No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: Mayo 2016

Cristian & gente

Hola gente!! Cómo andann?
Bueno les escribo por lo siguiente: se casa Bruno y, como su padrino, estoy a cargo de organizarle ALTA despedida de soltero. Mi idea es la siguiente: todo. Chupi, morfi, minas, timba, todo.

Sé que a algunos de los que están copiados en este mail no los veo hace mucho pero cuántos más seamos, mejor.

Yo ya estuve averiguando por un par de gurisas bien buenas y cuánto sale reservar una quinta en escobar un finde; pero primero me gustaría saber cuántos somos, cosa de calcular con cuánta plata contamos.
También quiero saber si se la bancan en hacerle pasar un gran momento de mierda con algún travuco. Yo tengo un amigo que sabe a quién contactar.
Encerrarlo en el baúl de un auto ESPERO que esté descontado. Se casa, se va a la celda compartida, algo de castigo hay que darle por esa elección.

Si lo de la quinta se nos va de presupuesto metemos boliche y ya.

Él que es todo tranquilito tiene que salirse del caparazón un toque.

Todo esto con carpa, de más está aclarar.

Bueno, espero sus comentarios!
HAY QUE TIRAR LA CASA POR LA VENTANA VIEJO, SE CASA BRUNO.


Dale, Cristian. Tenés cuarenta años. No podés seguir actuando como el inmaduro impulsivo que solías ser en el colegio secundario. Somos adultos y la mayoría estamos casados y tenemos hijos, incluyéndote. La locura quedó lejos en nuestra historia de vida, ya agotamos el modelo que propone un descontrol desmedido en cualquier circunstancia.

Descarto tus ideas y propongo alquilar una quinta en Escobar para pasar un domingo tranquilos y en familia. Podemos organizar juegos divertidos (dígalo con mímica, carrera de embolsados, etc.) y hacerles prendas a los futuros esposos. Si el lugar tiene una canchita de fútbol sería ideal, diagramaríamos un mini torneo mientras las chicas realizan alguna actividad entre ellas. Incluso podemos invitar a nuestros suegros, proyectar un gran día de campo sano.

Hasta podría hablar con el Padre Joaquín para cerrar la velada con una misa, no les puedo prometer que esté libre pero si quieren le consulto (mientras cruzo los dedos). ¿Qué les parece?

Saludos para todos y que tengan un hermoso día.
Carlos.


No bueno, paremos un poco, entre el travesti y la misa hay como cincuenta estaciones.
No, Carlos. Si querés todo eso andate a un retiro espiritual con los de tu congregación, esto es una despedida de solteros. Tampoco estás obligado a venir, eh. Tu propuesta queda descartada y por favor no volvamos a hablar de lo que escribiste que me pongo nervioso.

Vamos por lo del boliche. Pueden venir a casa, quilombo, baúl (obvio), obelisco en pelotas y boliche. Voy con lo de las gurisas, travuco diría que no porque me parece mucho, pero putas obvio. Igual tranqui, que me froten el orto y las tetas y nada más, la idea no es hacer cualquiera. Podemos bardearla en casa, bardo en el viaje y fiesta en el boliche. ¿Se entiende? Y cada uno vuelve a su casa con su mujer.

¿Les va?
Guille.


Cristian te escribo solo a vos porque leer a los pelotudos de tus amigos me está haciendo vomitar flores en el teclado. Qué les pasa que son todos TAN PUTOS?
Bruno es mi primo y le voy a dar la despedida que se merece. Si queres organizamos alguna gilada con todos estos imbéciles (quién es el enfermo que propuso el dígalo con mímica?) y hacemos algo BIEN nosotros. Tipo la despedida de soltero VIP jajajaja!

Papá a mí guita no me falta no voy a andar escatimando. Nos podemos hacer una buena fiesta con putas pero putas bien, entendés? Tipo Jesica Cirio. Onda alta calidad no esas putas que vienen por $300. Si querés contratamos un trava también, lo que quieras, no hay límite. Después nos vamos a Cocodrilo, ahí consigo de la mejor, todo: más putas, falopa, lo que quieras. Conozco unos after que te caés de orto. La terminamos a la una de la tarde bajoneando en Chascomús, olvidate, limusina, todo.

Escribime que tenés los peores amigos del mundo, la podemos hacer muy grosa. Muy.
Leonel.


BOLUDO VOS VISTE LAS RESPUESTAS QUE ESTÁN LLEGANDO!? CARRERA DE EMBOLSADOS, ME QUIERO FILETEAR LA CHOTA.

Escuchame, hagámosla bien, yo ahora redacto otro un poco más bajaverga como parece que les gusta a éstos. Para mí es, de primera, una luca per cápita. Con menos no hacemos nada.
Vamos a hacerles creer que es fiesta pero tranca y después caemos con toda la papota te parece? Hay unas hermanitas divinas que por dos lucas hasta te hacen las tostadas a la mañana siguiente vestidas de camuca. Yo me encargo de llamar y te voy contando. Vos tirame la data que tengas.
Che y pasame el dato del after que para la despedida falta mes y medio y ando con una manija que se me sale del pecho.


Se me murió la pija, Carlos. Podés organizarle vos algo por tu cuenta que no sea indigno ni represente el modelo que propone un descontrol bla bla bla.
Llamá al padre Joaquín y llevá a tus hijos, va a estar chocho.

Avisame si querés que te saque de la cadena.

Con respecto al resto, sí tiene razón Guille. Ni un extremo ni el otro, pero se casa el tipo, hay que darle algo fuera de serie.

Listo entonces, pongo en marcha la organización de minitas y boliche. Tomo como que por el momento tenemos tu casa de sede, hay que comprar chupi y alguna plantita.
Las minas son tranca, ya sé que somos gente grande y no es la intención que todos hagamos cualquiera tampoco.

Cuando tenga los presupuestos se los paso. Si alguno conoce dónde venden black label acá que no sea en el aeropuerto, avise. El buen whisky es importante para no quebrar.

Todos tienen mi celular por cualquier cosa.


¡Amiguitos! No nos pongamos tan intensos con Carlitos que su intención fue noble. Quizás el plan pueda resultar un tanto particular para algunos, pero no creo que tenga nada de malo compartir una tarde en familia con juegos divertidos.
Carlos ha sido un gran anfitrión en todas las oportunidades que nos recibió en su casa, además de buen amigo, servicial y guapo (jejeje!) es una de las personas más entretenidas que conozco. ¡Arriba, Carlos! Que el día está hermoso y un tropezón no es caída. Si no estuviera casado con mi linda Helena, dejaría mi despedida de soltero en tu manos, que por cierto son grandes y fuertes! Jejeje!

Con gusto iré a la casa de Guille pero me excluyo del boliche. Demás está decir que no cuenten conmigo para “las minitas”. ¿No podríamos utilizar términos más respetuosos? Que no nos lean no quiere decir que no existan y merezcan nuestra consideración. No entendí lo de la plantita. Mi suegro tiene una bodega de lujo, voy a consultarle si tiene Black Label (¿se llama así? ¿Ese es el nombre o la marca? Perdón, ¡soy abstemio! jejejej)
Les mando un besotón a todos y en especial a Carlos que me lo maltrataron un poco 🙂

Luisito.


Me siento disgustado por la forma en la que se descartó mi propuesta sin siquiera debatirla, creo que la idea era buena, quizás se podían ajustar algunos detalles. Gracias Luisito, me encanta que me apoyes.
Todo lo mismo que Luisito, nos vemos en lo de Guille.

¿En qué fecha? ¿A qué hora? No creo tener problema pero es importante definirlo con anticipación.

Hermoso día para todos.
Carlos.


alguien para jugar al futbol hoy por san telmo


yo Ramiro


Che Cristian cómo salgo de esa cadena de mierda? Te juro que me llegan mails y la pija se me mete para adentro.

Sí de una hagamos la nuestra que se curtan cuando llegan. Vamos a venderlo como fiesta tranqui y nosotros organicemos por nuestro lado onda que están ahí y le cabe. Ahora voy a tirar una en la cadena JAJAJAJAJA estate atento al próximo mail. Tengo un millón de ideas pásame tu celu y te grabo unos audios, preparate porque arrancamos rapándole el pelo y de ahí la seguimossss
Leonel


Soy Leonel el primo de Bruno re traqui la fiesta en lo de Guille eh a mí tampoco me va esa de las putas, yo cero. Che Carlos tengo el Pictionary. La del boliche muy tranqui, bailar sin minas, onda respeto por nuestras mujeres, ¿entendés? Y sí son mujeres basta de esto del putas, son laburantes como cualquiera eh. Re con vos en esa Luisi, me caés super. Llevo un Terma para nosotros.

Bueno muy buen dia para todos, siento que los quiero
Leonel, el mismo

Ah pará el sábado 24 ponele tipo 11


Escuchame pelotudo, dónde poronga estás? Se me están viniendo al humo hace dos días todos estos y sus mujeres, me están llamando a mi casa, hablando con Lorena, entendés?

Aparecé forro eh que esto también es cosa tuya. Carlos ya salió del hospital y anda 10 puntos pero está muy débil y me quieren comer crudo. Yo lo fui a visitar ayer. Sigue siendo un infeliz, pero ya no lo quiero cagar a trompadas. Me da pena, el tipo está tomando agua con pajita. Me fui re mambeado, llegué y me puse a rezar boludo, no sé qué mierda me pasa. Me mató verlo en cama. Tiene mi edad.

El putito de Luis me dijo que me voy a tener que hacer cargo de los gastos que el seguro del auto no cubra. EL AUTO QUE MANEJABAS VOS, LEONEL. Lo último que soy es buchón, pero atendeme el teléfono porque si no voy a tu casa, le cuento a tu mujer que te cogiste un par de tetas truchas y le vomitaste los pies.

No jodas, aparecé y bancátela como estoy haciendo yo.
Y andá a ver a Carlos. Yo (le) pedí perdón por los dos, igual.


Racimo de putos:

Recién llegadito del Caribe, todo tostado y hermoso como estoy, quiero decirles unas breves palabras: gracias. De verdad, gracias.

Después de TODO lo que pasó me demostraron ser los mejores amigos del planeta. Les voy a ser sincero y quizás me ponga un poco maricón: tenía miedo. No sabía qué podía llegar pasar en la fiesta teniendo en cuenta el quilombo monumental que fueron los días posteriores a la despedida (casi me suspenden el casamiento, muchachos) pero tienen una calidad humana que me conmueve. Perdón, estoy hecho un pelotudo. A mí la fiesta me chupaba un huevo, pero para Rocío era TAN importante que no quería que hubiera ni un mínimo conflicto. Y si lo hubo, no nos llegó. Todos tuvieron la mejor desde que entraron, incluso sus esposas, por favor háganles saber que son unas reinas y lo valoro.

Carlos, tu mujer me vio llegar disfrazado de la princesa Frozen arrastrándote de los pelos y sin embargo cuando salimos de la iglesia nos regaló un rosario de cristal de roca. Sé que lo hizo por Ro, pero igual, ese gesto habla de que tiene un corazón enorme. Ah mirá qué puto lo puso el casamiento al Bruno. Bueno, en fin, todos. Hasta el pelotudo de mi primo se comportó, impensado.

Estuve pensando y creo que la amistad es eso, salvar y salvarte. Estar en las buenas y en las malas con el mismo compromiso, en lo simple y en lo complejo con la misma voluntad. Quizás un amigo es una sucursal de tu felicidad y por eso la importancia de no desatender el quiosquito. Qué se yo. Tuve miedo de verdad.

Bué, qué me pasa. Bruno, pensador contemporáneo. Contrataciones: 155-984-TU VIEJA

Tengo una foto de nosotros en el trencito del carnaval carioca que es sublime. Va de portada y me voy a hacer un cuadro porque nuestras caras son tremendas.

Gracias, gente horrible. De verdad. Los amo.
Brunete.


Che Cristiancito de mi alma el agradecimiento anterior es, sobre todo, para vos. Sos mi hermano. Lo que hiciste por salvar mi casorio, boludo, sublime. Se me caía a pedazos la realidad y te pusiste la pija como nadie, me las salvaste todas. Todas.

¿El infeliz de mi primo te pasó la data del after? No para ir con él pero creo que nos merecemos un poco de relax.
Qué tema con la joda, nunca es suficiente.

Brunex.


De nada, querido.
Sabés que, con vos, a la guerra. Con vos y con el muñeco Gallardo, a la guerra.
Esto no lo repitas, pero me alegro de que hayas encontrado al amor de tu vida.

Pd: decile al forro de tu primo que me debe 4 lucas. Que no soy pobre ni botón, pero tengo un límite.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Zoé & Celeste

¡Hola, Zoé! ¿Cómo estás? ¿Cómo van los preparativos para Barilo`2016? Mi hermana está INSOPORTABLE, decí que es la menor y le tenemos una paciencia especial. Me encanta la bandera que hicieron, no sabía que dibujabas, les quedó preciosa.

Te llamará la atención que te escriba y no pretendo hacerlo desde un lugar de superioridad moral, solo que sé lo que pasa. Sé exactamente lo que te está sucediendo. Lo sé porque lo viví y lo veo reflejado. Que la casa de mis viejos se haya convertido en el búnker del curso me permitió pasar muchas horas con vos y darme cuenta de todo. No me voy a desentender del tema, pero como no tenemos confianza, no te voy a hacer ninguna pregunta. No me digas nada. Dejame escribir a mí, te voy a contar MI historia. Después, si querés, me contás la tuya.

Mis problemas empezaron cuando tenía catorce años. La instancia contextual no tuvo relevancia en mi adolescencia, nunca nadie me martirizó por mi peso, jamás sufrí presiones para adelgazar, de hecho era flaca y tetona. Pero mi comprensión de la belleza era inequívoca: la gordura me molestaba, los gordos me parecían feos. Y en esta persecución de un ideal fue que los trastornos me demolieron la vida.

Yo quería ser bella y desarrollé cientos de estrategias: la primera y más obvia era cortar comida en pedacitos chiquitos, eso hacía que baje el volumen del plato. Decía que estaba llena pero en realidad había desparramado el alimento sin consumirlo. Después iba y, lo poco que tenía, lo vomitaba. Lo hacía cuando había mucha gente (así nadie lo notaba) o antes de bañarme.
También me iba a ver la tele con el plato a la pieza y cuando se dormían tiraba la comida por el inodoro.
En las comilonas me encantaba charlar, contar anécdotas, distraer la atención por ese lado para que nadie se diera cuenta de que yo no estaba comiendo. Otra forma de distraer la atención era ser anfitriona: cocinaba, hacía los postres, pedía helado. Nadie le prestaba atención a mi alimentación y tampoco tenían por qué sospechar.
Tomaba litros de mate, me emborrachaba muchísimo (para vomitar más fácilmente), compraba sales, consumía productos para las dietas de limpieza de colon.

Vivía con dolores de estómago terribles pero siempre le echaba la culpa al exceso de actividades, a los nervios, a que dormía poco. Trabajé desde muy chica, pasaba muchas horas fuera de mi casa y eso me permitía ocultar mi situación y distraerme de la necesitad de comer.

Tuve la enorme suerte de que me salvaran la vida mis amigos. Se dieron cuenta de lo que sucedía y me ayudaron a iniciar el proceso de erradicación de estos hábitos terribles.

Mi mamá se sintió mal, dolida y culpable al enterarse. Y yo también. Cuando nací éramos muy pobres, en varias oportunidades no cenó para que pudiéramos hacerlo nosotros. Y ahora yo decidía no comer por un capricho estético. Ella no comprendía por qué alguien sería anoréxico y esto la entristeció mucho.

Una anécdota “graciosa” es que a los 19 años, ya casi recuperada, fumé porro y comenzaron esos dolores estomacales frecuentes y terribles que te mencioné. Un amigo me dijo: “¿no será que tenés hambre?” y me preparó un tomate con aceite y orégano. Así fue como descubrí que esa languidez horrenda que yo leí como problemas estomacales durante años, no era otra cosa que tener hambre.

Hoy en día estoy bien, ya no tengo estos trastornos, pero mi relación con la comida sigue siendo en pugna. No me gusta comer y trato de no ingerir grandes cantidades.
Tengo los dedos deformados en las puntas de tanto vomitar. El ácido estomacal me quemó la traquea, me comió el esmalte de los dientes y perdí las dos paletas por descalcificación. Lo realmente grave son problemas metabólicos: mi cuerpo se adaptó a mi desorden alimenticio, a no comer por mucho tiempo y funciona como el de un camello. Como no ingería lo suficiente, empezó a retener toda la grasa que podía. Ahora no sintetiza el alimento, no hace el proceso de separar los nutrientes y desechar lo que no sirve. Esto me trae un estreñimiento insoportable y me enloqueció la tiroides. Tengo incontables problemas de salud por un ideal de belleza absurdo que ubiqué en la delgadez.

Mi hermana sabe de esto pero superficialmente, por lo que te pido discreción. Ahora sí, Zoé. Te leo.
Besos,
Celeste.


Celeste, recién vuelta de Bariloche me siento a escribirte. Yo creo que todo el mundo que tiene este problema debe decir lo mismo pero: entiendo que tengo un problema, también que es preocupante, no sé si tan, tan grave.

A diferencia de vos cuando tenías masomenos mi edad, yo sí soy gordita. Sí tengo rollos, sí se me juntan las tetas con la panza, sí me raspa la entrepierna cuando camino. Me pongo desodorante roll on para no pasparme. Los pantalones se me rompen justo ahí. Las camisas de mujer me forman un rombito de tela estirada entre cada uno de los botones. En lo que coincidimos es que a mí tampoco me gustan los gordos.

Quizás son todas cosas que ya notaste y por eso decidiste mandarme tu historia. No creo mucho en que generemos una confianza de mejores amigas sólo porque las dos pasamos por no cumplir con lo que, según absolutamente todos y todo lo que nos rodea, debemos ser. Yo tengo muy en claro que esto me hace mal. Nunca pasé tiempo sin comer, como el doble o el triple que el resto y lo vomito a los 15, 20 minutos. Cuando alguien me pregunta por los atracones, se lo atribuyo a un problema de balance hormonal que estoy teniendo y mi metabolismo elimina más rápido, con lo cual tengo más hambre que lo normal.

Sin ofender, ¿vos la viste a tu hermana? Yo la amo con toda mi alma, pero no tiene medio gramo de grasa. Su cuello es largo y hasta se pone gargantillas que no le hacen la cara más gorda. Tuvo su primer novio a los 15 y ahora ya va por el segundo. Y con el primero cortó y volvió. Y es un chico más grande. Quizás para vos que ya creciste son todas estupideces, pero la secundaria es el caldo de cultivo ideal para cualquier asomo de trauma; y yo me contagié.

No te preocupes por mí, voy a la psicóloga y ella sabe y me prometió que no lo va a hablar con mis papás en tanto yo sea 100 por ciento honesta con lo que hice en esos días entre sesión y sesión. Y lo soy. Con ella puedo y quiero serlo, pero con vos, si bien pasaste por lo mismo, no. Ya no sos adolescente, Celeste, ya pasaste toda la etapa de que el chico que te gusta haga juegos de palabras con tu apellido para llamarte gorda sin llamarte gorda llamándote gorda.
Realmente no creo que haya sido igual. Yo jamás podría dejar de comer, por ejemplo. He ahí el problema.

La semana pasada fui a la ginecóloga por primera vez. Tengo “óvulos deficientes”. Es reversible, igual. Mi mamá está alterada con ese tema. Dice que es por mi sobrepeso. En fin.

Ojalá con tiempo tu cuerpo pueda amigarse con tu sanidad. Creo que, como con y para todo, es cuestión de eso, de tiempo. Y lo de las paletas ni se te nota, lo solucionaste perfecto.

Te agradezco la preocupación, pero te siento afuera ya.
Confío en que no lo vas a hablar con Mía.

Zoe.


Ufff… los psicólogos. Fui dos veces a una psicóloga que me caía pésimo. La pregunta era: “¿Por qué no comés?” y yo comprendía que eso estaba mal, pero quería ser más flaca y la ausencia de alimento iba a lograr que adelgace. Tenía absoluta conciencia de la situación, no necesitaba analizarla: me parecía bella la delgadez y era lo que elegía. Me diagnosticó un trastorno dismórfico corporal, que es tener una imagen distorsionada del propio cuerpo, pensamientos obsesivos que deforman y amplían cualquier pequeña imperfección. Estaba equivocada. Yo sabía exactamente cómo me veía y la imagen que mi cuerpo proyectaba, solo que no me gustaba. Abandoné apenas empecé.

Odiaba la gordura y ahora tampoco quiero hacerme la desentendida, lucho a diario para modificar estos pensamientos tan a mano a la hora de juzgar y juzgarme. Todavía me siguen molestando los gordos. Me molesta que la gordura no esté inscripta poéticamente en los hechos artísticos. En una serie de televisión espero que a la gorda le digan “la gorda” y su conflicto personal pase por su sobrepeso. No tolero que se omita su condición, que sea solo un personaje cuando todos notamos que pesa dos veces más que la protagonista. Me parecen absurdas las modelos “rellenitas”, si no te da el cuerpo no te muestres en ropa interior, nos incomodás a todos con tu actitud.

Pero también pienso en por qué pienso así, aunque suene a trabalenguas. Porque, digo, yo no nací con todo esto en la cabeza. En algún momento entendí que la gordura no era estética y bajo esa premisa me formé. Alguien me enseñó este discurso que con entusiasmo mortal hice propio, sin siquiera cuestionarlo.
Es imposible no pensar en el consumo masivo de información, los medios de comunicación son grandes propagadores de la basura intelectual que asocia a la flacura con el éxito o la belleza. ¿Y cómo hacés para oponerte? Porque entiendo que está mal, lo sé, pero después veo a Pampita en malla y me odio por no haberme abstenido de comer incluso cuando era más chica.

Vamos a cargar con esto toda la vida, Zoé. Aprendimos las rutas mentales más destructivas y no vivimos en un contexto que nos facilite la tarea de aceptarnos por lo que somos.

Ojalá con tiempo tu cuerpo pueda amigarse con tu sanidad, como me dijiste vos. Mi sueño es despertarme y que mi cabeza entienda la vida de otra manera. Sé que el cambio está en mí, solo que todavía no terminé de encontrar dónde.

¿Alguna vez te pusiste a pensar en que, quizás, al chico que te gusta pueden gustarle las gorditas? ¿O puede no importarle este punto que a vos te desvela? No digo que seas así, solo digo: ¿alguna vez siquiera lo pensaste?


Celeste, quiero dejar una cosa en claro: yo nunca acudí a vos en busca de protección. Te agradezco la preocupación pero creo que es un tema que no te corresponde, que no te pertenece. No quiero que seamos un grupo -un dúo- de autoayuda vía mail. Hay mil foros, si quisiera consejos sobre y de gente que pasa por lo mismo, con la que no tengo suficiente confianza, que ni siquiera me conoce ni sabe cómo vivo ni va conmigo al colegio; buscaría por ahí.

Vos ya sos grande y tenés un fantasma que no lográs esfumar. Y lo lamento. Lo leo y me duele que lleves con vos ese peso ya-no-literal a todos lados. Pero no me lo traslades, ya bastante con el mío. No me muestres el futuro negro que me espera si no dejo de meterme los dedos para vomitar. No es la forma. Además, está a la vista, somos dos cuerpos distintos. Vos pudiste resignar una necesidad básica para lograr tu objetivo, yo no pude; en cambio me ensanché tanto la garganta que las pastillas de ibuprofeno 600 me pasan sin agua.

No voy a tener este problema toda la vida, pero necesito terminar el secundario un poco menos gorda.
Y sí, me lo pregunté. Mateo me postuló para el concurso del boliche, el de la chica más linda, me dijo “olvidate, las vas a aplastar a todas”.
Estoy cansada de esta gente. Vos te pensás que soy yo la que me lastimo, pero no es así.
Yo no te voy a cuidar de vos y vos no me cuides de mí. No necesito que me cuiden de mí, necesito que me cuiden del mundo.

Por favor, no me escribas más.
Espero crecer y enfrentar todo con tu madurez y tu centro. Hoy no puedo. Hoy estoy ocupada esquivando balas al autoestima.

Beso.


En mi peor momento, una de mis mejores amigas me encerró con su discurso y me obligó a asumir que tenía un problema. Le respondí que estaba perfecta, que el problema lo tenía ella porque era una gorda resentida que me envidiaba y me comí un alfajor triple para demostrar mi superioridad. Como no pude vomitalo en ese momento, opté por no comer ningún sólido los tres días posteriores. Al cuarto me desmayé en un colectivo. Al quinto pedí ayuda.

No, Zoé. No te voy a cuidar, el tema no me pertenece. Pero tampoco me voy a desentender como si nunca hubiera leído tu dolor. Ahora estoy involucrada, mal que te pese. Te voy a seguir escribiendo pero porque tengo una propuesta:

Vi en Facebook tus dibujos, tengo un amigo que tiene un bar en donde hacen exposiciones mensuales de artistas independientes. ¿Te interesa? No sé cómo es la logística pero puedo hablar con él y ponerte en contacto, tu material le va a fascinar.

Vos decime que sí y yo te prometo que no volvemos a hablar de otra cosa que no sea eso. ¿Sí?


Aceptarte la propuesta me da vergüenza porque conocés un lado mío que casi nadie, pero la verdad es que tengo ganas de probar.

Por un lado me da miedo que no te gusten mis dibujos y sólo quieras prestarme atención a ver cómo sigo, por el otro, nadie nunca ve esos dibujos y vos sí.

Sólo te pido que no seas mi cómplice en esto ni mi tutora, que no me mires como si supieras, que no vigiles si y cuándo voy al baño.

Separemos lo que venimos hablando de lo que empezamos a hablar.

Ahí le pido a Mía tu celular.
Muchas gracias.

Perdón por dejarte afuera tan determinantemente pero es todo mucho.

Zoe.

 

Roxana & Manuela

Hola mami ya sé que ya te escribí anteayer y sólo me dejan un ratito la compu pero te re extraño y quiero que vuelvas.
Por acá está todo bien igual, papá dijo ayer que iba a cocinar su especialidad y lo hizo: fideos con manteca. Les pusimos un montón de queso, tanto que nos quedamos sin. Camila dijo que te habrías enojado vos.

Vos cómo estás? Ya sabés cuándo volvés? Yo no quiero que se peleen más y Camila está encerrada en su cuarto todo el día y me aburro un poco ahora que no estás.

Papá me dijo que él tampoco quiere pelear más así que por ahí si venís podés amigarte con él y cocinar algo rico y después si querés te acompaño al vivero que te gusta.
Yo quiero vivir con los dos, a mi no me preguntaron si quería vivir con papá. Además no sabe planchar y Camila está yendo al cole con el yamper todo arrugado. Perdón si escribo mal algo, yo veo que está rojito y lo cambio pero algunas no sé.

Te amo, ma. Vení a casa a hablar con papá que está re triste también, seguro que no te lo dice pero te re extraña. Todos te re extrañamos.

Besos a la tía vale y si venís me traés budín marmolado del que hace ella porfa?
Dale volveeeeeeeeeee

Te amo,
Manu.


hola mi amor la tía Vale está dormida no me deja NI ACERCARME A la computado r a después de lo que pasó estoy encerrada no sabés lo quye me aburro todo el dia atás mio están acá
Me alegra saber de vos hij te amo a vos y a Manu y a Cami y los extraño ya vpy a volver estoy es un momento complicado las voces no se callan y a veces me tengo quer encerrar para que me dejen tranquil.a

Contme como estás yo tengo dos hiujas de tu edad ls tuve hace un tiempo una se llama Manuela y otra se llama Camila, mi mamá vin a visitarme hoy y la hija de puta de Veleria me decía manmMA ESTÁ MUERTa HAHAJAJAJAAA ¡¡¿¿¿?PERO SI YPO HPY LA VI??!!!
Tengo cosas muy impritantes, nos están escuychand0 nos están leyendo saben todo tenemos que tner cuidado con ñla informwcó9n que damor prque ya me dijeron que me van a hacer lo mismo
No digas n<da cualquier cosa vos no me conoces Luciano yo viy a hacer todo lo posible por dsalir de aca y nos vamos a entontrar en alcung lugar yo estoy esteando ls señal de las voces

Te mao hija cuida tus dos nenas y a tu maridpo que
e despertó vahu esper dan fal poatr.


No digas malas palabras!! Vas a tener que hacer una prenda cuando vuelvas!!! jajaja no te preocupes yo no le cuento a nadie.

Mami a vos no te pasa lo de la rayita roja?
Dice papá que no te escriba pero yo igual no le conté que te escribí estas dos veces porque él está muy preocupado y no quiero darle más problemas. No nos lee, estoy segura, tranquila.
Las voces que escuchás son de la radio o de la tele? A mí a veces me pasa que me quedo dormida y de repente me levanto porque camila está viendo una peli y yo pienso que me está hablando o que es papá que vino a despertarnos.
Y lo de las dos hijas no entendi si hay alguien con vos que también tiene dos hijas con nuestros nombres!?? Qué justo! También se llamá Roxana?? Te imaginás??

Te puedo contar algo? Que quede entre nosotras eh. Yo el miércoles que tengo educación física me voy a ratear y no me voy a subir al micro y me voy a lo de la tía. A verte.
Yo sé la dirección pero no sé como ir pero igual tengo plata porque te acordás que el abuelo me regaló 200 pesos para mi cumple bueno me quedan como 160 o capaz más solo gasté la vez que fuimos al lugar de las golosinas en bolsita.

Bueno el miércoles te voy a ver ma me llevo la dirección en un papelito vos cuidate y no te preocupes que en casa estamos bien, Camila está re loca y no habla con nadie pero igual estamos bien porque papá le dijo a una chica que viniera a cocinarnos algunas veces por semana pero no se queda a dormir.

Te amo ma y guardame marmolado así también traigo para casa y otra cosa la tía me podrá traer después porque no me puedo quedar a dormir porque el miércoles tengo English re temprano.

Beso te amo, manu.


155.255.552.666.666.666
DNO CAMILA NO vengas etamso amenazadas VAN A MATARTE ME VAN A MATAR A MÍ ES MUY PELIGROSO ESTAMOs tenemos que hablar en cñódigo para qye no nos entindan entendés? 5841f1fsdsfff 8114

Me dijeron que me tenía que morir para salvarme me dicen lo que tengi que hacter no queieren que hable con vos quw
Es importante gr sv un es mut riesgoso cuando me voy a dirmir se mtetn cinmigo me están buscando me la CHONCHUDA ESTÁ CN ELLO ELLA M VA EA ENTRGAR ESA HIJA DE PUTAS DEL DICE DOINDE VIVO ME TENGO QUE SALvar a ustedes yo sé muchas qcosaws pero eso es muy6 importante

Mamá me dihp que yo vot a ir vcon ella que espere no puedo seguir Escribiendo saben AHORA DUERNMEN MN pero saben es una nave hay muchs genten me esptáb buscando te vban a llevas CON MIS BHIJAS NO SE METAN

Los ciás son dificuiles no sé ue me pasa te extraño a mi estpoiso a mis hijas los queriom ver antes de que me lleven la entfermete enfdwrnmeta enfnermeera quie¡re matrarme ELA SAB.e

ESTOS SON LOIS CODIGOS HJ
CUNDSOOEREM JKDJDJDJDJDJDJDJDJDJDJ
CUNENNJOADOO
TE voisy a dr una lisate ade los que me persiguen aya aparecieron BASTA DEJENBTME ESTAR TRANQUILAR POR FAVOR BASDTA BASTA RSYTO UN LOLOO

YA ME LLEVAN YA ME LLEVBAN M


Valeria, tras siete horas de estar buscando a mi hija, te escribo para decirte que apareció. Estaba perdida y asustada y se metió en una verdulería a pedir por su mamá. La señora le preguntó dónde vivía y le mostró un papelito con la dirección de tu casa. Yo le dije que estaba ahí porque explicarle su internación me parecía complicado e innecesariamente chocante. Después la nena le mostró el otro papelito que yo le pegué en el cuaderno con los números de acá y mi celular, y finalmente la encontramos.

Pasé el peor momento de mi vida. La sensación de haberla perdido me tomó el cuerpo por completo y no podía respirar, no podía actuar, la desesperación me paralizó motriz y mentalmente. Pero ya está en casa. En un ratito, espero, dejaré de temblar.

Me contó que estuvo intercambiando mails con Roxana así que inmediatamente le cerré la casilla y le prohibí el acceso a mi computadora. Estamos haciendo mal nuestro trabajo, Valeria. Yo debo cuidar de mis hijas y vos de tu hermana. No se te puede escapar una cosa así. Leí el intercambio y es dolorosísimo. Decí que Manu es inocente y no supo leer tras las líneas. Pero no podés permitir que Roxana tenga contacto con Manuela. Es chica y frágil. No puede ni empezar a abarcar el colapso nervioso de su mamá, y no pretendo exponerla a eso tampoco. Es la luz de mi vida, no quiero que se apague jamás.

Ya perdí a mi esposa y hoy sentí que perdía a mi chiquita. Yo sé que es un momento difícil para vos también pero yo tengo que estar entero para cuidar de mi familia, así que tomé la decisión de mudarnos al interior cuando las chicas terminen este año escolar. Camila sabe practicamente la historia completa y está imposible de tratar. Tiene esa tristeza conocida por todos que la clausura al mundo exterior. Te voy a seguir pasando la plata que necesites, pero nada más. Necesito que mis hijas crezcan sin este tajo al alma. Sé que no puedo evitarles todo el sufrimiento del mundo (aunque es lo único que deseo) porque es una tarea que requiere superpoderes, pero su mamá ya no es la que conocen y me parecería tremendo que se quedaran con esta Roxana, no con la que adornaba toda la casa con flores de estación.

No quiero que les sea inevitable pensarla como otra. Quiero que sea la una que conocen. Su mamá. Para ‘otros’ estamos el resto. Incluso yo.

Cuando ajuste los detalles, te aviso. Sabrás comprender la decisión.
Te deseo toda la fuerza y calma del mundo.

Yo tengo una familia que subsanar.

Saludos,
Gerardo.


Te pido disculpas, Gerardo. Perdoname por hacerme cargo de mi hermana, por internarla y por procurar que tenga todo lo que necesita para que su calidad de vida (dadas las circunstancias) no se vea afectada. Perdoname por hacer esto sin recibir ningún tipo de ayuda de tu parte, más que el dinero para cubrir la cuota mensual de la internación. Perdoname por ponerme al frente de la situación más allá de tener una familia propia que me demanda atención, por luchar contra la obra social durante medio año para que se hiciera cargo del tratamiento, por pelear contra todas las instituciones psiquiátricas de excelencia que no querían admitirla hasta dar con la que (después de que el director me viera llorando y rogándole en su despacho) le otorgó una cama.

Por favor, tené la dignidad de excusarme por traerla algunas noches a dormir a mi casa así se siente contenida y acompañada, y sobre todo, por tener la irresponsabilidad de irme a dormir dejando mi computadora personal prendida. Es imperdonable que no la haya abandonado para que el único amor que reciba sea el de tres enfermeras y una televisión.

Perdoname porque renunciaste a tu esposa y fuiste completamente incapaz de seguir sosteniendo un vínculo afectivo. Ah, te disculpo por perder a tu esposa, ahora vos disculpame por perder a mi hermana.

¿Irte a vivir al interior? ¡Qué idea genial! Acá voy a estar cuando Manuela se escape nuevamente, esta vez en un micro de larga distancia, desesperada por ver a su mamá.

Seguí ocultando, negando, mintiendo. Los daños colaterales te van a encontrar justo en el pico de la felicidad que querés inventar. Irte a otro lugar implica tener los mismos problemas pero en un espacio que no es el tuyo. La lejanía no simplifica ningún escenario.

Por favor, Gerardo. Tenés que empezar a ubicarte en tu lugar. Aceptá, lo de siempre se modificó de forma irreversible y que hay que amoldarse a su nueva figura. O si no, andá a llorar mirando una foto. Eso sí que es productivo.

Perdoname por estas últimas palabras, debo estar loca como mi hermana. Cuando me pregunte por vos (en esos cinco segundos de lucidez semanales) le voy a decir que la diste por muerta y que ahora estás subsanando a tu familia. No te preocupes, se va a olvidar rápido. Como vos.

Te mando un abrazo, ¡suerte!

Valeria.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Fernando & Brenda

Hola Brenda.

Estoy enojado. Y aunque debería tratarte por lo que sos voy a cuidar el vocabulario, cosa que no hiciste y dudo que puedas o sepas hacer.

El problema que tienen con Laura lo desconozco y tampoco me interesa, pero bien sabés que salió a ventilar todas sus intimidades cuando dejaron de hablarle. En todo el bardo que se cocinó entre ustedes, ella me mandó unas capturas de pantalla del grupo de WhatsApp que tenían. Con todo el dolor del mundo, no lo puedo creer.

Utilizaste términos para referirte a mí como: “el gordo nerd”, “la bola de grasa solidaria” y “el mulo Cuasimodo”. Te preguntaron si te gustaba y escribiste frases como: “el engendro me persigue pero no lo toco ni con un palo”, “prefiero arrancarme la boca antes de darle un beso”, “no me dan los brazos para abrazar tanto colgajo” y “¿mirá si le doy un beso y me contagia el acné?”

Y la peor, la que más me dolió, la que se me tatuó con tinta en la piel: “al gordo lo tengo de mucama para los trabajos de la facultad”.

A ver, Brenda. Me gustás, sos la mujer más hermosa que conocí, pero quedate tranquila de que entiendo mis limitaciones. Se me nota que estoy loco por vos, ya lo sabés, lo sabe hasta mi abuela (le hablo de vos, literalmente), pero nunca te dije nada porque jamás me darías bola a mí.
Si te ayudaba, no lo hacía para conquistarte (sé de memoria que esa opción está fuera de mi alcance), solo quería hacerte feliz. ¿Sabés por qué? Porque pensé que éramos amigos. No recuerdo haber firmado un contrato para ser tu servidumbre.
También pensé que me valorabas como persona y por todo lo que sé, nunca me imaginé que me estabas usando para tu vida universitaria. Y menos, mucho menos, que vos creías todo eso de mí. Ahora me siento el boludo que creés que soy.

Entiendo que esa conversación no debería haberla visto, pero existe. Y muestra a la perfección tu contra máscara.
No me importa si querías hacerte la canchera, yo solo quiero que me devuelvas todo lo que te presté. Libros, revistas, películas, etc. Lo que te regalé es tuyo, por supuesto.
Avisame cuando vas a estar en tu casa que paso.

Fernando.


Fernando, en primer y básico lugar: lo siento mucho. Perdón.

No deberíamos haberte expuesto a eso. No lo pienso, sólo lo digo. Decir es tanto más ligero que pensar. De todas formas, sé que no te interesa nada de esto, como dice la canción: “la espina ya está clavada”.

No me gustás. Me encantaría que me pasara, pero no me pasa. Y no creo que me vaya a pasar. Eso no quiere decir que no te aprecie.
Tampoco entiendo mucho cómo es que te gusto yo si soy bastante forra.

No quiero explicar más nada. Vos estás lastimado y yo muero de la vergüenza. Te dejo todo en una caja abajo de casa. La cosa cotidiana más demoledora por la que cualquiera puede pasar. Te voy a dejar una notita vieja también. Sólo te pido que cuando la leas, por lo menos me avises que la leíste. Es de octubre 2014.

A Laura le voy a hacer la vida imposible por esto.

Lo siento. Podés no dirigirme la palabra nunca más.
Brenda.


¿Te jactás de ser una forra? No sos una forra, Brenda. Sos patética. Y escribir este insulto me duele más que a vos recibirlo. La maldad no te enaltece como persona, no sos más interesante o audaz por vivir alejada de la sensibilidad. Te regalo estas frases para que te chupen un huevo.

Después de mandarte el mail recordé que cuando estabas conmigo solías decir que Sol es una puta mal teñida y que Luciano es un maricón reprimido. Ahora me doy cuenta de que criticar forma parte de tu comportamiento y que tu diálogo está compuesto por burlas constantes, que nacen de tu enorme inseguridad. Sin eso, no tenés tema de conversación.

Sueno a despechado, pero cómo no voy a estarlo. Cómo me vas a dejar esa notita en la caja. Eso sí que es de forra. Para que sepas, me quedé toda la noche porque a la mañana me pediste que volviera para mi casa, yo te hubiera abrazado toda la semana. Todo el mes. Toda la vida. No tenías nada que agradecerme, cada lágrima que te sequé con el puño de mi buzo la guardo en el corazón. Tu abuela era la más linda del mundo.

Qué suerte que no me diste el papel en su momento porque hubiera roto cualquier umbral de enamoramiento. Yo también te quiero como si no me alcanzara el cuerpo. Esto es retroactivo a octubre 2014. Hoy, hoy me rompiste.

Para tu tranquilidad, ya sé que nunca te voy a gustar. Y para tu mayor tranquilidad, estoy saliendo con alguien. Es muy reciente, pero no por eso menos real. Finalmente Guada (la de la tienda de comics de la 5ta Avenida) aceptó ir a tomar un café conmigo y la pasamos re bien. Ya la vi dos veces después de eso. Se la nota entusiasmada y yo estoy muy contento. El sábado a la noche vamos a ir a jugar al rol a la casa de su hermana.

Espero que tengas una buena vida. Suerte con todo.

Fernando.


Pero andá a cagar, infeliz.
Me hablás desde el lugar de víctima como si vos fueras la reencarnación de la mismísima Madre Teresa de Calcuta. Como si no te hubieras muerto de risa escuchándome hacer chistes sobre todos los demás. Como si no hubieras comentado sobre esos comentarios. ¿O te olvidás de cuando imitabas a Luciano?

Yo también recibí mierda, eh. Todos somos el blanco de mucha, mucha mierda en algún momento. Es cuestión de respirar y seguir. No pretendas irte de todos los días indemne, no esquives lo inevitable de ser humano.
O renunciá y abrite un bar en alguna isla bien, bien alejado de todo lo que te conforma, te hace ser.
No somos tan distintos como pensás, Fernando. Yo por lo menos no careteo lo que pienso, lo que temo, lo que me avergüenza. No es inseguridad, al contrario. Yo le pongo mi cara y todo lo defectuosa que soy a esto. A todo. Bien sabés que puedo reírme de mí misma también.

Vos en cambio siempre lográs acomodarte en el lugar de gordito con baja autoestima que baila al compás de otro. Yo soy, fui circunstancia. Pero siempre va a haber alguien a quien sigas a la espera de igualar su ritmo.

“Para tu tranquilidad, estoy saliendo con alguien”. No me quita el sueño tu soledad, campeón. Hacé lo que quieras. Estate con quien quieras. Ojalá que Guada llene el precipicio que tenés en el pecho.

Mi abuela era la más linda del mundo y además, ella sí se merecía mis lágrimas.
Ojo con ser buena persona sólo en un contexto determinado y con fines particulares. No soy quién, pero entiendo que no funciona así. 


¡¡¡¿NO CARETEÁS LO QUE PENSÁS?!!!
Además de defectuosa (TUS palabras) sos hipócrita. Me repetías que era tu mejor amigo y que me amabas, pero me tratabas de “gordo mucama” por la espalda.

Cómo no vi todo esto. ¿En qué estaba pensando cuando dejé que tu felicidad sea locomotora y la mía vagón?

Está todo tan mal que ni me voy a preocupar por explicarte, pensá lo que quieras. No valés la pena. Podría discutir cada frase de tu respuesta pero me está esperando mi novia.

Que una amistad de tantos años termine así me parece de lo más ridículo. Otro de tus logros, felicidades.

Ah, y a Bruno no le gustás. Me lo dijo pero me lo callé para no hacerte sentir mal.

Besitos, querida. Vas a tener que ser feliz portando esta personalidad, suerte con eso.

 

Darío & Araceli

Araceli, aquí mis disculpas por lo obvio:

Cuestión que, habrás visto, me hice una cuenta en snapchat. Lo estoy aprendiendo a usar y como vengo viéndome con una mina, esa foto, si querés “polémica”, iba para ella, no para vos. No quiero ser un desubicado, un asqueroso o un irrespetuoso; además laburamos juntos y qué mierda sería que los días en la oficina se hicieran incómodos. Ya bastante largos son.

Agregué usuarios a rolete de los que sabía que tenían y mandé esa foto a todos sin querer. Estoy pidiendo disculpas uno por uno. Tampoco es que tengo tantos, por suerte (más para ellos/ustedes que para mí). Pero quería escribirte a vos primero para aclarar todo y que no pienses que soy un viejo pajero que anda persiguiendo a sus compañeras de trabajo. No soy viejo.

Chiste malo, perdón.
Cuando empiezo a hablar y siento que me desboco, mecho un chiste para bajar un cambio y siempre termina en desastre. De hecho arriba dije “ya bastante largos son” y me contuve una frase patética que dejo entrever acá.
Qué personaje pedorro. El lunes podés escupirme el café si querés.

Todo esto trata de diluir el hecho de que me hayas visto la pija y, de ser posible, de sacarte una risita.

Así que bueno, eso, perdón.

Suerte que es la red social de lo efímero por excelencia y todo se autodestruye en cuestión de segundos. *fade out mientras suena Imagine*

Beso y eso, perdón.


Te vi la pija y me sacó una risita. Dejo entrever una alusión al tamaño.

Jajajajajajaja! Nah, tranqui Daro. Con todos los años que tenés (48, ¿no? O anda por ahí), no me sorprendió el primer plano de tu pija sino que hayas podido maniobrar tecnología. Mal, obviamente. Pero lo conseguiste. ¿Te acordás cuando no diferenciabas el “Regístrate” del “Iniciar sesión”? Si te habré tenido paciencia. Por suerte ahora estás a cargo de otra área y mi nuevo jefe no se pasa cuatro horas frente al teclado buscando la “r”.

Bueno, ya que entramos en confianza absoluta de golpe gracias a tu chota (¿?), me gustaría contarte algo personal. Como para estar en igualdad de condiciones, viste. Vamos a desnudarnos los dos, aunque yo no en el sentido literal.

Tu foto me sorprendió muchísimo porque tengo pocas pijas vistas, y menos “reales” (mi bibliografía genital masculina se basa en revistas o alguna que otra película porno). Soy lesbiana desde antes de nacer más o menos, en el jardín de infantes me preguntaban cuál era mi color preferido y respondía Celeste, pero por el nombre de la rubiecita callada que se sentaba enfrente mío.
En estos 26 años jamás tuve sexo con un hombre, ni siquiera toqué una pija. Solo algunos besos para confirmar que nunca cambiaría la piel suavecita de la cara de las chicas por esas barbas juntamugre que usan ahora.

Pero.

No sé, últimamente, qué se yo, algo cambió. A ver, sé que algo cambió pero no sé qué, exactamente. Como que empecé a mirar a los hombres. Antes eran postes de luz, pero ahora, no sé. Algunos me llaman la atención. No sé si me gustan, pero me atraen. Algunos. Perdón, estoy transcribiendo pensamientos sin filtrarlos o darles forma. ¿Realmente quiero morirme sin haber chupado una pija? Y lo que me llama la atención es tener este tipo de ideas, totalmente nuevas. Tengo entre miedo e intriga. Creo que quiero vivir esa experiencia en algún momento. Pero tendría que ser con un hombre que me encante y con quién pueda hablar sin sentirme incómoda, que me entienda y contenga. Alguien con quien tenga confianza.

Por eso ver tu pija así fue como fuerte. Me quedé tildada y esperando una explicación. Creo que, no te voy a mentir, me gustó un poco. No tu pija eh, la foto. Tenía buen encuadre y se veía todo grande y rosadito, jajajajaja! Me di vergüenza a mí misma.

Te dejo que tengo una primera cita con una piba que no me gusta pero me invitó a cenar y es fin de mes.

Te mando un beso y hagamos como que esto nunca sucedió.

Ara.


No lo puedo creer. Me dejás boquiabierto. No caigo. ¿¡Cómo me vas a dar 48!? Tengo apenas unos tiernos 44.

Sí, me acuerdo de todo eso. De hecho pasé a celular táctil hace no mucho y con un dedo abarco 4, 5 botones. A favor: escribo menos mensajes. Odio chatear. Odio decir “chatear”. El otro día le dije a Fabio “te puse un mensajito” y después de reírse 15 minutos me dijo que se dice ‘te mandé’. En fin.

Supe que eras torta la primera semana que te tuve en la oficina. Seguro te acordás, te tiré un par de tiritos y saliste inmune. No quiero decir con esto que todas las que no me dan pelota son lesbianas. Tendríamos una población argentina con 96% de lesbianas, pero sí, se notaba.

Ahora bien, lo que no logro leer entre líneas es si esta nueva inquietud te aflige, si es sólo curiosidad o si pensás hacer algo al respecto. “En algún momento” para mí es ‘nunca’. Cuando tenía tu edad decía que me iba a casar en algún momento. Y acá me tenés, sacándome fotos en verga para seducir a un piba que sólo está conmigo porque la juego de bufón.

Hacer siempre es lo más difícil. Uno suele ser bueno con las cosas en curso, no con las que tiene que empezar.
Ejemplo a mano: snapchat.

¿Pensaste en un trío? Tendrías un pie en el terreno seguro y un pie en el nuevo. Espero que no literal porque LOS PIES SON MUY GRANDES. Pero capaz te venga bien para tantear qué tal te llevás con una pija.
Aunque, malas noticias: no son todas tan rosáceas y prolijas como la mía. Yo tengo una obra de arte. *suena Lie to Me de Bon Jovi*

Sí, me gusta Bon Jovi. Perdón por eso, también.

Bueno, pensalo. No es una idea brillante, pero es una idea.
Decile a la rata de alcantarilla de tu jefe que te aumente el sueldo o te traigo a Auditoría conmigo.

Beso loca, avisame cuando quieras otra selfie 😉


Sabés que me aumentaron el sueldo hace dos meses pero soy un desastre. Compro compulsivamente en 18 cuotas y después se me acumula la deuda con los gastos fijos, termino haciendo magia para llegar a fin de mes. No sé organizarme, es un milagro que haya sobrevivido este último año viviendo sola.

¿Un trío? Mmmmm… no sé. Los tríos me los imagino como fiestas locas y yo soy más tranqui. Me gustaría que fuera algo más bien íntimo, cuidado, de a dos. Quizás si hay más gente me disperso, no sé. Nunca hice un trío, ni con dos chicas. Vamos de a poco, jajajaja!

Quiero hacer algo al respecto pero no puedo ir a buscar un pibe a un boliche, no se trata de eso. La situación se tiene que dar.

Che, Bon Jovi. Vi que pusiste Asistiré al cumple de Ismael, ¿vas de verdad? Porque quiero ir pero me da cosa cruzar la General Paz sola, en bondi y de noche. ¿Me pasás a buscar? Tendrías que desviarte solo unas cuadras. Y a la vuelta me dejás acá, pero volvemos a la hora que quieras, cero historia.

Avisame así me organizo.


Ey, te busqué por todos lados el viernes para alcanzarte a tu casa y no estabas. ¿Te fuiste antes? También te escribí y nada. Y ayer no viniste a laburar, pasé hoy por tu piso y me dijeron que tampoco venías. ¿Qué onda? ¿Todo bien?

Te cuento que al final sí le di a Nicole, pero estaba muy rota y yo ya estoy grande para algunas boludeces. Suerte que está en el otro edificio porque qué paja cruzarla todos los días. Le di porque pintó y me hizo sentir jóven. ¿Sabés hace cuánto que no estaba con alguien en una fiesta? Que empezara y terminara ahí, sin mucha vuelta, porque sí.

Lo más preocupante es que no subiste nada snapchat, bueeeno, qué me hago el canchero si apenas puedo hacer click en el fantasmita con estos dedos de racimo de banana.

Escribime loca, quiero señales de vida y de que estás bien. Bien y viva, sabemos, son cosas distintas.
Besoo!


¡Acá estoy! Perdón, alerta parcial, me pedí los días de estudio y desaparecí del sistema. Acabo de rendir y creo que me fue bien, pero por las dudas prendé una vela, rezá un rosario, algo. Colaborá con la causa que ya vuelvo al Snap.

Che Daro, no sé si no lo registraste o qué pero cuando íbamos en el auto para lo de Isma te tiré un millón de perros. Me sentí medio boluda cuando llegamos y te pusiste a hablar con Nicole. Pensé que se entendía que todo este “descubrimiento” lo quería hacer con vos. Tengo ganas hace un tiempo y cuando me topé con tu pija en el celular vi una oportunidad. ¿No te diste cuenta? ¿O no querés?

No es para hacer un mambo de esto, solo quiero saber si no sabías (y tengo que insistir) o no querés (y tengo que desistir).

La mejor con vos, eh. Sé sincero, nada va a cambiar.
Besote!

(Me vine con Laura que justo volvía temprano, aproveché. Supuse que ibas a terminar la noche con Nicole y no quería joder).


Soy el boludo de América, no lo puedo creer.
Perdoná.

Hoy cuando salgo te paso a buscar y vamos a comer.
Tranquila. Tranquilos.

Y si no va a mayores, de última comimos rico y nos burlamos de que Nicole da besos como si tuviera los dedos metidos en el enchufe.

PONEME un mensajito que voy a estar en reunión y cuando salgo lo miro.
(Chupala, Fabio.)

Beso loquita, perdoná que te haya hecho comer un amague, no me di cuenta.
Soy un gil.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén