Alejandro & Sofía, la continuación.

(Primera parte.)

Hola, Ale. ¿Cómo estás?

Espero que esta reaparición no entre en la carpeta de spam porque me va a resultar complejo encontrar una paloma mensajera y tampoco soy muy fanática de redactar a mano. Siempre tuve la sensación de que las cartas en tinta, a diferencia de lo que se lee desde una pantalla, delatan las pausas para pensar. Quizás por el color de la tinta o la forma del trazo… no sé, cosas.

Un amigo compartió un estado público de Facebook y Alí Babá, los cuarenta ladrones, los seis grados de separación y la mar en coche me encontraron leyendo que te habían robado la mochila en tu trabajo. ¿Cómo estás? ¿Recuperaste los documentos? No sé si llamarlo destino o país de mierda, pero dejame contarte que más o menos el mismo viernes a la misma hora me robaron el celular. Así es como, entre otras cosas, perdí tu número de teléfono. Por eso la importancia de hacer copias de seguridad de la agenda y tener palomas mensajeras a mano para cuando el medio atenta contra el mensaje.

Acá escribí un: “te extraño” que borré, pero ahora estoy escribiendo esto que es lo mismo con una impronta menos invasiva. Te pensé cada día de estos ocho meses que pasaron. Quise creer en el robo dual como una señal, igualmente hubiera interpretado cualquier evento como una señal, ya no podía controlar las ganas de saber de vos.

Te cuento un poco de mí, si ya no te importa podés dar la lectura por terminada. Por las dudas:

Te mando un beso enorme,
-.So.-

 

Facultad, trabajo, familia, proyectos; todo perfecto.

Me separé.

Hace tres meses.

Digamos que la realidad me hizo tomar de mi propia medicina, todas las ideas revolucionarias sobre libertades individuales te golpean en la nuca cuando tu novio te deja porque su compañera de trabajo está embarazada de él. Se le rompió el telón al teatro y por los agujeros se vio el artilugio.

No te escribí antes porque no quería que te pienses como un consuelo. Ahora tampoco lo quiero. Para serte sincera, no sé qué quiero, pero ojalá hayas recuperado tu identidad. Y tu documento también.

Mi amiga Lupe piensa que tener una amistad con un ex es imposible, ella lo intentó con Santi (el que era su pareja) y la pasó feo. Ahora está re de novia con Andrés y no quiere saber nada sobre iluminar el presente con el pasado, dice que es empañar el día a día, obstaculizar la felicidad. ¿Vos pensás así también? Porque me gustaría tenerte en mi vida de algún modo.

Te mando un beso enorme,
-.So.-


Sof, hola! Qué lindo saber de vos.
Sí, me afanaron, una cagada. Aparte tenía 90 mangos en la mochila. Me jodieron la existencia por esa miseria.
Lo peor de todo, peor que tramitar el DNI, el registro, dar de baja las tarjetas, haber perdido la foto carnet de mi sobrina, peor que todo eso es que no veo una mierda porque ahí también tenía los anteojos.

Me entristece pensar que tu novio te tuvo todas las noches que yo no, sin merecerte. Me molesta por los dos, incluso hasta por los tres. Yo siempre que te ibas pensaba “soy buen pibe, tengo dos o tres dedos de frente, no soy vomitivo, ¿qué mierda pasa?”, me acuerdo de no sentirme suficiente, era horrible. Después pensaba en vos. En todo lo que sos, lo hermosa que te debías ver a la mañana, lo bien que te quedarían mis buzos, en comprarte pantuflas pensé, porque siempre tenés (o tenías) los pies helados. Pensaba en toda tu maravilla y me respondía solo. Sos de otro mundo vos, yo de éste.

El domingo pasado fui a un ciclo de poesía en un centro cultural más inhabilitado que el vendedor de “ray bing” del subte. El pibe que leía se hacía llamar jimeno o gimeno o ximeno, no sé cómo carajo se escribirá, y le dedicaba todos los caracteres, todos los espacios, las pausas, las inhalaciones, todo, a su ex. La destrozaba, era parte de su personaje, pero en el fondo se lo sentía desgarrado, te juro que cuando se bajó casi voy a darle un abrazo.

Me dejó el cuervo en casa y el insomnio me hizo pelota. Yo no te pude sacar de mi cabeza tampoco. Salí con una chica hasta hace tres semanas, ahora está de viaje, se fue un mes, vuelve el miércoles. No sé qué pasará. Estaba todo bien y me gustaba; pero yo tengo una especie de termómetro para saber si me gusta-gusta una piba: si me entero de que la pisó un tren, ¿me pongo muy triste? Si sí, estoy hasta las manos. Es raro, ya sé. Pero volví del ciclo este de poesía y pensé en que no sé cuánto me pegaría que esta chica se muriera (posta que si se muere mañana me voy a sentir el más yeta del planeta); y volví a vos y pedí que te mueras, como mínimo, un segundo después que yo.

Pero también definí que no quiero ser como este chabón Jimeno. No quiero que pasen los años y como no puedo dejar de pensarte, la única que me quede es autoconvencerme de que sos la peor mierda del mundo y me sea cómodo odiarte.

Pero bueno. La vida sigue, lamentablemente.
Te paso mi celular, mandame lo quieras, cuando quieras.
115 322 9850

Ale.


La mierda que pasaba era que, al igual que vos ahora y por culpa del robo, no veía.

Hola, una línea más tarde, un futuro a tiempo.

Noventa pesos no pagan todo lo que perdiste ni un: “perdoname” hace lo mismo por tus expectativas. De nuevo, no veía. Estaba tan ensimismada en mi individualidad que solo me servía lo que se adecuara a mi planificación familiar, a mi idea de cómo se debía desarrollar mi futuro. Todo lo “por fuera” no tenía que existir, era la única forma de llevar a cabo una vida sentimental tan floja de papeles con la frente en alto. No era libre, era una hipócrita. Estaba falseando una autonomía sostenida por mentiras y, oh casualidad, del otro lado estaban haciendo lo mismo. Sucede que solo hiere cuando el blanco sos vos.

¿Se nota que empecé terapia? Esta traición implicó un nacimiento para mí. Me fue inevitable pensar en nosotros, en qué hubiera pasado si el embarazo lo portaba yo.

En fin.

Tu termómetro del tren me parece sublime. Prometo morirme después que vos, yerba mala nunca muere (no me creo mala, estoy colaborando con tu voluntad de odiarme).

Te agendaría pero por el momento no tengo celular, o sea, sí, tengo, uno viejo con la pantalla completamente estallada que uso “provisoriamente”. Sucede que no me quiero comprar uno nuevo porque tengo miedo de que me lo roben, entonces el provisorio sigue en funciones, pero como es provisorio, no agendo a nadie. Todo esto tiene sentido, lo juro.

Es una lástima este vacío legal de teléfono porque un gordito de rulos me vio llorando en un colectivo, me preguntó qué me pasaba, le conté mi situación sentimental actual y me dijo (textual): “bajate Tinder, mamita. Es un cogedero hermoso.” Así descubrí que hacía meses que no me reía.

La vida sigue, lamentablemente.
Te mando un beso enorme,
-.So.-

NO.
Quiero verte.
Quiero tocar tu piel.
Quiero acabarte a los gritos en el oído, sentir tu perfume, que me hundas los dedos en la espalda.
Quiero tenerte adentro y temblar, revivir cada instante de lo que fuimos.
Quiero que tu mundo y el mío sean el mismo.
Te extraño y si cogíamos tan bien debe haber tantas otras cosas que haríamos bien, en su momento no podía verlo pero ahora quiero darnos una oportunidad.
Las pantuflas son anecdóticas, nosotros no.


Siempre encontrás la forma de mambearme como si hubiese abrochado mi cerebro a un asiento del samba. A mí me encantás, Sofía, yo estoy muerto con vos. Hace más de ocho meses, hace más de la unidad “meses” incluso. No pasa un puto día sin que quiera que te despiertes de la siesta en mi cuarto.

Pero de repente me encuentro saliendo con una buena chica, linda, simpática, que me manda fotos de los regalitos pedorros que me compro, que me dice que a la vuelta esto, que el finde lo otro; y me tengo que dar la oportunidad de estar con alguien que no me sea dañino. Aclaro: no te llamo dañina a vos, si no a la idea de tenerte que siempre es utópica. Y ahora te me plantás y me decís que dale, que pongamos primera; y yo tengo un miedo que no sé cómo explicarte.

No me animo a que no seamos lo que siempre quise.

Mi abuela me decía que ella sólo podía recordar, retener el recuerdo, hacerlo propio, si lo pintaba. Su casa estaba llena de lugares del mundo a los que yo todavía no fui pero siento que sí, que me los sé como un local. Tengo 31 dibujos de vos desnuda, vestida, mojada, durmiendo. 31 que no me parecieron una poronga y conservé para tenerte de la única forma en que podía tenerte.

Y no sé (lo que es) tenerte.

Necesito, además, darme la posibilidad de estar con alguien de cero, sin rollo, ver qué nos pasa, ver cómo hacemos para hacer crecer algo desde la nada misma. Un vínculo que se haya parido sano. Eso necesito. Por lo menos hoy, ahora, para calmar la murga que tengo en el pecho al saber de vos.

Y vos también te merecés algo fresco, lindo, ligero. Y no sé si te lo puedo dar. Yo por mí te llevo a una capilla y nos casamos anteayer. Con vos estoy entre enamorado y obsesionado, y es horrible leerlo, también decirlo; pero es algo que necesito “curar” para encarar lo que sea con quien sea.

No puedo creer que estoy escribiendo esto, pero prefiero no intentarlo. Ya me puse la pera contra el piso una vez, cuando te leí enamorada de otro. Prefiero evitar la posibilidad de abrirme de vuelta.

Ale.


Ale,
Nunca vamos a ser lo que vos siempre quisiste porque las relaciones se amalgaman conjugando deseos bilaterales. Eso no quiere decir que no podamos ser otra cosa mejor.

Pero está bien, no voy a insistir, nunca podría darte todo eso que (creés que) querés.

Solo te voy a pedir un favor, un regalo. Quiero uno de esos dibujos. Con que tengas 30 es suficiente, 30 es un número redondo, concreto, cerrado. Ese uno impar es para mí. Por favor.

En Avenida Corrientes al 1700 hay una librería que abrió hace poco y se llama Librotad, el dueño es Patricio, mi primo. Dejale el sobre a él. Lo vas a reconocer porque siempre tiene a su nene encima. Él te va a dar algo, un regalo para vos. Ahora le explico todo.

Cuando ese algo ya sea tuyo, avisame.

-.So.- 


No entiendo bien cómo carajo hiciste para conseguir la misma mochila que tenía si yo la compré hace como 7 años, pero muchas, muchas gracias.

Igual, ya te llevaba a todos lados, solo que sin una historia concreta detrás que pudiera explicarlo. La mochila, como cualquier otra cosa, como a vos el estado de facebook, me da la excusa.

Te dejé mi dibujo favorito. Ya me estoy arrepintiendo pero ojalá te guste(s).

Te quiero mucho. Me anuda todos los órganos esto. Pero necesito liberar ese ancho de banda mental que ocupa tu olor para poder probar cosas nuevas, para afirmarme que puedo enloquecer con otra piba. Vos ves todo esto lindo, sofi, pero te juro que tengo la cabeza dependiendo de tu existencia. Y me tara. Y si me estoy mintiendo, bueno, no será la primera vez que fui tremendo boludo.

El jefe de mi jefe es un genio, se toma todo muy liviano, y siempre dice que hay que ser un pelotudo hasta que salga bien. Pero él tiene una historia concreta detrás para explicarlo. Se llama Araceli.

Yo no quiero pero sólo puedo ser un pelotudo, evidentemente. Necesito casilleros libres de vos en la cabeza porque si no te me vas a encarnar.

Y si no pasa, estaré meta f5 en tu perfil en busca de una excusa.

Te quiero.
Besos, todos.


F5
F5
F5
F5
F5
F5
F5

Veámonos.


Ale,
Entre el primer y segundo mail pasaron veinte minutos pero los viví como si fueran tres vidas. La angustia que me generó tu despedida fue directamente proporcional al salto de alegría que pegué cuando tus F5.

Gracias a Ardonai Nieves y una tarjeta de crédito con el cargo de dos celulares por los próximos nueve meses, estoy por recibir el nuevo aparato, es inminente. Ya tengo tu número y tu voluntad, qué más quiero. Te escribo desde (el más) allá.

Ahora salgo corriendo que una compañera del club va a preguntarle a su novia si quiere vivir con ella y nos pidió ayuda para grabarle un video divertido. En otra época hubiera pensado que es la idea más patética del mundo. Hoy también, pero llevo las pelucas.

Me alegraste los próximos veinte minutos, es decir, ésta y tres vidas más.

Veámonos.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Rodrigo & Luna

Siguiente

Manuel & Celina

29 Comentarios

  1. “Que pasa si me entero de que la pisó un tren?” es LITERALMENTE mi frase. Miedo

    (hoy estuve efecinqueando este blog cada tanto hasta recién, digo, como para tirar otra coincidencia)

    Los links a las otras me parecen muy hermosos. De hecho tardé en comentar porque releí un par (la de Jimeno no, porque lo odio (?))

    Feliz cumpleaños =) que lindo haberlas encontrado.
    Encontrar algo que no sea “mas de lo mismo” es, redundantemente, extraño.
    Encontrar algo que además te remueva las fibras sensibles en el proceso es, por lo menos, fantástico.
    Gracias =)

  2. “No me animo a que no seamos lo que siempre quise.”

    Gracias por tanto.

  3. NOOOO necesito la continuacion bis!!!!

    Feliz cumpleaños chicas!! las encontre hace poco, me lamento que no haya sido un año atras!

    Me encanto que hayan metido a Jimeno, y otros mas…estuvieron muy muy bien!

  4. Creo que Alejandro no se merece a Sofía, quien tiene su capacidad de autocrítica, incluso tal vez un poco excesiva. Y Alejandro no aprendió que fueron sus planteos lo que la hicieron perderla. Y hasta le descalifica alguien que si la conquistó, aunque no exento de conflictos, tal vez no haya hecho esos planteos.
    Y ahora la está evitando cuando ella va por él. ¿O será una estrategia?
    Hay un personaje Sofía en algunas de mis historias, más exactamente Sofía Electra, ayudante de un detective paranormal.
    Es que Sofía quiere decir sabiduria. Tal vez no llegue a tanto, pero la Sofía epistolar parece tener algunas cuestiones claras.
    Bien escrito

  5. La semana pasada me las perdí por estar de vacaciones y creo que medio me sentí en falta. Aca estoy
    Son una de las mejores cosas que encontré Internet. Asi de simple, lo fueron hoy y todo el año que paso. Gracias.
    MartinS

  6. @alohisterica

    Es incómodo si les digo que las quiero por como escriben? Feliz cumpleaños, gracias por hacerme sentir tanto.

  7. Piola. Clavaron intertextualidad. Como que re puede salir un “Universo Compartido de No Me Olvidé de Vos”. Marvel y DC, dos porotos.

  8. Selene

    “Te extraño y si cogíamos tan bien debe haber tantas otras cosas que haríamos bien”
    Que lindo es en una carta poder leer frases que siempre estuvieron escondidas dentro de mi. Feliz cumpleaños y gracias

  9. vir

    Son lo más! Sin palabras y con piel de gallina. Increible chicas, les mando un super beso.
    pd: NECESITO más.

  10. Guillermina

    Hay que animarse a querer.

  11. Que lindo todo lo que escriben, no puedo parar de leerlas.

  12. Sofi

    Tuve una relación a distancia, me pasaba exactamente eso, sentía absolutamente todo, eramos todo y nada, fuego y hielo.. Vivimos a destiempos, y a la vez tiempos que jamas voy a dejar de llorarlos y vivirlos , recuerdos inmensos. Me quedo tanto por decirle. Hoy , viviendo mi nueva vida , errando buscar el alguien lo que el me generaba. Es difícil dejar ir, pero necesario
    Hermoso! Espero que continúen! 😍😢

  13. Cuando lei esto “Digamos que la realidad me hizo tomar de mi propia medicina, todas las ideas revolucionarias sobre libertades individuales te golpean en la nuca cuando tu novio te deja porque su compañera de trabajo está embarazada de él..”…por adentro mio decía… TOMAAAA GUACHAAA…VISTE??? EH?? EH??? FORRA!!…nada, re cebada..después recordé que es ficción, y me calmé.
    Felicitaciones!!! Apoyo la moción de la parte 3!

  14. Lourdes

    Siempre me llegan al corazón y a lo vivido, este intercambio (y la primer parte) sobre todo. Este me hizo animarme.

    Las quiero ♥ nunca dejen de escribir ♥

  15. Agustina

    Desde el rinconcito más chiquito de mi corazón…. LAS FELICITO POR TANTA MAGIA!! Lloré, son impresionantes! Quiero su libro conmigo toda la vida 💕

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén