No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Estefanía & Gaia

Mirá Gaia si a mis 28 años estoy muy gorda o dejada, si soy un tanque australiano que no se tiñe y usa pantalones de algodón que no le combinan con los remerones que compra en la feria, si parezco una vieja asquerosa, ES UN PROBLEMA MÍO.

Quizás no te enteraste pero tengo un hijo de 4 años que va a la salita verde con el tuyo y además una beba de un año que está empezando a caminar. Perdoname por no ser la flaca diosa que te gustaría cruzarte, hago lo que puedo. Estoy todo el día encerrada en mi casa cuidando a mis hijos. Mi marido trabaja hasta la noche y no tengo ayuda, soy yo sola para todo. No me da el cuero para contratar una niñera e ir a rascarme la concha a pilates como hacen algunas.

Para ponerte un poco en contexto a vos que sos perfecta te cuento que mi mamá está muerta y mi suegra tiene artrosis, mi hermana vive en Jujuy y mis cuñadas se hacen las boludas cada vez que les pido que me miren a los nenes aunque sea una hora para ir al dentista o al ginecólogo.
Tengo una casa y una familia que mantener, si me estoy olvidando de mi vida es porque no tengo otra opción. Vos te pensás que mi sueño es cambiar pañales y amamantar? No te confundas.

Así que la próxima vez que se te ocurra comentarle a las otras mamis que me ves muy “descuidada”, limítate a cerrar el culo. Que no esté pelotudeando cuatro horas en la puerta del jardín de infantes no quiere decir que no me entere de las cosas. Cuando yo llego a mi casa la empleada no me espera con la comida lista, eh.

Cariños,
Estefanía.


Ah pero mamita lo único que falta es que vengas vos a decirme qué puedo y qué no puedo decir. No sé de dónde sacaste mi mail pero esto es tan imbécil, si te molestan las cosas no dichas de frente, me hubieras encarado ayer a la salida del acto. Te vi en el kiosko, me viste en las escaleras de la entrada.

Dije que estabas descuidada y que te vestías como si todo el tiempo estuvieras llegando tarde. El relleno de descripción no lo di, eh, ojo ahí con tu fuente que capaz mechó un poco de apreciación personal.
Estás todo el día en tu casa cuidando a los nenes, pero al fin y al cabo estás todo el día en tu casa. Cada tanto podrías meter, no sé, DIEZ abdominales. UNA ducha. Todo esto parece una forrada, y lo es, me importa poco, pero también es para cuidarte de lo que venís siendo en el último tiempo. El sobrepeso no es sólo antiestético. Y antes de la nena también lo tenías. Es preocupante. Dale, Estefanía, ¿me vas a decir que te mirás al espejo y sonreís?

Ni siquiera te digo que lo hagas por Gustavo. Por vos hacelo. Una crema para la cara comprate. Un acondicionador.
Yo soy una turra pero también soy re copada para estas cosas. Si querés un día vamos juntas a la peluquería, o a stockearte de artículos de belleza.

Si no, mandame a la mierda. Pero no te refugies detrás de esa excusa barata que dice que ser madre es abandonarse por completo.

Te veo mañana a la salida.
Procurá no dejarlo en doble fila porque siempre entorpecés el paso.


Te busqué en la salida pero no te encontré y como no tengo tiempo para perder me volví a mi casa a atender a mi familia.

Lo que me pasa cuando me miro poco debería importarte pero ya que preguntás, no sonrío ni voy a hacerlo nunca. Y ni siquiera necesito un espejo, tengo el mejor reflejo en la mirada de los que me rodean. La tristeza, el desprecio, la lástima. Les molesta que esté, que exista, que les respire al lado una gorda que debería depilarse las cejas, ponerse perfume o vestir ropa mejor.

Para qué voy a hacer 10 abdominales? Para tener un lomazo mientras trapeo el piso o plancho camisas? Para que el sodero me mire con ganas? Para que en el barrio las fracasadas que venden por catálogo me envidien la silueta? Por favor, no seas ridícula. Mi vida es un círculo vicioso de obligaciones de mamá, mi vida ya está perdida. Prefiero hacerme un bizcochuelo de chocolate y terminarlo esa misma tarde mientras miro la novela.

Claro que las mamás que trabajan, estudian, van al gimnasio y atienden la casa son maravillosas, las felicito, bravo ellas. Qué bien. A los cuarenta les agarra un cáncer del stress que las deja secas en una camilla de sanatorio. Te pensás que el cuerpo no pasa factura? Yo hago todo lo que me corresponde para mis hijos y hasta ahí me da la energía.

Te agradezco la oferta pero los productos de belleza mejor dáselos a la seño, como solés hacer para que le tenga más paciencia a tu hijo al que le cuesta un poquito más que al resto.

Y antes de hablar de Gustavo deberías fijarte si tu Edgardo tiene de dónde agarrar o si necesita llenarse las manos con esa secretaria rubia que lo acompaña a todos lados.

Cariños,
Estefanía.


Ay pimpolla blanquearme a mí que soy cornuda es como aclararle a alguien que este pendejo que va al B, ariel djsbdfhswrtysagbdjdbsinsky, es judío.

Vos y yo, mal que te pese, somos de la misma calaña. Pero yo no nado en mi angustia, no le dejo la forma de mi sentar al vacío existencial de la infelicidad que se presenta como eterna. Hay que surfearlo todo. Es la única forma de que el aire que viene limpie las gotas de los ojos.

El cuerpo no pasa factura. El cuerpo vive enfermo pero lo disimula de a ratos. Hay que comprar cualquier ilusión de bienestar, es la única manera de sobrevivir.

Te invito un café el martes antes de fútbol. No vengas crota. Charlemos.

Xoxo-


No pienso darle entidad al discurso de una cornuda consciente, seré fea pero no estoy loca.

Cuatro consejos no me van a hacer perder treinta kilos, Teresa de Calcuta de la balanza. Los peines se pasan de arriba hacia abajo y la cera depilatoria se calienta a baño maría, ¿alguna otra iluminación?

Limitate solo a lo que abarca tu vida porque el mundo va a seguir girando más allá de tus opiniones sobre los demás.

Estefanía.


Gaia, hola.
Mirá, la relación con Gustavo pende de un hilo y anoche me dijo que así no podía seguir. Tengo miedo de que me deje, no lo quiero perder.

¿Podemos tomar ese café hoy antes de futbol?
Pedir ayuda no es mi fuerte pero sola no voy a poder salir del pozo depresivo en el que me hundí. Recién ahora puedo entenderlo.

Ojalá todavía quieras.
Estefanía.


ay pero sí negri, no hay problema.
Te entiendo, todos los días hay que encontrar la forma de conquistarse y a veces es agotador.
Verse bien ayuda a sentirse bien. Esto no está en el folletito de Avon pero debería. Porque suena frívolo, porque lo es, pero también es cierto.

Te llevo una cartera que me compré y después me di cuenta de que ya tenía. Con tu piel te va a quedar ideal.

XO,
g.

Anterior

Juli & Bele

Siguiente

Esteban & Julia

8 Comentarios

  1. Cala

    las leo desde Uruguay y son todo lo que esta bien, me alegra haberlas encontrado

  2. Guillermina

    Creo que las odio a las dos jaja

  3. Agustina

    Me encantó, son todo lo que está bien. 🌈
    ‘Limitate solo a lo que abarca tu vida porque el mundo va a ser girando más allá de tus opiniones sobre los demás.’

  4. Candela

    Las leo desde que las descubri gracias a una tuitera y me.encantan. Odio a las dos, la entiendo a Estefania, pero me molesta el hecho de que solo quiera cambiar por su marido, cuando en realidad se basa en cambiar para estar mejor vos misma.

  5. Manu

    1. No me apareció en la página de inicio de fb, creí que no había intercambio hoy. Nunca más me hagan eso.
    2. Me encantó como Gaia, más alla de su “forrez” supo escuchar un grito mudo de auxilio por parte de Estefanía. Si si, igual me cayó mal por metida y chota, pero es loable que no desistió a pesar del destrato por parte de Estefanía. Y muchas veces la mano que necesitás en un momento determinado se presenta en forma de consejos para elegir la pincita de depilar.
    3. Vi que les fue muy bien en el evento, me alegro mucho, si no viviera en la loma del “quinoto” seguramente habría ido.

    Por último, y ya cerrando, como siempre impecables los intercambios. Sigan y sigan. Saludos!

  6. En algún lugar entre la rutina, las obligaciones, la forrez de la agresividad pasiva, el chisme, las dificultades de crecer feliz y los espacios compartidos por obligación crecen cosas copadas y ustedes las encuentran. A mi eso, esto me da mucho placer por eso las sigo e hincho por ustedes casi tanto como por Rancid, Pearl Jam, LFC o Argentinos Juniors (bueno tanto no se eh?).
    Gracias aca seguimos

  7. Cuánta cruel sinceridad, pero finalmente necesaria.
    Son geniales.

  8. Maldita conexión.
    Estefanía no es mejor que Gaia, busca una confrontación sin necesidad. Y también usa la descalificación. Y termina pidiendole ayuda.
    Buen desenlace.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén