No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Anabella & Lionel

Hola disculpame te paso esta nota por debajo de la puerta porque cruzarte es imposible, no sé qué horarios manejás, pero no podés dejar a tu perro tanto tiempo solo. No para de llorar, en el pasillo hay olor a pis todos los días, y se lo nota muy cachorro. Cuando salgo de casa escucho cómo olfatea por debajo de la puerta pensando que alguien le va a ir hacer compañía, o no sé qué piensa. Pero es chiquito y está muy solo. Yo no lo puedo cuidar pero podés poner un cartel en el ascensor a ver si alguien puede, aunque sea unas horas. O no sé si tendrás novia o amigos que puedan, no sé.

Porque además de insoportable es triste, para qué tenés un perro si no vas a pasar tiempo con él ni relacionarte ni jugar?

Yo te ayudo a encontrarle un hogar pero así no puede estar el pobre.

Saludos,
Anabella

*****

Anabella, si me vas a dejar una notita por debajo de la puerta, como hicieron siete personas en la última semana, tené la delicadeza de aclarar tu piso y departamento así no tengo que rastrearte por el edificio.

El perro era de mi mamá que murió hace dos semanas. Soy hijo único y mi papá también falleció pero cuando tenía 5 años, o sea que soy huérfano. Trabajo 9 horas de lunes a viernes y a mi rutina se le sumaron cientos de trámites que no tengo fuerzas para encarar. La muerte es dolor y trámites, muchos trámites. Todavía estoy lidiando con los papeles de la cremación, tengo que poner al día los impuestos y cancelar el alquiler de su departamento, deshacerme de todas sus cosas, cerrar las cuentas bancarias y tramitar el seguro de vida; así podría seguir y seguir.

Lo único que escuché hasta ahora son quejas. ¿Qué quieren que haga? Tengo un millón de cosas que resolver antes de ver dónde ubico el perro. ¿Es chiquito, llora y está solo? YO TAMBIÉN. En vez de romperme las pelotas podrían darme una mano, pero no, prefieren la frase: “Yo no lo puedo cuidar”. Nadie lo puede cuidar. Y es lo único vivo que me queda de mi mamá, así que menos cuestionamiento y más entendimiento.

Me ven desecho subiendo el ascensor pero les preocupa más que un animal llore. Yo también lloro, todas las noches. La falta de humanidad es arrolladora.

Si le querés encontrar un hogar, genial, te lo delego. Si no, te lo tendrás que bancar hasta que vea cómo resuelvo ese tema. Todo no puedo.

Lionel

*****

Bueno, mirá, entiendo que estés pasando por un momento horrible. Yo también soy hija única y, si bien mis papás están vivos, hace décadas tengo que atravesar una situación financiera muy complicada. Aún no termina, mis padres no se hablan, miento, se hablan a través de mí y de abogados. Mamá reclama plata, papá plata no tiene, se la patinó en apuestas; no que sea problema tuyo.

Pero ya crecí, tengo 35, vos todavía sos chico.

Ahora bien, lamento lo que estás pasando, no creo que eso te dé derecho a despotricar así contra todo el mundo. Lo único que queremos es vivir lo más en paz posible, y tu perro atenta contra eso. Yo te ofrecí opciones y ayuda, no tenés tiempo o no tenés ganas de tomarlas. También soy escribana, podría facilitarte tramiterío, supongo que tampoco te interesa.

Por lo que veo, lo único que te interesa es el regocijo que encontrás en enumerar golpes bajos. Sólo querés ahogarte en tus problemas para, cuando logres salir a superficie, el mérito sea solamente tuyo, y puedas decirle al resto que son menos que vos porque no estuvieron cuando los necesitaste.

Nadie es incondicional porque nadie puede pausar su vida para meterse en la tuya. Ni siquiera vos por vos mismo. Así que si pensás que puedo aligerarte algún peso, soy 3B, después de las 17 me encontrás todos los días. Si no, desestimá esta nota y no vamos a volver a hablar.

Busqué refugios por facebook. Tenés que contactarte vos, no me van a dar pelota si el perro no es mío o no lo tengo. Te dejó acá abajo los nombres de los sitios. La mayoria toma en tránsito hasta encontrarle un hogar.

Ah, una cosa más: el dolor no pasa del todo, pero las personas que queremos viven siempre en nosotros, aunque a veces no estemos listos para darles espacio ahí.

Anabella

*****

Anabella,
Pasaron seis meses desde que recibí tu última nota. Dejé que el tiempo corriera para contestarte con energía e inteligencia. Acá estoy.

Con una felicidad que no me entra en el pecho puedo decir que en dos horas llega el camión de la mudanza, me voy de este edificio patético de gente de mierda y me alejo de vos, una de las mujeres más imbéciles con las que tuve la desgracia de cruzarme.

Aprovechaste el momento más vulnerable de mi vida para bajarme una línea psicológica tan innecesaria como berreta. Te subiste a un pedestal que construiste con tu propio ego y, con un atrevimiento que al día me sorprende, pretendiste sacar una radiografía de mí personalidad, de mis comportamientos… ¿vos te das cuenta de que sos una desubicada? Posta, o sea, ¿lo notás?

¿Realmente pensás que a la gente le importa tu opinión? Yo voy a despotricar y ahogarme y vivir y hacer lo que se me cante, y vos, con todo respeto, cerrá el orto. Abogada tenías que ser. No sé qué mierda les enseñan en la facultad de derecho, esa soberbia asquerosa los hará ganar juicios pero los convierte en personas de mierda. Sos una persona de mierda, Anabella. Es importante que lo sepas.

Ya sé que no trabajás como abogada, peor, seguiste estudiando para poner sellos, firmas y hacer trámites que al resto le da paja hacer. Bravo.

Ahora voy a hablar de vos con la misma liviandad con la que vos hablaste de mí. Disculpame si uso tus mismas palabras:

Por lo que veo, lo único que te interesa es el regocijo que encontrás en sentirte superior. Sólo querés sacarles la ficha a los demás para que, cuando logres disminuirlos desde tu discurso, se te infle el ego baqueteado que tenés. Tu autoestima pende de un hilo y desmerecer al resto es tu atajo para sobrevivir. Creés que naciste para dar cátedra pero estás sola llenando un pizarrón que solo refleja tus frustraciones.

Como sabrás, al perro lo maté, hice hamburguesas y las fui vendiendo por el barrio. Pero no hay olor a pis, ¿viste? Todo solucionado.

Besos, reina. Yo me tomo el palo, pero lo terrible es que vos vas a seguir siendo vos.

Lionel

*****

Si te sentís disminuido cosa tuya, primor. No me culpes por tus inseguridades.
Ojalá en la próxima casa aprendas a recibir ayuda, y si no qué más da. Seguirás siendo un pelotudo que se cree menos pelotudo porque tiene quilombos. Qué karma la gente como vos, que se le cruza algún problema y piensa que de repente eso la hace buena persona.

Te dejo esta nota adentro de la caja de libros. Quizá nunca la leas y termine en la baulera. Nosotros somos historia desde el primer encuentro, igual. Así que suerte con todo. Espero no cruzarte nunca más pero te deseo lo mejor.

Anabella

*****

Y a vos, ¿qué te hace mejor persona, Anabella? ¿La falta de sensibilidad? ¿La falta de timing? ¿El tener SIEMPRE algo para decir?

Le pedí tu mail al encargado porque no te voy a dejar con la última palabra. A las personas como vos, pedantes y soberbias, hay que seguirles el juego hasta que les estalle toda la mierda que tienen adentro. Prefiero perder el tiempo respondiéndote y no tratando de olvidar tu existencia.

Me enteré de que tu novio se tomó el palo de un día para el otro. También sé que no tenes amigas, que nadie te visita y que tuviste que tirar tres de las cuatro plantas de tu balcón porque se secaron. Debería darme lástima, pero no, cada uno tiene lo que merece. Y los que son como vos tienen que quedarse solos. Te vas a secar como tus plantas.

En el peor momento de mi vida fuiste una forra conmigo. No te lo voy a perdonar nunca. Ya sé que te chupa un huevo, pero cada noche antes de dormir recordá que allá afuera hay una persona que te odia y te desea lo peor. Ese soy yo. ¿Pendejo? Quizá. Pero vos, la peor de todas.

Lionel

*****

Nadie vino a este mundo a satisfacer a nadie. Mucho menos a salvarlo. Mucho pero mucho menos a salvarlo de sí. Recordalo y yo también.

Gracias por tomarte el tiempo de tratarme mal para darme una lección. Hiciste lo mismo que yo pero sin tender la mano. Te mando un beso, ojalá crezcas, por el bien del resto.

Anabella

*****

Ahora que estoy más tranquilo veo todo desde otra perspectiva. No sé, necesitaba descargarme. Quizá te usé como medio para sacarme mucha ira de encima. Preferible que seas vos y no alguien que quiero.

Sos todo lo que escribí pero tampoco te lo creas.

No es un pedido de perdón, ojalá estuviera a la altura.

Gracias por responderme, dejarme escribiendo solo hubiese encendido (todavía más) mi ira.

El perro está bien, en un campo. Igual a nadie le importa.

Lionel

*****

Espero que todo esté mejorando.
Averigüé sobre tu caso, sé que lo está llevando Corina Stanzo. Estás en las mejores manos. Si no lo podés pagar, mencioname, que no te gane el orgullo.

Me deben cientos de clientes en esa firma, si no te hacen descuento vamos juntos, prendemos fuego todo, tiramos al perro y nos hacemos unos sanguchitos.

Na, es un chiste.
A mí también me serviste de canal. Andá a saber de qué y cuántas cosas abotonadas.

Suerte con todo, todo.

Saludos

*****

Muchas gracias, Anabella. De todo corazón, gracias.

Lionel

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Anterior

Simón & Paulina

Siguiente

Marina & Verónica

2 Comentarios

  1. @patoj

    Qué bueno como se desmenuza el rencor y la ira y se diluye el odio!
    Lindo final! Tranquilo como si aquí no ha pasado nada. Ojalá siempre se pudiese remontar así!

  2. Laura

    Me siguen sorprendiendo con cada historia ! Son lo más!!!

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén