No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Pablo & Luana

Luana, llegué al punto de no saber cómo más tocar el tema, la última bala que me queda es escribirte. Necesito que entiendas de una vez por todas que esto no es menor, que nos va a destruir, que tenés que ponerle ganas y cambiar. Yo no puedo seguir así.

Tus celos rompieron mi paciencia y todos los límites. Ya no sé cómo manejarlos y ni siquiera tengo ganas de remarla. Creo que hasta estás bordeando la locura con ciertas actitudes.

Me fui 4 días a la costa con los pibes y me volviste loco. Me escribías TODO el tiempo y si pasaban diez minutos y no te respondía me llamabas. No me dejaste disfrutar ni de la playa ni de mis amigos, tenía que estar pendiente de vos y tus ataques.

Cada vez que voy a bailar es insoportable, si no te agarra una crisis de llanto que me hace volver temprano, te ponés en pedo y tengo que ir a buscarte, o caés de sorpresa donde estoy.

Me revisás todo lo que tenés a mano y hasta me tuve que fumar tus miles escándalos por las boludeces que escriben mis amigos en el grupo.

Ya lo hablamos mil veces, yo cedí y casi no tengo privacidad porque entiendo que sos una mina muy insegura, pero me hinchaste las pelotas.

Ya no sé cómo más demostrarte que sos la única, que te amo y que quiero estar solo con vos. Haga lo que haga, siempre vas a encontrar una excusa para ponerte del orto y hacerme reproches. Jamás te engañé ni lo voy a hacer, yo no soy esa clase de pibe y lo sabés muy bien.

Siempre termino quedando en el medio de tus inseguridades y tus persecuciones, no sé por qué no te valorás lo suficiente, bancate que me enamoré de vos y que sos la única sin mancharme con ese miedo constante a que conozca a alguien y te deje.

Entiendo que tu cabeza te juega malas pasadas, pero tengo una vida, Luana. No sé qué te hace pensar que cada minuto que no estoy con vos le estoy acabando en las tetas a cuatro putas, o cogiéndome a mi ex, o chamuyándome minas por chat.

No es justo. Jamás me enamoré así, pienso en perderte y se me rompe la vida. Pero no puedo seguir si vos no ponés un poco de voluntad.

Te amo, Lu.
Por favor, no termines con nosotros.


 

Vos y todos tus amigos deben pensar que estoy loca. Está bien, no salen de la opinión pública, de la opinión general. Pero para mí fue muy difícil empezar otra relación después de lo que pasé en la anterior, Pablo, me sentí humillada, sentí que no valía un peso. Te juro que a veces me encuentro releyendo lo que te mando y me doy vergüenza, pero otras, cuando estoy esperando tu respuesta, me desespero.

Me acostumbré a pensar que soy muy chiquita y poco importante. Vos hacés más que cualquiera para revertir eso, y yo creo que cambié. Que sigo siéndote muy pesada y te pido perdón una y mil veces por cada mensaje, cada llamada que corta lo que estás haciendo, pero estoy trabajando en cambiar. Es simplemente que un viaje tuyo con amigos me hace temblar todo, me alumbra todos los miedos que trato de dejar en un rincón al fondo del fondo.

No quiero sonar mosquita muerta, yo te amo y me pone mal saber que te soy un peso y que te resto diversión, pero los que nos quedamos siempre la pasamos peor, pensá en eso también. Vos estás haciendo cosas, moviéndote; y yo estoy en el mismo lugar.

Aparte de toda mi locura y celos y todo lo mala novia que piensan que soy, quiero saber cómo estás. Escuchar tu voz en audios, decirte que te extraño, leer que me estás extrañando.

No te preocupes, no te voy a escribir ni llamar. Vos avisame cuando vuelvas si te parece bien.

Divertite, descansá, disfrutá.

Besos, te amo.


 

Ya llegué, ayer a la madrugada, te escribí apenas entré a mi departamento. En el auto los pibes me calentaron tanto la cabeza que tenía que mandarte un mail en ese momento, ahora que dormí estoy más tranquilo. Me chupa un huevo si piensan que estás loca o que sos mala novia, en tal caso el problema es mío. Pero tienen un punto.

Lu, entendelo: no me sos un peso ni me restás diversión, no sos chiquita ni poco importante. Dejar la mierda que te regalaron tus ex afuera de una nueva relación es parte de amar. Lo que tenés que laburar es tu autoestima, no tu vínculo conmigo, nosotros estamos geniales. Pero vos con vos, no.

Sé que estás trabajando en cambiar y quiero facilitártelo, por eso trato de pensar estrategias que realmente espero que funcionen. Te vivo insistiendo para que tengas proyectos, para que salgas, para que estudies; para que decores todas las paredes de tu vida con méritos propios así no estás pendiente de mí o de lo que hago. La energía tiene que estar en vos y la tenés que compartir conmigo a conciencia y por voluntad, no quiero tu energía puesta en mí. Ocuparte de vos no te hace egoísta ni autosuficiente, ver tu vida más allá de la relación no te hace amarme menos. No quiero cegarte, quiero que crezcas al lado mío.

Que no te lo diga no quiere decir que no te esté extrañado siempre. Tengo la imagen de tu carita en todo lo que toco. Te amo, confiá en eso.

Quiero saber que sos feliz más allá de mí, y que a pesar de eso me elegís para siempre.


 

No necesitaba un mensajito ni una llamada. Necesitaba que vinieras. Que sonara el timbre y fueras vos y mi papá se quejara de los encuentros a deshora y yo tuviera que explicarle que nos amamos, que por eso.

Es evidente que yo necesito mucho. También que no me lo podés dar.

Aún ahora, que estamos a ¿qué? ¿40 cuadras? nos seguimos escribiendo por acá.

Yo tengo que crecer en mi propia dirección y te juro que me consta, pero muchas veces siento que esperás que lo haga sola, que tenga mi vida y vos la tuya y eventualmente vayan para lados distintos y así nos separemos sin culpas, sin responsables.

Entiendo que hacés cosas y existís por fuera de mí, tampoco pretendo atarte a mi cama y que charlemos hasta que el mundo se venga abajo. Sólo que hay días en que me gustaría ser tu razón de no poder tal plan.

“No puedo, me quedo con Lu.”

Yo siempre prefiero quedarme con vos.

Tengo que crecer pero me conociste y te enamoraste así, pendeja dependiente como soy.

Deberías pensar si seguís enamorado. Yo también. Deberíamos hablar esto de frente. Iría yo pero no me gusta andar sola de noche. Era obvio, supongo.

Son 40 cuadras, Pablo.


 

No me quiero separar de vos, Luana. A “pendeja dependiente” deberías agregarle “extremista”.

Voy a pensar si estoy enamorado. Sí, estoy enamorado. Mucho. Desde que te conocí, o ponele una hora después.
Y tené en cuenta que estoy enamorado A PESAR de tu fanatismo por los alfajores Havanna de fruta. ¿Quién come alfajores de fruta?

Estoy yendo a llevarte la caja que te traje. Lo de tu viejo es romántico pero seamos menos pretenciosos y estate atenta al celu así no toco el timbre.

Te amo.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Patricio & Malena

Siguiente

El Jefe & Ana

15 Comentarios

  1. Male

    O yo soy igual de extremista que ella, o todos los hombres hacen las cosas cuando una ya está decepcionada. Las felicito chicas, saben ponerse en la piel de otra persona y les sale muy bien. Sigan así

  2. MartinS

    Hacelo por mi es el nombre de la canción que hizo explotar la carrera de a77aque (si, lo escribo asi porque en algunas cosas 14 años para siempre) tambien es la frase mas difícil y jodida para usar de manera constructiva dentro de una pareja. Por mi deja de salir con tus amigos. Por mi deja de ser celosas. Una invitación a la frustración compartida. Esa es la sensación que me queda.ñ, Luana y Pablo la van a pasar muy mal mucho tiempo mas allá de esa noche esos alfajores de fruta y esas caricias de re encuentro. Jodido salir de esos enrosques hace tu vida sin celos pero no por mi. La contradicción presente desde el enunciado.
    Sobrevuela en mi cabeza la diferencia entre querer amar y desear.
    Mientras sigan escribiendo con ganas seguiremos leyendo y comentado

  3. Me encanta como escriben,difícil no sentirse identificada en algún punto con esta historia. Muchas veces pedimos q hagan cosas x amor y sin darnos cuenta terminamos matando el amor q se suponía queríamos proteger.

  4. Sergio R

    Tengo una especie de hermano mayor que me encontré por la vida, me dijo una vuelta: “La gente vive como puede, Sergito. A veces no es que no quiere, no puede. Aunque no te guste, aunque no le creas, aunque vos sí; sencillamente no puede”. El muy hijo de puta siguió tomándose su vaso de cerveza, sentado en su reposera y mirando al horizonte. No tenía nada que responderle. Silencio. Ni una palabra más me dijo, después cambió de tema.
    Quería compartirlo con ustedes; porque estaba por escribir que Luana es una mojigata que acaba de dinamitar lo que podría haber sido una fábrica de felicidad para los dos, y me acordé.
    Gracias de nuevo (y van…)
    Besos!

  5. V

    Gracias por escribir lo que necesito leer, y en este caso, leer en voz alta.

  6. Jc

    La L de Luana va con la L de Loca, ¿no? Uuufff… qué desesperante que existan personas así de dependientes.

  7. Lais

    Cada vez las leo más y cada vez me gustan más.

    Después de leer varias cartas estoy total y completamente segura de algunas cosas (nunca se puede estar muy seguro de nada) lo que más me fascina es la versatilidad que tienen para ponerles palabras a personajes tan diferentes (y que se note!). Todos tienen muchísima (id)entidad.

    Me pasan mil cosas más cuando las leo, pero esto de escribir me sale medio grumoso y prefiero dejarles un abrazo gigante antes que letras enredadas.

  8. prueba

    una vez entramos a un havanna con mi novio. adelante nuestro había un pibe y pide DOS DOCENAS de alfajores de fruta. Le digo a novio: “¿quién compra dos docenas de alfajores de frutas? hay que ser retrasado”. pibe termina de comprar, paga, se da media vuelta… y sí, tenía síndrome de down en serio.

    así que lo de los alfajores de fruta me hizo acordar de esa anécdota y me hicieron reír.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén