No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Patricio & Lisandro

Estimado,
Le escribo porque, como puede o no saber, fui padre el jueves pasado, día que me ausenté junto con el viernes consecutivo. Tal y como indica la ley y la política de nuestra compañía, los días otorgados por paternidad (2) los he cumplido. Sin embargo, quería solicitarle por este medio si puedo tomarme toda esta semana también. Si quiere consulte con mi jefe directo, Omar Castillo. Lunes y martes deberían corresponderme por horas extras todavía no pagas, pero para el resto de la semana requiero de su autorización.
Mi hijo es muy chico y es el primero, sabrá entender que estoy embelesado.
Puedo intentar hacer las cosas que se manejan descentralizadas desde mi casa.
Dos días es realmente poco, mi hijo estuvo jueves y viernes en observación, con lo cual estuve recién ayer con él. Comprendo que debe ser un reclamo que surge seguido y que usted no puede modificar el marco legal que engloba a la empresa, por eso es que solicito su permiso excepcional.

Le mostraría una foto pero sería sesgarlo 🙂

Aguardo su respuesta, entonces y disculpe que le escriba un fin de semana. Ayer estuve completamente dedicado a y encantado con la novedad.

Saludos cordiales,
Patricio.


Estimado Patricio,
Primero y principal quiero otorgarle mis más sinceras congratulaciones, que sea muy bienvenido el nuevo integrante de la familia.
Como usted bien sabe, los días por paternidad que le corresponden le han sido otorgados y ha sabido cubrirlos. Las contemplaciones particulares no son tenidas en cuenta, la ley es clara y rige para todos por igual.

Al mismo tiempo, en esta época de año crucial para el cierre de balances no estamos haciendo uso de las horas extras, por lo que lo esperamos para reincorporarse a su labor el día lunes a las 9 AM.

Saludos cordiales,

Lic. Lisandro M. P. Roncolini
Director de Recursos Humanos
HR director

Engineering Solutions Team S.A.
Av. Elvira Rawson de Dellepiane 350, Puerto Madero.
+54 11 7589-0214


Buenos días. Le respondo hoy miércoles habiéndome reincorporado a mis labores. Decidí no tomarme la semana dado que la ley indica que no me corresponde y usted bien avala. De todas maneras, lunes y martes me quedé en mi casa con mi hijo porque “no estamos haciendo uso de las horas extras” me resultó un tanto descortés y contradictorio de su parte. Las horas por fuera de las dispuestas en la jornada de cada empleado deben pagarse con su correspondiente 50% adicional o, en su defecto, brindar días compensatorios que igualen el monto. Eso también está legislado y no hay artículo que aparte de ello a los picos de trabajo, a los cierres de balances. El sólo una decisión de asentir o negar, como con todo.

Si usted así lo quiere, podemos concretar una reunión con mi jefe directo y su persona para limar estas asperezas. Yo no puedo prescindir de la plata que implican dos ausentes en mi salario general, pero tampoco puedo ponerme siempre debajo de su zapato y acatar lo que venga. Estoy contento con la compañía, creo que ustedes también; pero nos resultamos más necesarios que otro adjetivo más, pongamos, fresco. Nos necesitamos y no deberíamos ponernos palos en el camino.

De ningún modo quiero sonar amenazante ni engreído, sólo pretendo que el ambiente de trabajo sea lo más claro y ameno posible.

Muchas gracias por sus felicitaciones, estamos realmente encantados.

Aguardo su respuesta y si no, como siempre, segundo piso cuarto box.

Saludos cordiales,
Patricio.


Estimado Patricio,
No me toma por sorpresa su accionar, la actitud desobediente y desafiante ha sabido definirlo dentro de esta compañía desde el primer día. En reiteradas oportunidades supimos solicitarle que llegue a horario, que coloque la firma en su e-mail según dicta el reglamento, que cuide las tonalidades de color de sus corbatas, que no reciba paquetes de compras que realiza por Internet en nuestro establecimiento; pedidos que fueron obviados con esa impunidad incansable que lo caracteriza.
La ruta de las legislaciones la conozco de memoria, pero, si me permite, que la legalidad no le tape el bosque. Hay un ascenso que lo esquiva y encuentra a cada uno de sus compañeros, circunstancia no casual. Usted está ocupando un cargo chico con un sueldo menor al que merece debido a su inconducta. Por fuera de la burocracia está el mundo de la competitividad laboral, tierra fértil que dejó perecer y hoy es un terreno baldío con nulo potencial.
Su situación ha sido evaluada en más de una oportunidad por la gerencia y nos encontrábamos en vistas de tomar una decisión drástica cuando la feliz noticia de su paternidad nos obligó a poner un freno espontáneo, por varias razones que no merece la pena mencionar.

No creo que sea necesario concretar ninguna reunión ya que cualquier aspereza se subsana revisando su historial. En esta compañía, la frase “Y bueno… es Patricio” explica muchas cosas. Su falta de ambición es su propia condena.

Ahora, a título personal, quisiera redactar algunas palabras que espero le sirvan.

Empiece a acostumbrarse a ser un mal padre. Cuando nació mi primera hija también renegué de los dos míseros días para compartir con ella. Después comprendí que ese era presagio de una vida colmada de voluntades truncas y ausencias imperdonables.

Ser el “padre WhatsApp” que observa la vida de sus hijos a través de las fotos que les saca la madre no es ningún título noble. Ya ni me duele ausentarme en actos escolares, cumpleaños, enfermedades, vacaciones; mi presencia es un holograma que solo puede materializarse cuando la agenda laboral lo permite, y no me lo permite nunca. Y aclaro que no me duele porque mis hijos están tan acostumbrados a mi modo de proceder que hasta Sol, la menor, dejó de llorar porque le hago falta. La angustia se transformó en resignación, tanto para mí como para ellos.

Cuando Guadalupe salió campeona de patín yo estaba en un congreso en Sídney. Cuando Matías perdió la final de la copa de su club de fútbol yo estaba en un workshop en La Usina del Arte. No me acuerdo ni qué dijeron en el workshop pero no me olvido de que perdió y no pude contenerlo.

Tengo la suerte de tener a la esposa más maravillosa que sabe suplir todas mis carencias; a mí me toca la parte de poder pagar los mejores patines de competición, los botines que usa Messi o las entradas para un espectáculo infantil de vacaciones de invierno que: “no sabés la alegría que le da a Solcito ver a los muñecos en el escenario”. No, no lo sé. No lo voy a saber nunca.

Me extralimité, le pido mis más sinceras disculpas. Solo espero colaborar con la causa.

Saludos cordiales,

Lic. Lisandro M. P. Roncolini
Director de Recursos Humanos
HR director

Engineering Solutions Team S.A.
Av. Elvira Rawson de Dellepiane 350, Puerto Madero.
+54 11 7589-0214


No sé cómo es que se autoconvenció usted de que es una persona exitosa cuando, evidentemente, por su trabajo ha resignado todo lo demás.
Así como destaca las atribuciones que me he tomado, debería también considerar los incontables días que me quedé hasta pasada medianoche en mi cubículo preparando presentaciones que no daba yo. Puede buscar los tickets de los taxis de vuelta.
Su error, si me permite, es pensar la ambición como una cualidad inexorablemente vinculada a crecer laboralmente, a hacer carrera acá adentro. Yo tengo grandes planes, no se confunda. Pero no para hacerle rebalsar su bolsillo.

Uno siempre elige. La vida no es sino una sucesión de decisiones. Y así como decidió casarse con una mujer maravillosa hace varios años, también priorizó estar en la Usina ese día. No pretendo contra-moralizar todo lo que expuso, menos aún con los fantásticos pero módicos 8 días de paternidad que llevo. Pero me prometo hoy y para siempre que mis hijos van a ser lo primero.

Le ahorro la indemnización (de alrededor de 120 mil pesos) y le presento, este mismo lunes, mi telegrama de renuncia.
Yo necesito el trabajo, el ingreso fijo, pero no en estos términos. Trabajar para alguien que no merece la fuerza y la energía de uno tiene el peor de los rebotes, el castigo personal.
Si así lo quiere, capacitaré a mi reemplazo, pero estimo que, como siempre, ya habrán hecho una búsqueda interna.
Copio a Omar que ya está al tanto de la situación y a quien, me permito decir, voy a extrañar mucho. Uno entra por la empresa y se va por su jefe. O, en este caso, el jefe de su jefe.

Disculpe si me sobrepasé pero, bueno, “soy Patricio”.

Le dejo aquí abajo mi firma. Verá que, al fin y al cabo, no le genera ni un ápice de satisfacción.

Patricio D’ Angelo
Compensaciones y Finanzas

Engineering Solutions Team S.A.
Av. Elvira Rawson de Dellepiane 350, Puerto Madero.
+54 11 7589-0224/25


¿Y cuáles son sus grandes planes, estimado Patricio? ¿Comprar pañales con su valentía? ¿Pagar los impuestos con su proeza? ¿Solventar una obra social con su don de gente? ¿Mantener una familia con sus ideales?

Usted es un irresponsable, se comporta como un adolescente atrapado en el cuerpo de un adulto caprichoso e idílico. Estamos los que nos adaptamos al sistema y también están los que nos limpian los vidrios de los autos en los semáforos.
Esto demuestra que cada uno lleva el estilo de vida que quiere. Tuvo su oportunidad con nosotros, la vendió barato y prefirió actuar como un niño bajo una piñata: de forma abrupta e impulsiva.

Usted es un irresponsable.

Lo envidio profundamente.

Cuente con nuestras más positivas recomendaciones y mucha suerte para este nuevo camino que emprende.

Atentamente,

Lic. Lisandro M. P. Roncolini
Director de Recursos Humanos
HR director

Engineering Solutions Team S.A.
Av. Elvira Rawson de Dellepiane 350, Puerto Madero.
+54 11 7589-0214

Anterior

Juanjo, Leo & Ari

Siguiente

Renata & Azul

16 Comentarios

  1. Que pronto se acabó la amabilidad de Lisandro.
    Que pronto demostró su lado explotador, que pretende que que Patricio sea como él.
    Tal vez la renuncia fue un error. Pero también lo habría sido dar todo por la empresa.
    Saludos

  2. El color siempre le da vida al gris y los sentimientos a las obligaciones a las posesiones. Lo de la flor en la rajadura de cemento aca tiene forma de decisión basada en el deseo. La envidia final del obediente es el mejor final posible.
    Gracias por pegar estos volantazos de creatividad.
    Sigamos siempre

  3. “Lo envidio profundamente”
    Es la forma más magistral de terminar esto.

    Amo a los Patricios del mundo.

  4. Romi

    Adoré a Patricio, y me dió mucha bronca Lisandro.
    Como siempre, se merecen un aplauso de pie. Gracias por iluminar los martes. Son lo más lindo de la semana.

  5. Wow… that escalated quickly.
    Si bien está claro que ni uno ni el otro tiene la verdad absoluta, me inclino también más hacia la postura de Patricio. Aunque ni en pedo renunciaba.. con esos 120 mil pesos compro altos pañales.

  6. mar

    Tremendo final.
    Me tocó mucho. Pensar en la cantidad de cosas que mi papá se perdió de mi crecimiento por estar trabajando por y para que mis hermanos y yo tengamos todo…
    Gracias una vez más.

  7. Concuerdo con la mayoría: La envidia cómoda de Lisandro me parece excelente para terminarlo. Digo cómoda, porque me dio la impresión de que, en realidad, envidia los ideales necesariamente dejados en la juventud, como una mera reflexión.
    Generalmente no tomo postura, porque todos tratan de vivir la vida de la mejor manera que pueden. Pero me parece que Lisandro se pone un poco en un papel paternalista y, al fin de cuenta, tiene bastante razón y no creo que Patricio no pudiera llegar a articular sus responsabilidades paternas con las laborales. Además, dado sus bajas aspiraciones, no creo tampoco que tuviera un trabajo excesivo. Y, la verdad es que uno es irresponsable o no. No se puede ser irresponsable en el trabajo y no serlo con la familia.
    Perdón que escribí tanto, es que esta historia realmente me parece una de las mejores que han escrito! No fue larga y tediosa, sino que tiene la extensión justa para el buen desarrollo de la historia y de los personajes que, a través de los detalles, están ambos muy bien logrados!
    Gracias por un rato agradable!!

    • Cada palabra tuya es bienvenida y nos encanta que nos escriban con tanto nivel de detalle lo que les generó el intercambio. Muchas gracias a vos por tomarte el tiempo y tener las ganas, nos vemos el martes que viene 🙂

  8. Sergio R

    Propongo organizar un comité internacional para discutir si colocar las oraciones “Usted es un irresponsable” y “Lo envidio profundamente”, así juntas y seguidas, ha sido una decisión merecedora de un premio.
    Para empezar, cuento con la opinión de un grupo de notables (mis amigos) que luego de insistir al grito de “no rompas más las pelotas con el blog! ya todos lo leemos!”, colocaron las primeras firmas para convocar el antedicho comité.
    Esperando que este comentario bien me valga la dedicatoria en el libro que inevitablemente editarán, saludo a las autoras con el cariño habitual de un admirador de la primera hora, la hora de ahora, y las horas que vendrán.
    Gracias!

    • Sergio, muchas gracias por todo este amor. Las recomendaciones son siempre muy bien recibidas ya que solo así podemos crecer. Cuando el comité esté formado y tengan un veredicto, avisanos. Ya empezamos a ensayar dedicatorias, un abrazo enorme ♡

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén