No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mara & Javier

No mirá todo bien pero yo esta promesa no me la banco más. No sólo no podemos coger sino ahora también tenés que conocer los barrios donde se criaron los jugadores!? Imaginate que yo dijera bueno si me toman en este laburo por dos meses no me baño. Imaginate. Y vos bancándome ahí al lado acumulando mugre.

Yo no entiendo una goma de la libertadores ni de nada, pero no puede ser más importante que coger. No puedo apagar todo hasta que tu boquita del alma dé la vuelta. Sabés que cuando me das un beso se me vuelve loca la concha? No doy más, Javier. Encima ni siquiera es que ya ganó Boca, no, todavía falta que gane, prometés deuda. Y si no sale campeón qué hacemos? Te cortás el pito y yo me voy con otro? No se puede vivir así. Entiendo tu pasión por el fútbol y, es más, me encanta, me encanta que me cuentes cosas; pero podrías haber prometido algo que no me involucrara. Y ahora encima los domingos te vas de tour de barrios. Único día que los dos podemos estar juntos y relajados. Los barrios van a seguir ahí cuando la copa termine, pero yo ya me quiero ir a la mierda.

Te amo, boludo, me rompe las pelotas escribir esto porque te amo mucho y quiero compartir con vos todas tus locuras, mostrarte las mías y flashear sarpado, pasa que no aguanto más esto y veo que a vos casi no te afecta. Entonces te pregunto: cómo hacés? Cómo hago para bancarne dormir con vos todas las noches y no coger hasta que Boca salga campeón? No lo hablo con nadie porque me da mucha vergüenza y no quiero darles de comer a los que dicen que no vamos a durar, así que vengo acá, a este mail, a hablarlo con vos.

Te amo, loco. Pero se me está haciendo cuesta arriba esta promesa de mierda.

*****

Mirá, Mara, vos me conociste así. Corta. Yo no te mostré otra cosa ni te dije que las cosas no eran como parecían. Desde el primer minuto te aclaré que Boca es lo más grande que tengo, está a la atura de mi vieja y doy la vida si es necesario. Yo no soy de Boca, yo SOY Boca, lo respiro, lo vivo, me corre por la sangre.

No entiendo este planteo pelotudo. Cuando nos casamos, abajo del traje tenía la camiseta y no habíamos entrado al salón que ya la andaba mostrando. Jamás me perdí un partido de local, fui con los puntos de la apendicitis o con 39º de fiebre a la cancha. Cuando tengamos un pibe, si es varón le vamos a poner Juan Román, y si es nena, Martina. ¿O no? Entonces por qué saliste con esto.

Cuando tuviste los hongos en la concha y te tuviste que poner esos óvulos tampoco cogimos, y no es que a mí me empezó a latir la pija. Está bien, fue una semana, pero me la banqué. ¿Tanta necesidad tenés? ¿Y todas las veces que “te duele la cabeza”? Me parece que te vengo atendiendo bastante bien.

Yo le hice una promesa al Gauchito Gil y la voy a cumplir. Con el Gauchito no se jode. Vos hacé lo que quieras.

Y podrías venir a recorrer los barrios conmigo pero te aburrís, preferís quedarte panza arriba mirando esas series gallegas pelotudas que mirás. Las minas de todos están ahí sacando fotos, yo soy el único cornudo que va solo.

Y ahora no me jodas más que estoy trabajando.

Javier.

*****

Pero yo no te digo que abandones tu pasión y te pongas a mirar Intrusos! Y yo no tuve hongos en la concha por elección, de qué me estás hablando!?

Te amo pero estás siendo un imbécil. No tengo que tener ganas de coger siempre, y no es el punto, no estás entendiendo. Y las veces que a mí me duele la cabeza son ínfimas en comparación a las veces que pifiaste una puta trivia laboral de mierda y no se te para de la frustración.

A mí nunca se me hizo difícil acompañar esto, de hecho creo que soy una gran compañera; y me lo has dicho. Pero siento que se te está yendo de las manos y realmente no sé hasta dónde me puedo estirar. A veces pienso que estás arriesgando todo lo que construimos y no te mueve un pelo.

Las series gallegas que miro son las que empecé con vos por recomendación de la esposa de tu jefe. Te desentendés tanto de nuestra vida juntos que ya las cosas que hacíamos de a dos me las atribuis a mí en forma de bardeada. Insólito.

Charlemos esto, más allá de mis ganas de coger. Charlemos esta noche, de verdad que creo que llegué a un punto de quiebre.

Mara

*****

Amor, esta noche vuelvo tarde porque mi jefe me quiere mostrar una colección de revistas que se compró. El hijo de puta consiguió las primeras ediciones de Señores del Balón, ¿podés creer? FORTUNAS valen.

Mirá, las cosas son como son y yo hice una promesa y la voy a cumplir. El Gauchito nunca me abandonó, le curó el cáncer a mi vieja, le salvó el negocio a mi hermano y ahora va a sacar a Boca campeón. Yo quiero ofrecer algo a cambio y bueno, me saqué una cosa que disfruto hacer. Porque uno tiene que poner también, yo quiero que vea mi compromiso y respete mi pedido. Que sepa que acá estoy bancando los trapos de mi fe. Hasta ahora venimos bien en la tabla así que no tengo por qué pensar que me voy a quedar sin el pan y sin la torta.

No sé qué decirte, Mara. Ya me conocés, ya sabés quien soy. No voy a cambiar. Ninguna mujer me cambió y no nació ni va a nacer la que se interponga entre Boca y yo. Es corta. O te quedás o te tomás el palo. Soy el Javo y soy así.

*****

Mara, ¿dónde carajo estás? La reputa madre. Te llamé quinientas veces al celular, ¿a dónde mierda te metiste? ¿Dónde están tus cosas? La concha de la lora.
Llamame urgente,

Javier.

*****

Me tomé el palo, ya que me diste la opción.
En las próximas semanas te van a llegar los papeles de divorcio. Necesito sentirme valorada, Javier. Me duele en el alma esto porque estoy enamorada, pero me di cuenta de algo importantísimo: anteayer soñé que quedaba embarazada y me desperté llorando, agitada, matándome la cabeza definiendo qué hacer. Me di cuenta de eso, no quiero tener hijos con vos. Y para mí dice mucho de nosotros, o de mí; cosas que no se pueden desdecir.

Y además yo no puedo poner mi vida en pausa cada dos por tres por un equipo de fútbol. No lo hice por mis viejos cuando nos conocimos y me dijeron que no me casara, no lo voy a hacer por Boca. Ya no quiero postergarme más.

De corazón y con todo lo que te quiero, Javier, te deseo que Boca salga campeón hasta el fin de tus días. Supongo que tendremos que seguir hablando por temas de papeles, pero haciendo eso a un lado te pido que mantengamos el diálogo en el mínimo. La decisión ya está tomada, me vine a lo de Adriana hasta que se desalquile mi departamento y en diciembre ya me mudo ahí. Quiero ser prolija, basta de ir viendo a ver cuando llega mi felicidad, ahora sólo pienso en salir a buscarla.

Te mando un beso
Mara

*****

No, pará, no te vuelvas loca. Vamos a hablarlo, qué divorcio ni divorcio, vos sos mi amor y no te voy a soltar la mano ante el primer problema que se nos presente.

Atendeme el teléfono, por favor, no seas así, cómo me vas a dejar de esta manera. No quiero separarme, TE AMO. Te prometo que te voy a cuidar, a priorizar, vas a sentirte la mujer más importante del planeta. Ya está, me cayó la ficha, estar con vos es ganarle un partido a cualquiera.

“Porque una casa sin ti es una embajada, el pasillo de un tren de madrugada”, dice Sabina. La comida sin tu compañía no tiene gusto, dormir sin tu cuerpo al lado es un error. Yo sí quiero tener hijos con vos, mil hijos, todos los hijos que nos entren en nuestra casa.

Hoy juega Boca pero me voy a quedar toda la tarde en la puerta de la casa de Adriana para demostrarte que estoy dispuesto a cambiar. No voy a ver ni a escuchar el partido. ¿Qué querés que haga? Porque hago lo que me pidas. Y no lo digo por decir, es real.

Volvé, por favor, te juro que aprendí la lección. Hasta hablé con el Gauchito e hice una nueva promesa, vamos a coger, voy a pasar los fines de semana con vos. Estoy destruido, me siento solo, fracasado. Ya no me interesa la Libertadores ni un carajo. Solo me importás vos, y no te tengo, y me quiero matar.

Javier.

*****

Esta ruptura nos va a servir a los dos para mirar más allá de vos. Tengo que poder con esto, Javi. Perdoname, pero no hay vuelta atrás. No sos lo que quiero para mí y el riesgo a que intentes cambiar y no lo consigas es muy grande, no lo puedo tomar.

No puedo volver a darme la frente contra un escudo. Y tampoco es justo que vos tengas que cambiar si no querés, si no te sale a menos que estemos en esta situación. Llevarnos al extremo para que te avives me da tristeza y paja, te soy sincera.

Así que no, no te voy a pedir que hagas nada más que cuidarte y cuidar a los que querés. No te pierdas ningún partido, no voy a estar. No quiero decir que es tarde, sino que abrí los ojos y no soy la que quiero ser ni vos la persona que siempre soñé tener al lado. Te lo escribo con el corazón goteando sangre en mi mano, lo juro, pero hay que avanzar.

Que estés muy bien, ya vamos a tomar un café cuando baje la marea. No me olvido de lo vivido, sólo que tomé una decisión y quiero bancarme en esta.

Besos
Mara

*****

Mara, vos hiciste una promesa. Juraste estar conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad; miraste a un juez a la cara y prometiste ser una esposa. Mentiste. Estás abandonando el barco ante el primer movimiento.

Pero está bien, ¿sabés qué? Hacé lo que quieras. Si preferís escuchar a todos los pelotudos que hablan mal de mí, allá vos. Me desviví intentando hacerte feliz, nadie sabe la forma en la que te cuidé. Los pelotudos se quedan con lo que ven, pero ninguno se tomó el trabajo de conocerme. Vos sí y no valorás nada de lo que te di. Ya fue, ni sé para qué me caliento.

¿Tanto quilombo por un garche? ¿Te vas a separar de mí porque no te cogí un par de semanas? Mirá vos, qué ejemplo de mujer. Seguro que tu vieja hizo eso con tu viejo, ¿no? Salió disparada en cuanto se las vio difíciles. NO, se quedó al lado de su marido aguantando los trapos. Pero huis como una rata sin darme la posibilidad de demostrarte que puedo cambiar.

Chau, Mara. Sé feliz, qué sé yo.

Javier.

*****

Tengo mucho que perder, te pensás que no lo sé? Si estoy equivocada, tendré que lidiar con eso también. De verdad que te adoro, Javi. Todo lo que juré lo sentí, solo que nos llegó otro tiempo, otros desafíos, y no estamos listos ni a la altura. No podemos ser padres si nuestro camino juntos está plagado de promesas y fe en otras cosas. Te falta fe en nosotros, eso es. No tiene que ver con un garche, hay un plano general que no estás queriendo ver.

Dale un descanso al gauchito gil y mirame a mí. Confiá en mí. Pensás que podés hacer eso? Yo tengo muchísimas dudas.

Mi vieja se quedó y mi viejo la dejó por otra. Si se hubiera ido a tiempo capaz se ahorraba la humillación.

*****

Mara, dame la última oportunidad. Volvé a casa, aunque sea una semana. Por favor te lo pido, es la última, después yo mismo tramito el divorcio. No dejes de creer en nosotros que yo aposté todo a nuestro amor.

Te juro que voy a cambiar, me hacés mucha falta y entendí todo, de verdad. Estoy desesperado. Por favor, me pongo de rodillas, perdoname por todo y volvé.

Te amo con todo lo que soy y lo que tengo, por favor, una semana. Hasta pinté el lavadero y arreglé la luz del garage, ya sé que no es nada pero hice lo que me pediste mil veces, y eso es solo el comienzo.

Por favor.

Javier.

*****

Una semana, para cerrar mejor las cosas.
Mañana voy.

*****

Javi, hola. Hoy se cumplen tres años de que firmamos los papeles. Feliz aniversario de divorcio, amor. Nos vemos en casa, cocino algo temprano y después vemos el partido con un vinito.

Te quiero todo.
Mara

*****

Mara, no me gusta este aniversario, no me lo recuerdes.

Sabés que a Romancito se le paspó la cola por el pañal así que les mandé una foto a los pibes y el Moncho me dijo que le ponga maicena. ¿Traés una?

Te amo, mi amor.

Javier.

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Anterior

Norma & Gonzalo

Siguiente

Carmelo & Cayetano

3 Comentarios

  1. Ana Rosa Cantiello

    Geniales!!!

  2. Guillermo Favole

    Estoy feliz y enojado

  3. Camila Duffy

    yo tambien!

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén