No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Melisa & Bautista

Hola, no sé en qué andarás vos porque te dejé de seguir en todos lados hace un tiempo, y no stalkeo porque para qué tanta mala sangre. Verte feliz con otra chica, verte feliz con otra gente, verte feliz sin mí y yo acá colgada como un par de zapatillas en el cableado de un barrio metido para adentro. Eso soy, un barrio más bien oscuro al que te aconsejan que no vayas. Estoy impresentable emocionalmente. Eso no tiene que ver con vos pero te lo cuento igual.

¿Sabés la cantidad de chicos a los que te parecés? Cada tres cuadras pienso que te cruzo. Una mini taquicardía y los desconocidos y yo seguimos cada uno nuestro curso. Pero ta, sobrevivo, y como sobrevivo puedo mandarte un mail. Esa última frase se siente como los hoteles que tienen un ala vieja y un ala moderna a propósito, ¿ubicás? Para nada importante, igual. Te escribo por algo más que para presentarte este panorama horrible de cómo pienso de más todo el tiempo desde que dejamos de hablar. No sé en qué andarás, como te dije, ni si esto te va a dar lo mismo o caer como el culo, pero siempre me imaginé que cuando finalmente pasara iba a escribirte. Mil veces me imaginé contándote esto y yendo a tu casa a comerte la boca: corté.

Si querés y podés vernos, a mí me gustaría. Si estás en otra, en la tuya, con quilombos, con laburo, cazando vampiros o evitando la tercera guerra mundial, todo bien. Pero te lo quería decir.

Besos,
Melisa

*****

Melisa,
Hola. No sé muy bien qué escribir. Creo que no te entendí. Describís un panorama tristísimo de felicidades ajenas y zapatillas abandonadas, después aclarás que no tiene que ver conmigo pero das a entender que me extrañás y el remate de la separación es el giro abrupto que me deja haciéndole mil preguntas a la pantalla.

Acá escribí un párrafo comparándote con una película de David Lynch. Después lo borré porque me pareció medio estúpido y fuera de tono, pero la idea insiste así que la voy a exteriorizar: sos como una película de Lynch, rara, entre confusa e incoherente. La idea no es entenderte sino disfrutar de lo que mostrás y enganchar lo que se pueda. Siempre tuve esa sensación y nunca te lo dije; aprovecho la ocasión desde la impunidad que me brinda ya no amarte, ya no quererte, ya no cogerte.

¿Estás triste porque me extrañás o porque te separaste de tu (ahora) ex novio? No son preguntas, solo pienso, poco importa. Nada es absoluto y la cabeza es una licuadora. Creo que tampoco tengo muchas ganas de entender.

Hay una canción de Daddy Yankee que dice: “las que juegan se quedan solas”, cada tanto la pongo y canto a los gritos esa frase. Pequeños, pequeñísimos lujos que da el despecho. Igual, y para qué mentir, el despecho del tercero en discordia tiene gusto a poco. No me gusta. No me gusta el gusto a poco. La ruptura de una relación ilegítima no se puede llorar con angustia y yo soy más novelero. Además mis amigos me decían: “mejor”. Más allá del daño, es terrible separarte de alguien y que todos lo tomen para bien. Es como si celebraran tu tristeza. Me sentí medio pelotudo.

Te ayudo a stalkearme: estoy saliendo con una Chiara hace más o menos dos meses. Chiara se llama. Me encanta ella y ese nombre excéntrico que se mezcla con su simpleza. Me gusta de verdad, hago cosas para gustarle. Así me di cuenta, porque empecé a gastar plata en mí. Fui a una peluquería. Me compré remeras sin onomatopeyas de superhéroes. Me lavo los dientes cuatro veces por día. Tomo gaseosa light.
Es más linda. Usa saquitos blancos. Es como fina pero cálida. Y simple. Y soltera, detalle no menor dado mi historial reciente.

Creo que la respuesta es obvia, no quiero verte. Grandes noticias: nadie se muere de ganas de ver. Ya lo sabías, yo lo aprendí.

Beso, Mel.
Suerte con todo.

Bauti

(David Lynch y Daddy Yankee en un mismo mail, en algún lugar del mundo debe haber habido un tsunami.)

*****

Supongo que me lo vi venir. No sé si lo merezco, no quiero preguntármelo, pero lo vi venir. Como esto no va más, entonces, te lo digo: me parece super injusto todo. El año pasado me inflaste la cabeza sin parar. Día por medio hablábamos, que te quiero ver, que me encantaría estar con vos, que si no estás con tu novio almorcemos, que ¿podés hablar ahora?, y así mil cosas más. Entiendo que yo puse mis frenos porque estaba en pareja, y vos los entendiste. ¿Sabés por qué? Porque muy a tu pesar no sos un mal pibe. Sos bueno, por más juegos y pantallas que nos montes al resto. Y porque vos conmigo hubieras hecho lo mismo. De hecho es lo que estás haciendo. Lo que quiero saber es si es porque esta rosca no da para más o porque ya no te pasan cosas conmigo. Me sos sincero con eso y yo me autoexilio de tu vida.

No sé si terminaste dolido o con bronca o qué. Lo digo por el nivel de detalle de tu nueva relación. Me podrías haber dicho que estabas viéndote con alguien y ya. Yo siempre te respeté en ese sentido, en no nombrarlo, en lo que subía o dejaba de subir. Somos muy distintos vos y yo. Creo que una vez te lo dije, sos irrespetuoso con el sufrimiento. Un poco lo envidio.

Te extraño, extraño a mi ex, extraño el amor. Lo que no extraño es el mambo. Gustar de vos es una mierda. Posta. La paso mal. Y eso que yo vivo, me nutro prácticamente de gustar de un chico. Pero de todas estas cosas, sobre todo que te extraño. Miro las fotos que nos mandamos como si fueran de nuestros viajes juntos y en realidad son comidas, cosas que se rompieron en tu casa o en la mía y citas de libros. Nos hicimos reír, ¿no? ¿Nos quisimos o flashié?

Yo también tengo un millón de preguntas para hacer. No sé si a vos o a quién o a qué.

Seguro tus amigos tengan razón.

*****

Sin injusticias no habría superhéroes. No digo que yo sea uno, cinco remeras con onomatopeyas no me hacen poderoso. Acá había escrito una frase en la que me burlaba de mi falta de estilo para vestirme pero la borré. Estoy tratando de quererme un poco.

El año pasado, desde que te conocí hasta que decidimos dejar de vernos, estuvimos casi seis (repletos de intermitencias e ideas y vueltas, pero seis al fin) meses compartiendo lo mejor y lo peor de lo que somos. Diciembre y nuestra ruptura fueron un infierno del que no me voy a olvidar nunca, pasé las peores fiestas de mi vida. El dolor me picaba en la piel, me agitaba de solo pensarte.

Este año lo empecé en cualquiera, pero en cualquiera literal. Amanecí borracho y con una vieja echándome a escobazos del frente de su casa casi todas las madrugadas de domingo. Para febrero conocí a Marina, una tipa casada y con una hija. Nos veíamos cuando el marido estaba trabajando y la piba en inglés, o cuando decía que iba al gimnasio. Dos meses repitiendo la historia y perfeccionando mi rol de amante. Una mierda, no te vayas a creer.

En abril toqué un fondo peligroso y pensé: “¿Por qué me sigo haciendo esto? ¿Acaso no merezco a una persona entera?” y largué a la casada. Pareciera que el que la juega de tercero se lleva la mejor parte pero no, eso es una trampa. Estar a la sombra del que tiene el título oficial te va carcomiendo la autoestima de a poco, sin que lo notes. Vos creés que tenés todo bajo control pero en realidad te estás engañando, agarras las migajas que te tiran para retenerte como si te merecieras solo una parte de lo que una persona puede darte. Ni hablar si te enamorás. Porque sexo, todavía. Pero enamorarte de alguien que está en pareja es comprar una mochila de sufrimiento. Es colocarte en un lugar demasiado chico y prescindible. Es firmar un contrato con un anonimato indigno, porque alguien que te dice que te ama pero no te blanquea te propone un anonimato indigno.

Para mayo decidí empezar a quererme. A los pocos días conocí a Chiara. Ninguna casualidad: la conocí solo y porque empecé a quererme. Lo bueno es que me convertí en un experto en cuidarme. Ya no quiero dar poco en un terreno dividido. Quiero querer sin límites y quiero a una persona que no los tenga.

Este julio helado y tus pies busca-calor serían un matrimonio hermoso, como lo fueron hace un año. Te quise, claro. Te amé, te lo dije. Pero ahora me amo a mí más que a vos y solo puedo pensarte como alguien que, en definitiva, no se la jugó por mí.

Recién releí todo lo que escribí y pensé: “soy una minitah”, pero estoy aprendiendo y tratando de ser feminista, así que no hay nada de lo que tenga que avergonzarme.

Ah, y soy irrespetuoso con tu sufrimiento porque vos fuiste irrespetuosa con el amor que te tenía.

Te podría haber dicho que estaba viéndome con alguien y ya, pero si me extiendo en la historia es porque quiero dejar algo en claro: cambié. No solo tengo compañía, no soy el mismo.

Vas a volver con tu novio, vas a ver. Te apuesto una cerveza que no vamos a materializar pero tomaré en tu honor.

Beso, Mel.
Suerte con todo.

Bauti

*****

Dije que eras más irrespetuoso con el sufrimiento, no con el mío puntualmente. Y yo no fui irrespetuosa con tu amor. Y no creo que me hayas amado, creo que te gusta creer que me amaste porque te gusta creerte capaz de amar. Ahora, con todo este cambio, por ahí estás más cómodo con todo lo que tiene que ver con mostrarte vulnerable. Me parece genial. Ah, y los vaivenes de esos seis meses también fueron por cosas de los dos. Vos piraste dos semanas y no me hablaste, ¿te acordás? Y de repente apareciste con una foto en el bar cerca de mi casa diciendo que hola, que si quería bajar a tomar un café. Bajé, cómo no iba a bajar con las ganas de alguna forma de vos que tenía.

Yo te quise y te quiero un montón. Pienso en vos más de lo que me gustaría. Pero no me banco todo esto de vuelta creo. Ya sé que no está sobre la mesa igual.

Ta, mejor cerremos acá.
Quisiera que te hicieras cargo de todo lo que pasó y no sólo me tiraras toda la mierda a mí.

Pero ta.

Que seas feliz, posta.

Beso.

*****

Me RE hago cargo de todo lo que pasó, al punto que me abrazo a ese recuerdo para no volver a caer en lo mismo.

Seguir adelante también es parte de hacerse cargo.

Beso, Mel.
Suerte con todo.

Bauti

 


El jueves es el día del amigo y, en vez de escribirle una cartita, podés regalarle 29 🙂 ACÁ.

Anterior

Dolores & Margarita

Siguiente

Francisca & Sara

11 Comentarios

  1. Guido

    Qué paja poder reconocerse a uno mismo en esto. Ojalá y nunca más vuelva a ser el tercero.
    Bellamente real, chicas, como siempre.

  2. Una seguidora más

    Nos hicimos reír, ¿no? ¿Nos quisimos o flashié?

    Eterna pregunta y ojalá todos tuviésemos los huevos de hacerla.
    Me gustó mucho; vi realidad, despecho y Daddy yankee!! Por cierto, que temón (yo también grito esa parte).

    El regalo del día del amigo este año me lo hago a mi, me parece.

    Saludos enormes!

  3. Agustina

    Una vez más, me encantó. Son lo más lindo que no tengo. Hoy y siempre aguante nomeolvidedevos.
    ‘Gustar de vos es una mierda. Posta. La paso mal. Y eso que yo vivo, me nutro prácticamente de gustar de un chico.’ ♥️

  4. Macarena

    ‘Estar a la sombra del que tiene el título oficial te va carcomiendo la autoestima de a poco, sin que lo notes.’
    Increíble. Las leo hace mil y nunca comento (como a muchos/as les pasa porque leo los comentarios), pero esto fue directo en el blanco.
    Qué bueno poder reconocerse en Bauti.
    Gracias por poner en palabras estas cuestiones !.
    Sigan así. ♥

  5. Ana Agustina

    Cuanta hermosa y cruel realidad en éste intercambio. No hacen más que hacerme sentir alguna cara de la moneda, siempre.
    Las amo 💙

  6. Cata

    Me reconocí tanto. Y me reconocí en ambos personajes.
    Lo reconocí tanto. Y lo reconocí en ambos personajes.

    Tremendo.

    Gracias chicas!

  7. Ani

    “Pienso en vos más de lo que me gustaría”.

  8. Sofía

    Sinceramente no existe palabra en este planeta (en este universo) que me ayude a expresar la admiración que me generan ustedes. Siempre tan exactas en cada palabra. Amo sus encuentros, gracias por ayudarnos a seguir creyendo en la amor. Tienen el don de volarme la cabeza cada Martes!.

  9. Mariana

    Me vi siendo Bauti hace un tiempo atrás pero sin la oportunidad de decir las mismas cosas al final. Por suerte también conocí a una (un) Chiara que me enseñó a que se me puede querer entera, que me lo merezco. Y Melisa seguro que es una forra de mierAY, TRAÍA SUS MAMBOS ACÁ. Mejor no, besos chicas. Me encanta lo que hacen

  10. No entiendo la motivación de Melisa. Que Bautista abandone a Chiara, con la cual dice ser feliz, para volver con ella. Y luego no le gusta las respuesta. No le quedaba otra que resignarse.
    Bien desarrollados los personajes.
    Abrazos.

  11. Clara

    Chicas, espero que esto no las ofenda. Estuve pensando que capaz estaría bueno que también hagan intercambios de dos mujeres o dos hombres, digo para cambiar un poco. Me encanta lo que hacen pero veo que últimamente siempre son intercambios entre mujer y hombre. Es sólo una sugerencia, creo que sería lindo leer algo diferente. Amo leerlas cada martes, son increíbles. ✨♥️

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén