale a mamá”, y yo respondiendo: “¡Tu padre nunca encuenta nada!” Me gusta pensarnos como una familia. Quiero todo lo que quieras y probablemente más. Te quiero a vos, completo.

Gracias por amarme. Es la primera vez en la vida que un hombre me ama. Ni mi padre lo hizo. Gracias por hacerme tan profundamente feliz. Gracias por darme vida en cada beso y hacerme sentir mujer con cada caricia. Y sobre todo: gracias por respetarme. Despedirme me destroza pero sé que merezco más que lo que hoy podés darme.

La gente que vive estas historias de amor es muy afortunada, incluso si terminan. Algunas chicas trans no conocen de abrazos. Los que me diste me los guardo para sobrellevar lo que me quede de vida.

Te amo, Alan. Con todo el corazón. Si en algún momento lográs ver más allá de las limitaciones de tu entorno, te voy a estar esperando. Siempre voy a serte incondicional. Olvidarte sería arrancarme un pedazo de alma.

Bueno basta, loca, que ya estás muy cursi. Es que no puedo parar de llorar.

Voy a estar bien, lo prometo.

Jessi

*****

Hoy me subí al tren y vi a una chica trans sentada del lado de la ventana en la primera fila. El vagón venía atestado, gente parada empujándose, y sin embargo el asiento de al lado de ella estaba vacío. Fui y me senté. Se bajó en la siguiente estación y yo me quedé hasta Suárez para que me dé el tiempo de seguir escribiendo esto.

No quiero que me pueda el afuera. Si no llega a ser, que no sea porque nosotros dos no encontramos la forma de hacerlo funcionar, pero no porque dejamos entrar las antorchas para que hicieran mierda todo lo que construimos.

Le conté a mi hermano y su mujer. No sé cuánto terminaron de comprender pero me sentí apoyado, al menos mostraron interés en saber de vos. Querés que vayamos a comer los cuatro? Algo tranquilo, puede ser en casa incluso.

No quiero abandonar.
Decime vos qué pensás.

*****

Qué raro el asiento vacío. Me ha pasado de que se me sienten al lado y traten de sacarme fotos “sin que yo me dé cuenta”. Esas imágenes tienen un solo destino: grupos de WhatsApp de varones para contar que: “Miren, estoy viajando con un trava”. Cómo desgasta tener que recordar que soy un ser humano.

Me asusta pensar en tener que volver a vivir todo lo que atravesé con mi familia pero con la tuya. A veces me deprimo porque siento que no se termina nunca. Y es cierto, no se termina nunca. Pero tampoco puedo despreciar esta oportunidad de ser amada. Me la merezco, carajo.

Sí, cenemos con tu hermano y su mujer. En este caso, ir a tu casa va a ser lo mejor. Te agradezco el intento y te amo. Vamos a darnos una última chance, te prometo poner lo mejor de mí.

Vos avísame y yo voy a estar ahí.

¿De dónde te saqué? ¿Por qué sos tan hermoso? Abrazos, bombón. Avisame.

Jessi

*****

Bueno, fueron las 3 horas más tensas de la historia de la humanidad, pero dado el salvajismo que yo me había imaginado que podía llegar a ser; bien, no?

Qué decís? Le damos para adelante a pasitos de pan y queso?

Besos,
Alan

*****

Cuando estaba en la cocina lavando los platos, tu hermano me dijo: “Yo re banco a los travestis”. LOS travestis. Es como decir “los mujeres” o “las hombres”. ¿Y qué significa “bancar”? ¿Qué somos? ¿Un cuadro de fútbol? En fin, no dije nada y sonreí, porque más allá de cualquier error de concepto, entendí que se trataba de un comentario positivo y con buena leche.

Eso necesitaba, Alan. Un poco de inclusión. No pretendo que mañana salgas a la calle con una remera con mi foto, simplemente quiero sentirme parte de tu vida y no de tu clandestinidad. Nuestra próxima parada puede ser la parrilla de la que me hablaste, ¿te parece? No te digo ya pero quizás en un par de días… ¿cómo lo ves? Voy a evitar pedir chorizo así no explota la matrix 😉

Con vos me voy a dar vueltas por el universo, bombón. Me tenés muy enamorada.

Te amo,

Jessi

 


Seguinos en InstagramTwitter y Facebook.

Para conseguir nuestros libros, click acá:

María & David

Mirá María, todo bien. Entiendo que te enoje, pero no me lo podés negar. Te lo planteé de la mejor manera posible. Lo ve todo el mundo, no es normal la relación que tenés con tu hermano. No es normal que hagan piyamadas a los 25, ni que se acompañen a absolutamente todos lados. No es normal que se abracen tanto, no sé, ¿estoy viviendo en una realidad paralela en la que el incesto es la norma y los raros somos los que nos enamoramos del hijo del vecino?

Wow, ahora que lo pienso, sería lo más lógico que eso fuera la norma, o sea no porque piense que está bien sino por preservar la sangre y qué sé yo. Buen no sé te lo tenía que decir y te lo dije. Te amo pero no puedo más con la situación, es como que están muy acaramelados todo el tiempo y conmigo vos nada, sos poco cariñosa. Tengo un hermano y es varón y está casado, no sé lo que se vive cuando es de otro sexo. Para mí lo de ustedes es muy extraño.

Bueno eso, sé que te da bronca que te lo plantee, pero lo pienso y me está haciendo mal vivirlo tan seguido.

*****

Ay, David. Sos tan cualquiera! ¿Por qué no te vas un poco a la mierda? Me estás tratando de enferma y el que está mal de la cabeza sos vos! Das a entender que me quiero coger a mi hermano y es tan ridículo como ASQUEROSO. Somos cariñosos, ¿cuál es el problema? En nuestra familia es lo más normal del mundo. Y me acompaña, sí, ¿cuál hay? ¿Está mal que vayamos juntos a recitales o que durmamos en la misma cama? Somos mellizos, si no hay conexión en nosotros, ¿qué le queda la resto?

Además, todo lo que hace Juampi lo copió de papá. Mi viejo siempre me estuvo encima, de chica me la pasaba a upa de él y me daba besos en la boca o me palmeaba la cola. Y cuando no podía dormir se acostaba conmigo. ¿Qué voy a pensar? ¿Qué mi viejo es un violador? Nosotros somos así y si no te lo bancás, besito para vos.

Estoy re caliente, sos un tarado!

María

*****

Y nunca nadie te marcó nada maru? Posta te digo. Sé que me estoy jugando la relación pero es que de afuera es muy extraño, por qué me lo tengo que fumar? Odio esa teoría de que en el amor hay que bancar. Y si me hace ruido? Y si me hace mal? No quiero bancármelo más esto, y menos si realmente no lo ves. Porque si me admitieras que un poco de turbulencia te da el tema, todavía. Te diría que lo laburáramos juntos, que pases menos tiempo tan pegada, o que hagamos más planes entre todos. Pero evidentemente o no lo querés ver o te gusta, entonces creo que yo no tengo nada más que hacer acá. Ponete de novia con tu hermano, que duerme más veces por semana con vos que yo.

A mí también me enoja esta situación porque intenté mil entres antes de ser tan explícito por mail, y ninguno te interesó. No es que un día dije a ver qué le puede caer como el ojete a mi novia… ah ya sé voy a ir por acá medio picante para que salte. No, hace meses que te lo vengo insinuando. Yo a tu viejo lo vi poco porque no sé, no le gusta que tengas novio o a vos no te gusta llevarme, no sé; pero con tu hermano me incomoda mucho la situación. Y de verdad que si no aceptás, admitís y tenés al menos la voluntad de ir cambiándolo, yo mucho no puedo hacer. Somos chicos para un montón de cosas, pero para esto no. Para esto somos dos personas que pueden percibir y tomar una decisión. Y la mía es esta, si no querés laburarlo o al menos charlar del tema, hasta acá llegué.

No voy a hacer de falso copado si me está lastimando.
Beso maru.

*****

David, ¿me vas a dejar por mail? Encima de celoso, cagón. Está bien, hacé la tuya, seguí tu vida. No te quiero volver a ver nunca más, a partir de este momento estás muerto para mí. La gente como vos, que quiere destruir familias, me da mucha pena. Pero es como dice mi viejo: “pasan los noviecitos, quedan los padres”.

Y ni se te ocurra reaparecer porque vas a conocer mi peor versión. Tenés la cabeza enferma. Tarado.

María

*****

Hola, David. Soy Micaela, amiga de María. Nos conocimos en el cumpleaños de ella, ¿te acordás?

Nos contó lo que pasó entre ustedes y me surgió escribirte para decirte que tenés razón, que la relación que tiene con el hermano no es “normal”, que todos lo notamos pero cuanto tocamos el tema se pone violenta así que desistimos y pasamos a otra cosa.

Tengo la sensación de que el problema acá es el padre, la trata de una manera demasiaaado particular. Le está encima, la toca, se la sienta a upa, le da besos. Cuando sos chiquita está bien, pero tiene 25 años. Y el hermano copió todo eso, lo repite y ella se presta. No sé qué pasará en esa familia, pero aprendí a no meterme porque es peor. Te la ponés en contra.

A todo esto la madre es un poste de luz que mira y no dice ni mu. Me da lástima por Sofi (la hermanita chiquita) porque ella sigue viviendo en ese contexto y me da miedo de que sea víctima de abuso y nadie esté haciendo nada.

¿Vos no podés dar una mano? ¿No tenés una amiga que es feminista? Hablo de Jazmín. La empecé a seguir y veo que postea esas cosas del pañuelo verde y las marchas. No sé qué se puede hacer en este caso pero quizá advertir a las maestras de Sofi para que desde el colegio hagan algo, no sé.

Perdón, te estoy cayendo con un montón de cosas que no te corresponden. Pero es que María no es una mala mina, es increíble, pasa que no ve lo que sucede a su alrededor y yo no tengo idea de cómo encarar el tema.

Bueno, nada, eso. Te mando un beso grande.

Mica!

*****

Ok bueno voy a ver qué hago. Yo la quiero pero es muy intolerante a que le hablen de estos temas y la verdad ya se me agotó la paciencia. Pero ta, algo voy a hacer.

*****

Mery, hola. Acá David. Sé que no hablamos hace un tiempo y hasta me da vergüenza escribirte porque no sabemos nada del otro. Tengo un problema con Jazmín, se separó del novio porque el chico la maltrataba todo el tiempo, o sea no le pegaba ni nada pero la trataba mal y bueno ella se cansó, pero está re triste, y la verdad siento que hay como una trinchera de ella que no logro cruzar, como que no se termina de abrir conmigo, capaz porque yo con el pibe me llevaba bien, pero ella es casi mi hermana, no sé.

Sé que no estamos bien y no me debés nada como para hacer esto por mí, pero podrías hablar con ella? Como cosa tuya, como si quisieras saber cómo está a pesar de que vos y yo ya no estemos más de novios. Me da la sensación de que con vos se va a abrir, no solo porque seas mujer, porque siempre que tuve un problema me escuchaste y me contuviste y me ayudaste a salir de la rosca en la que estaba. Extraño eso, pero no quiero salirte con nosotros. Tenés su cel, no? Si pudieras aunque sea juntarte a tomar un café… no sé, a mí me habla poco y nada y me rechaza todos los planes, se está juntando mucho con las amigas de las marchas y eso pero son amigas “nuevas”, no la conocen como nosotros…

Bueno, no sé, por ahí es una estupidez. Si es así, te pido disculpas.
Espero que estés mil puntos.
Beso y gracias

*****

Ay, David. No puedo creer el nivel de pedo mental que manejás. Me tratás de enferma, me dejás y ahora pretendés que le haga de psicóloga a tu amiga. Sos de terror. Por favor, eliminame de todos lados, ¿sí? Si te podés olvidar de que existo, mejor.

A Jazmín le voy a escribir pero no porque me lo pidas vos, sino porque siempre me cayó bien y no da que sufra por un imbécil. En eso tengo experiencia 😉

María

*****

Bueno, hola. Soy la María que está un poco desaparecida de la vida del resto. Incluyo en este mail a todos mis amigos pero quiero destacar a tres personas que fueron muy importantes en estos últimos meses: a Jazmín, por ayudarme a ver la realidad y enseñarme tanto desde un lugar tan comprensivo; a Micaela, por ser una amiga incondicional que no me soltó la mano ni en los peores momentos; y a David, porque recibió un maltrato de mi parte que no merecía.

No me gusta hablar del tema por eso prefiero hacer esto rápido, pero quiero dejar en claro que estoy bien, entera, con asistencia psiquiátrica y muchas ganas de ayudar a recomponer una familia que se rompió. Mi papá (si es que puedo llamarlo así) ya se fue de casa y el abogado dice que lo van a meter en cana dentro de pocos días.

Yo no sabía lo que me pasaba, no me daba cuenta. Sé que ustedes hablaban por atrás mío y eso no me copa, pero bueno, tenían razón. Tomaba como natural algo que no lo es. Perdón si en algún momento los ofendí, a veces la realidad es demasiado dura y uno prefiere mirar para otro lado para que no duela tanto. Me siento una boluda, una ingenua y una sucia. Ya sé que soy víctima y no victimaria pero no puedo dejar de pensar en la palabra “abuso” y sentirla tan ajena a mí como propia.

Es horrible esto. Bueno, no me quiero enredar así que espero contar con todos y que ninguna mirada me condene. Bánquenme en esta que ya voy a volver a la normalidad.

Los quiero.

María

*****

Hola mery, te quiero mucho.
¿Podremos vernos? Yo tengo ganas, no se si vos preferís dejar las cosas como están por un tiempo hasta lograr algo más de calma.

No quiero responderte todo por acá, pero si no querés vernos me importa que sepas al menos que te quiero y que lo que necesites me podés escribir.

Te mando un beso
David

*****

David, yo también te quiero mucho, sé que me ayudaste y siempre quisiste lo mejor para mí. Por ahora prefiero que no nos veamos, pero el tiempo dirá. Eso necesito, tiempo. Que pase rápido y me deje en otro lugar.

Perdoname y gracias.

María

 


¡Muy felices 150 intercambios! Queríamos tirar la casa por la ventana pero nos íbamos a arrepentir, así que decidimos sortear libros. Pueden chusmear nuestro Twitter y nuestro Instagram para enterarse de qué andamos haciendo y cómo pueden participar. Los esperamos y gracias por seguir ahí historia tras historia 🎉

Violeta & Antonia

Amiga, vos que sos re capa con las palabras y los sentimientos, y además escribís re lindo, tirame unas frases así me siento un poco mejor. Agarrá ese botiquín de sabiduría que tenés en la cabeza y hacé magia conmigo. Porfa, que me hundo de a poquito.

Todos me dicen que es lógico lo que siento porque Gabriel me traicionó feo, pero es como que el dolor no termina ahí. Porque el divorcio está encaminado y ya se llevó todo de la casa, arranqué terapia y el gimnasio, fui a la peluquería… o sea, estoy “saliendo adelante”, o por lo menos lo intento. Es más, anoche hicieron doce años desde que nos conocimos y sobreviví sin tirarme a las vías. Y no es tanto lo que me pasó, o sí, pero bueno. No soy ni la primera ni la última cornuda del planeta. En este caso me cagó durante un año y embarazó a su amante, es terrible pero tampoco me voy a secar acumulando resentimiento.

Lo que me pasa tiene que ver con él pero va más allá, es una sensación, una idea. No puedo creer que alguien me pueda hacer tanto daño y el hecho quede impune. Entiendo que todo tiene sus consecuencias, pero el panorama es este: me despierto hecha mierda, llena de bronca y en el mundo nada cambió. A nadie le importa que me esté deshaciendo por dentro. Soy una persona más con un problema más. A ver, no pretendo que la Tierra deje de girar o que venga una plaga, tampoco quiero que el karma lo haga mierda y pierda, no sé, un brazo. Pero tampoco es justo tener que lidiar con la tristeza de forma adulta y madura, y esperar que el tiempo lo cure todo. La gente mala debería pagar las consecuencias de lo que hace, los que te hacen sufrir nunca deberían salirse con la suya.

Perdón, estoy muy mambeada. Te amo, amiga. Gracias por leer hasta acá.

Anto

*****

Hola acá estoy!
Mirá, una vez leí algo que me cambió la cabeza: el amor de tu vida sos vos. Eso no significa que otros no te vayan a amar, mucho menos que no te vayan a lastimar; pero es importante que no te abandones ni te defraudes. Tené estos vaivenes y momentos bajos sabiendo que mañana te comés el mundo y que el gil que te lastimó va a tener que criar un chico que no quiso tener con una mujer que no eligió para madre de sus hijos.

El mundo sigue girando porque el movimiento es un término fundamental del progreso, pero mucha gente los confunde: que estés haciendo cosas no significa que estés mejor. Vos eso lo sabés, no te autoconvences de nada ni vendés un buzón comido por termitas.

No me pediste esta opinión pero aquí va de todos modos: ¿por qué no la pudriste? Digo, ¿por qué se la hiciste tan fácil? “No hay rencores, vos por un lado y yo por el otro”. No se merecía esa batería de bondad. Por qué te guardaste mandarlo a la mierda, o aunque sea pasarle factura por las cosas que tanto te jodieron todos estos años. No sé, no lo entiendo. No cambia las cosas pero al menos te sacudís un poco de bronca.

Bueno, escribime siempre que quieras. Vivo en una provincia sin subte pero con wifi, “del interior que sí”, como decía el forro este.

Te quiero!

*****

Vos tan sabia, yo tan cornuda 😉 Viole, sos grosa! Tenés siempre las palabras justas.

¿Por qué no se la pudrí? No sé. Me hubiese encantado reaccionar de otra manera, hacerlo sentir incómodo, tirarle por la cabeza todo el dolor que me hizo sentir. Es más, me gustaría ir a su trabajo y gritarle barbaridades delante de todas las personas a las que les chupa el orto para que lo asciendan. Me imagino rayándole el auto, apareciéndome en las ecografías, arruinándole cumpleaños. Pero después pienso, ¿para qué? ¿Tiene algún sentido?

Es injusto que me haya pasado esto. Siempre fui una piba buena, jamás engañé, cuidé mis relaciones, traté de dar lo mejor de mí. Ayudé, me solidaricé, enseñé y aprendí. No es que me la dé de santa, pero nunca se me hubiera cruzado por la cabeza hacerle algo así a alguien. Años de sinceridad tirados a la basura por un imbécil que se cagó en mí.

Me dan ganas de ser mala persona. Hoy pensaba: quizá las personas malas son solo personas buenas a las que les rompieron el corazón. Siento que es justo que ahora empiece a descuidar al resto. Que me corresponde, que es mi venganza por lo que me hicieron a mí. ¿Me estoy volviendo loca? Te juro que trato de pensar en otras cosas pero estoy muy tomada por la coyuntura.

¿Cómo hiciste para superar lo que te hizo Emilio? Más allá de la denuncia, en tu mente, ¿seguís reviviendo la noche en la que te pegó? Sé que pasaron muchos años y probablemente el tiempo sea la solución, pero qué bueno que no te volviste una resentida. Yo me siento cada vez más fuera de mí.

Anto

*****

Anto, esto te lo digo desde el amor y espero que lo tomes como tal, pero preferiría que no compararas mi situación con Emilio a lo que te está pasando. Mi ex marido decidió violentarme físicamente, no fueron ganas que se sacudió encamándose con alguna piba. Me miró, me redujo y me pegó. Comprendo que estás sufriendo mucho y que no te merecés ni de lejos esto que estás atravesando, ahora, ponete vos en mi lugar: me preguntás, por mail, si sigo pensando en la noche que me pegó, como si fuera recapitular, no sé, mi fiesta de egresados. Yo te amo y te voy a acompañar toda la vida, pero te pido por favor que, ni traigas eso a colación, ni lo hagas de esta manera tan airosa. El tiempo pasa, sí, pero me cortó con una botella y me dejó cicatrices para que no me pudiera olvidar. Así que no creo que tenga mucho que ver con que te hayan metido los cuernos.

Mejor hablemos de vos. No tiene sentido ir a hacerle un escándalo a la oficina o dejarle decorados en la pintura del auto, pero no todo necesita un sentido, si te hace sentir bien y no hiere a nadie es motivo suficiente para que lo hagas. Si te da 15, 20 minutos de endorfinas, adelante. Yo te acompaño si querés. Alguna frase motivacional con aerosol en el capó, quizá? No te hace menos buena eso, es simplemente una descarga. También podés optar por la opción menos pendeja de caerle en la casa o el trabajo, decirle todo lo que le quieras decir, subirte a mi auto, poner a Mimi Maura y encarar para el AutoMc más cercano.

Vos me decís, yo me saco un pasaje y te copo el sillón. Capaz es mejor que charlemos sin parar 48 horas, y que salga lo que tenga que salir, a que nos mandemos mails cada dos o tres días.

Vos me decís.
Vio

*****

VIOLETA SOS PERFECTA. Todo el mundo debería conocerte porque personas como vos son casos aislados. ¿Cómo hacés para tener siempre la respuesta justa en el momento indicado? Es como un don, deberías hacer plata con esto, ¡sos un milagro! “La curandera del alma”, ¿cómo te ves con un puestito en una feria hippie? Jajajajaja!

Perdoname por comparar mi situación con la de tu ex, soy una estúpida. Es que estoy tan enceguecida y llena de angustia que ni filtro lo que pienso, menos lo que digo. Es como si mi dolor fuera el más grande del mundo. Qué tarada. Qué tarada y qué egoísta.

Creo que la opción más sensata va a ser no seguir enroscándome y dejar que el tiempo apague mis ganas de prenderlo fuego. Igual me gusta lo de poner Mimi Maura y encarar para el AutoMc. ¿Lo podemos conservar? ¿Cuándo podés venir? Necesito compañía y en mi casa sos siempre bienvenida. Si es por mí, hacete una valija YA y encará para mis pagos. Quedate el tiempo que quieras o necesites (o el que me soportes).

Qué alegría volver a verte 🙂

Anto

*****

Ja, Anto: perfecto es mentira. Me sale bien diagnosticar cuando los síntomas son de otro. Cuando me toca a mí me drogo hasta dejar de sentir 🙂

Amiga, va adjunto el pasaje. Son 11 horas, llego re tarde a la noche pero me tomo un uber (me hago la canchera pero ni puta idea de cómo se usa eso) y encaro para tu casa. ¿Te toco timbre aunque sea tarde? Estoy muy entusiasmada porque quiero contarte algo pero quiero que sea en vivo. Bueno, qué es ese suspenso de segunda.
Nada, una pavada, como es siempre el amor incipiente.

Te mando un beso y te quiero mucho y te veo muy pronto.

*****

Violeta preciosa, ¡muchas gracias por venir! Me sanaste el cuerpo, el alma, todo. Siento que estoy en deuda por el resto de mi vida. Me siento mejor, anoche me di cuenta de que ya no le temo al silencio. Que me falte todo menos tus palabras, ¿qué haría sin vos? Llorar por los rincones sin consuelo, probablemente.

Y sobre Martín, te deseo todo el amor del mundo. Ya sé que es reciente pero me encantó verte sonreír mirando el celular de esa manera. Que te atrevas a querer de nuevo es un progreso tremendo después de todo lo que viviste. Entregate que vale la pena. Y te lo digo yo que si vendo mis cuernos hago una fortuna. Es más, tengo cazadores africanos en la puerta de casa (cómo salva el humor).

La próxima vení con él, sos siempre bienvenida y al chongo de turno se lo trata como si fuera para siempre. Una nunca sabe.

Avisame si encontraste todo bien cuando llegaste. Te quiero muchísimo.

Anto

*****

“Haceme de todo menos falta” y salmón a la plancha otra vez porque estoy devolviendo hasta lo que comí en mi casamiento.

Te amo, gracias por la cercanía estemos donde estemos.

Te manda besos martín que me está bancando los trapo literal. Trapea el piso si le pifio al inodoro.

Venite vos la próxima, dale.
Besos, hermosa.

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Almendra & Astor

Almendra, no sé cómo enfrentar esta situación. Son años de vivir los tres, no exactamente en armonía pero sí hasta las manos de amor y de todo. Nos matamos, nos amigamos, nos mareamos, nos detestamos y, contra cualquier terremoto, pudimos mantener la relación. Pero ya no quiero. Estamos grandes, Almendra, para seguir jugando al poliamor así, impostando una solidez que perdimos.

Yo a Yani la adoro, pero creo que no puedo hablar esto con ella porque la noto sin duda alguna. Le envidio la confianza que nos tiene, apuesta todo a nosotros tres. Sé que lo que construimos es digno de envidiar, eh, eso lo sé; porque ahora es una moda y está en los diarios más grandes del país, pero vos, Yani y yo nos la jugamos por esto cuando era puro pánico. Y ahora tengo inquietudes y no sé qué hacer con ellas. Creo que quiero tener hijos, darles una mamá y una mascota. No sé, ¿me estaré volviendo loco? Todo es estar volviéndose loco, pero arrepentirse de no tener lo que nunca quisiste es más.

Te escribo porque quiero que me ayudes, estoy atormentado. ¿Qué me pasa? Vivo con las dos mujeres que más amo en el mundo, todo funciona, logramos una dinámica de sostén ante todo. ¿Qué me pasa? No tengo idea. ¿Alguna vez pasaste por algo así? ¿Tuviste dudas de nosotros?

Perdoná el vómito. Estoy ido.

*****

No, mirá, no es así. Nos estás dejando y encima pretendés que te haga de psicólogo, es de no creer. Si no nos amás más poné la pija sobre la mesa y tomá una decisión, no me vengas con esta introspección absurda. Tus dudas son tuyas, chabón, curtite y resolvelas.

¿Tener hijos y darles una mamá y una mascota? ¿Hace cuánto te picó el bichito berreta de “la familia”? Te juro que estoy re caliente, no te entiendo. ¿Estuviste mintiendo todo este tiempo? Mirá, un hijo puede tener una madre, o dos, o ninguna; nada te garantiza la felicidad. ¿Te creíste la de las publicidades? Por favor, eso no existe.

Y no, nunca dudé de nosotros. Estoy enamorada de vos y de Yani y no puedo creer que saltes con esto, tan absurdo, tan retrógrado, tan vetusto. Hablás y me hacés acordar a tu vieja, que desde que arrancamos con el poliamor hace tres años te viene quemando el cerebro con burundanga barata sobre las relaciones. Ella, que fue la cornuda del barrio hasta que tu viejo murió.

No sé qué te pasa pero no soy yo la persona con la que lo tenés que hablar. Aprovechá que viajaste por trabajo y volvé con certezas, no juegues con nosotras.

Almendra.

*****

Yani, te fuiste a trabajar y nos vemos en un par de horas, pero quiero ser justo con vos porque sos parte de este amor: estoy teniendo dudas sobre nosotros. Ahora la marea mental bajó y entiendo cuánto construimos; pero sigo tenso, incómodo. Quizá lo hayas notado.

No sé, nos quiero y me hacen muy bien, es solo que me agarró una crisis de los 40 precoz. Hijos y todo eso. Tampoco tiene sentido explayarme por acá. Con Almendra ya lo hablé y me sacó cagando, muy a lo ella, y me mandó a pensar. Así que en eso estoy.

Quería saber cómo estabas vos. Probablemente igual de bien que siempre, pero contame.

Te amo,
Astor

*****

Astor, sí, lo noté. Almendra también me puso al tanto de la situación, muy a lo ella, como decís.

No sé qué debería responderte. Si ya no nos amás más y tenés dudas sobre nosotros, lo mejor que podés hacer es abrirte y perseguir tu felicidad. Quizá no la encuentres de forma inmediata, pero a la larga vas a agradecer el habértela jugado por lo que querías o sentías correcto.

Yo estoy triste y perdida. Aposté todo a nuestra relación y no contaba con que no funcionara. De todas maneras, poco importa. Te agradezco la sinceridad y la valentía de abrir tu corazón en este momento tan crítico para vos. Ojalá pudiera ayudarte pero en este caso creo que puedo hacer poco desde mi lugar. Te amo demasiado como para poder ayudarte.

Me hubiese gustado que tus planes a futuro nos incluyeran, pero no te puedo culpar por querer otra cosa. Podríamos haberlo hablado entre los tres, tranquilos, tomando vino y comiendo los quesos que nos gustan. En fin. Siento que todo lo que escribo es un error y que debería ser más comprensiva. Lo importante es que sos un tipazo y te merecés lo mejor. Sé vos que sos hermoso.

Te amo,

Yani

*****

Yani, yo te voy a amar toda la vida, pero no puedo desoírme. A las dos. Van a ser siempre mi primera vez en el amor sincero. Las quiero con amor sincero, como dice la canción que cantamos en el karaoke en el cumple del flaco launa.

Me voy a despedir en persona pero quería que tuvieras mi te amo por escrito para acudir a él cada vez que lo necesites.

Astor

*****

Hola chicas, ¿cómo están? Yo muy mal. Me salteo latidos de tanto extrañar. No paro de pensar en nosotros, sólo puedo castigarme por lo que hice. ¿Creen posible juntarnos a charlar? Pasó una eternidad pero tampoco tanto.

Ojalá este presente infame las encuentro juntas, lindas y felices.

Espero su respuesta,

Astor

*****

Astor, contengo las ganas de mandarte a la mierda por respeto a lo que tuvimos. No estamos ni juntas, ni lindas, ni felices. Cuando te fuiste, la casa se derrumbó. Yanina quedó hecha un trapo de piso y yo te odiaba. Verla me hacía recordarte y a ella le pasaba lo mismo, así que rescindimos el contrato de alquiler y cada una siguió su camino. Se fue a recorrer el sudeste asiático con un amigo y va a trabajar como masajista para bancarse la recorrida. No creo que vuelva este año. Tampoco creo que vea tu mensaje, su idea era desintoxicarse de los vicios de la ciudad y la hiperconectividad. Sus palabras.

Tengo mucho resentimiento acumulado y tiene tu nombre. Que reaparezcas como salido de un agujero me genera una violencia que estoy controlando con un vaso de whisky en la mano. ¿Qué pasó? ¿En este año de ausencia no encontraste a “la Señora Astor” y tuviste que volver con el rabo entre las piernas a buscar a tus exs? Patético, infantil, decadente.

¿De qué querés hablar? Fuiste víctima de tu inseguridad, no hay nada más para decir. Ahora bancate las consecuencias. Además estoy probando vivir en comunidad y me encanta, me siento contenida y comprendida. No quiero empañar mi presente hablando de lo que fuimos.

Almendra.

*****

Tenés razón. Siento unas ganas enormes de insistir, no sé si es temerle a estar solo o luchar por lo que quiero. Pero voy a respetar tu decisión como vos respetaste la mía. De verdad lamento mucho el daño que causé, además de en mí, pensé que ustedes iban a estar mejor si yo daba un paso al costado, sintiéndome cómo me sentía digo. Si de algo sirve: me arrepiento. No encuentro felicidad en nadie. Pero no te voy a ahogar con mi llanto. Queda acá, prometo no molestarlas mas.

Besos, Almendra. Que tengas una gran vida.

*****

Te juro que no sé qué pretendías con la desaparición, con la vuelta… dejé de entenderte hace tantos meses que ya ni vale la pena seguir hablando de esto. Si estás arrepentido, me parece bien. La felicidad no es suerte, es trabajo.

Conseguite una mujer “normal”, tené hijos y no molestes más.

Almendra.

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén