Alejandro & Sofía

Sofi, hola, te escribo por acá porque si voy a whatsapp vamos a colgar charlando y no es la intención. Ni a palos quiero que esto suene a reproche o reclamo, posta no es lo que busco. No sé bien cómo plantearlo para que no quede como que estoy a la espera de una respuesta equis que me haga tu esposo, pero buen lo voy a intentar.

Esto de vernos los findes y que me llames en pedo a la madrugada para coger ya no me cabe. No es juicio ni nada, vos hacés la tuya y me parece perfecto. Ni siquiera me siento mal por tu novio o algo así, pero eso mismo: hacés la tuya, andás en cualquiera y yo no sé si estoy para eso o si puedo seguir siguiéndote el ritmo. Tampoco quiero hacerme la estrella y pensar que soy tu amante o alguna gilada así, debemos ser varios los que, sin ataduras, tenemos este “algo” con vos. Sos más fiel a vos misma que al resto del mundo, me encanta eso, pero quedo medio desdibujado y me enrosco y me quedo pensando y me hinché las pelotas.

Yo soy lo menos fiestero que hay, siempre que me llamás estoy laburando en algo que se me ocurrió, viendo un docu o por dormirme. Nada que ver. No digo que tengamos que ser cortados por la misma tijera, pero nada nada que ver.

No hiciste nada malo ni nada mal, pero me da paja la situación.
Buen, eso.
Qué sigas bien so, muchas gracias por las noches y por las risas.

Ale.


Bueno, a ver, vamos por partes. Recibí tu mail el domingo 05:26 AM. Un gallego más borracho que ingenioso en un hostel en Calcuta me enseñó hace años que: “El alcohol se inventó para que en la madrugada tomemos tragos y no decisiones”.

Voy a pecar de necia o analfabeta pero no entiendo. ¿Qué persona da por concluido un vínculo con la frase: “me da paja la situación”? “No me cabe”, “Me hinché las pelotas”, “Nada que ver”… ¿Qué clase de argumentos son esos?
No te pido una descripción exacta de cada sensación que atraviesa tu cuerpo, pero dale. Media pila. Te juro que no entiendo. ¿Te da paja deslizar tu dedo sobre una pantalla para desbloquear el celular y atender mi llamado? ¿O te da paja que te llame? ¿Importa si es la madrugada o la tarde?

Si no te interesa volver a verme lo comprendo, jamás amenacé a nadie para que se quede conmigo. Pero me gustás y no quiero perderte. Entonces quizás pueda encontrar la forma de solucionar tu molestia y continuar matándonos contra el respaldo de tu cama, pero no sé si esto tiene sustento ideológico o si solo estás en los días masculinos (cuando el equipo de fútbol del que son hinchas pierde un partido importante).

¿Qué querés? ¿Qué te gustaría que haga? Qué fácil decirlo en la cama, qué difícil lidiar con eso en el plano sentimental.

Por mi parte, sí, soy fiel a mí misma porque solo represento mi idiosincrasia. Cuando muera, el cajón no va a ser más cómodo por haber pospuesto mi vida en función de la voluntad de otro. Pero creeme que te estoy dando todo lo que puedo. Nadie me tiene entera o todo el tiempo. Nadie cuenta con mi cariño exclusivo. Que sea poco no quiere decir que sea de menor calidad, dentro de mis alcances, llego al límite. Si no te alcanza lo comprendo, pero aun así no deberías obviar el hecho de estoy con y para vos. No del modo ideal, pero qué es perfecto en esta vida de falsas escuadras y comida enlatada.

Bueno, no sé, explicame.

Te mando un beso.

-.So.-

P.D.: no sé a qué te referís con “estar en cualquiera” o “ser fiestero”, pero si lo que te preocupa es el número de “algo” conmigo, sos el único.


Sofi, a mí me volvés loco. Yo estoy muerto por vos. Pero si no me elegiste hasta ahora, independientemente de la ideología que lleves o cómo vivas tu vida, no me vas a elegir nunca.

Y no, no soy el único. Soy el último. Nunca quisiste saber en qué andaba a las tres de la tarde y maquino con que estás almorzando en lo de tus suegros y yo como un boludo pensando en vos.

Sí, cambia que sea a la madrugada. Me siento el plan Z. Y todo bien, me encanta igual, me encanta que llegues y comerte la boca, pero ni siquiera te quedás a dormir. No te conozco después de las ocho de la mañana. No sé si tomás mate o café o sos de las que no desayunan.

De eso me hinché las pelotas. Ni sé si se puede llamar “vínculo”.
¿Por qué seguís de novia si te fijás en otros chabones? Eso no entiendo. ¿Tienen una relación abierta o algo así? ¿O vos lo cagás y punto?
De vuelta, no es por tu novio (por él puntual esto), puede ser un maestro o un pobre tipo, ojalá te cuide y te quiera, el resto me chupa un huevo; es por vos. Como que intentamos estirar algo que no está pensado para durar. Y yo no quiero seguir enganchándome si vos estás en otra. A esa otra me refiero. Te gusta salir, chupar y llamarme. Y cuando no me llamás me quedo tarado, flasheo. Es al pedo, me mata de paja sentirme así de pelotudo.

Eso es.
Pero vos sos una copada y me gustás así, es raro porque no puedo decirte qué cambiar porque me gustás así, pero estás indefectiblemente lejos. Y cansa.

Perdón si te parece una explicación chota, es lo que me pasa.

Beso,
Ale.


Ale,
Lo choto no es la explicación sino la premisa. Te gusto así y sin embargo querés modificar lo que somos, tiene bastante poco sustento lógico ese argumento.
SÍ te elegí, lo hago cada vez que te llamo, el huso horario es circunstancial y anecdótico. No sos el último, no tengo un podio mental en donde acomodo a mi gente según el cariño. Formás parte de mi vida y soy feliz de tenerte en estas condiciones.

No tengo una relación abierta y si querés ponerlo en términos triviales, sí, engaño a mi pareja. Pero no me autoimpongo policías sentimentales, vivo en paz con las decisiones que tomo. La fidelidad es una institución anacrónica, confesar mis errores sería lavar culpas de una forma egoísta que solo le generaría un daño a alguien que amo. Eso no me haría mejor persona. Esto tampoco, pero por lo menos persigo mi voluntad sin acumular deseos encajonados por un rótulo.

Estoy enamorada de mi novio, nunca lo voy a dejar. Me proyecto casándome y teniendo hijos con él. Eso no tiene nada que ver con nosotros. Estás alumbrando lo que te falta en vez de pensar en lo que tenés, sos tan humano como esa frase deja entrever. Conocés de memoria los distintos tipos de piel que tengo en cada zona de mi cuerpo, qué importa si desayuno mate o café.

No sé si todo lo que decís que querés realmente lo querés o te estás dejado llevar por una idea de cómo deberían ser las cosas. Todo lo que tenemos y hacemos funciona, si no te enroscás pensando de más podríamos seguir disfrutando de nuestros ratos juntos por mucho tiempo. La duración se la ponemos nosotros, a dónde está escrito que no tenemos futuro. Estamos tan llenos de pasión que no podemos ni aguantarnos las ganas, para cuando entro a tu departamento nunca tengo puesto el corpiño. Eso no se va a extinguir fácilmente. Mientras escribo siento que mi nuca se reclina levemente, como si mi cuello reclamara tus besos.

Si necesitás ajustes, los hacemos. Prometo dejar de llamarte a último momento y organizarme para pasar alguna noche entera con vos. Hay cosas que nunca vas a tener conmigo, pero pensalo: ¿son realmente importantes? ¿Una cena con suegros define el interés?

Creo que te estás llenando de fantasmas porque te da miedo de que algo fuera del molde funcione. Pensá menos en mí o en lo que hago cuando no te veo, empezá una serie, bajate el Tinder. Pero sigamos.

Te mando un beso.

-.So.-


No, So. Hasta acá llegué. Toda la vida estuve eligiendo quedarme con lo que tengo por sobre nada. Aferrarme a lo que hay con tal de algo. Hoy te juro que prefiero nada, tengo la cabeza tomada todo el día, soy un bardo.

Está muy bien lo que decís, pero hay un tope que me ponés y es que nunca vas a estar enamorada de mí. Y no me lo banco, no quiero jugarla de copado haciéndome el que sí.

Fue todo increíble y sos la mejor mina del planeta o de la galaxia o de lo que le siga en magnitud. Pero no puedo evitar pensar todo lo que pienso entre que nos vemos y nos vemos. Y me enferma, te juro.

Que seas siempre como sos.
Beso.


Podría llegar a enamorarme de vos, pero nunca de la forma exclusiva que esperarías.
Te entiendo y lamentablemente tengo que verte salir por una puerta que nunca hubiera querido que se abra. Lo último que pretendo es hacerte sufrir así que tomo cada una de tus palabras como sentencias inapelables, por lo coherentes y por lo inevitables.

Tenés una idea equivocada respecto de mis sentimientos, te pensás como alguien intrascendente obviando que las madrugadas no se comparten con cualquiera. O no más de una vez. Pero bueno, para qué enredar más las sábanas, en esta despedida forzada una bala o un beso hacen el mismo daño.

Sos todo tan lindo que me dan ganas de describirte utilizando palabras lindas. Ojalá que lo que querés y necesitás se materialice en tu próxima relación. Fue un placer conocer cada centímetro de tu piel.

Me duele esto. Me duele y no lo quiero. No me dejes. Bueno, sí, sí, ya me callo.

Te digo que te voy a extrañar mientras borro tu número de teléfono para no tentarme y te acomodás en el silloncito de mis recuerdos.
Me guardo los besos pendientes para cuando la vida nos encuentre mirando el mismo horizonte.

Lindo.

-.So.-

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Segundo & Vanesa

Siguiente

Juanjo, Leo & Ari

20 Comentarios

  1. Me agrada la actitud de Sofía, tan segura de si misma, tan clara con lo que quiere, tan libre.
    En cambio, Alejandro es tan fastidioso, ¿tanta importancia tiene ser interrumpido de ver un documental? Y es tan egolatra que le molesta lo que llama el plan Z. Debería estar contento por estar en el alfabeto se Sofía. Quien él mismo describe como la mejor mina del mundo o de la galaxia. ¿Quien se cree que es Alejandro para cuestionarla?
    Parece que me puse de lado de un personaje.
    Besos.

  2. an

    “pero me gustas y no quiero perderte ”
    Ay! Me duele acá, justo en donde resuena el recuerdo de una situación parecida.
    Y que por “recuerdo ” se entienda “esta situación horrible de la cual no puedo salir hace más tiempo del que quisiera ”
    Tal vez más tarde vuelva a comentar… Gracias chicas por este nuevo intercambio en el que soy un rato ella y otro rato él.

  3. Mariana

    Me morí. Tierno, especial y al mismo tiempo desgarrador.
    Creo que este intercambio se acomoda entre uno de mis preferidos, aunque es difícil porque todos son magníficos y merecen ser preferidos.
    Sigan haciendo esto que generan algo difícil de explicar, muestran desde otra perspectiva ciertas situaciones que son comunes para todos y por ahí nunca lo reflexionamos como tal. Genias!

  4. Primero lo primero, extrañe mucho estos personajes, estas situaciones, no se si son sus mejores (yo tampoco hago podios) pero si los extrañe. Cuales? Los amores desencontrados,las ganas de mas, las ganas de distinto, las ganas, los encuentros y los amores.
    El Yo quiero que me quieras como a mi me gusta que me quieran de Alejandro es irrenunciable. A quien no le pasa eso. Y el hay muchas formas de querer no me y te encapsules en una de Sofía es muy atendible.
    Empate que definan por penales pero sin Higuan. Perdón sigo interceptado por la coyuntura americana.
    Abrazo de re encuentro.
    P.S.: Tambien extraño la rutina de leerlas en el 55 pero lo de esto de año de buscar el momento del dia para leerlas tambien esta muy bien
    MartinS

    • Está muy bien que sigas ahí, ningún 55 podrá separarnos. La coyuntura americana siempre es bienvenida, todo nos atraviesa menos la pelota en el arco contrario. Abrazo de qué bueno que te gustemos como antes, como siempre ♥

  5. Pa. *Respira*
    Qué intensa la sencillez, la claridad, y la potencia del post de hoy. Qué linda Sofía con todas sus certezas. Acostumbramos a demonizar la infidelidad y sin embargo Sofía tiene tanto tanto amor. Y la leemos así porque sólo ustedes pueden escribirla.
    Las leo hace mucho, y es la primera vez que comento. No paren nunca. Sin dudas este es mi momento favorito de la semana, nunca nunca me desepcionan. Son un viento que me desacomoda los esquemas martes tras martes y me acurruca en el lugar de humano, en el sentido más básico. Y ahí se me cae un poco la cáscara del mundo loco y me dan ganas de quedarme con la parte de mi que ustedes mueven.
    Son hermosas. En ese sentido que no tiene nada que ver con lo de afuera.
    Gracias gracias gracias tendiendo al infinito.

  6. Otra seguidora más

    Entiendo perfectamente la libertad, y esto no se le parece en nada.
    Una tipa muy cínica y enferma Sofía.
    Ay Alejandro, corré lo más rápido que te den las “patas”!

    De todas formas me encantó, tienen un talento para plasmar cualquier tipo de personalidad y contexto que ni se imaginan. Sigan así. Beso enorme!

  7. ”Todos somos polígamos reprimidos” – Sigmund Freud

    La monogamia no existe. Por naturaleza somos polígamos. La monogamia vino al mundo de la mano de la ”propiedad privada” y NO. No somos propiedad de nadie y todos, absolutamente todos fuimos ”infieles” alguna vez. El sexo y el amor no siempre vienen de la mano. Tenemos tan metida en la cabeza una ”relación ideal” que las películas de Hollywood y la sociedad nos inyecta en la mente a lo largo de nuestras vidas que cuando nuestra relación no es como esperábamos, tendemos a volvernos un Alejandro.

    ¡Excelente entrada! Mis felicitaciones por un hit más. ¡Por más éxitos! Un beso enorme.

  8. Sin entrar a juzgar a los personajes, que es lo que todos hacemos en un primer arrebato (y yo voto como Otra seguidora más y me pongo del lado de Ale), estos correos son impecables, sorprendentes y tienen su “final feliz” en un final no feliz (para ambos):

    Congratulaciones.

  9. María

    Sin haber leído todavía “la continuación” me arriesgo a decir: Sofía con una frialdad que le va a pasar factura más pronto de lo que ella desearía y Alejandro con una firmeza al poner sus sentimientos sobre la mesa que casi hiere a los que nos identifcamos con haber estado enamorados, y más que nada a los que nos convencimos de no estar enamorados por mucho tiempo para que ahora ese sentimiento nos golpee como una cachetada que te da vuelta la cara.

    Con lágrimas en los ojos me dirijo a la continuación..

  10. Mica

    “Conocés de memoria los distintos tipos de piel que tengo en cada zona de mi cuerpo, qué importa si desayuno mate o café” me encanto!

  11. Mariana.

    Ufff, sentirse identificada con los personajes (Alejandro), es poco, pareciera que hubieran estado espiando algunos intercambios de mail y de mensajes míos porque describen exactamente lo que pensamos las dos personas involucradas en los mismos……me quedo con las ganas de saber como sigue la historia.
    Muchos éxitos con el libro y por favor no dejen de escribir nunca.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Carrito Item removido Deshacer
  • No hay productos en el carrito