No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Constanza & Analía

Mamá hola entré al cuarto de Martin y se estaba lastimando se estaba agarrando lo que tienen los nenes con mucha fuerza se ve que le dolía capaz estaba dormido y viste como cuando yo me metí a bañar en la mitad de la noche? Bueno, para mí estaba medio dormido lastimándose su cuchuflo.

querés que lo castigue? Avisame porque vos me dijiste que yo quedaba a cargo de la casa si lo tengo que castigar lo hago. Y otra cosa creo que saqué mal mi mail porque yo puse coti2016@urmail.com pero no se actualizó a este año. Cómo hago para que aparezca coti2017???

Martin no sabe que te escribí porque por las dudas por si lo tengo que castigar para que no se escape no le dije.

Beso mami ya sé que estás en el trabajo pero quería usar el mail nunca lo uso, capaz por eso no se cambia el año. Igual solo prendí la compu para escribirte. No es que estoy jugando jueguitos ni viendo cosas para grandes

Beso mamii!!

*****

Mama lo está haciendo de vueltaaaaaaa

*****

Licenciada,
Primero y principal, discúlpeme por molestarla. Usted me comentó que ante cualquier eventualidad podía utilizar este medio para hacerle llegar mi inquietud y estoy haciendo uso de ese beneficio, espero no importunarla.

La niñera comenzó con su semana de vacaciones por lo que Constanza está a cargo de Martín. Entiendo que no debería confiar en la autoridad de una niña de once años para cuidar a su hermano de cinco, pero me vi obligada a tomar esa decisión irresponsable porque no tuve alternativa. De todos modos, Coti sabe defenderse y una vecina pasa a verlos tres veces por día.

Lo que me comenta respecto del comportamiento deja entrever que el método Ducksenjaier está teniendo nulos resultados. Martín insiste en llamarse Aurora (como La bella durmiente) y se monta en cólera cuando lo mencionan por su nombre de pila. Continúa flagelando sus genitales, cada vez con más periodicidad. El sábado acudimos a una peluquería y sufrió una crisis nerviosa, fue imposible cortarle el pelo. Una crisis nerviosa, a los cinco años. Es una barbaridad.

Esconderle las muñecas de su hermana y regalarle juguetes de varón no dio resultado: a las pelotas les dibuja caras, les coloca tiritas de papel a modo de pelo y las ubica en el sillón del living para que sean el público de sus shows de danza.

Yo sé que usted es una eminencia en el campo de la psicología con estudios en el exterior y yo soy solo una madre soltera que apenas terminó el secundario, pero le pregunto, con todo respeto: ¿no sería mejor “dejarlo ser” y ver qué sucede a partir de ahí? Es la quinta profesional que consulto y empiezo a creer que esto es mucho más que una “etapa” (como vienen mencionando todos) y que forzarlo a adoptar actitudes de varón es lo que lo angustia hasta las lágrimas.

Ya no quiero que me digan que: “se copia de su hermana porque es su referente” o que “al no tener una figura paterna, confunde los modales”. Francisco, un compañerito, tampoco tiene papá y sin embargo jamás se puso los vestidos de la madre ni le pidió a Papá Noel maquillajes de muchos colores.

Aguardo pronta respuesta, saludos.
Analía.

*****

Coti, mi amor, en dos horitas estoy de vuelta. Haceme un favor, ¿viste la caja de disfraces que escondimos debajo de mi cama? Bueno, sacala y dásela a Martin, dejalo que juegue, decile que yo lo autoricé. No lo pelees si quiere ponerse vestidos o la peluca rosa, ayudalo. Haceme ese favor.

Te adoro, mami ya llega y les lleva una sorpresita de chocolate!

*****

Estimada, ¿cómo le va?
No me molesta en absoluto. De hecho al recibir el correo estaba pensando en usted. Jung dice que todo es sincronización, a veces pareciera que no queda otra opción que creerle. Quisiera reunirlos junto a Martincito con un colega mío, el Dr. Anibal Merliani, psicólogo especialista en género. Mi campo de experiencia es infancia, soy buena profesional y me ha ido bien, pero creo que he llegado a mi límite para este caso. Probé un enfoque lúdico, probé un abordaje más prohibicionista, lo evalué en tanto capacidades, aptitudes, asociación directa y libre, y de Martín, en tanto desarrollo cognitivo de alguien de cinco años, no me llama la atención absolutamente nada. Ahora bien, como creo que ambas hemos percibido, su hijo no parece sentirse identificado con su sexo biológico. Nació varón, sí, pero eso no quiere decir que lo sea.

Este universo es infinitamente más complejo de lo que mis conocimientos pueden abarcar, es por eso que preferiría derivarlo. Entiendo que para él puede resultar ligeramente difícil el cambio, con lo cual podríamos inicialmente armar una propuesta gradual de traspaso, una vez por semana con cada uno hasta que su adaptación al Dr. Merliani esté consolidada.

No quiero ahondar mucho en el tema porque no es el medio y no soy la indicada, pero espero haber sido lo más clara posible.

Por otro lado y en paralelo, habría que comenzar a pensar en una terapia de comprensión de estos cambios para Connie (a mí me gusta decirle así en las reuniones familiares, creo que la hace sentir bonita de alguna forma), acompañarla, contenerla, asegurarse de que no le afecte ni que sus posibles reacciones dificulten el avance de Martín.

Mil disculpas por la extensión, no suelo ahondar por escrito pero me parece que el punto de inflexión lo merecía.

Quedo a la espera de su respuesta o lo hablamos el otro jueves directamente, como usted prefiera. Recuerde que este jueves no atiendo, tengo un congreso en Rosario.

Cariños,
Estela

*****

Licenciada,
Discúlpeme por reaparecer en su vida después de varios meses, estoy abusándome de su buena voluntad, sucede que no encuentro consuelo y necesito un poco de apoyo.

El Dr. Merliani es excelente, me explicó que mi hija menor tiene un sexo biológico que no se corresponde con su identidad de género y comenzamos un tratamiento integral para completar una transición lo menos traumática posible. Va a ser un camino repleto de dificultades pero el amor que nos tenemos va a poder contra cualquier obstáculo.

Aurora, a diferencia de Martín, es una niña feliz. Realmente feliz. Duerme toda la noche, se despierta de buen humor, sonríe para las fotos, sociabiliza con sus compañeros. Ya no se le cae el pelo, no tiene crisis nerviosas, no me patea cuando la ducho, no se hace pis encima ni se lastima el cuerpo con objetos cortantes. Sus dibujos volvieron a tener colores y formas suaves.

El panorama es perfecto pero solo dentro de casa. Estoy siendo juzgada con una crueldad que jamás imaginé. Familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, TODOS consideran que estoy loca. Solo dos o tres personas se mostraron solidarias, el resto cree que estoy cometiendo un grave error, que es mi culpa. Recibo toda clase de acusaciones: que no supe criarla como varón, que no pude ponerle los límites necesarios, que odio a los hombres y por eso disfrazo a Aurora con vestiditos, que seguramente algún familiar la violó y por eso ahora es así. Una conocida me sugirió vender todo e irme a vivir a una provincia, como si mi hija fuera una vergüenza que merece estar en una cueva alejada del resto.

Hasta me han llegado mensajes anónimos tratándome de enferma mental, de fracaso social, de mala madre; y que deberían sacarme la custodia de mis hijas. Yo trato de que no me afecten porque SÉ que estoy haciendo lo correcto pero no doy más. Me hacen dudar de cada paso que doy. ¿Tienen razón? ¿Soy una desquiciada que permite cualquier cosa?

Perdón, este es solo un descargo de madrugada. Sé que usted es experta en infancia pero también es mujer en todas las instancias, necesito una palmada en la espalda. Ahora la que no duerme soy yo. Pero daría todas mis horas de sueño por ver a mi hija descansar con la paz con la que lo hace ahora.

Analía.

*****

Hacer lo correcto, mi estimada, depende de quién lo mire. No creo que sea una desquiciada pero como nunca fue mi paciente tampoco puedo afirmarlo con certeza. Eso es un chiste, léalo como tal. Qué lindo tener novedades suyas por más difíciles de sortear que sean. El primer mes después de que dejaran mi consultorio me junté en dos ocasiones con el Dr. Merliani, que me comentó de los progresos y cauces que iba tomando la niña.

La pregunta a hacerse es: ¿Toda esta riña con el afuera vale la pena con tal de tener a su hija contenta?
Las personas necesitan repudiar y criticar. Nosotras dos lo hicimos hace no mucho, lo estamos haciendo ahora, lo volveremos a hacer en breve. Es nutritivo, crea la ilusión de que somos mejores que alguien. Necesitamos ser mejores que algún otro para sobrevivir, si no no salimos de la cama nunca más.

Su caso fue un gran desafío para mí también, no se crea. Tuve que reconfigurar varios ambientes de mi apartamento mental. Varios.
No es fácil para nadie disociar lo que se supone que debe ser con lo que quiere ser, pero resulta irónicamente sencillo emitir sentencia cuando esa separación la está transitando otro. Si Aurora recorrió todo este camino y ahora sonríe, el resto es etcétera.

Le aconsejo que intente abstraerse de esa gente, y que comprenda que cada quien puede criar a sus hijos e hijas como tenga ganas. Gira alrededor de los hijos, casi siempre, una cuestión sumamente primitiva del egoísmo, de ‘lo propio’ en su concepción más absoluta y más necia. Sonará miope o incluso puede parecer que desestimo el imposible acceso de los estratos más bajos a la educación sexual básica, espero no lo confunda con eso, pero: una de las razones por las que las familias pobres tienen muchos hijos es justamente esa. Tener hijos es tener.

Y usted los tiene, y hace y deshace en la medida en que los ve felices sin lastimar a nadie. Entonces, en vez de irse a vivir a otra provincia, mande a quienes se lo sugieren a la provincia de la concha de su madre.
Freud y el diploma me valgan.

Es en serio, léalo como tal.

Cariños,
Estela

*****

Mami hola si te llaman del cole y te dice que me pegué con alguien es verdad pero es porque estaba molestándola a Auri y lo agarré de los pelos y después otro de sus amigos del chico, Santiago, me agarraron a mí y nos peleamos entre todos pero yo estoy bien perdón!!!

Creo que te van a llamar para llevarnos a las dos a dirección perdon perdon perdon!
Igual estoy bien, todos estamos bien, nos pegamos pero despacio

Connie besos te quiero!!!!

*****

Licenciada,
Haber recibido su correo fue tan emotivo, tan reparador… mi agradecimiento es enorme.

Entiendo que tenemos que estar enteras y no permitir que las voces de los otros logren marear nuestras convicciones, pero a veces es TAN difícil mantenerse de pie cuando el ataque no da tregua. Qué fácil juzgar y qué difícil ponerse en el lugar del otro, ¿no? Porque sí, tiene razón, me quejo de lo que me sucede pero también me encuentro enunciando frases como: “¡Qué gordita que está Micaela! ¿Por qué la madre la descuida así?” o “¡Qué violento que es Federico! ¿Cómo no lo llevan a un psiquiatra para que lo medique?” Si fuéramos más solidarios, no pasaríamos madrugadas enteras masticando frustraciones.

Voy a poner todo de mí para que la realidad no me aplaste, voy a enseñarles a mis hijas a ser mujeres empoderadas con el ejemplo. Trato de no llorar enfrente de Aurora para que no se sienta culpable, se da cuenta de estas cosas. Voy a tratar de no llorar nunca. Ya sé que es imposible, pero, en definitiva, tengo más causas para sonreír que por las que lagrimear.

Guardo algunos ahorros de la venta de una propiedad que heredé de mi papá, estas vacaciones voy a llevar a las nenas a Disney. Estaba esperando un buen momento para gastar el dinero, qué mejor oportunidad. Como me dijo Auri anoche: “¡Mamá, la vida es una sola!” No sé de dónde saca esas cosas.

De nuevo, muchas gracias.
La dejo, me citaron de la dirección porque Constanza se peleó con unos compañeros y tengo que ir a explicarle a la directora del colegio que si no quiere que los alumnos respondan con violencia, primero castigue a los que la generan.

La abrazo fuerte,
Analía.

*****

Es un proceso, Analía, no se apresure a estar íntegramente en paz con nada. No le tema a tener miedo tampoco.

Y, por último, si ya no lloró con los honorarios de Merliani, considérese de hierro.

 

Que tengan un viaje encantador.
Les mando besos a las tres.
Estela

 

 


No seremos best seller pero hasta ahora nadie nos pidió que le devolviéramos lo que puso. Nuestro libro con lo mejor del primer año ACÁ.

Anterior

Omar & Susana

Siguiente

José & Lara

3 Comentarios

  1. Sol

    “Las personas necesitan repudiar y criticar. Nosotras dos lo hicimos hace no mucho, lo estamos haciendo ahora, lo volveremos a hacer en breve. Es nutritivo, crea la ilusión de que somos mejores que alguien.”
    Las amo.

  2. Marce

    Esto es la definición de cartas de amor. Qué preciosas. Felicitaciones!

  3. Ana Rosa Cantiello

    Chicas, chicas, chicas!!! Cómo las admiro. Que tema tan difícil abordaron y con cuánta coherencia.
    Como casi siempre, al leer derramo algunas lágrimas: conmovedora la fortaleza de Analía y adorable Constanza.
    Gracias, una vez más, por el disfrute de leerlas.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén