No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Ingrid & Rafael

Hola Rafa, ¿cómo estás? Seguro te sorprenda que te escriba después de tanto tiempo. Creo que ninguno de los dos sabe nada del otro, del hoy del otro. Empiezo por mí, ojalá tengas ganas de seguir: me echaron de mi departamento hace algunos meses porque acumulé deudas de alquiler. Intenté sobrellevarlo con abogados y seriedad pero no lo conseguí. Mariano está viviendo con el papá desde entonces. Hace 20 días me mudé a una pensión y estoy trabajando en el Día% de Larralde y Lugones.

Hace 3 meses que no tomo. Ni una gota. Estoy mejor, me encontré deprimida incluso cuando me bajaba un tubo de vino sola, ya el alcohol no implicaba una salida ni un adormecimiento de lo que dolía, era simplemente una mutación del mismo malestar. La realidad se me hizo ineludible.

Estoy asistiendo a charlas para personas con este tipo de problemas. Me dijeron que no tuviera miedo de llamarlo adicción pero me cuesta un montón. Una de las cosas que venimos hablando es el acercarnos a las personas que lastimamos, con el cariño y las disculpas que les debemos. No hay tal cosa como doce pasos, por lo menos no en el centro al que voy yo, pero sí lineamientos que masomenos sirven para ir dándolos, dando esos pasos, y correrse del lugar.

Así que por eso te escribo, para pedirte perdón y darte, si lo querés recibir, todo el amor que no supo cómo darte en su momento. Estaba atolondrada, pensaba sucio, no me interesaba nada más que apagar; y te arrastré a eso. Perdón, Rafa. Siempre me brindaste lo mejor de vos y te quedaste hasta terminar roto. Te merecías algo mejor, eso ya lo sabés. Espero, de corazón, que lo hayas encontrado.

Gracias por entregarte por completo a esa chica dañina y de mala vibra que fui. Sos un tipazo, te quiero mucho. Ojalá estés muy bien.

Con afecto,
Ingrid

*****

Hola, Ingrid.
Qué bueno que decidiste hacer algo con tu adicción por fuera de negarla o fomentarla. Acepto tu pedido de disculpas, lo merezco. Te lo agradezco. Me alegra tu mejoría.

No tengo nada más para decirte. O sí, pero para qué abrir semejante baúl de recuerdos. Es tan poco lo bueno y tanto lo que me costó olvidar. El gusto amargo del pasado todavía me invade la boca cuando me encuentra desprevenido.

“Te merecías algo mejor” es la frase que más escuché en estos últimos tres años. Si me quedé al lado tuyo fue porque quería pelearla hasta las últimas consecuencias, porque ningún capitán abandona el barco cuando las alarmas se encienden, porque el amor se expande en las buenas pero se fortalece en las malas. Siempre supe que no era justo que me arrastres a tu chiquero y me manches con tu mierda, sin embargo no me moví de tu lado porque entendí que estabas enferma.

A mí no me dabas vergüenza. Que tuviera una estabilidad emocional mayor a la tuya me servía para ayudarte, no me hacía más digno de una relación estereotipada. Me hubiera enfrentado a todos tus fantasmas con tal de rescatar a mi princesa y cuidarla para siempre. Fui un soldado hasta que me obligaste a dejarte. Le presentaba batalla a todo, pero que me engañes y quedes embarazada, con eso sí que no pude.

¿Cómo estoy? Bien, calculo que bien. Muy enfocado en mí, eso sí. Hice terapia durante un tiempo y me ayudo a volver a orientar toda esa energía que tenía ubicada en vos y en tu bienestar. Abrí los ojos otro tanto, también. Sigo dando clases de música en los colegios primarios y particulares de piano para algunos alumnos, juego al fútbol con amigos, organizo bingos solidarios y payadas a la gorra en un centro de jubilados para juntar unos pesos para los viejos… qué sé yo. Ando solo, aunque Irmita siempre me dice que soy un churro.

Te mando un abrazo enorme y que tu recuperación traiga de vuelta a la hermosa mujer que se evaporó por el alcohol.
Rafa.

*****

Sí, tenés razón, mejor tenerme lejos. No quiero desordenar tus rincones.
Y lo mejor que podrías decirme es que estás enfocado en vos. Yo te conocí y sos una persona tan pero tan increíble, lo justo era que vos también te conocieras.

Mariano me pregunta por vos a veces. No entiendo por qué, después de cumplir 3 años te vio sólo una vez. ¿Te la acordás? Pasaste a dejarme las llaves y se te prendió a la pierna. Lloraba sin parar. Te voy a confesar algo: no hay día en que no piense en lo mucho que me gustaría que fuera tuyo. La semana pasada se lo dije a mi acompañante y me dijo que, dentro de todo lo triste que engloba esa idea, es sano que la haya logrado redondear porque quiere decir que tengo la cabeza y el corazón puesto en tener cerca a gente que quiero y me hace bien, por más de que hoy por hoy no se esté dando.

Bueno Rafa, no sé, no sé si pueda decir mucho más. Probablemente sí pero se me vuelven difusos los límites y el respeto a la distancia que deberíamos ponernos. O yo, al menos. Creo que todavía soy capaz de hacer mucho daño. Puesto así suena como un superpoder, pero en realidad es una desgracia, porque no viene acompañada de fuerza esa capacidad, no, soy nociva y débil.

Vos seguí siendo un gran tipo como siempre lo fuiste, no quiero enroscarte, era para todo lo contrario que te escribí, para pedirte perdón por haberte atado alguna vez a todo ese infierno.

Besos para vos y los tuyos, si no me quieren ver muerta mandales afecto a tus papás también, yo los atesoro en mi pecho siempre.

Ingrid

*****

Ingrid,
¿Cómo estás? Vuelvo a escribirte después de tres meses de silencio para felicitarte por tu medio año de sobriedad. No me consta que tu voluntad haya podido sortear las tentaciones pero espero de todo corazón que sea así. Quiero creer que hoy te sentís orgullosa de lo que lograste, que todos están celebrando tu bienestar, que el camino es largo pero ya ganaste las primeras batallas, las más difíciles.

Tengo marcadas en un calendario las fechas del comienzo de tu recuperación y de tu reaparición, junto con estimaciones sobre posibles aniversarios. Sigo creyendo que en los pequeños detalles habita el sabor de la vida. Los días corren y te imagino ganando entereza, confianza, construyendo los cimientos de una nueva realidad. Me hace feliz pensarte dándole pelea a tus fantasmas.

Sigo al lado tuyo aunque no en lo literal, sería un error entorpecer tu tratamiento y mi actualidad. Pero pensame como alguien que está en la tribuna de tu equipo alentándote todo lo que dure el partido. Quiero que vuelvas a brillar y nos ilumines a todos con tu hermosura.

Cuando les conté a los viejos que me habías escrito, papá se agarró la cabeza y mamá se puso a llorar mientras me pedía que por favor no te responda. Es lógico, no quieren que termine enredado en tu adicción y vuelva a sufrir. Mi gente se quedó con la impresión anterior. Por suerte yo creo en dar oportunidades, y por sobre todo, creo en vos.

Espero que hayas podido volver a vivir con tu hijo y que te hayan ascendido, o hayas conseguido un trabajo mejor, espero todo lo mejor.
Por mi parte, me estoy yendo con los chicos del cole a Sierra de la Ventana. Tengo una alumna que se llama Ingrid y cuando no recuerda las letras de las canciones inventa palabras, me hace acordar a tu mejor versión de vos. Ah, y para mi cumpleaños las maestras me regalaron un pantalón “chupín” porque dicen que me visto como un viejo. Parezco un ridículo pero aparentemente estoy a la moda. ¿Qué tul?

Un abrazo enorme.
Rafa.

*****

Rafa, sos el tipo más dulce del mundo. Estoy en Olavarría con Mariano, nuestro primer viaje juntos después de toda la montaña rusa de drama por la que lo hice pasar. ¿Podrás venirte aunque sea a pasar el día mañana o cuando termine tu recorrida? Estás a poco más de dos horas, si no tenés el auto y te tomás el colectivo te vamos a buscar a la estación.
Contesté tarde porque tengo poquitísima señal, si querés llamame al fijo, estamos en la casa de mi amiga Madga 02284-411733

Ojalá que sí, avisame

Besos

*****

Ingrid,
Qué alegría me da que compartas tiempo de calidad con tu hijo. Acabo de llegar de Sierra de la Ventana y lamentablemente recién ahora pude leer tu respuesta. Tengo un “celular analógico” (me gusta nombrarlo así) que cuenta varios años y solo recibe llamadas y mensajitos. Me rehúso a entrar en la locura de los teléfonos con internet, soy el último bastión de la vida simple. Pero ojo que tiene pantalla color, eh!

Yo preferiría, y espero que no lo tomes a mal, descartar la opción de vernos en persona. Me ofrezco como oído virtual para que cada tanto me cuentes novedades sobre tu tratamiento, pero no quiero involucrarme en tu vida ni tampoco abrirte la puerta para que vuelvas a entrar en la mía. El dolor está apagado pero las cenizas todavía arden. Cargo con esta pulsión por ayudar que me condena, me brindo rápido hacia los demás, me es fácil olvidarme de mí. No quiero caerme de la montaña tan cerca de la cima después de todo el trabajo que hice para priorizarme.

Celebro tus cambios y soy feliz por y a través de tu felicidad. Sé que es recíproco y por eso me da paz que el presente nos encuentre en mejores realidades. Si pudiera escribir tu vida, a partir de ahora solo habría capítulos felices.

Por otro lado, así como vos fuiste franca con tu recuperación, quiero hablarte sobre la mía: estoy iniciando una relación. Se llama María y es maestra jardinera. La conozco hace dos o tres años pero el vínculo es reciente. El arenero nos encontró sonriéndonos con vergüenza y me bastó invitarle un café para darme cuenta de que no estaba tan muerto como pensaba. Tiene una nena, Dafne, que me hace dibujos que pego en la heladera y se queja cuando la saludo porque la pincho con la barba. Me hace reír la loca.

Espero recibir novedades tuyas para el aniversario del año.

Te mando un abrazo y dale para adelante, siempre para adelante que desde atrás se ve todo peor.
Rafa.

*****

Entiendo. Qué tipazo que sos, Rafa. Siempre haciendo las cosas bien. Debe pesar un montón. Pero lo recontra admiro.
Me alegra mucho tu relación que florece a la par de la primavera. Yo estoy dando pasitos al mejor estilo pan-y-queso-pan-y-queso, pero siento realmente que recorrí muchísimo.

Sigo en el Día% de Saavedra pero estoy re bien ahí, hay buena onda y las viejas, contrario a lo que cualquiera podría suponer, son amorosas. Tenemos descuentos. Lo estoy viendo más a mi hijo, nos llevamos masomenos bien, ya no se quiere morir cuando tiene que pasar más de 3 horas conmigo. Las cosas se van acomodando. A veces lucho contra fantasmas de tristezas de ayer, pero por ahora vengo sorteando todos los tropezones con entereza.

Rafa, las pasé todas. Es momento de paz, de amigarme conmigo. Así que sí, cierto, mejor que no nos veamos. Pero no seamos extraños, charlémonos, así sea por acá. Te quiero como persona, más allá de que seas mi ex pareja.

Ya mañana nos volvemos, retomo las charlas y las actividades de dispersión. Ofrecen mil, hago las mil. De amor o símil todavía nada, pero como me dijo un compañero: “el apuro siempre es tuyo”. Así que bien, en general, bien.

Saludos a tus papás aunque me odien. Son buena gente, pero a mí tampoco me caían del todo bien a decir verdad. Tantas normas, tantas. Tanto límite para el goce, tantas frustraciones depositadas en Helena y en vos, era agotador incluso para el afuera. Pero sé que son buena gente.

Beso enorme, que estés bien.
Ingrid

 

 


El domingo 15/10 es el día de la madre, podés regalarle nuestro libro y llenar de alegría su corazón o darle una licuadora y rompérselo. Lo conseguís ACÁ.

Anterior

Nazareno & Abril

Siguiente

Omar & Susana

5 Comentarios

  1. María

    Rafael es raro, algo no me cierra. Noté cierta satisfacción en refregarle a Ingrid su incipiente relación con la profesora de nivel inicial, así como en mencionarle que sus padres no la quieren.

  2. Agustina

    Me gustó la buena onda de Rafa y que a pesar de lo qué pasó nunca fue resentido y la trató muy bien. Merece una segunda parte con un reencuentro lindo. ♥️
    ‘Por suerte yo creo en dar oportunidades, y por sobre todo, creo en vos.’

  3. Me gusta esa historia de Ingrid recuperandose, de su voluntad para estar mejor.
    ¿Habrá sido parte Rafael de la cuestión que hizo que Ingrid comenzara a ser alcoholica.

  4. Ana Rosa Cantiello

    Maravillosa historia, como siempre.
    Me hicieron lagrimear.
    Las quiero y disfruto de estas lecturas semanalmente.
    Gracias por tanto!!!

  5. Hermoso. Ojala todos supieramos pedir perdon asi. Ojala todos recibieramos esos pedidos de perdon que muchas veces esperamos durante años.
    Gracias por imaginarlo, escribirlo y publicarlo .
    Sigan
    Abrazo

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén