Dante & Soledad

Hey, Dante! ¿Qué onda tu vida? 🙂
No sé si ir al punto o dar vueltas hasta llegar “de casualidad”. Opción A.

Me gané un fin de semana romántico para dos personas en un hotel & spa increíble en Las Leñas, todo incluido. TODO: aéreos, traslados, alojamiento, comidas, impuestos, etc. Hasta una cena de gala en un restaurante de lujo y acceso libre a todos los servicios del spa.
Esto sería fantástico en la vida de otra persona pero yo no tengo con quién ir. ¿Para qué me anoté, no? Una morocha con un vestido que tenía bordado la marca de un shampoo me dio un cupón en Coto, el resto es historia. Jamás gano nada. El segundo premio era un hornito eléctrico, me hubiera venido mejor.

Ya pregunté y no puedo viajar sola, todos mis amigos tienen que trabajar o cuidar a sus hijos o salvar el mundo, no sé. Pero ninguno puede. Y como no estoy saliendo con alguien el panorama es todavía más desalentador. Bueno, en fin, ¿querés venir conmigo?

Quizás sea cualquiera preguntarte porque solo cogimos un par de veces y hace más de un mes que no nos vemos, pero es el último tiro antes de perder el viaje.

Tendríamos que partir el viernes a la mañana (te aviso sobre la hora, lo sé) y el domingo a la noche ya estaríamos de vuelta. No es necesario que allá andemos juntos, cada uno puede hacer la suya. Ponele que nos saquen una foto para la página en la cena de gala, pero de última no nos etiquetamos y listo. Sé que sos freelo así que si querés llevar la compu y laburar desde la habitación todo el día, por mí está perfecto.

Si estás saliendo con alguien, perdón por la intromisión.
Besos!

Sole.


Sole, cómo va? Qué buena onda tu mail, me copa la idea. El tema es el siguiente: yo volví con mi ex novia hace cosa de 20 días y si me llego a ir con otra mina de viaje AHORA, se va a venir todo abajo en un segundo.

Pero la verdad que una escapadita no me vendría mal. Hay que cortar de tanto en cuando con las horas que se suceden y le suceden a uno. Y todo Mendoza es hermoso. Lo que sí, no te esquío ni dos metros, pero si es alto hotel, ya fue.
Qué mierda cuando el entorno se te empieza a hacer padre, yo ya perdí dos soldados en el torneo de los domingos porque ‘los suegros quieren ver al nene’. Firmaría acá y en cualquier papel que, así tenga quintillizos, al fútbol no falto.

Te propongo esto, ya que vos querés amortizar el premio y yo ando con ganas de rajar pero por contexto amoroso se me hace difícil aceptar ir con vos en modo parejita (por más de que esté claro que no lo somos), ¿qué te parece si me voy con vos pero entre Barbi y yo sacamos un pasaje aparte para ella? Saldríamos todos ganando, vos podés canjear y yo me las pico unos días con mi novia. Es bastante más barato un pasaje (sumado a toda la pompa) que dos. A dos no llegamos.

Si tenemos que sacarnos una fotito reglamentaria lo hacemos, no hay drama.

Ya que vos no diste vueltas con tu propuesta, yo no iba a dar vueltas con la mía.

Avisame y reservo todo.

Beso.


Entiendo que en tu cabeza masculina este plan es perfecto, pero Dante, vamos, es comprar una cuponera de quilombos. Además, sin ánimos de ofender: prefiero hacer eso con una pareja de amigos que con un “extraño” y una extraña, no pretendo complicarme la existencia para aprovechar algo que ni siquiera deseaba en un principio.
Voy a tratar de cambiar el primero por el segundo, ese hornito tiene que ser mi premio (¿consuelo?) Mantengamos los dedos cruzados.

Aprovechando el reencuentro virtual e influida por una intriga indiscreta quiero hacerte una pregunta. Quizás es cualquiera, pero tu propuesta también fue cualquiera:

¿Por qué no yo?

En algún lugar del mundo, una feminista se debe estar clavando un taco aguja rosa en la entrepierna. La pregunta que no se debe hacer, no vaya a ser cosa que.
Entiendo que cogimos algunas veces y eso solo me da derecho a reclamarte alguna hebilla que me haya olvidado en tu mesita de luz, pero realmente me gustabas y no sé qué pasó. ¿Qué me faltó? ¿Qué hice mal? Porque de un día para el otro te enfriaste, leí tu distancia sin protestar y simplemente dejamos de vernos. Yo no quería perderte pero a la vez era tan endeble lo que nos unía que tampoco podía activar estrategias para reconquistarte. O conquistarte.

¿Fue porque reapareció tu ex?

Te estoy usando como chivo expiatorio de los hombres del mundo, pero este es un modelo que se repite en mi vida y me gustaría saber por qué nadie se termina de enganchar conmigo. Quizás estoy haciendo algo muy obvio que les resulta repelente y no puedo detectar, pero si ninguno se toma el trabajo de explicarme, ¿cómo se supone que lo voy a cambiar?

No la quiero jugar de detective, tampoco espero un mapa conceptual de mis errores, pero una mínima aclaración, puntitos que me ayuden a formar una imagen. Me parece violento ponerme a interpretar el desinterés. Me cansé de esos días de pura angustia y ansiedad en los que me tengo que dar cuenta sola de que el otro ya no va a abrir una conversación.

Pocos te explican con palabras claras por qué ya no te quieren en su vida (por más poco comprometido que sea el vínculo que nos une) y si preguntás sos una loca buscando el conejo para hervirlo. Siempre es un hachazo menos violento que te dejen con fundamentos a tener que andar adivinando las causas de las ausencias sorpresivas.

Una línea de: “reapareció mi ex y por eso ya no vamos a coger” duele, pero cómo no te voy a entender. Una carita feliz a secas duele y encima te hace pensar en que quizás no estás cogiendo bien porque estás demasiado preocupada por los parciales.

No sé si hice mucho, si hice poco; y ya no se trata de vos, se trata sobre el próximo que aparezca y mi deseo de no pifiarla.
Espero que no tomes esto como un reproche, sé que no lo vas a hacer.

Besote,
Sole.


A ver, Sole, vos viniste con una propuesta extraña de primera. Irte conmigo un finde habría sido raro así yo estuviera más solari que el Indio. No nos vemos desde fin de marzo, no hablamos desde mitad de abril. Salimos 5 veces con toda la furia. Ninguno de los dos tiene esa personalidad fresca y espontánea que impulsa a las personas a hacer locuras en busca de diversión. Por eso te respondí lo que te respondí, porque me pareció que, dada la propuesta, la contrapropuesta tenía lugar.

Pero nunca, nunca mi intención fue ofenderte o reducirte. Ahora releo y, claro, bastante boludo.

Yo no puedo hablar por todos los hombres con los que saliste, mucho menos por los que vas a salir; yo te voy a contar lo que me pasó a mí. Con Bárbara nos seguimos viendo después de haber cortado. Un error de arrastre, una estela que no nos pudimos terminar de sacudir. Ella un día me dijo que era el amor de su vida pero que sentía que ella no era el amor de la mía, que ojalá en 5 años nos volviéramos a encontrar y en la misma sintonía, pero que hoy estaba a la vista que buscábamos cosas distintas. Dijo eso y me cortó por completo. Respeté su decisión pero por dentro me partí en tantos pedazos como se puedan contar. En ese momento, a la semana, nos conocimos nosotros. Y la pasamos bien, yo me enganché, pero nunca subimos ningún escalón. Chateamos algunas veces de día, un par de internas, salidas, cogimos, y listo. Yo no sentí que nos envolviera un amor u otro sentimiento como para que nos quedáramos. Y la verdad es que recién salía de una relación, mi plan Z era meterme de inmediato en otra. Creo que, en nuestro caso, fue un poco mi relación anterior, un poco nosotros que no terminamos de hacer el click.

Estoy siendo lo más honesto que puedo. Por otra parte, creo que no es la falta de una razón concreta lo que te o nos deja tristes y pensando; es que no quieran estar con nosotros. Que no quieran quedarse y punto. Bah, es lo que me pasa a mí.
No me resta dolor saber por qué. El dolor sólo se va cuando me quieren.

Si fuéramos amigos y tuviera que darte un consejo para el mundo nefasto de las citas sería que pienses menos en si le estás gustando al otro o no. Pensá en si te gusta ese otro, eso es lo importante, qué te pasa a vos.
También te diría que si algo no te cierra o te está generando ansiedad, preguntes qué onda. A veces los tipos somos cagones y no nos plantamos como se debe. Si estás inquieta, preguntá. En el peor de los casos, no te responden y tu vida sigue prácticamente igual, sólo habiendo sumado un pelotudo. Pero preguntá.
Pero no somos amigos, así que es una atribución que me tomo. O dos.

Cuestión que a principio de abril me mandó un mail mi ex y, bueno, eso. Acá estamos. 

Contame si conseguís cambiar el primer premio por el glorioso hornito eléctrico. Yo tengo uno y ya sé que va a ser testigo de mi casamiento, padrino de mi primogénito, tendremos sendos tatuajes; todo.

Beso, Solecita. Sos una copada, no te devalúes por pensar de más.


Ay, Dios. Cada día que pasa y releo el mail que te envié me siento más y más boluda. Perdoname por pedirte explicaciones retroactivas a toda mi vida sentimental. Creo que otro en tu lugar me hubiera puesto una restricción perimetral. Muchas gracias por tomarte el tiempo de redactar esa respuesta.

Ojalá no tuvieras toda la razón del mundo, pero sí, te atribuiste una amistad y la jugada te salió perfecta. TODOS me viven pidiendo que me enfoque en mí y deje de estar tan a merced de las decisiones de los otros. Es como si no pudiera controlarlo, aparece alguien e inmediatamente adopto un rol pasivo que me sitúa descalza debajo de la lluvia, como si no tuviera poder sobre la situación. Ni siquiera paro la pelota un segundo para preguntarme si el otro realmente me gusta, doy por descontado que me encanta y espero que sea el hombre de mi vida. Me olvido de que yo también existo y mis expectativas también tienen que estar cubiertas.

En fin, diría que esta experiencia fue un desastre pero, más allá de lo que aprendí (o entendí que me urge aprender): ¡tengo hornito nuevo! Pero nada fue tan fácil como esperaba:

Los del shampoo me hicieron ir a una oficina en Congreso para firmar el Contrato de Cesión ante un escribano que legalizara el cambio de premio, una burocracia absurda que me hizo perder media tarde. Encima me atendió un representante de la marca de nuestra edad, un pibe hermoso e innecesariamente simpático. Yo había ensayado una explicación: “tengo un familiar muy enfermo a mi cargo y no me puedo ausentar por tantos días”, pero cuando llegué preferí terminar de hundirme en la humillación y expliqué que rechazaba la oportunidad porque no tenía con quién ir. No quería seguir dando vueltas sobre el asunto, arranqué el árbol de cuajo. Hasta hablé de la promotora convincente, de mis amigos ocupados y de vos. El pibe se mataba de la risa, creo que le di entre pena y ternura.

Cuando llegó el hornito a mi departamento, entre la garantía y el manual, había una nota escrita a mano de Matías (el representante) que decía que había sido un placer conocerme, que si quería ir a cenar y un número de teléfono. Conclusión: le escribí y nos vemos el viernes.

Prometo tomármelo con calma y abandonar la actitud geisha, la conquista tiene que ser recíproca, la cita es de los dos. No tiene por qué gustarme y soy lo suficientemente interesante como para no tener que fingir poses o quedar a la espera de que su palabra me dé entidad. ME LO VOY A ESCRIBIR EN EL BRAZO.

De nuevo, muchas gracias por todo, sos un copado. Te deseo lo mejor para tu relación, de todo corazón.

¿Tenés algún otro consejo? Ya no me refiero a mí sino a cómo usar el hornito 🙂


Eyyy qué bien Sole! Ya incluso sonás más atractiva, te lo juro. Cuando sos vos es como si te estuvieras deshaciendo un rodete todo el tiempo, en loop. Sos un momento constante y muy lindo.

Y sobre el hornito, a ver, nada. Disfrutá. Es un camino de ida.
La vida de soltera mejora un 59%, según un estudio de la Universidad de Msasahushachusets.

Te mando un beso y, de verdad, este intercambio me alegró mucho. Nos abrimos más que en todas nuestras salidas.

Sé feliz, aunque con hornito cómo no serlo.

Dante.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Cristian & gente

Siguiente

Francisco & Agostina

44 Comentarios

  1. @4v3r3sto

    ” adoptó un rol pasivo que me sitúa descalza debajo de la lluvia, como si no tuviera poder sobre la situación”

    Guau! Son geniales! Transmiten muy bien esas ideas locas que tenemos algunas en la cabeza!!!! Y en loop! Gracias! Las espero todas las semanas!

  2. Sus cartas siempre me llegan en el mejor momento. Amo <3

  3. Mariana

    Wow! Creo que al igual que Sole voy a tener que escribirme en el brazo los consejitos de Dante. Las felicito, una vez más, por darle este final inesperado desde mi perspectiva. Un abrazo grande para ambas ♥

  4. “Siempre es un hachazo menos violento que te dejen con fundamentos a tener que andar adivinando las causas de las ausencias sorpresivas. ” Una frase justa para este momento .
    Son genias, lo digo una vez más.

  5. Amé todo. Es tan bello, que nos dignifica a todos como loosers. Bravo.

  6. Julieta

    “No me resta dolor saber por qué. El dolor sólo se va cuando me quieren.”

    ..Siempre me pregunto porqué es tan placentero leerse en palabras de otro.
    Algún grupo de terapeutas dirá que es narcisismo..

    Sin embargo, lo importante…

    la pucha qué es lindo leerlas!! 🙂

    Un abrazo para las dos ♥

  7. Lou Otero

    Acá una más a la que le acertaron en el timing. Muy lindo leerlas.

  8. Pau

    Chicas nunca dejan de sorprender.
    Increible la relación que encuentran entre tal o cual hecho para dejarme maquinando por lo reales que son las declaraciones de cada personaje.

    Me sentí un calco de ella y muy cerca de el. Te matas pensando que fue lo que te faltó a vos cuando la mayoría de las veces fue pensar que te faltaba algo lo que causó que no termine siendo.

    Nada eso, sigan siendo tan geniales y plasmando en palabras lo que a todos nos quema la cabeza pero no sabemos ni que es.

    Besos

  9. Guadalupe

    De los intercambios más lindos.. Creo que va a entrar a mi top de favoritos, le hago un lugarcito cerca de Tati&Mariano y Sebastián&Ámbar.
    “Por otra parte, creo que no es la falta de una razón concreta lo que te o nos deja tristes y pensando; es que no quieran estar con nosotros.” Justito en el clavo, exacto, gracias Dante (y Belén porque estoy segura de que Dante es Belén, ¿será?) por ponerlo en palabras, tkm.
    Gracias de nuevo. Y gracias por tomarse la atribución de dar(me) consejos sin que seamos amigos.
    Las sigo leyendo y no paren nunca.

    • Prometemos no parar nunca. La que jugó a ser Dante fue Juli, pero no desconfíes de tu intuición, esto se hace de a dos y no hay una sin la otra.
      De nada y gracias a vos por estar ahí ♥

  10. Un final feliz para una situación que tiene mucho de rulo infinito es salirse del mismo no?. Para esos veces se necesita algo tan fácil como seguir el consejo mas difícil de seguir del mundo: solo relájate.
    Si nunca fuiste Soledad o nunca te peso tanto la ídem medio que este texto te pasa de largo,como colectivo lleno. Bueno a una parte de mi historia le estaciono, el chofer lo puso en punto muerto, bajo y le abrió las 4 puertas cual Limusina, por eso el final esperanzado me hizo sonreír.
    Abrazo seguimos de gira literaria

  11. Muy bueno, sino el mejor. Creo que todos fantaseamos con saber algo más que no supimos, por qué no me quiso por ejemplo. Pero es cierto lo que dice Dante, el dolor no se va sabiendo por qué, el dolor se va cuando se va. No por nada la sabiduría popular dice que la curiosidad mató al gato.

    • Exacto. Uno busca una respuesta que lo calme, y eso es peor, porque después tiene la misma insatisfacción y una respuesta que no suma. La curiosidad mató al gato (y nos convocó a escribir este intercambio) 🙂

  12. Coincido con que es uno de los intercambios más lindos y mejor resueltos de esta serie. Me encantó.
    Quizás sea intuición familiar y por algunos datos concretos (el premio ¿consuelo?, el hornito eléctrico, la eterna duda de por qué yo no, típico mal que es materia de psicoanálisis durante años hasta que aparece esa persona que te hace pensar exactamente lo contrario : el por qué yo sí, pero me pareció que Soledad era claramente Belén, aunque nunca pregunto porque sé que esto se hace de a dos, y cuesta mucho descifrar quien es quien en este juego literario. Supongo que somos varios los que entramos con la ilusión de descubrir el secreto detrás de las entrelíneas, a veces no hay chance. Otras, por ahí sí.
    El cierre “Sé feliz, aunque con hornito cómo no serlo” es un hallazgo que como todo buen final mejora sustancialmente el texto antecedente y lo ilumina.
    En resumen, este intercambio desborda imaginación y los personajes están muy bien definidos.
    Un diez es poco.
    Lu

  13. Siempre sus intercambios m tocan alguna fibra interna.Hasta hace dos meses esperaba los martes a la tarde para leerlas,ahora son los miércoles a la mañana rumbo al trabajo. Sus intercambios me hacen el día. Las aplaudo desde el otro lado del mundo

  14. Maria luz

    Las conocí hace muy poquito y no puedo parar de leerlas. Son geniales

  15. El título del blog se aplica especialmente a este relato epistolar. Y a veces lo de no ser olvidado tiene sus inconvenientes. Este parece ser el caso.
    Fue muy audaz la propuesta de Soledad. Pero justo se encontró con alguien que no estaba solo. Y fue un poco dislate reprochar la contraprouesta de Dante.
    Mejor que se canceló el viaje. No habría funcionado. ¿Cómo aprovechará el premio el que le toque ahora?

  16. Me encantó (L)
    Sale la primer carta con Spin-Off Soledad & Matías? jajaja

    Genias

  17. Julieta

    Siempre es un placer leerse en palabras de ustedes. Si, muy narcisista lo mío.

  18. Sofi

    “Quizás estoy haciendo algo muy obvio que les resulta repelente y no puedo detectar, pero si ninguno se toma el trabajo de explicarme, ¿cómo se supone que lo voy a cambiar?”
    Suelo pensar que me leen la mente y no sé si eso me asusta o me hace muy feliz (creo que la 2 por ser no ser a la única que se le cruzan tantos cables a la vez).
    100% identificada por Sole, pero sin hornito.

  19. Coordino un grupo de mujeres y les sugerí el blog de ustedes para adentrarnos en el tema de relaciones. Lo amaron tanto como yo.
    Gracias, las seguimos leyendo.

    • Lidia, muchísimas gracias. Las recomendaciones son siempre muy bienvenidas porque es de la única (y mejor) manera en la que de a poquito vamos creciendo. Te mandamos un abrazo enorme a vos y a todas, las esperamos ♥

  20. Marisol

    Hace rato no las leia y cai en este, sin palabras… sigan y sigan con esto, son geniales. En el momento exacto donde me identifico con ella, contando con la ”suerte” de que en mi caso no anda con nadie, pero con una pregunta en la cabeza que quiere soltarse y no sabiendo qué hacer, si mandarse de lleno o irse sin mas, pero con intriga. Sí, soy cabeza dura y probablemente me mande, en parte creo que lo hago porque le daria un punto final a una situación o la posibilidad de aclarar algo y tener una chance, (ojala, aunque mi suerte no es la mejor,jajaj).

  21. Daniela

    Mil veces entré y salí, me daba vergüenza dejar un comentario pero necesitaba agradecerles. Parece una pavada pero su manera de escribir y describir situaciones y personas es excelente; leí todos y cada uno de los intercambios, todos y cada uno de ellos me gustaron (algunos más, otros menos, como es de esperarse) pero con éste en particular me sentí tan identificada que me llevó a pensarlo muchas veces y terminar acá, diciéndoles gracias una vez más.
    Saben poner en palabras lo que pensamos y sentimos de una manera que muchos no sabemos ni cómo empezar a decir, al punto que lo imprimí y lo llevé a terapia para leer frases textuales.
    Y de verdad que ayudan en muchos sentidos…
    ¡No dejen nunca de escribir!

    Una fan más.

  22. Camila Esperanza Callieri

    Wowowow súper identificada con este relato!
    Contentisima de haber encontrado esta página . A la espera de más,
    Saludos!
    Camila

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Carrito Item removido Deshacer
  • No hay productos en el carrito