No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: septiembre 2017

Nazareno & Abril

Este es el mensaje más bizarro que vas a recibir en tu vida y un poco me enorgullece ser así de boludo. Hombre avisado, hombre salvado.
Hace un rato me crucé con Pato y me contó que te separaste. CÓMO QUE TE SEPARASTE, ABRIL, ME VUELVO LOCO. Me quiero cortar las venas. Puse venas porque “bolas” era como fuerte y vos sos una dama fina (?)

Repasemos la historia, te lo pido por Dalma y Giannina: tus amigas y mis amigos se hicieron amigos, empezamos a salir todos juntos y así nos conocimos. Yo flashié con vos pero mal, patada al pecho, a los cuarenta segundos ya te estaba encarando. Ahí me explicaste que estabas de novia hacía doscientos millones de años y bla bla bla. Esperé sigiloso una crisis porque al buen entendedor pocas palabras (¿eh?) pero boluda, eran los más enamorados del mundo. Igual tampoco es que me quedé sentado en el umbral en vestidito aguardando la primavera, me has visto con las manos ocupadas, pero bueno, las tetonas me pueden. Además sabías que eras la número uno en una lista en donde solo figuraba tu nombre. En fin, amo la confianza que generamos aunque yo quería agarrarte en lo oscuro. Me frienzonaste feo y me la banqué, el mejor granadero. ¿O no? ¿O NO?

Cuando te comprometiste dije SHA FUE y la mierda con todo, un like y me emborracho, ronda de tequila va, ronda de tequila viene, terminé en el departamento de Ceci. Oh casualidad, tu mejor amiga. Pero ni es que lo pensé, o sea estaba ahí y bueno. A las tres citas ya éramos historia pero ella se enganchó, no sé por qué, mirá que soy re colgado. Bah, ya lo sabés. Por suerte todos seguimos saliendo juntos pero me tira unas miradas de odio que mamita querida.

Ahora me entero de esta bomba y no lo puedo creer. ¿POR QUÉ NO ME AVISASTE HACE UN AÑO QUE TE IBAS A SEPARAR? Jajajaja! Re enfermo el chabón. Sí, deberías haber tenido la bola mágica. Una vez me ofrecieron ir a una vidente, de haber sabido esto! Se me escapó la tortuga.

Ya me viste en las peores y encima estuve con tu amiga, ¿ahora cómo te enamoro? Ni clasifico para el torneo, olvidate, menos chances que el vizco.
(Espero que te estés cagando de risa.)

¿Por qué te separaste?

Besote, megalinda.
Nano.

*****

Nanooooo hola!
Sí, sí, me separé. Hace bastante de hecho. Al toque de comprometerme. Te juro que en ese momento dije ya fue hablo con Ceci y a ver qué pasa. Vos sabés que yo medio que flipé en colores también. Pero por suerte no lo hice porque salí muy loca de esa relación y meterme en un bardo instantáneamente hubiera sido una pésima decisión. Igual qué lindas esas malas ideas eh.

Así que nada, me mudé a lo de mi papá un tiempo, que pobre me re bancó yo estaba intolerante a pleno. Y ahora ya hace dos meses me vine a Villa Crespo a un mono con linda vista. Descubrí cuando me senté en este piso, con el depto vacío, que no necesito más.

Me bajé tinder y entendí lo que decías de los tindereros. 8 días duré. Ahora salgo con ceci mano a mano a hacernos las tortas y no sabés cómo garpa. Los pibes son muy idiotas, se les cae la baba. Una vuelta estábamos del orto y nos pusimos a chapar sarpado en pleno bar, los chabones se nos acercaban ofreciéndonos la chota, COMO SI EL CUADRO SIN CHOTA ESTUVIERA INCOMPLETO UBICÁS?

Qué salames por favor.

Mi ex era así medio simio, bah pobres los simios.
No mentira, no me gusta hablar mal de mi ex, sólo que a veces me acuerdo de cosas que hacía o decía y entiendo perfecto dónde estoy parada y por qué.

Bueno vos loco en qué andás ahora que te robé la piba? jajajaja

Beso!

*****

Eeepppaaa… che, ¿hace cuánto que no hablamos? ¿Dos reencarnaciones? Jajajaja! Boooluda, tuve que releer bocha de veces lo que me escribiste porque no te encuentro entre las palabras. No hay ni un pedazo de vos. Bah, la “vos” que conocí antes de la separación.

No entiendo, ¿te hiciste lesbiana? Andás en cualquiera, ¿no? Igual, qué sé yo. O sea, soy el menos indicado para juzgar, pero las pibitas que hacen eso me parecen igual de salames que los pajeros que las orbitan. Es provocar al pedo. No te veo en esa, no sé qué onda, si piraste o qué. Tampoco te imagino chapando con Ceci, se me hace rarísimo. Son como hermanas, es medio incesto.

Porque, a ver, no es que se amaban en secreto y un día no pudieron más, tipo historia de amor prohibida entre amigas. Por lo que leo es una estrategia para llamar la atención. Y si son tan simios, ¿para qué querés que te deseen? Es medio triste eso. Es como raspar la poca autoestima que te quedó pegada en el fondo del frasco.

No sé si lo hacés porque no te querés fumar el duelo o si esto es parte del duelo. O capaz te gustan las minas, no sé.

Igual, qué me hago, debe ser re jodido separarte, tener que volver a lo de tus viejos y toda la bola. Además vos estuviste en cautiverio durante muchos años, es lógico que te la pongas contra la joda. Es como un efecto rebote. Yo estoy tan asqueado de la noche que no veo la hora de tener piba para ir a comprarle facturas los domingos a la mañana.

Si querés consejos, puedo darte millones, los de Tinder fueron solo el comienzo de mi gran guía del soltero joven argentino volumen uno (?) Y cuidate, que las desgracias se atraen poniéndote vulnerable.

Te mando un abrazo.
Nano.

*****

Ay es que sí te juro estoy descocada no sé qué me pasa. Descubrí que hay mucho más en estar sola que lamentarse y esperar.

Ya sé que es de pavota total la provocación pero te juro que involucionan en un minuto los pibes, y como yo ya sé que de esa fauna no me voy a querer ir a la casa de ninguno, lo hacemos. Tampoco es todo un cálculo, no sé nano la pasamos bien no le voy a dar tanto pensar. Ceci es divina me hace reír nos seguimos el juego y me calienta, para mí eso es todo. Sentimos lo mismo por la otra que hace años, no es que ahora somos lesbianas o estamos enamoradas o destapamos algo que veníamos negando. La miro y a veces pinta darle un beso que nos divierte, no pienso en faaa qué me estará pasando qué dirá mi madre.

Por mi autoestima no te preocupes que le doy de comer todos los días a la mañana y a la noche.

Contame algo de vos lindo. Además de buscando novia, ¿cómo estás?
Sos lindo vos eh. Qué linnndo sos.

Beso!

*****

No, pará, a mí no me hagas sentir otro de los pelotudos a los que se te dio por provocar. A mí no me cuentes que te calienta tu amiga y después me claves un lindo con tres enes. Si entraste en la gilada por duelo, por despecho o por aburrida; copado, allá vos en la tuya. Pero a mí no me invites a tu basura.

No estoy buscando novia, si quisiera una mando un: “Hola, hermosa! ¿Qué hacías?” al azar a todos mis contactos femeninos y te aseguro que para el fin de semana tengo piba nueva. Porque sí, la noche está plagada de pajeros que ven a dos flacas juntas y se pasan de leche; pero levantás la baldoza de un boliche y te aparecen cinco locas que te quieren poner el anillo a los tres besos.

También son una fauna de patéticas las que te la juegan de esposa porque les regalaste una cerveza, eh. Y yo no voy a hacer una escena para que me anden atrás, no le voy a contar a los gritos a mi amigo lo solo que estoy y lo mucho que me gusta el compromiso para llamarles la atención a las Susanitas que tenga alrededor.

No te hagas la superior porque recién ahora aprendiste a manipular imbéciles, hay pendejas que eso lo descubrieron a los trece. A los catorce ya sabían que no sirve para nada.

Buen, me hiciste calentar, en el mal sentido.

No sé, vi una oportunidad y metí la cabeza, pensé que el panorama era distinto. Te imaginé llorando en un sillón, comiendo chocolate y mirando una romántica. Mala mía, generalicé, te subestimé, pensé que todas las pibas hacían duelos tristes. Ok, me pasa por prejuzgar.

Si estás en esta, entonces no tengo nada que ofrecerte. Sabía que Ceci podría ser un problema pero pensé que porque yo estuve con ella, no porque vos ahora te la comés.

Cuando ya no te genere adrenalina hacerte la putita, sabés dónde encontrarme.
Besos, lindísima.
Nano.

*****

eyyyy pará loco! No te quise arrastrar a nada de qué hablás? Estoy contenta, quiero ser buena onda porque vos lo sos o lo fuiste siempre conmigo. Lo de novia te lo dije porque vos me contaste que estás para comprarle facturas a una chica el domingo a la mañana; no fue un palo!! Pensé que esa idea era más bien de novios.
Te tomaste todo medio para el orto pero me parece que nada que ver… si releés capaz te das cuenta de que no fue ni en pedo con esa intención.

No me hago la superior, te cuento que estoy divertida y en qué ando. Calmate, que yo no te traté mal en ningún momento. Si estás con tus tormentos o tus rollos, lo lamento y lo podemos charlar, pero no vengas a tirarme mierda de la nada simplemente porque estoy en otra y te lo comento.

Ya hice mi duelo. Corté hace nueve meses, ahora estoy con más ánimos de salir. Y lo celebro, me encanta. Pero prefiero terminar acá y no darte más explicaciones porque se ve que no nos entendemos.

Chau che, sos lindo posta y no lo dije ni lo digo para atraparte en mis redes de seducción.
Espero que estés bien, beso.

*****

Sí, no sé, te leí tan haciéndote la canchera que ya fue. Creo que encaré el tema como el orto y ya sé que estás en otra y todos los bla ba bla del mundo pero yo lo único que quería saber era si te daba para salir una noche conmigo. ¿Vamos a tomar algo, solos?
Era eso. Capaz ya es tarde. Seguro. El resto (los pajeros, las Susanitas, Ceci, tu ex, la gilada, tu situación, la mar en coche y putos de los Teletubbies) me importan cuatro carajos.

Bueno, avisame y listo.
Beso.
Nano.

*****

Dale vamos, pero bajemos un cambio así la pasamos bien.
Ya hablé con ceci. Buenos noticias: no le importás nada de nada.

Te parece el jueves? Hablame por whatsapp.

*****

Era re simple y casi me pierdo el gol por no entrarle de lleno a la pelota. Estuve a punto de no mandarte el mail anterior porque no quería darme la pera contra el asfalto. Ojalá hubiera empezado por ahí. El miedo al rechazo nos pone a decir y hacer cada idiotez, es terrible.

Dale, a la noche te escribo que recupero el celu, me lo olvidé en la casa de mi viejo.

Ojalá haya muchos lindo con tres enes 😉

Besote, linnnda.
Nano.

 

 


 

No seremos best seller pero hasta ahora nadie nos pidió que le devolviéramos lo que puso. Nuestro libro con lo mejor del primer año ACÁ.

Armando & Graciela

Estimada Graciela,

sé que debés recibir decenas de estas cartas y mails por semana, y que seguramente estés cansada de que te cuenten qué les pasa con lo que hacés; pero prefiero ser uno del montón y escribirte igual a guardarme para mí la admiración y el cariño.

Sigo tu trabajo desde los 17, cuando en el colegio nos mostraron escenas de La mujer cuervo. Quedé completamente fascinado con tu tratamiento de lo oscuro, con cómo domás la luz y las expresiones de la situación. Es como si pudieras hacer emanar tensión de cualquier mueble, puerta, planta. Tu forma de naturalizar lo perturbador me resulta deslumbrante. He visto todas tus películas y escuchado todas tus entrevistas. Hace dos años gané un concurso radial para ir a la avant première de Tantos cuándos, y te hice una nota cortita para el diario en el que trabajo al finalizar la película. No creo que te acuerdes. Fue una pésima nota, yo estaba muy nervioso.

Quería preguntarte por los planos secuencia desde arriba y por qué la elección de esa paleta atípica, más de época y más “alegre” que en tus producciones anteriores; pero vacilé tanto que sólo pude preguntarte cómo te sentías. La nota se publicó en un recuadro mínimo al lado de las fotos de los famosos que asistieron.

Pero bueno, al punto voy: cumplí 30 la semana pasada y decidí, no sin una cuota contundente de vergüenza, acercarte un guion sobre el que estuve trabajando este último año, idealmente para un largometraje. Hay varios ajustes por hacer, pero realmente me interesaría (y, de más está aclararlo, valoraría) muchísimo tu opinión.

Mi intención era llevarlo a un taller, pero la dinámica de los talleres de guion hoy día deja mucho que desear. Nutren poco. Alientan poco. Son estructuralistas, bah. Y tu mirada como directora me ayudaría a hacer de las ideas algo más tangible.

Muchísimas gracias por el tiempo y la molestia; pero sobre todo por compartir tu inmenso talento.

Saludos,
Armando.

*****

Estimado Armando,

No te recuerdo y es lo esperable, me hacen muchas entrevistas cuando estreno una película. Después, como norma, poco importo. O solo le importo a unos pocos, que no es lo mismo y en esa glorieta se quedan girando los más tristes, como yo. Vos, en cambio, creés que podría llegar a recordarte por una pregunta obvia pobremente formulada. Menuda autoestima. Felicidades.

Cuando comencé a leerte pensé que era otro correo pordiosero de los que quieren que trabaje gratis a cambio de cuatro halagos de poca monta sobre mis películas más olvidables. “Sos genial, ¿qué final creés que iría mejor con mi guion?”, “Te adoro, ¿cómo puedo montar estas imágenes para ganar más fluidez?”, “Me fascinó Jirones de Estero, ¿me hacés una copia del Adobe Premiere Pro?”

He llegado a escupir la pantalla leyendo imbéciles atrevidos. Esta generación de Millennials que creen que el mundo está en deuda con ellos me tiene hastiada. No entienden sobre respeto o límites. Cuando estudiaba, me cortaba una mano antes de pedirle un favor a un superior con trayectoria. Ahora asumen que les vas a hacer la gauchada por el simple hecho de que existen, pendejos insolentes. Habrase visto semejante atropello. No son más que otros cientos de infelices queriendo ser antes de hacer. Suelo responder esos mensajes con tarifas absurdamente excesivas para que aprendan que todo tiene un costo.

Te imaginarás que a mis 56 años ninguna mocosita con mucho delineador y lentes grandes o pibito con barba de pelitos de pubertad y camisa leñadora va a venir a deslumbrarme. Mi ex marido es más, como decirlo, pelotudo; y por eso me dejó por la protagonista de mi última película. Pero a mí las carnes jóvenes no me compran con chirolas.

A tu guion le sobra la mitad. Lo leí porque, no sé, tus halagos son argumentados. Y me debo sentir sola. Desde que la nena encuentra el prendedor hasta que llega a la playa hay un sinfín de redundancias y escenas vacías de estilo. Deberías eliminar todo eso.
Creo que en tus manos tenés un hermoso mediometraje. Tendrías que darle una buena podada. No te cases con tus argumentos, no expliques dos veces lo mismo, no le temas a que no se entienda. Ah, y que sea de día. Algunos creen que tienen media película resulta solo porque los hechos suceden de noche, no caigas en esa trampa. Mandámelo corregido, después vemos cómo seguimos.

Cariños,
G.-

*****

Graciela, me honra tu respuesta. Ya esto es un montón para mí. Apenas corrija y revise todos los puntos que mencionás te lo hago llegar nuevamente.
Sobre lo otro, no puedo hablar por todos; principalmente porque me resulta importante que ninguno de ellos hable por mí.

Vuelvo a contactarme en dos semanas o tres.

Saludos,
Armando

*****

Graciela, buenas tardes.
Te envío el guion corregido según lo que hablamos. Me doy cuenta de lo obvio: tu mail me suministró un golpe de energía y no pude controlar, más bien mantener, la intención de sinsentido absoluto, del buscado, al escribir. Temo que el tono se me haya perdido y lo que alguna vez tuvo pretensiones de lúgubre haya quedado simplemente como una lamparita quemada.

Creo que sería arrogante de mi parte pensar que sí, pero por el respeto y cariño que te tengo no quiero dejar de preguntarlo: ¿hay algo que pueda hacer por vos?

No me victimizo más, imagino cuán agotador te debe ser.
De vuelta, muchísimas gracias por esto y por todo lo demás.

Saludos,
Armando

*****

Armando,
En la avant premiere de la película de una colega marroquí y vistiendo un pantalón marrón claro, me contaron un chiste muy gracioso y me hice pis encima. No recuerdo la humorada pero sí que la foto recorrió varios portales de noticias en los que se burlaron de mí. Por suerte allá no me conocen por lo que solo fui una vieja ridícula anónima.

Podría estar horas redactando anécdotas que me avergüenzan pero creo que esa es la más cinematográfica. Espero que sirva para teñirme de humanidad adentro de tu cabeza. No me tengas tanto respeto que me hacés sentir más vieja que la nueva de mi ex. Tampoco me admires porque los pedestales son inventos de los inseguros, si hubiera querido decepcionar fanáticos habría tenido hijos.

Tu guion está muy bien. Muy bien. Diste con la esencia de la historia, encontraste una duración funcional al relato. Te felicito. No me voy a extender en halagos porque no sirven para nada.

Hace poco le di inicio a una productora de películas independientes. Me lo recomendó mi contadora para deducir impuestos y la idea me entusiasmó más allá del beneficio económico. Me gustaría que tu proyecto tome forma en nuestras manos. Te lo anticipo: plata no vas a ver. Pero tampoco tendrías que poner. Nosotros nos encargaríamos de cubrir los costos de producción y de hacer circular el material por festivales de todo el mundo. Podrías incluso dirigirlo, deberíamos tener una reunión para empezar a hablar de esto. Cuento con un equipo hermoso de gente joven que hace magia, estoy muy orgullosa.

¿Qué te parece? Avisame y coordinamos un encuentro en mi casa. No te asustes, vivo en un caserón antiguo que funciona como vivienda, oficina, set de filmación, centro de reuniones, estudio contable, estudio jurídico y parque de diversiones cuando vienen mis sobrinas. Además, como sabrás, a los artistas nos despierta la libido la melancolía más que el sexo. Qué horrible generalizar, me estoy poniendo vieja en serio. Debería empezar a abandonar los pañuelos rockeros en la cabeza.

Cariños,
G.-

*****

Le leí tu mail a mi papá.

*****

Graciela, finalizado el festival me pongo de vuelta a escribirte. No me quiero extender mucho para que lo que siento por vos y lo que quiero decirte no se diluya pero, así, de una: conocerte me cambió la vida. Me acuerdo de lo nervioso que estaba la tarde que me senté a mandarte ese primer mail, ante la posibilidad, en eso momento remota, de que leyeras mi guion, de que te gustara, de que hiciéramos algo juntos, de invitarte a comer paella, de simular no saber cómo te gusta el café cuando nos encontráramos. Me imaginé entablando una amistad extraordinaria en varios sentidos o muriendo bochornosamente en el intento.

Sos la mujer de la que me gustaría que se enamorara mi papá. No sé cómo desarrollar esa idea. Tenerte cerca es un confort y un desafío a la vez. Hiciste de mi trabajo y de mi persona algo que para mí iba a ser siempre una aspiración, más bien una fantasía. Cuando hablo de vos se me dibuja una sonrisa y me pongo orgulloso de mí por haberme animado a todo esto.

Es el mejor regalo que me podías hacer, alentarme a moverme de mi lugar para que las cosas vayan pasando. Así que gracias, Graciela, por poner fichas en ese proyecto de entusiasta con las herramientas atolondradas y poco sentido del acto.

Te debo todo el amor que me tengo hoy en día. Te debo mucho más.

Espero verte mañana a la noche en lo de Giraldes y, si no, cuando vos quieras, me gustaría que tomáramos un (otro) café.

Cariños,
Armando

*****

Armando,
Tu padre es entrañable, pero cómo vas a querer que sea tu madrastra, con la fama de crueles que tienen. Elegime para vos aunque sea una metáfora así me siento menos vieja. La psicóloga dice que estoy obsesionada con la vejez. Me enojaría pero me arrugo y no quiero envejecer.

Estoy un poco enamorada de vos, no lo voy a negar. Hace diez minutos le dije lo mismo a un editor que corrigió un problema de continuidad. Me convertí en una prostituta emocional. Bien por mí.

Te he visto comer langostinos con voracidad y tomar cerveza con imprudencia, me preocupa que tu nivel de formalidad siga intacto. La próxima vez que nos veamos vamos a hacer una buena terapia de choque: me vas a insultar durante diez minutos. Quiero ver esos: “vieja conchuda fracasada” salir de tu boca. Qué bien que la vamos a pasar.

Yo no hice nada. Tarde o temprano, a la gente que lo merece le llega la ayuda divina. Apareciste en mi vida en el momento indicado, en el tiempo justo. Agradecele al destino, al karma, a la suerte o a la religión. Es todo lo mismo. Jamás habría reparado en vos si no hubiera visto tu enorme potencial. Para mí, haber logrado que te valores es mejor que cualquiera de mis películas. Las obras artísticas son la excusa, lo que se cocina a nivel humano por detrás es lo más rico.

Nos vemos mañana, queridísimo.
Me teñí el pelo. Te lo comento para que lo notes.

Cariños,
G.-

 

 


En dos días arranca la primavera, gran oportunidad para llenarte de historia de amor. ACÁ.

Melisa & Bautista, la continuación

(Para la primera parte, click acá).

Un amigo está cagando a la novia y hace un rato nos explicó sus estrategias para encontrarse con su amante. Me fue inevitable acordarme de vos. Las horas inconvenientes, las excusas fantásticas, los planes improvisados, la dualidad del amor.

No estoy borracho y son casi las tres de la mañana. Te extraño pero no te lo voy a decir.

Soy feliz, muy feliz. Soy beige. Ja. Todo fluye, no hay baches. Pero qué feliz que soy. Un noviazgo repleto de todo lo esperable, ¿quién no lo querría? Habría que ser un estúpido para despreciar la estabilidad. Por eso estoy muy contento, muy contento. Tengo suegros que me quieren e invitan a comer asados los domingos. Chiara sube fotos de los dos con frases de canciones románticas al pie, siempre me pregunta sobre cómo dormí y le preocupa que no descanse lo suficiente. Tenemos citas con otras parejas, vamos al cine, miramos series juntos y nos enojamos si el otro adelanta capítulos. Planeamos escapaditas de fin de semana, la paso a buscar por el trabajo, me espera a la salida de kick boxing. Celebramos aniversarios con pequeños gestos, la abrazo cuando llora, me peina cuando me olvido.

Estoy un poco borracho y son casi las cuatro de la mañana.

Escribo mientras miro animé, me disperso.

Te había dicho que cambié. Bueno, eso pensé.

Estas oraciones aisladas parecen un chat conmigo mismo. Qué patético. No yo, esto. Yo aprendí a quererme y no me gustó.

Me aburro, Melisa. El amor recíproco es un tedio insoportable, no tiene gusto. La fascinación dura tres meses y después es todo un sinfín de obviedades. Me acostumbré a la herida, creo. A que todo sea difícil, a interpretar gestos, a encriptar mensajes, a hacerme mil preguntas por cuadra.

Con vos fui tan feliz como miserable y sin embargo no dejo de pensarte. Hace un año que no sé nada de tu vida y no creo haberte olvidado, estoy como aguantando la respiración abajo del agua. Tengo recuerdos de mierda, de haberla pasado feo; pero hoy a esta hora no duraría en volver a tomarme dos colectivos en plena madrugada solo para cogerte contra el portón de una fábrica a la vuelta del boliche y que vuelvas corriendo a encontrarte con tus amigas. Me volvería a quedar tres horas encerrado en tu lavadero esperando que se fuera tu mamá, no lo dudaría.

Estoy borracho y son las cinco de la mañana. Te extraño pero no te lo voy a decir.

*****

El amor recíproco es lo más lindo que hay, si te aburrís es porque lo que tenés con ella es otra cosa. Creeme, de esa otra cosa algo sé. No todo lo que me gustaría como para terminar de entender, pero algo.

Hola.

Yo tampoco te olvidé, aunque tengo más recuerdos lindos que feos. De esto estoy segura porque te pienso mucho, porque pensé mil veces en no dejarte dejarme. Pensé en escribirte y decir que no podés abrirte, que lo lamento pero no te toca, que es momento de estar juntos porque es lo que buscamos los dos hace rato y que el resto se cague muriendo. Desistí de cada una de las ideas que tuve: si resolviste que no querés estar conmigo o que no te convengo, tratar de convencerte me iba a hacer sentir una boluda intergaláctica.

Estoy sola desde la última vez que hablamos. No era lo que buscaba pero tampoco sabía cuánto lo necesitaba. Todo lo que me contás de tu novia ya lo sé. Lo vi varias veces, al principio entraba para saber de vos pero después se me hizo divertido chusmear qué posteaba ella, y ahora ya hace bastante que no entro. Es buena, es linda, te quiere. Nada de eso importa si a vos no te pasa lo que uno espera que le pase con la persona a la que abraza cuando en plena madrugada se encuentra semidormido con su piel.

¿Por qué o para qué me escribiste? Por ahí por acá suena violento, no es la intención, sólo quiero saber. ¿Es para contarme que sos feliz pero te sabe a poco? No sé qué hacer con esa información. Repito: no estoy ortivándome, sólo que me gustaría entender un poco más. Si después de un año te emborrachás mientras me escribís un mail, sabiendo exactamente qué me estás diciendo, qué no, qué me estás insinuando y qué me puede confundir, bueno, te pido que me lo aclares a mí; porque a mí me confunde todo.

Puedo no tenerte, puedo sobrevivir a eso, lo que no puedo es volver a no saber si te tengo o no o cómo o cuándo o cuánto.

Me alegra que seas feliz, yo estoy en eso también.

Besos

*****

Perdoname, me junté con los pibes y después me emborraché solo en casa mirando animé, cualquiera. No sé ni qué escribí, no me des bola. Hacé como que nunca existió.

Beso, Mel.
Suerte con todo.
Bauti

*****

Ah, me dijiste cualquiera. Qué bueno porque yo también.
Al final sí volví con mi novio pero me daba vergüenza darte la razón.

Fue hace poco igual, estuve bastante tiempo sola, limpiando mi cabeza de vos, de nosotros, de lo otro.
Me dije que quería hacer las cosas bien esta vuelta, pero me escribiste y te mentí porque me agarró esa sensación que no tenía hace mucho de que las manos me empiecen a transpirar, el pecho se me desordene y quiera salir a correr con música muy alta.

Pero tranqui, ya fue, todo bien.
Besos,
Meli

*****

Qué bien que me viene este mensaje. Te felicito, me debés una cerveza.

Por un momento se me puso el mundo de cabeza y estuve a punto de abandonar mi vida como la conozco solo para correr a abrazarte, suerte que recibí la verdad a tiempo. Pensar que hay gente que reniega de la verdad, con lo que libera.

Después de escribirte el correo anterior me sentí un cobarde, un imbécil, un pobre tipo comiéndose los mocos ante un noviazgo decadente y una vida infeliz. Ahora pienso en lo pelotudo que hubiese sido si me la jugaba por vos. Mirá si le cortaba a Chiara. Hasta el nombre, que al principio me fascinaba, me molesta. Pero mirá si le cortaba. ¿Qué tenías para ofrecerme, un pase vip en Amantelandia? Conozco los juegos de memoria y ya no me divierten.

Lamento haber abierto la puerta una noche inconsciente porque ahora no puedo dejar de pensar en vos. Lo que más me duele es tu piel. Me duele tu piel en la mía.

Sé exactamente qué es que el pecho se te desordene porque no volví a vibrar desde tus besos.

Por qué es tan complicado para nosotros conjugar verbos comunes.
Por qué nuestro destino está manchado de terceros y desencuentros.
No son preguntas, solo pienso, poco importa.

Quiero seguir escribiendo pero no vale la pena. Además… nah, ya fue.

*****

Me pasó lo mismo hace dos días cuando recibí el tuyo. El abandono de lo propio, el correr a vos, todo eso.

Creo que ya ni siquiera nos podríamos hacer felices estando los dos solteros y sin mentirnos. La cagamos entre nosotros. Nos manejamos mal, o si querés hablo por mí: yo me manejé como el culo desde cero. Siempre con un tire y afloje entre irme, quedarme, quererte, no tanto, la verdad y el ocultar. Ya está, nos podemos querer desde lejos que parece menos nocivo.

Yo no soy infeliz pero me atormenta no sentir por él lo que siento por vos. Es eso, así de claro. Y sí, hubieses sido un pelotudo, porque yo no sirvo para esto evidentemente. No puedo cuidarte y me hace muy pero muy mal. Así que mejor que no cortaste. Me parece terrible saber cómo nos sentimos y no lograr que funcione algo que nos haga bien; a veces pienso que hasta preferiría herirnos pero estando al lado para por lo menos estar al lado tuyo.

No sé, pavadas.
Beso, bauti.
Ojalá te quieran mucho siempre.

*****

Así como me escribiste alguna vez: mil veces me imaginé contándote esto y yendo a tu casa a comerte la boca: corté.
No por vos, o sí, pero no “vos” con alevosía. Es por lo que me generabas que no pude replicar. Se siente o no se siente, es así, no hay conveniencia que valga. El cerebro sabe el doble que el corazón, pero la piel puede más que el cerebro.

Se lo veía venir, es triste. “¿Hay alguien más?” me preguntó. Sí, tu recuerdo, pero cómo explicárselo. Estoy hecho tiritas y se empiezan a desparramar con el viento. No sé cómo seguir.

También te pienso, mucho te pienso. Pero me visualizo encerrándome OTRA VEZ en lo mismo y me quiero cagar a trompadas. Es como si lo buscara, no sé. Podría aparecer de nuevo con una foto en el bar cerca de tu casa diciendo que hola, que si querés bajar a tomar un café, que si te interesa arruinar tu presente conmigo. No lo voy a hacer. Tu novio es elenco estable y yo hago participaciones especiales. Nunca fue negocio y ahora cuento con quererme.

Cómo me duele todo esto.

Estoy enamorado de vos. Intenté exiliarte de mi cabeza pero no pude hacer nada, te juro. Bueno, ahora estoy llorando. Pero es así: te amo. Qué le voy a hacer. Sos lo peor que podría pasarme y sin embargo lo que más feliz me haría. No hay lógica, es amor.

Antes de despedirme quería volver a decírtelo para que nunca camines de noche por la calle sintiéndote sola.

Sé que va a haber otras, lo sé. Sé que no sos la única capaz de deshacerme con una mirada, es paciencia. Y confianza. Y suerte. Y yo voy a tener todo eso y más.

Chau. Sos la más dulce, la más linda de todas.

*****

Mucho.
Te amo mucho.

No me quería ir sin decirlo.
Confío en que nos las vamos a rebuscar para ser felices en el desorden, en la disonancia entre lo que sentimos y lo que vivimos.
Pero te amo, y bue.

 

 


¡Felices 100 intercambios, lectores! Hicieron esto posible, los queremos mucho. Recuerden que las mejores historias del primer año están empaquetadas ACÁ.

Hilén & Bárbara

LEELO SOLA, NO ES UN CHISTE Y ES SOLO PARA VOS.

Hilu, tengo que escribirte porque no encuentro un segundo para hablarte a solas, de hecho en este momento te estoy viendo sacar una golosina de la máquina expendedora a cinco metros de mí en el hall del hotel, pero hay demasiada gente alrededor y no quiero seguir sumando leña al fuego.

Redacto esto como capitana sin sacarme la cinta de amiga. Nos conocemos hace muchos años, vos sabés lo que nos costó clasificar para este campeonato: lo que entrenamos, lo que lloramos, la cantidad de veces que nos corrió esa mezcla de sangre y transpiración por las piernas. Estamos en la categoría que siempre quisimos, nos comimos varios descensos doblados y hoy llegamos a nuestra meta. Es un gran momento en nuestras vidas.

Y aclaro que me alegra de todo corazón que Flor y vos hayan iniciado una relación, de novia es tu mejor estado. Ahora, yo me pregunto: ¿lo tenían que anunciar en el micro de ida? Vamos a estar solo cuatro días en Rosario, 96 horas. ¿No podían esperar 96 horas? Si lo mantuvieron en secreto un mes, ¿no se aguantaban un cachito más? Era respirar hondo y pasar el fin de semana.

El problema no es que sean compañeras, mientras rindan y no traigan conflictos de pareja al vestuario o a la cancha, por mí pueden cogerse entre todas que yo cero historia. Y en ese sentido no puedo decir nada: Flor está atajando como nunca y a vos no te la sacan ni con una orden judicial. Acá el problema es otro: Natalia. Cuando escuchó la “alegre” noticia, se le pusieron los ojos vidriosos y se encerró en el baño a llorar (baño de un micro de larga distancia, panorama más que desolador).

Ahora está súper pinchada y ya empezó a decir que le duele la cabeza, la excusa que usa cuando está triste, tengo miedo de que no quiera jugar el partido de mañana. ¡Es la goleadora! Hilén, ¡me lesionaste a la goleadora!

No me quiero poner en tu contra ni en la de Flor, para nada, al contrario. Tampoco voy a permitir que se armen bandos; necesito al equipo unido, concentrado y con la cabeza haciendo foco en la pelota. Pero actuaron de forma egoísta. Este campeonato era un sueño para todas y ahora es un gallinero, siento que está perdido y ni siquiera lo jugamos (NUNCA digas que la capitana dijo eso, este mensaje se autodestruirá).

Qué mal timing, la puta madre. Ya sé que pasaron ocho meses y debería haberte superado, pero bueno, no. Si Nati tuviera la misma fuerza para olvidarte que cuando patea, la historia sería otra. Pedí estar en la habitación con ella para tratar de inflarla un poco, vamos a ver qué puedo hacer. También le avisé a Manuel, va a pasar después de cenar.

Te escribo a vos pero a tu novia también la voy a agarrar por este tema, ambas son responsables. Eran 96 horas nomás.

Te adoro, amiga. Lo sabés. También me pone feliz la relación, quiero que vengan a cenar a casa cuando pase el temblor. Pero ahora me tiraste un muerto.

*****

Barbi no entiendo por qué me escribís si estamos a tres habitaciones de distancia, me hubiera gustado charlarlo cara a cara.

Te entiendo, creo que te entiendo al menos. Y sí, puede ser, el timing nos falló; pero necesito empezar a poner mi vida antes que el torneo y antes que el equipo.

Ibamos a tener que bancarnos varios días enteros de estar juntas y caretear y ya no damos más negra, de verdad te lo digo, pretender que no nos queremos nos está haciendo mal. Es una payasada ignorarnos. Y deberíamos dejar de subestimar a Natalia, ella es grande y va a estar bien. Casi un año pasó (y no es nada que no le hayas hecho vos hace años cuando de repente te pintaron los hombres, además).

No quiero pelear y tampoco quiero que esto sea un vaiven misantrópico sobre gente que en realidad queremos mucho, entre ellas vos y yo; así que contame cómo podemos hacer para que esto no crezca, ¿querés que hable con Nati? Lo único que pido que no me pidas es que me haga la que no estoy enamorada, eso no puedo. Voy a regular el azúcar, pero el amor no.

Me voy a dormir, mañana lo vemos. Es una noche importante, mañana un día más importante todavía; quiero tener la cabeza limpia. Yo también tengo que concentrarme en el partido, eh.

Beso.

*****

Hilula, te fui a buscar a tu habitación pero te habías ido con Maca a conocer el Monumento a la Bandera. Si llegás a leer esto a tiempo y pasás por un kiosco traeme un Chocodulce, cuando vuelvas te lo pago.

Che, no me pintaron de repente los hombres! Se cruzó Mauro en mi camino y me partió el cráneo. Pensé que era lesbiana, jajaja! Bah, era lo que todos me decían, yo nunca lo sentí del todo así pero asentía con la cabeza para no polemizar. Hay una necesidad casi vital de ponerles etiquetas a las personas, te tienen que encasillar para poder lidiar con lo “distinto”, para digerirlo mejor, porque lo distinto sin marco es un escándalo. Y después se sorprenden porque rompiste la etiqueta que ellos mismos te pusieron, es absurdo. Pareciera que es un pecado asumir que nada te define, una confusión pasajera, la prima de una crisis. Qué sé yo, todo muy retrógrado. Además lo que tenía con Nati era tan chiquito y carente de compromiso que no hubo heridos después del cimbronazo.

Claro que va a estar bien, eso no lo dudo. A la larga nos reponemos y el amor que sentíamos se trasforma en resiliencia. Cuesta, duele en el estómago, gotea en los ojos. Pero recién después del tornado uno entiende que el pasado, aunque todavía viva en algunos restos, ya no vale la pena.

Sí, por favor, hablá con ella. No es necesario que la trates como si fuera de cristal, solo hacele saber que todavía la querés. Desde otro lugar, con otra forma; pero que no es una más del equipo. Creo que lo que la tumba es eso, pensarse insignificante para vos. Fijate, manejalo y avisame.

Hoy ganamos gracias al golazo que metí, modestia aparte. Pero esto recién empieza y todavía tenemos cuatro partidos por delante, no podemos contar con que a mí se me alineen los patos que tengo en la cabeza. Y con la goleadora mareada adentro de la cancha, necesito mucho de todas.

Nos vemos en la cena, migamía.

*****

Tengo un problema y necesito que me ayudes. Hablé con Nati, terminamos dándonos un beso, y fue largo. No fue un beso tuqui y cuando procesé la información le corrí la cara. No, fue como de a dos. Te juro que no quería, pero se empezó a desmoronar adelante mío y decía cosas como que yo tenía razón en no querer estar con ella porque ni ella quería estar con ella, que era una persona tan insegura y tan pendiente de todo que era imposible de querer. Me pidió perdón por hacerle perder el tiempo el año pasado. Estaba tan hecha mierda que necesité darle más amor del que había en lo que le estaba diciendo. Te juro que intenté contenerla, la abrazaba pero nada funcionó y no sé, me salió, ni lo pensé. Y ahora está como toda ilusionada con nosotras, con un ‘nosotras’ que no existe y que yo no pretendo porque estoy bien con Flor. No es que se volvió loca y piensa que volvimos, pero se separaron los labios y le cambió la cara, se le iluminaron los ojos. Ahí yo le dije perdón y me dijo no, me gustó que hicieras eso. Quedó todo medio raro y le dije que era un error, que yo la quiero muchísimo pero no para empezar de nuevo la historia con ella. No sé, terminó todo entre tenso e incómodo. Me fui porque tenía que ducharme para la cena pero no creo haber solucionado mucho o nada.

¿Me ayudás? Perdón, no quise embarrarla, te juro que fui clara con ella pero estaba partida en mil.

*****

Hilén, ¿vos para qué equipo estás jugando? ¿DEFENSORES DE GERLI? Mamita querida, nos trajimos al demonio de Tasmania! Jajajaja! Quedate tranquila, yo me encargo. Vos descansá y concentrate.

*****

Ay Hile recién volvimos de la guardia, dos horas tardaron en atenderla. Encima le tocó un médico de nuestra edad, pobre Romi, se puso bordó de la vergüenza. Por suerte le pudo sacar la copita menstrual con la mano y rápido, estaba atascada pero no como para tener que pasar por un quirófano. Lo que transpiré mientras la esperaba, ni en la cancha se me caen las gotas de esa manera.

Cuando llegué me fui a ver a Cami, no para de llorar por el esguince, no se quería perder la final pero con el tobillo así no puede ni correr. Le prometí que me bañaba y volvía para jugar a las cartas, pero antes me hice un tiempito para el quilombo número cincuenta mil. Qué viaje, por favor. Voy a necesitar vacaciones después de esto.

Como habrás visto en estos últimos dos días, Nati está más repuesta, bastante mejor. Tuvimos varias charlas, trato de no despegarme de ella. Todavía está enamorada de vos como el primer día, te menciona y se le dibuja una sonrisa, te rompe el corazón escucharla (entiendo por qué la besaste, bardo aparte). Igual sabe que ustedes no van a volver, creo que necesitaba una caricia después de tantos meses de separadas en los que compartieron tanto y a la vez tan poco. Esto se cura con el tiempo, como todo. Por las dudas mantenete alejada y no me revoluciones más el gallinero 😉

Encima y como si lo anterior fuera poco, mientras subía la escalera me crucé con Pilar (¿te acordás? La preparadora física de Banfield con la que anduve en el torneo pasado) no sabés LO BUENA que se puso, está mil puntos. La saludé así nomás y salí corriendo, ME ESCAPÉ DE ELLA para no tentarme, trastabillé contra un escalón, me caí, me preguntó: “¿estás bien?” y fue todo muy terrible. Quedé como una boluda. Ya fue.

En fin, tratá de descansar y poner la cabeza en remojo. Eso lo escribí para mí. Mañana jugamos la final y, si todo sale como hasta ahora, volvemos con la copa abajo del brazo. Es la recta decisiva, plata o mierda.

Estoy muy orgullosa de vos, tu progreso fue el más notorio del equipo y me encanta que te llenen de halagos porque los merecés. Como capitana te digo: “¡Vamos, Hile! Seguí así que vas a llegar lejos”, como amiga te digo: “Siempre supe que podías, incluso cuando vos no lo creías.”

Me voy a jugar al truco con la maldita lisiada, te cruzo por ahí. Voy en ascensor aunque sea un piso, por las dudas.

*****

Me causa mucha gracia este vaivén de mails como si vos estuvieras en China y yo en Buenojaire. Mirá, por lo que vi en la charla de equipo de ayer, ya está todo masomenos solucionado, al menos encaminado. Yo me mostré con Flor como veníamos, sin problemas, y Nati no parecía destruida o destruyéndose en el momento. No sé si vamos a ganar la Copa, con todo lo que pasó en tres malditos días me olvidé de cuándo me importa esto.

Lo único que necesito es dejar de perseguirme con que Flor se entere del beso. De repente todo se volvió una novela de secretos y me parece una mierda, porque yo siempre fui higiénica con mis novias y mis ex, siempre me manejé con la honestidad y calma, tratando de romper lo menos posible. Pensé, de hecho, en contarle a Flor cómo se dieron las cosas. Pero tengo tanto miedo de herirla y que me deje que creo que prefiero aguantarme la paranoia. Voy a darme unos días para pensar cuando volvamos. Te pido que por favor vos no le digas nada, quiero que sea entre ella y yo esto.

Qué simpático tu reencuentro, te merecés más episodios de sonrisas vergonzosas. Ojalá los tengas. Sos una gran amiga. Te cargaste todo esto al hombro en plena pelea por la copa. Nosotras ya ganamos (?)

Te quiero barbi, me choco los cinco por ser tu amiga.

*****

No! No le digas! La sinceridad está sobrevalorada. Ya fue, ya está, más quilombo al pedo. El pasado hay que enterrarlo para que florezca algo mejor. Yo soy una tumba y lo sabés. En una hora llegamos, apenas pise casa te llamo así hablamos como corresponde.

Ahora disculpame pero me tengo que ir a tomar YAMPAIN DE LA COPA CON LA CINTA DE GOLEADORAAA. DAAALLLEEE CAMPEÓNNNN, DAAALLLEEE CAMPEÓNNNN!!!

Subí así nos sacamos unas fotos, me vine para el asiento 42.

 

 


Hicimos un libro con lo mejor del primer año y lo podés tener en tus manos, aroma a nuevo incluido. Se consigue ACÁ.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén