No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Juana & Vito

Recién ayer me di cuenta del boludo que fui. De lo mal que manejé las cosas, de cuánto te descuidé. No es un mail para ver en qué andás y si podemos volver a vernos, y sé que yo de entrada dejé las cosas claras: novia no quiero, dije. Me conocés desde siempre, sabías eso. Pero después se convirtió en una barrera imposible de levantar. Y cuando me encontré de novio porque nos dimos un beso y seguimos de largo me empantané eternamente hasta que exploté y qué injusto. Qué injusto para vos, que sos la mejor mina que conocí, que sos compañera, contenedora, divertida, independiente. No sé qué me pasó, siento que te brindaste tanto que me agarró una sensación de rechazo y miedo. Además en algún momento me di cuenta de que con todo lo que estaba pasando perdía a mi mejor amiga y me pegó mal.

No sé, nos conocemos hace tanto que me quiero morir que se cagó todo. Porque de novios estuvimos 7, 8 meses; pero sos mi hermana de toda la vida, Juana. De sala verde hasta coger, todo lo vivimos juntos. Y ahora te alejaste y me quiero morir. Te extraño, no sé a quién llamar por teléfono, me tengo que anotar en la facu de acá a fin de mes y no tengo idea de qué quiero hacer de mi vida, estoy completamente perdido. Te extraño como socia, como todo.

¿No me querés ver más? ¿Cómo estás vos? Me importa de verdad. No sé lo que me pasa con nosotros, sólo sé que no entiendo cómo seguir mi vida sin vos.

Quiero recuperar la amistad. Decime que no la cagamos por completo.

Beso

*****

Vito, ¿cómo va? No sé qué responderte. Me enamoré de vos, no lo planeé ni lo pude evitar, y fui mi mejor versión para demostrarte todo lo que podía dar cuando amaba. Traté de hacerte feliz de todas las formas que encontré, busqué convertirme en la mujer más linda del mundo para que te diera orgullo tenerme al lado tuyo. Pensé que con eso bastaba, pero no. Hacer todo bien no te garantiza ningún éxito. Qué ingenua.

Estoy triste, más entera que ayer, menos entera que mañana. Te extraño todo el tiempo, todo me hace acordar a vos, a veces escribo en una libretita lo que te diría para evitar la tentación de mandarte un mensaje. Igual, quiero ser clara: te extraño como novio, no como amigo. No quiero sentarme en la plaza y que me cuentes sobre las chicas que te gustan, quiero que me abraces por la espalda y me des besos en el cuello. Quiero que me pases a buscar por el colegio en bicicleta, sentarme en el manubrio, cerrar los ojos y sentir que todo está bien. Al lado tuyo sentía que todo estaba bien. El pecho se me alivianaba, los ojos no me pesaban, tenía más aire, no sé.

Creo que no hay vuelta atrás. Banco nuestra historia, con todas sus caras y puntas filosas. Nos adoramos pero no pudimos terminar de encontrarnos. Es así, qué vamos a hacer, ya está. Somos chicos y el amor recién empieza.

Anotate en arquitectura. No le des bola a tu viejo, vas a terminar siendo el abogado más infeliz del mundo. Hacé lo que te gusta.

Voy a estar bien. ¿Se me lee muy triste? Ojalá que no porque también tengo mucha esperanza.

Te deseo toda la felicidad del planeta. Y no te culpes por nada, como dice Adele: “Sometimes it lasts in love, but sometimes it hurts instead”. Estoy escuchando Adele, sí. Tan novia dejada que duele 🙂

Juanu

*****

¿Vos siempre gustaste de mí? Porque yo no, es algo que me pasó, algo huracanado que se llevó puesto todo lo demás y que no pude frenar. Yo no quiero ser novio de nadie porque siento que la voy a cagar. Es lo que pasó pero hablo de repetir, del futuro. Pasa que te extraño todo el tiempo y no sé qué hacer con eso.

No se te lee triste, al contrario, se te lee en otro plano. Con mucha más madurez que yo, como si vos lo hubieras vivido hace 3 años y estuviera hablando de aquel entonces y a mí me hubiese pasado anteayer. No sé, no se te lee triste.

No sé qué hacer y me siento un pelotudo escribiendo esto porque es algo sobre lo que te pediría consejo si vos no fueras vos hoy. Tengo la sensación de que si te dejo ir no se me va a cruzar una persona así nunca más en la vida. Y somos chicos, sí; pero la vida es corta. Y vos hay una sola, y te me vas y no sé cómo retenerte sin lastimarte y sin forzarme yo a vivir una obra de teatro.

Bueno perdoname jua, yo también te deseo lo mejor. De verdad, te deseo una vos para que cuides y disfrutes. Yo la tuve y la perdí.

Vito

*****

Vito, leo tu miedo y no sé cómo darle pelea. Creo que la sola idea del noviazgo te aplasta y te ciega. Sentís que el título te queda enorme pero a la vez es un cinturón que te aprieta demasiado. Hay mucho dentro de tu cabeza, más que la realidad. Me encantaría explicarte que estás equivocado, que nadie te pide que actúes, que no me vas a decepcionar, o sí, pero qué importa. Preferible vivir a especular.

No quería nada más que lo que teníamos. Funcionábamos. Me dejaste por miedo a dejarme. Hubiese preferido que me engañes. ¿Querés estar con otras pibas? Charlémoslo, usemos la confianza que construimos para que juegue a nuestro favor. No sé, es infinito el potencial. Me dan bronca tus límites. Debería ser más comprensiva pero arruinaste algo hermoso porque no te bancaste la felicidad.

Mejor me callo porque no quiero herirte. Pasa que duele. Duele leer que me extrañás. Duele leer que me soltás aunque no querés. Duele y no lo entiendo. Sos vos contra vos.

Te pido algo: tomate uno días. No me escribas. Tratá de aclarar tus pensamientos. Salí, corré, bailá, chupá, cogé. Hacé que cada segundo tenga sentido. Y después de todo eso, si se te aclara la cabeza, volvé a escribirme. Pero sé claro, no me digas que soy la mejor mujer si vas a cerrar la puerta, no seas cruel. No tengo las respuestas que te faltan porque esas te pertenecen.

Yo, pase lo que pase, voy a estar bien.

Sí, voy a estar bien.

Juanu

*****

Juana:
acá estoy casi un mes después. Salí, viví, y todo eso. Idealicé el afuera como un boludo. Afuera no hay nada. Clara una vez me dijo “hay que saber qué puente cruzar y qué puente quemar”, Paula una vez me dijo “cruzarás ese puente cuando llegues a él”, vos me decís “me dejaste por miedo a dejarme”. Todas convergen en el mismo punto: soy un flashero que atenta contra lo que ama por miedo a hacerlo mierda. Mejor romperlo a conciencia, pienso, prefiero romperlo yo a que se rompa a pesar de mí. Eso es lo que aprendo de todo esto, que no sé animarme.

Pero con vos es distinto porque nos queremos mucho. Vos tenés esa dulzura y esa comprensión que hace que quiera quedarme, y yo tengo esta torpeza que me dice correte que la vas a partir en mil. Pero sos grande, no quiero cuidarte de vos, quiero que vengas a casa esta noche, puede ser? Están mis papás, pero no pasa nada, sos vos, es lo que hicimos toda la vida sólo que ahora pusimos todo sobre el tablero y estamos aprendiendo a jugar otro juego.
Me copa, me divierte, me intriga, me dan ganas de jugar hasta quedarnos dormidos.

Quiero con vos. Lo que sea, lo que venga. No sé si vos querés conmigo todavía, hace mucho no hablamos. Nunca estuvimos tanto tiempo sin saber del otro. En qué andás? Venís?

Vito

*****

Pensé que estaba bien. Creí haberte superado. Respiré hondo mil veces y dije: “este último suspiro se lleva todo el dolor”. Empecé a mirar a Emiliano con otros ojos, me hice la linda con Gonzalo. Tenía todo bajo control, o eso decreté, sin chequear mis sentimientos.

Pero ahora recibo tu mail y todo ese castillo de arena se derrumba frente a mis ojos. Tapé el dolor, o lo pospuse. Ya ni sé qué. Ahora tengo miedo de que te vuelvas a acobardar, pero no quiero sumarles trabas a nuestra historia porque me estaría contradiciendo.

Sí, voy.

Por favor, no me tengas miedo. A veces el futuro puede parecer abrumador, por eso conviene abrir grandes los ojos y ver qué se tiene enfrente. Y si se rompe, se rompe. En el peor de los casos escribiré una canción.

Te amo, Vito.

Juanu

*****

Leer que me decís te amo me parece muchísimo. Me parece un montón. Me da un cagazo bárbaro, pero a la vez me encanta que te mandes a decirlo si así lo sentís.

Vamos viendo. Por lo pronto, partir de las ganas de vernos creo que es un buen punto.
Te espero 🙂

Vito

*****

– Te amo.
– Vamos viendo.

Y bueno. Si salgo y me pisa un colectivo, o se me cae un avión encima, o me caigo en un pozo, o me ataca un zombi; por lo menos voy a tener la conciencia tranquila de que hice lo que tenía que hacer, dije lo que quería decir y nunca me quedé con nada adentro.

No te asustes, no voy a pronunciar esas palabras en persona. Me voy a guardar un poco de amor para mí, que mal no me va a venir.

Abrazo!

Juanu

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Anterior

Ignacio & Danae

Siguiente

Denise & Patricia

5 Comentarios

  1. Edu

    Genias! Me sentí pibito por un rato…
    Gracias por otra gran historia!

  2. Julia

    Uf y requete uf.
    Díganle a Vito que me pasa igual, que arruino siempre por miedo a arruinar después y que el hecho de que él lo haya puesto en palabras me hizo entender(me) más. Que qué cosa el sentir para quienes no nos animamos aún sabiendo qué puente queremos cruzar, sean los puentes relaciones, sean carreras universitarias. Y dénle un abrazo grande a Juana, también.
    Las quiero, nomeolvidédevos.

  3. Ayelén

    Hermosa historia. Súper identificada con Juana y ese valor de decir “Te amo”, de ir al frente, sabiendo que la respuesta no va a ser la que ella espera.
    Quisiera una segunda parte para saber si después de la cena se le fue el miedo a Vito.
    ❤️

  4. Emi

    Tan chicos y con las cosas tan claras, Vito con sus pensamientos huracanados , pero bien claros, Juana tan madura .
    En las dos primeras cartas me recordé haber estado en ese lugar , lamentablemente no tuve el mismo final.
    Que bueno que él se anime a lo que sea y se den esa oportunidad.

    Gracias por estas historias, gracias por sus mil y un personajes.

  5. Que tipo complicado Vito, parece que quiere crear conflictos, cuando no hay.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén