No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: Diciembre 2016

Valentín & Pamela

-Valentín: Pame
-Valentín: Estás?

-Pamela: qué pasa Valentín

-Valentín: Ya sé que me pediste un tiempo y esto es violarlo, pero no puedo no hablar con vos por semanas, es insólito, no entiendo qué mierda es un tiempo.

-Pamela: un tiempo es cuando me dejás pensar tranquila en qué es lo que quiero para mi vida y vos te concentrás en solucionar todos los problemas que tenés.

-Valentín: Pero yo puedo intentar solucionar mis problemas con vos al lado. De hecho, es la única forma en la que puedo. Desde que no nos vemos estoy en piloto automático en el laburo y no paro de mandarme mocos. No sé, o no puedo, pensar en otra cosa que no sea que quiero estar con vos, POR LO MENOS HABLAR CON VOS.

-Pamela: ahora la que carga con la responsabilidad de la lejanía soy yo, ¿no? ¿Es mi culpa todo esto? Mirá, anoche tuve una fiesta y la pasé increíble, es sábado a la mañana, no quiero que me arruines ni el recuerdo de anoche ni el fin de semana que recién arranca.

-Valentín: No te estoy echando la culpa de esto, y entiendo que quizá tenemos métodos distintos para lidiar con la distancia, pero todo lo que hacés; mejor dicho lo que no hacés, me hace sentir mal. No quiero arruinarte el fin de semana. No quiero arruinarte nada. Sólo extraño que me quieras.

-Pamela: siempre hacés lo mismo. Esta vez me cansé, de verdad. Este juego de hacerte el pobrecito que tantas veces me hizo caer, ahora me repugna. No me agarrás de nuevo, por fin abrí los ojos. Un año entero me costó, pero lo hice. Si no me dejás respirar en paz, te voy a bloquear.

-Valentín: Y entonces para qué me pedís un tiempo, pelotuda? Por qué no te la bancás y me cortás y me decís todo esto en la cara, eh? No podés? Un año entero yendo y viniendo con tus bajones, tus noches de llorar sin razón, tus irte a las 4 de la mañana. Y vos sos la que te cansaste? Imaginate lo mucho que me gustás que quiero estar con vos a pesar de todo eso. Por eso te busco, por eso te “invado”; porque si no me querés más necesito saberlo.
-Valentín: Además es una ventana de chat, no me trepé por tu balcón, no hace falta que te pongas toda restrictiva.

-Pamela: hasta ayer estaba dispuesta a darte una segunda oportunidad, bah, una tercera, cuarta o quinta. Y estuve a punto de escribirte a la tardecita pero pensé en que mejor no, que era preferible esperar unas horas, que convenía dejar pasar el fin de semana. Mi instinto fue tan preciso que hoy me siento orgullosa de no mandarme de nuevo. Anoche en la fiesta me enteré de lo que hiciste con Sabrina, y no me vas a poder decir que estoy fabulando, que me mintieron, que nos quieren hacer daño: ME LO CONTÓ ELLA MISMA. Ya me cagaste tantas veces que ni me duele, pero son los cuernos que rebalsaron el vaso. Hasta acá llegué, Valentín. Suerte en tu vida.

-Pamela Laborda te ha bloqueado. Ya no puedes enviar mensajes a este usuario.-

-Valentín: Pame, si es necesario yo te voy a escribir por todos lados. Por cielo y tierra. Las paredes cerca de tu casa también las voy a escribir. Quiero, no, necesito que sepas cuánto te amo, la falta que me hacés. No voy a tropezar con piedras del pasado. Lo de Sabrina es verdad, pero no sé cómo te lo contó ella. La zorra me estuvo mandando mensajes y fotos por casi un mes. Sabés cómo soy, hay cosas que me

-Pamela: cortala, no me importa cómo sos, ni lo que hacés, ni NADA. Dejame tranquila. Estaba tan caliente con vos y con tanta ira acumulada que me agarré a Jorgito de sistemas. De hecho lo tengo durmiendo ahora en la cama. No te puedo atender, me entenderás. Andá a llorar a la iglesia, mi vida.

-Valentín: Ya no me querés ni un poco? Vos te acordás de cómo gritabas cuando te cogía? Te acordás de las veces que me pediste que te fuera a buscar a tu casa porque no querías estar sola? Te acordás? Ya no me querés vos?

-Pamela: si te querés coger a medio mundo, ¿por qué no te cogés a medio mundo? Digo, para qué vas a tener una relación si tenés ganas de chuparle la concha a todo Palermo y alrededores. No entiendo, es como si quisieras arrastrarme en tu camino de mierda a mí, como si estuviera atada al guardabarro de tus decisiones y me pasearas por donde querés.

-Valentín: Vos elegiste todo esto, pendeja. Yo nunca te forcé a nada. No me hagas responsable a mí por no terminar de definir si querés estar sola o no, si sos independiente o no, si sabés nadar o no. Por más de que tengas las tetitas firmes estás grande. Vos viniste a mí, eh. Yo estaba tranquilo laburando en un stand de mierda para una empresa que me paga con su vuelto y te acercaste vos solita. Por qué carajo me enamoraste si de repente ahora querés hacer la tuya? Sos muy mala persona flaca.

-Pamela: es una lástima que el día esté tan lindo y vos seas tan pelotudo. Miralo al forro, hablando de amor, haciéndose el enamorado.
-Pamela: y te aclaro que yo sé exactamente lo que quiero. Quiero un hombre que me cuide, que me respete, que me haga sentir única. Que yo no necesite hacer terapia o bajar de peso para sentirme maravillosa. Al lado tuyo solo tengo inseguridad y restos de la energía que te queda después de gastarla con otras.

-Valentín: “un tiempo es cuando me dejás pensar tranquila en qué es lo que quiero para mi vida y vos te concentrás en solucionar todos los problemas que tenés.” Ves que sos una pelotuda? Sabés lo que querés o no? Por qué no te animás a responder si ya no me amás? Cómo les gusta ahora boquear, sentirse “empoderadas”. Qué palabra de mierda. A vos no te queda ese papel, Pame. Vos estás mucho más allá de toda esta gilada de moda. Sos una piba inteligente, que no te la hagan caber con palabras grandes pero ideas chicas.
-Valentín: Ojalá seas muy feliz, te lo deseo de corazón. Al hombre que buscás no creo que le gustes con esas piernas maceta que tenés, pero suerte en la búsqueda. Y cuando quieras volver, ya sabés mi número y dónde vivo.
-Valentín: Y lo mismo yo de vos.

-Pamela: hace un mes hubiera creído que tenés razón, que no soy así, que hacerme valer me queda grande. Hoy, mi estimado Valentín, te leo las manipulaciones antes de que termines de redactarlas y no compro el pescado podrido que tratás de venderme como “personalidad”.
-Pamela: Acabo de descubrir que soy inmune a tu discurso. Que ya no te leo como a un Dios sino como a una vieja loca que grita cuando nadie la escucha. Me fagocitaste la identidad y la voy a recuperar, volarán cabezas; pero que retomo mi vida, de eso no tengo dudas.
-Pamela: qué hermoso cuando a medida que leés te vas convenciendo de lo que se dice, pero el discurso lo escribiste vos y no otra persona.

-Valentín: Y no, qué vas a saber vos de lo que escribe otra persona si no agarrás un libro desde tercer grado.
-Valentín: Retomá tu vida tranquila. Necesitaste toda una hora y mil líneas escritas a mí, el que supuestamente te hizo tanto mal, para sentirte valiosa. Ojo que todo lo rota que estás no es mío flaca eh, no, vos venías chota de antes, tanto llanto no sé si será de tu papito o de algún boludo que no te quiso tanto como yo. Tené eso presente siempre. Que nadie te va a querer tanto como yo. Que sos la mujer de mi vida y estás eligiendo cerrar esa puerta. Todo el derecho tenés eh, pero no vuelvas. Ni se te ocurra llamarme borracha, es más, borrá mi número por favor, olvidate de mi timbre. Ya no quiero que quieras volver. Ahora el que se da cuenta de que no da dos mangos por el otro soy yo. No valés el sacrificio, Pamela. Estás demasiado trastornada y hacerse cargo AY QUÉ PAJA POR DIOS.
-Valentín: Te quise mucho, tanto. Todo te quise. Ahora se va a ir esfumando y ese amor no vuelve más. No lo vas a encontrar ni en mí ni en nadie. Aprendé a aguantar el llanto sola. O es que las mujeres sólo pueden llorar en silencio si no tienen un teléfono cerca?

-Pamela: yo te amé, Valentín. Te amé como a nadie. Pero mis piernas de maceta ahora me hacen correr en otra dirección, una lástima para este amor sincero entre un infiel y una piba sin coraje.

-Valentín: Perdón por lo de las piernas. No son gordas. Me hiciste calentar y me fui de boca. Vos también. No nos digamos estas cosas.

-Pamela: si no te hago calentar yo, te hace calentar otra, la cosa es que siempre terminás agrediéndome o con tu pija en una boca.
-Pamela: se está despertando Jorgito y te voy a bloquear de todos lados. Ya podés anunciar en las fiestas que estás soltero, capaz que tu prima se prende de nuevo. ¿Algo más para despedirte? ¿Que tengo espalda de toro? ¿Que mi olor a chivo te saca las ganas de abrazarme?

-Valentín: Cuidate el culo, Pamelinda. Que hay mucho forro dando vueltas por la calle. Que seas muy pero muy pero la más inmensamente de todas la más infinitamente feliz. De corazón. Hasta acá tu tiempo. Besos flaquita.

-Valentín Espeche te ha bloqueado-

-Pamela: amiga, ¿estás por ahí? Acabo de cortar definitivamente con Valentín, ¿puedo ir a tu casa? O venite que estoy sola.

-Lara: Eyyy qué pasó? Tan temprano cortaron? Qué raro un sábado a la mañana boluda. Obvio, venite, acabo de poner el agua.

-Pamela: dale, ahi voy amiga.

-Lara: Me está llamando Valentín. No atiendo, no?

-Pamela: no, porfa. Ya salgo.

-Lara: Esperá Pame, te voy a buscar un toque con la moto. No vengas sola. Me llama sin parar este pibe, no sé qué pasó pero no salgas te aviso para que bajes.

-Pamela: ok, dale. Me quedo con el celu al lado, vení rápidooo 🙁

-Lara: Saliendo. Armate un bolsito.

-Pamela: en eso estoy!

*****

– Rocío: qué onda essssooo! Cómo vaaaa? es sábadoooo, nos vemos Valennnn? 😉 😉 😉

-Valentín: qué haceeeeees ro!? De una, pero estoy para algo tranqui, hay un restorán por Palermo con las luces bajas, pedimos un vino, estás para esa?

– Rocío: ajajajajajajajajajajajaja! Ay miralo al seriooooooo ajajajajaja! dale sí de una, me escribís a la nochecita y arreglamos? ahora entro a spinning a fortalecer la colita 😉 jajajaja!

-Valentín: Mirá que sos wacha eh. Dale, te llamo a la noche. Tengo que pasar un minuto a buscar algo antes, por eso quizá me demore un cachito. Pero termino y te llamo linda.

– Rocío: te espero linnnnnndddoooooo besososs muchos y en múltiples zonas jajajajajaajaja

Clemente & Lautaro

Gracias, campeón. Pasa que en el laburo si me ven con el celu se ponen la gorra y en la compu solo puedo ver el puto mail de la empresa y alguna que otra página pedorra.

El sábado en el asado me sentí como el orto, se me notaba pero te juro que no sé qué más hacer porque estoy en una complicada y escuchar al chino y sus diez polvos me hizo mierda.

Con Cele no estamos cogiendo. Te lo cuento pero por favor no abras la boca, que no se te escape porque me da vergüenza y vos sos mucho más mi amigo que todo el resto. Ponele que pasa una vez por mes, con toda la furia. Algunas veces fueron hasta dos meses sin tocarnos un pelo. Yo estoy desesperado y ella no quiere. Y en este caso, si insistís es peor. Me dice que el sexo no le importa, que podría tener una relación sin coger, que es algo secundario. ME ESTOY VOLVIENDO LOCO.

No es que quiera basar el noviazgo en un cálculo de garches, pero tampoco creo que sea algo para el descarte.
Soñé que me cogía a todas mis compañeras de acá, me mato a pajas, empecé el gimnasio, me conozco las páginas porno de memoria. Estoy dándome con la homeopatía que encuentro para sacarme las ganas de coger. Spoiler: no funciona.

Es una piba tan buena que no quiero tirar a la mierda los últimos cinco años, en todo lo demás vamos genial, pero ahí es cuando los goles son en contra.
Al principio no era así, hubo un momento en el que se le murieron las ganas y no pude hacer nada. Hasta le pregunté si era por mí que ya no la calentaba, pero me dice que no se siente sexual en general. Ni conmigo ni con nadie. No sé.
Pensé en cagarla pero no creo que sea una solución a largo plazo.

Encima el chino contando que acabó tanto que se le secó la pija y a lo último ya no tenía leche, qué hijo de puta. Ni el auto le envidié tanto como esa anécdota.

Me siento en el mar haciendo señas para que alguien me saque.

Clemente.

*****

Querido, qué mala mano te tocó.

No sé bien qué decirte porque nunca estuve en una así y hace rato que no tengo pareja estable. Lo que rescato en muy (MUY) modesta medida es que la mina no hizo del tema un tabú. Digo, puede hablarlo y decirte que no tiene ganas. Estoy a favor de que no coja de favor. Eso sería peor. Onda me saco el tema de encima. Si no es así, si la molestia no se volvió un trámite con el que cumplen sólo por el cagazo a abandonar, no todo está perdido.

¿Vos sólo le consultaste qué onda o le expresaste genuina necesidad? Digo, ¿sabe que te está haciendo falta?

Si no pasó nada concreto en el medio que la secara es muy difícil que de repente la falta de ganas sea constante. Capaz te estás recortando mal y te quedó la pija rara a la vista. O estás juntando olor por el verano. ¿Te lavás bien vos?

¿Por qué no proponés para el próximo finde largo una escapada? No sé por qué hay una certeza/presión que indica que de viaje se coge.

No sé negro, vos la querés a la mina. El amor es más fuerte y todo eso, qué sé yo.

Al chino no le hagas caso. Ni Papá Noel que vive de chimenea en chinenea tiene que esquivar tanto humo como nosotros cuando habla el chino.

Llamame a la noche si estás bajoneado.
Laucha.

*****

Recontra sabe que me está haciendo falta coger más seguido, se lo dije de todas las maneras que existen, desde explicándole lo que siento hasta gritándole como un orangután con la pija parada. Y estoy SEGURO de que lo que la motiva a coger las pocas veces que tiene ganas es el miedo a que la deje, es como pagar el precio de una relación en polvos mensuales. No le sirve a nadie.

Además boludo, y esto es lo más increíble, tengo tanta energía (leche) acumulada que en el gimnasio me estoy matando, no sabés el lomazo que estoy pegando. Las minas me miran como loco, o sea estoy a punto caramelo. Y todo para mandarme mano en soledad mirando a Candy Perley petear a un negro.

Ya no da para más. Te juro que me despierto y no tengo ganas de nada. Le voy a decir que así no puedo seguir. Soy un forro pero tampoco me quiero amargar la vida por esto. No da lo mismo tener o no tener sexo. Y si no te encontrás ahí, es una cagada. Ninguna relación tiene chances de vivir.

No le quiero preguntar nada más, si hay algo que le pasa y no me lo cuenta, es un mambo de ella. Dejé de cargar mochilas que no son mías en el colegio primario.

Me ofrecí a acompañarla a una ginecóloga, le dije de hacer un trío (capaz es lesbiana, no sé), me empecé a cuidar para que me vea más lindo… nada quiere, nada le gusta, nada la despierta. Y bueno, ella se lo pierde.

Esta noche le encuentro un cierre a esto, ¿consejos?

*****

Clemen, te pido perdón por todo esto que te voy a decir. Posta se me cae la cara de vergüenza y además ya sé que no voy a lograr nada.

Soy gay. Estoy hasta la médula con vos hace como tres años. El primero me lo pasé jugándola de brother para acercarme. Mejor dicho para acercarte, yo ya estaba ahí pegado aun cuando pensaba que mejor irse, que al pedo, que incluso estaba mal. El segundo me hice el macho latino y salí con veintipucho minas. No me cogí a ninguna. A cinco les terminé contando de vos. Con dos se me cayó una lágrima. Este año tiré la toalla y creía que me había autoconvencido de que teníamos una amistad y no debía hacer nada para cagarla, que todo sería para peor; pero ahora me contás esto y yo me muero de ganas de decirte que Celeste se curta, que no te merece, y no para hacerte puto. Sé que eso no va a pasar, ya ni me importa. Es que no soporto que estés al lado de alguien que no quiere coger con vos, muchísimo menos de alguien que no te hace feliz.

Te vas a querer matar cuando leas todo esto, perdoname. Lo último que busco es que prefieras distancia, pero ya no aguanto boludo. No puedo leerte como amigo hablar de tu cuerpo y de tus ganas de coger si doy cualquier cosa por dormir con vos.

Espero que esto no nos arruine porque, sea de la forma que sea, te quiero en mi equipo. Pero intentá por un minuto entender la hernia emocional que se me hizo en este tiempo.

Te quiero, negro. Perdoname.

*****

Perdoname vos por estos 7 días sin respuesta, me dejaste helado, no me la vi venir. No sabía qué decirte, ahora tampoco pero no quiero que pienses que prefiero distanciarme. Me pone triste tomar conciencia de que te hice todo eso sin querer o darme cuenta.

A mí me gustan las mujeres, solo las mujeres. Me encantaría sentirme atraído por vos pero jamás te vi de esa manera y es improbable que cambie. Imposible. Lo quiero dejar en claro para que no tengas una esperanza ciega en relación a mí.

Ya no te voy a contar de mis problemas con Cele, o por lo menos no por un tiempo. Hablé con ella y me prometió que iba a cambiar por lo que seguimos juntos, no trato de refregártelo por la cara, me parece importante que sepas que el noviazgo todavía es un hecho. La felicidad es relativa y está repleta de condiciones.

Me siento caminando en una cuerda floja, cada palabra que escribo la pienso mil veces porque no quiero ofenderte.

¿Por qué no me lo dijiste antes? Supongo que se necesita mucho valor para hacer esto pero, Lautaro, nos conocemos desde que tenemos diez años. Podríamos haberlo solucionado sin que tengas que atravesar un infierno.

Lo estuve pensando y no me da miedo lo que me confesaste, hasta podríamos dormir juntos y sé que no me voy a calentar y que vos no me vas a forzar a hacer algo que no quiera. Pero tengo pánico de hacerte llorar.

¿Por qué no te venís esta noche a cenar a casa? Hablemos de esto. Te voy a ayudar en todo lo que necesites, vas a tener la vida más linda del mundo, te lo juro por todo lo que te quiero.

No te voy a dar lo que esperás pero vas a recibir de mí otras cosas mejores. Y no tengo nada que perdonarte, amigo. Sos lo más.

*****

Ya sé, ya sé todo eso. Te juro que no era para ver qué onda el mail. No sé, exploté. Perdón.

Me saqué un pasaje para pasar las fiestas en Chile con mi hermana, me voy el domingo. No es escapismo, es para enfriar un poco todo y restaurar la cabeza post desastre natural. Extraño a mis sobrinos, pero sobre todo quiero cambiar de aire un par de días.

Te prometo que a la vuelta nos juntamos.
Me alegra que hayan decidido laburar la relación. Celeste es medio mandona pero es buenísima mina. Y vos te volvés imprescindible apenas cruzás la puerta de cualquiera.
Te quiero mucho loco, en serio.

Te escribo cuando vuelva.

Beso grande y feliz año.
Laucha-

*****

Ya tengo en la heladera un jugo de arándanos para tu vuelta.
Dicen que en Chile todo lo que es electrónica está re barato, tenelo en cuenta para Papá Noel 😉 jejejeje!

Vamos a remar en el pantano como hicimos con todo, siempre.
Un abrazo a tu hermana y a tus sobrinos, sacate fotos.

Te quiero mucho, amigo. Feliz año.

Alex & Luciana

¿Cortaste? Es una pregunta que debía insinuarse como 15 líneas más adelante, pero ya sabés que soy ansioso y, te voy a confesar esto, vi que borraste las últimas fotos con tu novio (no porque te stalkee sino porque entré a escribirte para tu cumpleaños y vi que ya no estaban); y bueno hice las cuentas para que los resultados dieran a mi favor.

Re impersonal escribirte en facebook. Fue una pose de desinterés que me salió tan mal que acá estoy escribiendo esto.

Hola, Luciana. ¿Cortaste? ¿Cómo estás? ¿Querés contarme en vivo?

*****

¿PERDÓN? ¿Y ESTA BUITREADA DE DÓNDE SALIÓ? Jajajajaja! Casi me hago encima cuando leí tu mensaje. Alex, Alex, ¿qué voy a hacer con vos? Sos el granadero de mi situación sentimental en Facebook.

Cómo estoy y mi soltería a estrenar van por el mismo carril: todo es un desastre. Mi ex novio me está haciendo la vida muy difícil. Ya de por sí separarse es complicado, imaginate si además del otro lado del ring tenés a alguien con todos los patos mentales desordenados.

Lo conocí a los 14 y ahora que nos separamos después de diez años de relación puedo decir con tristeza que jamás lo terminé de conocer. Parece una locura pero en realidad la única es la de él.
Al principio era todo llanto e intentos para reconquistarme. Cuando se dio cuenta de que era definitivo, empezaron las agresiones. Y ahora oscila entre mails tratándome de puta de mierda y mensajes de texto con párrafos de canciones románticas. Depende de cómo se despierte.

Ya no sé más qué hacer porque si no le contesto se vuelve loco y empieza la catarata de insultos, pero si le respondo después dice que yo lo busco y no lo dejo seguir adelante. Hipócrita.

Te explico todo esto porque tengo una noticia terrible: siempre me gustaste. Desde que te conocí en mi primera clase de boxeo y te tomó DOS PALABRAS invitarme a salir, me pareciste de lo más divino. El profesor me cagó a pedos mil veces por reírme de tus chistes y sin embargo no podía parar. Pero bueno, ahora tengo la cabeza en cualquier lado menos el romántico.

Busque para coger en otro lado, Sr. Musculosas Fluorescentes. El gimnasio está lleno de solas, se distinguen con facilidad porque van a “entrenar” con corpiño con aro. Me lo enseñó un ex compañero de boxeo.

Besos,
Lucianita.

*****

Ah no lo puedo creer. Cortaste. Después de quinientos años, si no me fallan las cuentas, estamos los dos solos y nos gustamos. ¿De verdad no vas a salir conmigo?

Yo no te voy a putear y al toque cantarte luismi, no va a pasar nada que vos no quieras. Ah re, lo usaba como el culo el tipo jajajaj

Mirá Luciana, fuera de todo chiste, creo que lo que está haciendo tu novio es de un nivel de manipulación preocupante. Te va a tener eternamente si te come así la cabeza y vos no podés cortar en seco. No digo que sea fácil, supongo que no lo es y yo ni siquiera estuve de novio más de un año, pero sí ES INJUSTO PARA LOS QUE ESTAMOS EN FILA HACE UN MONTÓN, VIEJO.

No, posta, no te dejes chupar a ese agujero negro medio esquizo que te propone. Te va a joder la jeta y no te lo merecés.

Quedémonos a tomar un licuado después de la clase el jueves. UN licuado en el bar del gimnasio no me podés rechazar, es la salida más chota del mundo. Ni es salir.

Te invito a esta salida de mierda <3

*****

Sos tan lo más, Alex. Qué pibe enorme. Muchas gracias, no me voy a cansar de repetirlo. Debo sonar como una cincuentona necesitada agradeciendo un garche, pero para mí fue mucho más que eso. La tarde me devolvió la sonrisa y la noche la vida. Me había olvidado de lo que se siente que te cojan con ganas, que se tomen el trabajo y el tiempo de estimularte cada rincón de la piel, que se ocupen de que acabes y que acabes bien. Muy bien. Es hermoso. Vos sos hermoso.

Esta mañana llegué al Banco con una sonrisa extra grande y mis compañeros me volvieron loca a preguntas. Se mataban por saber qué había pasado, me hice la interesante pero por dentro me moría por contarles que había recuperado la identidad que se me lavó después de la separación. “Qué noche debés haber tenido, mamita.” me dijo Elena. “Solo tomé unos licuados” repetí entre risas hasta el cansancio.

Ahora volví a la realidad y todo es un desastre, mi ex me mandó cuatro mails: en uno me acusa de haberlo engañado con su mejor amigo (¿?), en otro me cita una frase romántica de una canción que me gusta, en el tercero me pregunta si tengo su gorra roja y en el último solo escribió la palabra PUTA separada por un espacio en veinte líneas. Pero todo lo que viví en la madrugada fue como un sueño que me hizo olvidar de la mierda en la que me hundo a diario, sos un ilusionista, fuiste vacaciones de mí. Esta doncella está sonrojada y feliz.

El lunes no voy a ir al gimnasio porque arranca septiembre y me anoté para una capacitación que me va a ocupar casi toda la semana, no quiero pagar el mes si ya sé que no voy a poder ir. Así que desconozco cuándo te volveré a cruzar pero sabé que me regalaste una velada hermosa. Quizás en un par de meses podamos repetir, quién te dice.

Te mando un beso enorme y mucha suerte en tu vida!

*****

No. No seas hermosa si vas a desaparecer.

Tan linda sos. Tan linda.

Divido en dos:
1) Tu ex. Lu, ¿querés decirle que estás conmigo y que ya no te joda? No es sólo una expresión de deseo. Quizás es menos triste para vos que se la agarre con tu chico. Que me corra a mí. Que me quiera cagar la vida a mí. Cuando diga y donde diga, me la banco. O no. No le digas eso. No le digas nada y cortá todo tipo de comunicación. Bloquealo. Bloquealo de todos lados. Caete del mapa. Sé libre. Sé feliz. Me siento una tarjeta navideña pero no puede ser que el tipo te siga deshaciendo. Te tuvo y te perdió, ni quiero pensar lo que se debe sentir eso, pero nadie que quiere bien lastima a propósito. Bueno, no sé, no quiero hablar de más. Lo único que te pido es que no te encuentres. O vamos juntos. Prometeme eso por favor.

2) Tu actual (?). Sabés dónde vivo. Yo no sé dónde vivís, si no ahora estaría abajo con un kilo de helado en vez de en el sillón escribiendo este mensaje que te pide a gritos. Te espero el viernes a las 9, 9:30. Cocino yo. Vos traete a vos.
(No para cocinarte).

Si no podés, decime antes. Si no querés, me voy a pasar la madrugada escuchando Dónde están los ladrones en loop, que para mí es un disco infernal porque mi hermana lo ponía al palo cuando vivíamos en lo de mis viejos. Es mi disparador tipo La naranja mecánica. No sé de lo que soy capaz si escucho Octavo día.
Te aviso para que quieras.

Dale, no sabés cómo me quedan las camisas.

Pista: chicas.

(No olvidar confirmar promesa de punto 1. Cuidate por favor, y avisame si querés que esté en el momento que sea).

Besos, lindísima.

*****

Ya lo bloqueé de todos lados y ahora soy una montaña de angustia, está sufriendo por mi culpa y me desgarra. Es eso, siento culpa por hacerlo infeliz con mi decisión. Todos me dicen que tengo que priorizar mi felicidad pero soy de carne y hueso, no puedo seguir adelante sabiendo que le detuve el tiempo cuando lo dejé de querer. Son muchos años, es lógico que reaccione de manera confusa y agresiva. No somos más que monstruos descuidando la fragilidad de lo demás, esta ruptura nos convirtió en eso.

No me voy a encontrar, te lo prometo. Es una historia cerrada con puntos, ahora tiene que cicatrizar. Pero está cerrada.

Sos divino pero no tengo la cabeza o el corazón con espacio disponible como para seguir sumándoles información. Ahora no puedo y probablemente me arrepienta, la ecuación completa es absurda pero es la única que me sale. Quiero tomarme el tiempo para reencontrarme con la inocencia que perdí, y después potenciar la de los demás.

No me quiero sentir mal por vos también. Sos fuerte y esto te va a pegar menos que mis manitos chiquitas en las clases de boxeo. Prometeme que vas a estar bien.

Besos, lindísimo.
Lucianita.

*****

Es viernes y son las nueve y media. ¿Ya cenaste? Resulta que llorar mirando una pared no es tan divertido como creía. Tengo un vino. En el kiosco, pero lo puedo ir a comprar. Perdón, me puse de novia a los catorce, no sé cómo se hacen estas cosas.

¿Me invitás a tu casa de nuevo?

*****

Ahora entiendo por qué mis amigas se quejaban tanto, me doy la bienvenida en el mundo del “visto”. Uf, cruel.

Besos para vos, Alex.
Que andes bien.

Noelia & Jazmín

Ver mi nombre entre tus mails va a ser como un unicornio viajando en colectivo. Dos años sin tener contacto son mucho tiempo pero 730 días en una vida representan solo una pequeña parte del todo.

The Chainsmokers tienen en su haber “Closer” que es una canción que me vuela la peluca y cuenta sobre una pareja que se reencuentra después de cuatro años. Hay una oración en el estribillo que dice: “Bite that tattoo on your shoulder” y el tatuaje, los algoritmos aleatorios mentales y la melancolía me dejan directamente en tu estación.

Siempre me pregunté qué suerte había corrido el tatuaje que nos hicimos cuando creíamos que éramos para siempre. ¿Te lo tapaste? ¿Te lo sacaste?
Quizás estas preguntas estén totalmente demás, pero qué sé yo, se me cruzan por el pensamiento. Stalkearte es imposible porque todo es tan privado que da miedo, o peor, intriga.

Para ser justa con la causa, te cuento que mi grulla de origami sigue intacta pero con la tinta un poco gastada, quizás como yo. La cara interna del brazo se hace más blandita al tiempo que el dibujo se establece para quedarse. No sé, me gusta el diseño, me gusta lo que representa. Mis amigas me pidieron que me lo cubra pero yo no siento la necesidad de hacerlo. Hasta le pregunté a la psicóloga si esto representaba un duelo flojo de papeles, pero me explicó que el tatuaje no suma ni resta a la hora de superar, que conservarlo es más inofensivo que preocupante.

Hasta hace poco estuve saliendo como una chica que insistía con que me lo saque, y un poco bajo presión le pedí un turno a la tatuadora. Para cuando llegó el día y la hora, la relación se había disuelto, no así la tinta. Me terminé haciendo un caracol estilo acuarela en el pie, un hermosor.

Bueno, nada, eso, todo, mucho, qué sé yo.
Te mando un beso grande.
Jaz.


Hola. Me obligaste a coquetear con un paro cardíaco. Qué loco leer tu nombre completo. Tu nombre que tiene muchas letras y siempre que quería mandar un mensaje a otra persona me aparecías como posible destinataria así que tuve que reemplazarlo por iniciales que dicen casi nada.

Pasó mucho tiempo, y yo no puedo ponernos como una rayita perpendicular a una línea cronológica de tu vida o la mía. Es mucho tiempo y punto. Mi tatuaje sigue como la última vez que lo viste porque le retoqué las líneas. Todo el resto quizá no. Estuve saliendo con un pibe y a continuación una intención de descomprimir lo recién escrito: (!), y bien. Terminamos, por más desamorado que suene, porque vivíamos lejos del otro y siempre nos daba flaca movilizarnos; y el tiempo juntos no terminaba de compensar. Las historias de relleno no son épicas pero sí necesarias para sobrevivir. Así que más les vale la cuota de simpatía. Después algunas chicas con las que lo en común era tan forzado que a las dos preguntas se desmoronaba.

Conquisté la difícil tarea de extrañarte sólo cuando algo me hace acordar a vos.

Ahora estoy sola y muy bien. Me levanto temprano, ordeno, hago yoga con unos tutoriales de una australiana que está muy linda, leo, vengo bien en el laburo. Toda esa pantalla de felicidad que muestran las publicidades cuando usás equis marca de toallita. Nos queda pendiente la batalla de comentarles a los publicistas que una no tiene particulares ganas de saltar, empezar comedia musical o hacer las compras del semestre cuando está indispuesta.

Respecto de tu tatuaje, hacé lo que vos quieras. Digo, vamos, es un puto tatuaje. Fuimos más que eso. Podés tapártelo y no es que me voy a esfumar de la faz de la Tierra.

Hacé lo que vos quieras, no lo que piensen tus amigas que es mejor o lo que una pareja lea como algo inconcluso.

Pasaron dos años desde la conclusión. Y es un puto tatuaje.


No te voy a mentir, saber que tu tatuaje sigue en pie me dibujó una sonrisa en la cara. La grullas se emparejan de por vida, nosotras no volamos con la misma suerte.

Me encanta leerte y sobre todo que estés concretando mi imposible: estar sola y bien. Me cuesta horrores. No es que no pueda, pero parece que necesitara tener siempre una conversación reciente con alguien para poder estar en “calma”. La chica que sea, no importa la procedencia, no importa el vínculo, ni siquiera importa el no haberla conocido en persona. Todo es tan volátil como intrascendente y necesario.

Me pongo a ver una serie y a los cinco minutos agarro el celular y le escribo a alguien, lo mismo si leo un libro. Si cocino, tengo que subir una foto. Comparto en el grupo de amigas cada noticia que tengo, escribo en Twitter sobre cada paso que doy. Es como si no pudiera estar concentrada haciendo algo en soledad. Hay una angustia que me invade en el silencio y rápidamente tengo que taparla con una distracción. Me doy cuenta del conflicto pero todavía no pude solucionarlo. Dicen que darse cuenta es el primer paso.

Yo no era así y esta nueva yo me queda incómoda. Colgué la facultad y en el trabajo me tienen en la mira. Estuve viviendo con mis viejos después de la separación y subalquilé el departamento unos meses, pero ya volví. Será cuestión de encontrar el camino de vuelta pero en general.

El tatuaje se va a quedar en mi brazo izquierdo, estimo que de por vida.

No tengo más para decir o preguntar, aunque me gustaría leerte un poquito más antes de no hablar por dos años y que una inquietud propia nos encuentre menos lejos que la indiferencia pero más lejos que un abrazo.


“Todo está vivo a pesar del dolor, si seguís tatuada” no dice eso la canción pero qué puede hacer uno sino reversionar a la medida de sus problemas.

Está bien que nos escribamos sin tener lo que decirnos en tanto eso que nos digamos aunque no tengamos qué decirnos sea lindo. Y lo es. Es lindo leerte, Jaz. Pero quiero ser clara con vos: te quiero mucho, fuiste un gran amor, voy a estar siempre que me necesites, puedo ser tu contacto de emergencia con el consorcio, en el gimnasio, en el trabajo, en un papelito en la billetera; pero no tengo ganas de estar en una relación hoy. Ni con vos, que sos vos, ni con nadie.

Es difícil decir eso sin que suene a rechazo. No lo tomes así. Tampoco sé si me lo estabas insinuando. Dos años de la línea suspendida y de repente volvemos a marcar. A apretar botoncitos que estaban como trabados, juntando polvo. Quizá haya interferencia y, bueno, iremos desenredando el cable, o quedará acá, no sé.

Sos lo más. Sos LA piba. Pero estoy bien así.

Si no era por esto que me escribiste, si era por algo que no era esto, decime y te doy una mano. Contá conmigo.

Beso.


Me puse, bah, me hiciste pensar. Porque no siento una pulsión interna que me pida a gritos volver a tu abrazo, pero escribirte me fue inevitable.

Le di vueltas a la ruta de mis palabras y de cómo me sentí desde que me respondiste por primera vez, hace seis días. Hay una única conclusión: estoy más tranquila.

Creo que necesitaba saber que no te habías olvidado de mí. A veces pienso que ni te debés acordar de lo que fuimos. No me preguntes por qué, no es racional, se mezcla mi inseguridad con el paso del tiempo y la cabeza me tira error.
Por eso que me digas que todavía sigue en tu piel nuestra marca de tinta me trajo mucha alegría.

No te asustes, somos pasado y de eso no me olvido yo. Pero me calma saber que sigo ahí, no en lo literal, no en lo cotidiano, en lo que fuiste, en lo que construye lo que sos. Mis huellas no son tan livianas como para que cualquier mar se las lleve.

Todo esto es medio pavo y me da mucha vergüenza pero no me arrepiento. Es como aire, energía, un trampolín.

Espero que tengas una vida tan linda como vos.
Te quiero mucho.
Beso enorme.


Hermosa palabra trampolín.
Quizá porque rima con tu nombre. No el de las siglas, el que sí dice y un montón.

Te quiero también.
Beso.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén