No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Laureano & Renzo

Renzito, cómo va papá. Mirá, no la quiero hacer muy larga porque qué paja esto. A mí se me está complicando mucho el tema de la guita, estoy tirando CV por todos lados pero no aparece nada. Con la indemnización del despido y el seguro de desempleo me banco estos meses, pero la plata se va y no vuelve. Mi viejos me dan una mano, onda me pagan la obra social (que es una fortuna), la cochera y me traen bolsas con comida. Pero el gasto fijo que tengo es una locura, necesité perder el laburo para darme cuenta de la fortuna que se me va por mes en calidad de vida: celular, internet, cable, Netflix, Spotify, gimnasio, pilcha, Starbucks, comer afuera. Eso sin contar el alquiler, las expensas, los impuestos y los gastos del auto. ¡Y ni siquiera tengo hijos! No hay bolsillo que aguante.

Siempre la tuve y la disfruté pero ahora cuento los billetes. Con los pibes nos damos lujos que yo ya no puedo seguir sosteniendo. Ya no puedo gastar tres lucas en una salida. No puedo poner $500 para un regalo de cumpleaños y después poner para la previa e ir a bailar, ir al after y desayunar. No puedo.

Prefiero abrirme un toque y volver cuando las cosas mejoren. No les puedo seguir el ritmo. Y no quiero que hagan caridad conmigo, ya bastante para el orto me siento con esta situación como para que me digan: “nosotros te bancamos”. Sé que lo hacen con la mejor pero para mí es una paja.

Las buenas son que ya tengo un interesado en el auto y que en dos meses se me vence el contrato de alquiler, estoy viendo departamentos más chicos en zonas más chotas, ahí voy a ahorrar una buena tajada. Conozco un flaco que se quiere emancipar así que quizá me vaya con él, un golazo. Y el Chino ya le habló al viejo así que puede que salga algo en su empresa.

No te calientes por mis ausencias, amigo. Ya vendrán mejores.

L-

*****

Pero oíme, salame, cómo lo vas a tomar como caridad. Caridad es dejarte la menos fea entre dos feas, no ayudarte. ¿Cuando vos me llevaste a Rosario a buscar a mi hermana que se había ido con mi auto fue caridad? ¿Cuando lo acompañaste a Benja a comprarse el traje para el casamiento del cuñado fue caridad? ¿Cuando me presaste los botines porque flasheábamos que estaban tocados con la varita mágica fue caridad? No, es dar una mano. Sé que con la guita tenés un tema. Lo tenías cuando te sobraba y lo tenés ahora que estás justo. Pero, a ver, seamos sinceros; tampoco estás jugado nivel no sé si mañana tengo dónde dormir o qué comer. Es cuestión de ajustarte un poco. Que te sirva de lección.

Yo no la viví así que todo lo que diga va a estar medio visto desde afuera, pero nosotros estamos en cualquiera hermano. Dos lucas por cena no es normal. La gozo, es mía, la gané en buena ley y todo; pero alrededor de este castillo no hay ni calles pavimentadas. Uno no puede hacer el boludo con eso. El otro día mi jefe me dijo: este país es una malapraxis permanente. Y posta tiene razón. Mirá que yo los voté pero no dan pie con bola.

Empecemos de a poco: hagamos cosas mano a mano. Podemos ir a correr y después almorzamos, no hace falta que sea sushi, puede ser alguna parra tranca de costanera. No te abras, boludo. No hace falta. Somos gente de plata, sí, pero también somos buena leche, y lo sabés.

Avisame por whatsapp que estoy tratando de no chequear mails los findes.
Abrazo

*****

Me desinstalé el WhatsApp porque me estaban quemando el bocho en los grupos y me hinché las pelotas.

Tenés razón con el tema de la caridad, pero no es solo por eso, estoy flasheando otra onda. Ustedes vienen de familias de guita, yo no. A ver, de pendejo no me cagué de hambre pero tuve la suerte de pegar un laburazo que me permitió hacer un salto copado en cuanto a lo económico. Ahora no tengo quién respalde ese estilo de vida y no sé cuánto tiempo voy a estar en este limbo sin ingresos.

Me vinieron veinte lucas de tarjeta de cuotas de cosas que había comprado. VEINTE LUCAS. Antes las hubiera pagado con los ojos cerrados pero ahora es faaa, ¿qué carajo? Pero ponele, mi viejo no cambia el auto hace ocho años. Y ahora en las malas se ofreció a bancarme la obra social.

En la abundancia la tiré para arriba y ahora me arrepiento porque podría haberla aprovechado mucho mejor. Ni un peso ahorré. Ni siquiera como para juntar para un crédito y comprarme un departamento. Ya sé que no vale la pena arrepentirse, que bien vivida estuvo y que recién tengo treinta años, pero ya no quiero volver a eso. Aunque consiga trabajo y gane lo mismo, hay mil formas más inteligentes de usar la plata que comprando televisores de doscientas mil pulgadas.

Tengo miedo, boludo. Ya sé que no me voy a morir de hambre pero tampoco quiero vivir de prestado. Ayer se cumplieron dos meses de desempleo y siento que me caen mil fichas por segundo. Hasta estoy pensando en qué puedo vender cuando me las vea negras. Tengo ropa sin entrenar; camperas de abrigo que me compré, después no me gustó el color y me dio paja ir a cambiar.

Perdón por caerte con todo este balde de mierda, me sirve para desahogarme. ¿Vos cómo estás?

L-

*****

El auto vendé papito, y aprendé a administrar con esa suma, no con las 5 lucas que podés hacerle a una campera. Me parece bien que lo reconfigures, aunque la chicana de “ustedes nacieron de familias con guita” la escuché mil veces. Yo no trabajo con mi viejo, ni la universidad me pagó, ni un monoambiente para que me entre renta. Se fue del país y ninos. Tampoco tengo por qué justificar nada (ni me lo pediste, lo sé).
Su mejor consejo siempre fue: imaginate la vida que querés tener y hacé para construirla. Es un viejo medio de mierda, pero la hizo bien así que te lo paso.

Llega un punto que uno es uno por sí mismo. La crianza y las posibilidades están en cada paso que das, pero valés o no más allá de ellas. Para el otro, para un laburo, para el mercado, para un picadito. También se que cansa este discursito, onda ALGUIEN QUIERE PENSAR EN LOS CHETOOSSS?
Pero dale, vos sos más que hablar del resto. Fijate qué tenés para ofrecer, aceitalo, pedí ayuda. Pasame tu cv que lo mando a la base de rrhh de acá. Si entrás y pasás los 6 meses, gano 5 lucas. HACELO POR MÍ (?).

Supongo que en toda esta reconfiguración mental y emocional no querrás venir a la multinacional del demonio, pero pagan bien, en término, dan vacaciones, dan días por enfermedad. La cosa, si rendís, funciona.

Pensalo y me decís. Nos encontramos el sábado en la embajada de usa y salimos a trotar un rato y ahí te cuento cómo ando. Tipo 11 estoy.
Abrazo

*****

Renzito, cómo va. Dale, el sábado a las 11 estoy ahí.

Te voy adelantando algo: vendí el auto. El tipo que estaba interesado ya me dio la seña así que un problema menos. Hizo un negoción, estaba impecable y se lo dejé a buen precio. Chocho quedó, un re caño se lleva.

Con eso y un puchito más me compré algo… no te vayas a reír. Y por favor no le digas a nadie porque me da vergüenza. Ya fue, te cuento: un horno eléctrico industrial. ¿Te acordás de Rocío, mi prima hippie? Bueno, ella también anda sin laburo así que vamos a hacer empanadas para vender al mediodía por el centro. No te rías, es algo temporal hasta que suene el teléfono. Después vendo el horno y a la mierda. Le meto un canasto a la bici y flasheo esa. Ya fue, estar encerrado todo el día esperando un llamado me quema el bocho.

Te adjunto mi CV. No les digas a los pibes de mi emprendimiento, jajajaja!

Abrazo

L-

*****

Rocío, tu prima hippie, anda sin laburo. Sorpresa para nadie. Rocío no agarra la pala ni aunque esté untada en chocolate. Pero bueno, si estás para esa de las empanadas, no puedo más que alentarte a que le pongas lo mejor de vos. No lo tomes como algo temporal porque si no vas a estar todo el tiempo mirando un reloj parado. Todo el tiempo pensando cuándo va a llegar eso a su fin. Todo es temporal, no hagas esa premisa conciente porque te matás boludo.

Ya cargué tu cv a rrhh. No le voy a decir nada a nadie. Vos tampoco digas nada de lo que te conté el sábado. En algún momento lo voy a parar, pero bueno, es algo distinto, por ahora nos cabe. Diana está fascinada, meta látigo y por alguna razón que espero no sea más que que se embala rápido le encanta fajarme jajaja. Y a mí me encanta que me faje. Rarísimo, pero una descarga impresionante. Siento que viví oprimido hasta que sentí el primer latigazo en la espalda. Pensalo: jugar con el dolor para cambiarle su fama, qué mejor. O, bueno, tampoco tan, porque ahora estoy cagado a bifes, pero bueno: a lo hecho, pecho.

y por dónde van a andar vendiendo? Yo estoy apenas entrás a Puerto Madero. Si les salen ricas, tengo un par de workaholics que con tal de no frenar te compran para todo el mes.

Ojo con la “sociedad” con Rocío. No tiene un mango y va a querer que vos banques todo. Sé que es familia y blablabla pero establecé los límites de entrada así no te pasa por arriba. Cuentas claras y todo eso.

Instalate whatsapp lumpen esto de los mails es una verga.
Abrazo

*****

Renzito, si hay alguien que merece ser cagado a palos, ese sos vos! Jajajaja! Che, no te metas con mi prima. Es cierto que le pinta lo fiaquienta, pero la piba se rehúsa a terminar trabajando nueve horas encerrada en una oficina con vista a una pared de Durlock, y la banco. Yo he laburado hasta doce horas por día pero cuando me tuvieron que pegar una patada en el culo, no dudaron en hacerlo. Tranquilo que tengo todo bajo control.

Sobre lo del látigo, no voy a decir nada. No me gustaría tener que ir a reconocer tu cuerpo a la morgue o que te comas una denuncia por violencia de género. Traten de entenderse, mientras los límites sean claros para ambos, adelante. Yo juego con el dolor de otra manera, cogiendo con mi ex 😉

Mañana al mediodía paso por tu oficina con las empanadas, avisale a los pibes así no compran ni se llevan comida de la casa. Estamos haciendo unas de jamón, queso y huevo que no sabés cómo salen, la gente se desespera.

Abrazo,

L-

Ah, pará, tu vieja cumple años, ¿no? ¿Te hago una docena para el festejo? Así aunque sea las prueban y después me decís qué dijeron.

*****

Ahí te mandé por whatsapp el megapedido para mi vieja. Qué bueno que volviste porque esto de los mails me tiene las bolas que me las pateo.

Si no llegás avisame, pedimos como para 50 aunque somos 13 porque si falta comida mi vieja se mata.

Abrazo pibe

*****

Amigos! ¿Cómo va? No se olviden de que el sábado inauguramos el local de Empanatuti, adjunto el flyer con la data. Los espero, no sean soretes. Renzito, llevá la cámara. Manu, tu novia que tiene bocha de seguidores me dijo que me va a hacer publicidad en su Instagram, sacale una foto lastrando y que la suba. Te lo digo ahora por si después me olvido.

Gracias por acompañarme en este camino, hace un año les estaba llevando empanadas en bicicleta y hoy ya tengo mi bolichito. Estoy que no me entra la emoción en el pecho. Vamo que venimooooooo!

Abrazo, los quiero!

L-

 


Para conseguir nuestro segundo libro, click acá:

Anterior

Leandro & Elena

Siguiente

Axel & Skin-do

2 Comentarios

  1. Chini

    Excelente. Amé el final.

  2. Marcela Tartabini

    Me emocionó. Basta de escribir TAN lindo sobre cualquier tema! Jajaja! No, mentira, sigan, son las más genias del mundo y las admiro muchísimo.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén