No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

Mes: Diciembre 2015

Bryson & Amalia, la continuación.

(La primera parte.)

 

Te fui a buscar al aeropuerto, ¿sabías?

No, cómo vas a saber.

Miré los vuelos que salían de Ezeiza a Canadá ese sábado. Supuse que el viernes no te ibas a querer perder la cena en lo de tu abuela y el lunes ya debías estar en el trabajo. Quizás supuse mal y fui, muy arrepentida pero más confundida aún, a buscarte. Paré al costado de la ruta unos 100 metros antes del peaje, me pregunté qué mierda estaba haciendo, si ya era tarde. Una parte de mí deseaba no cruzarte para no tener que enfrentar la situación de estar parados frente a frente y yo no tenga nada que decirte. Igual seguí.

Cuando eso no se dio, cuando no nos encontramos y sentí que te había perdido para siempre o por dos años hasta que nos volviéramos a escribir -2 años y para siempre, en este caso, es lo mismo- me largué a llorar sin parar.

Nos amábamos tanto, Benicio. Tuve otras relaciones y que me dieron cosas hermosas, pero no volví a encontrar tu forma de quererme en nadie. Yo sé que hubo cosas malas y que hacia el final nos lastimábamos a consciencia, pero qué amor de no creer.

No tengo nada para decirte, como no habría tenido nada para decirte si por arte de magia hubiéramos congeniado en ese lugar tan propicio para un ataque de pánico que es el aeropuerto. Pero a mí me habría gustado saber que fuiste a buscarme, así que acá estoy, contándotelo.

¿Seguís con la alemana? ¿Cómo está el perrito? ¿Tu trabajo? ¿Sos feliz?

Te mando el beso más honesto que puedas imaginar. Hay momentos en los que te extraño más que en otros. Cuando hace mucho frío, cuando tengo miedo, cuando estoy recién depilada.

(Es francesa, lo sé. Lo mismo da.)


 

Escribí un mail en el que, con palabras elegantes y formas cuidadas, básicamente te trataba de pelotuda. Después lo borré. En definitiva, siempre me pediste que fuera más comprensivo y menos irritable. O sea que este es el segundo mail que te escribo, hubo un primero que nunca vas a ver, que fue más una descarga brutal que una idea plasmada en letras.

Necesito un mapa que me guíe por el sinsentido que son tus decisiones.

A ver, Amalia. Te propuse vernos, pretendía dedicarte una noche. Ok. Jamás me respondiste. Ok. Fui para Argentina, estuve 5 días. Ok. Nunca nos vimos. Ok. Volví. Ok.

Y ahora, después de un par de meses y como salida de adentro de la heladera, se te ocurre decirme que fuiste al aeropuerto. Te quiero matar, Amalia. ¡¿POR QUÉ NO ME ESCRIBISTE CUANDO ESTABA ALLÁ?! No me importa si las mayúsculas te parecen abusivas, estoy muy caliente. Dejaste nuestro encuentro librado al azar, no sos Meg Ryan, obvio que la jugada no te iba a salir como en las películas.

¿Sabés que pasa, Meg? Mis días en Argentina fueron 120 horas consecutivas de buscarte con la mirada para ver si aparecías de casualidad, de chequear el celular casi constantemente con la esperanza de recibir noticias tuyas, de que suene el timbre de la casa de mi vieja y se me pare el corazón. Escribí con detalle cada una de las actividades del día en Facebook y las hice públicas por si se te ocurría stalkearme, no dejé de esperar que cayeras de sorpresa ni cuando fui a la cancha. Te buscaba desesperado, quise respetar tu silencio a costa de padecer un infierno; llegué al punto de soñar con vos, despertarme y llorar de la frustración que me generaba no tenerte. Estuve a cinco cuadras de tu casa y me bajó la presión.

Y ahora, así, liviana, se te ocurre decirme que fuiste al aeropuerto. ¿Sabés lo que significó volverme a Canadá sin haberte visto? No tenés ni la menor idea de lo que lloré en esas putas horas de avión. No te lo podrías imaginar.

No tengo ganas de entenderte. Esperaste hasta último momento y dejaste nuestra suerte en manos de tus especulaciones. No querías verme, Amalia. Si no, no se explica.

No creo que merezcas mayores detalles sobre mi vida, pero tampoco me voy a hacer el misterioso. En Argentina me enteré que a mi vieja le diagnosticaron cáncer de mama así que cualquier tipo de duda se cerró, me estoy volviendo a vivir allá el miércoles. Tuve que renunciar al laburo pero eso es lo de menos, algo voy a conseguir, y con lo que estuve ahorrando me puedo bancar tranquilo unos meses. Los pibes ya me consiguieron un dos ambientes a estrenar para alquilar y por suerte el auto lo vendí rapidísimo. Tengo casi todo cerrado, estoy viendo el papelerío para mover a Tino que es medio un bardo, pero técnicamente ya está.

La francesa está durmiendo en mi cama, hoy es nuestra última noche juntos. Un poco lloró, pero creo que va a terminar extrañando más al perro que a mí.

Quedate tranquila, no te voy a pedir una noche.

(Había cerrado esa oración con: “te voy a pedir todas.” pero lo borré porque todavía estoy muy, muy caliente).


 

Déjame acompañarte en esto. Quiero estar con vos, contenerte. Independientemente de lo que fuimos y las boludeces que hice (/hicimos), nos queremos mucho por fuera de ser ex novios. Dejame cuidarte y distraerte y estar para vos.

El miércoles mismo, si vas para lo de tu mamá, me gustaría encontrarte ahí. Sé que hay decenas de cosas que hablar sobre nosotros, pero ahora no me parecen para nada prioritarias. De todas formas, si preferís no tenerme cerca simplemente porque no querés, o porque te va a hacer mal, o a agregarte un problema, te voy a entender. Cómo no te voy a entender.

Perdón por no terminar de dar el salto hacia vos. Ahora el espacio en el medio parece tanto más grande, vos tanto más lejos.

Lamento en el alma lo que me contás. Supongo que todas estas preguntas de por qué el mundo es tan injusto y qué nos hace merecedores de tanta mierda ya te las hiciste.

Te quiero, Benicio. Tengo mucho amor acá que es tuyo y, por más intente, no se lo puedo dar a nadie más. Dejame llevártelo el miércoles, así sea solamente para acompañarte.

Dejame acompañarte, no voy a hacer el proceso menos doloroso ni los resultados más felices, pero nadie puede solo.

Avisame, por favor.

Te quiero, otra vez.

Y siempre.


 

Acabo de darme cuenta (sí, un año después) de que nunca te respondí el mail. Como cuando llegué te llamé por teléfono y después nos seguimos hablando por ahí, me quedó en la bandeja de entrada huérfano de contestación.

Voy a aprovechar para agradecerte, porque decirte: “sí, acompañame” queda obsoleto después de todo lo que hiciste y estás haciendo por mí.

No sé cómo podría haber encarado esta pesadilla sin tu ayuda. Sos incondicional, de fierro, la columna que me sostiene. Vivimos tantos momentos críticos y sin embargo tu entereza jamás dejó que la mía se diluyera. Sos la nafta que necesito cuando me despierto, mi motorcito.

A veces me siento mal porque pienso que te estoy consumiendo mucho tiempo y energía, pero no puedo hacer otra cosa. Me hiciste mucha falta. Soy como los soldados que en Malvinas se cagaron de hambre y cuando volvieron se dieron panzadas de comida. Me desespera pensarme sin vos, no quiero volver a pasar por el proceso horrible de extrañarte.

Nuestro tiempo lejos me hizo aprender a valorarte. “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde” se me podría haber ocurrido a mí después de lo que viví cuando no dormías conmigo. Me hace feliz que nos hayamos encontrado dos veces, primero gracias al destino, después gracias al amor.

Ningún trabajo me va a dar nunca lo que me das vos.

El futuro va a ser difícil y todavía queda mucho camino por delante en la enfermedad de mi vieja, pero saber que vas a estar dándome la mano durante todo el proceso es el mejor regalo que tuve y tengo.

Te amo, mi amor.

Gracias.

Benicio.

p.d. Sí, odio que Tino prefiera dormir de tu lado de la cama, pero no te lo voy a reconocer nunca. Igualmente, cómo no entenderlo, sos vos.


 

Qué suerte que nos tenemos.

Te amo, pelotudo.


 

Che, ¿te querés casar conmigo?

Ya sé que anoche me dijiste que sí pero, digo, ¿seguís queriendo? Ahora no tenés la presión de la cena y el anillo y yo llorando.

Te adjunto una foto de Brad Pitt para que lo pienses mejor. ¿Vos viste ese pelo rubio?

Confirmame a la brevedad que tendré un 2016 muy ocupado.

Saluda atentamente,

Benicio M.

p.d. sí, estoy aburriéndome en el trabajo.


 

SÍ, SÍ, UN MILLÓN DE VECES SÍ.

*se suena la nariz con el presupuesto 2016 de la empresa*

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Clara & Paula

Clari, te escribo por acá como la cagona que soy porque te tengo que decir algo y no encuentro la forma. Ya sé que ésta no es, pero no la encuentro. Hace cosa de dos meses estoy viéndome con Tomás.

Los dos tratamos de resistirlo pero la verdad es que me gusta mucho.

No entiendo cómo pude haberme fijado en el ex de una amiga, pensé que era algo que jamás me iba a pasar. No es una calentura, no voy a poner en juego nuestra amistad sólo por un par de encuentros. También quiero dejarte muy en claro que esto POSTA arrancó hace dos meses. Antes, cuando ustedes estaban juntos, a duras penas sabíamos el nombre del otro.

No te voy a pedir perdón como en su momento no te pedí permiso tampoco. No es algo de lo que me arrepienta, si no claramente no seguiría. No la voy a caretear por ese lado. Pero ocultártelo me parece de peor persona, si es que se puede serlo.

No sé, tenés todo el derecho del mundo de darme vuelta la cara y no hablarme nunca más. Ojalá podamos seguir siendo amigas, es mi mayor deseo. O si querés tomate un tiempo para pensarlo. Obviamente que no tengo ni aclararte que para mí sos de lo más importante y si no fuera porque realmente siento que hay algo fuerte, te pondría primero por sobre cualquiera.

Te adoro y me duele mucho ser quien te haga sufrir hoy. Voy a hacer lo que me digas para que sigamos las dos de pie y juntas.

Besos,

Pau.


 

Paula, todavía estoy esperando que me digas que esto es una cámara oculta para algún programa pedorro de esos que se burlan de la gente. Todo esto está tan mal que no sé ni por dónde empezar.

¿Un mail, Paula? ¿UN MAIL? ¿A vos te parece que este tipo de confesiones se hacen por el mismo medio que un spam te ofrece Viagra? No hay una forma exacta para decir lo importante pero lo tácito es que jamás se utiliza la virtualidad. Se da la cara. Se enfrenta la situación, se ponen los ovarios sobre la mesa, se actúa con valentía. No digas que sos cagona, “cagona” podría sonar hasta simpático. SOS UNA COBARDE. Repetí esa oración hasta el cansancio y fíjate si te queda tan cómoda la etiqueta que te adjudicaste con tanta liviandad.

No te cogés al ex novio de una amiga. Simplemente no lo hacés, está mal, con eso no se juega.

“Los dos tratamos de resistirlo”, “No es algo de lo que me arrepienta”, “Siento que hay algo fuerte”. Por favor, Paula. Hasta Mia Colucci de Rebelde Way diría que escribís como una pendeja. ¿Cuánta voluntad pusiste para que no suceda? Te conozco, dos líneas de conversación y ya abrís las piernas. No le debe haber costado mucho, se juntaron la puta necesitada de afecto y el fabulero romántico pelotudo.

Estuve saliendo con Tomás durante dos años y vos fuiste parte de un modo indirecto de todo eso. Se te debería caer la cara de vergüenza al darle un beso. Yo ya no siento nada por él pero sí por vos y me estás fallando. Me ponés en un lugar de mierda, incómodo, que no merezco. Logré erradicarlo de mi vida después de todo lo que sufrí por su culpa a costa de llorar sangre y ahora vos lo traés de nuevo al panorama.

No se hace eso. Una verdadera amiga no hace eso. ¿Qué pretendés, traerlo a mi cumpleaños? A mí con la gilada del amor y la atracción física no me vendés pescado podrido, yo me cosería la concha antes de dejarme tocar por el ex de una amiga. Si no querés, no lo hacés. No es tan difícil, se trata de no ser una mierda de persona.

Doy por terminado nuestro vínculo en este mismo momento. No quiero saber absolutamente nada de vos de ahora en más y para siempre.

Que se casen y tengan hijos. Lo conozco, te conozco, no van a durar ni seis meses. Cuando te encuentres sola y te des cuenta que priorizaste una pija por sobre una amistad, llamame. Nunca más voy a estar para vos. La venganza es un plato que se come frío. El tiempo te va a ubicar la soledad por sobre la calentura.


 

Cla, te toqué el timbre durante 40 minutos. Te dejé, ¿qué? ¿serán 25 llamadas perdidas? Entiendo que no me quieras ver pero estoy tratando de hacer las cosas bien después de haber hecho las cosas muy, muy mal. Quiero decirte todo en persona, como tendría que haber sido cuando me supe enganchada, o incluso antes, cuando lo miré. No tendría que haberme pasado nada con él, pero me pasó. Y entiendo que estaba en mí combatirlo o ignorarlo y elegí seguir y eso me hace la peor amiga, la peor persona del planeta. Pero juntémonos y hablémoslo personalmente. Y si querés mandarme a la mierda, me mandás a la mierda y no sabemos de la otra nunca más.

Yo sé que sufriste por él pero también sé que hoy no te importa, que ves una foto suya y no te pasa nada. Quizás prioricé eso a la hora de sentir. No sé, no me quiero excusar. Hago pésimo en estar con él, y sin embargo.

Sos mi mejor amiga y de ninguna manera quiero ponerte en el medio de la situación. Quiero responsabilizarme por completo de mi cagada, no pretendo ni a palos decir que “no puedo, por Clara”, cuando debería ser “no quiero, no me va a mover un pelo jamás, para mí no tiene jeta”. No quiero que quedes en el medio para que yo pueda victimizarme tranquila así que no te voy a usar de escudo jamás. Tengo que ponerme al hombro toda la situación.

Estuve pensando y si vos me decís que no querés que esté más con Tomás, no estoy. Creo poder vivir sin él pero no sin vos. Le digo que estoy en otra, no le cuento nada de nosotras.

Por favor pensalo. Yo sé que ya se craqueló nuestro vínculo pero es muy fuerte y quizás lo podamos recuperar.

Esta semana fue la peor de mi vida lejos. Estabas en todos lados porque pasé por el lugar de las fundas de celulares donde compramos las de envase de birra, me llegó la RS a tu nombre a casa, la gata se durmió encima del saco que dejaste la otra vez. No sé, clari, te juro que no sé para qué me metí en esta. La verdad es que Tomás me gusta mucho pero no supe lo que era perderte hasta esta semana y no puedo. Siento que sin vos, mi mejor amiga, no puedo.

Por favor, pensalo y veámonos.

Pau.


 

Paso sólo una semana, Paula. Me estás pidiendo una comprensión que me excede, y además pretendés que me haga cargo de la ruptura de un vínculo (con él o conmigo) como si cualquier resultado no fuera a dolerme. Ahora te odio pero jamás voy a desear tu infelicidad, así se acciona sobre los amigos que te fallaron.

Creo en la sinceridad de tus palabras, pero pasó una semana.

No me corresponde romper tu relación con Tomás pero sí tengo en mi poder la llama de la nuestra y voy a dejar que se extinga. No quiero saber nada con vos. Vos hacé lo que quieras con él, no me corresponde interferir.

El tiempo dirá si puedo digerir esto sin que me caiga pesado y eventualmente logremos que todo vuelva a una nueva normalidad, desde otro lugar.

Ahora solo sos mi mejor amiga que se coge a mi ex, para poder lidiar con esto necesito que seas otra persona, verte con otros ojos. Y eso solo sucede con el tiempo.

Todo lo que tengas mío lo podés guardar en una caja y hacérmelo llegar, yo voy a hacer lo mismo.

Cuando te haga falta pedile a Tomás que te contenga, él da hermosos abrazos. Ja.

María & Emilce

Te escribo un mail porque sería imposible decirte todo esto en persona sin tener una crisis de llanto o el reflejo de cortarme las venas con lo primero que encuentre.

No puedo, la situación me supera, estoy desbordada de angustia. Me siento débil, no quiero comer, no concilio el sueño. Llegué a un límite preocupante y tengo que tomar una decisión antes de que la crisis se lleve mis últimos instintos de supervivencia.

Te amo. Te amo como nunca amé a nadie en mi vida. Cada vez que estamos juntas soy la mujer más feliz del planeta, me quedo dormida en tu abrazo y ya no necesito nada más, soy millonaria en todos los aspectos. Sos eso que ilumina lo bueno y despeja los fantasmas. Los lunares que tenés en el pecho son mi guía, mi refugio, mi amparo. Con vos sé lo que es el amor y la calma. Tenés la voz más dulce del planeta, escuchar tus audios es mi música, un regalo que llevo conmigo en el celular a donde quiera que vaya. Me potenciaste la vida, María. Sos el ancla que me trae a tierra en cuanto el viento empieza a perderme.

No quiero ni siquiera empezar a pensar en una vida sin tu carita dándome un beso, pero tengo que hacerlo, nos tenemos que separar. No puedo parar de llorar. Soy una hija de puta, me odio. Pero tenemos que hacerlo.
No aguanto más.

Convivo con un padre que me ignora y una madre que me recuerda a diario que me estoy cagando la vida y que me voy a quedar sola porque con una mujer no se puede formar una familia. Me pidió que por favor no le dijera a nadie que estoy de novia con vos, que me oculte y que no haga sufrir a mis parientes. Estoy harta de poner cara de pelotuda cada vez que alguien me pregunta: “Y, ¿algún novio?” Sí, ESTOY DE NOVIA CON LA MINA MÁS HERMOSA DEL MUNDO, ¡¡¡¿¿¿YYY???!!! A QUIÉN CARAJO LE IMPORTA. Pero no puedo, tengo ganas de gritar pero me reprimo.

Soy demasiado insegura y estoy muy condicionada por la opinión ajena, no me lo puedo tomar con calma, me afecta. Me destruye el corazón darte un beso en la calle y que cualquier pelotudo sienta que tiene el derecho a gritarnos cosas, como si nuestro vínculo fuera menos legítimo que entre un hombre y una mujer. Son misóginos y abusivos.

Me estoy ahogando en un vaso de agua, pero no tengo la entereza para llevarme el mundo por delante, no todos somos así. Hay gente que está peleando por nuestro derechos pero yo no me puedo poner la camiseta, ni siquiera me puedo asumir como lesbiana y hace muchísimo tiempo que un hombre no me genera ningún tipo de deseo. Le voy a estar fallando desde el cura que me bautizó en adelante.

Creo que lo mejor va a ser que intente buscar a un hombre, casarme, tener un hijo y distraerme con eso. Quiero sentirme normal. Estoy harta de vivir en las sombras de la sociedad.

No me hables nunca más, ni siquiera sé cómo empezar a hacer esto. La Emilce que conociste tiene que morirse. Son muy largas las horas en las que no estoy con vos como para bancarme la presión de ser quién soy.

Ojalá me odies tanto como lo hago yo.


 

Es injusto que me impidas cuidarte y quererte. Hacete cargo de lo que te pasa, Emilce. Frente a tu familia y para con vos misma. Ponele que nos separamos, que mañana lográs olvidarte de mí y yo de vos, ¿Qué vas a hacer? ¿Vas a tener 3 hijos rubios con un contador y ser infeliz por el resto de tus días?

No a todo el mundo se le presenta la oportunidad de estar con quien ama y lo ama, de proyectar al lado de alguien que lo hace sonreír a diario. A nosotras nos pasó, nos pasa. No renuncies a hacerme sonreír, por favor.

Y qué si nos gritan por la calle. Cuando yo tenía 14 estaba con un pibe que se llamaba Mario, salíamos y nos besábamos y yo intentaba convencerme de que me gustaba su boca, su aliento, sus suspiros. No me pasaba nada. Yo me daba besos con él esperando que me pase todo lo que me pasa con vos. Y también nos gritaban cosas. Nadie te salva de nada, Emilce. Pelotudos hay en todas partes. Los que nos dicen esas cosas lo son. Mario era uno. Yo era otra.

Barrenemos esto juntas. Nos tenemos. Cuidémonos que nadie lo va a hacer por nosotras. Te propongo lo siguiente: tomate lo que queda de esta semana para tranquilizarte, no sirve de nada que tengas un llanto bajo la manga todo el tiempo, no te va a hacer ganar mucho más que un viaje gratis en taxi. El sábado hablá con tu mamá solas, ustedes dos en un lugar que le guste a ella. Contale que no es un acto de rebeldía, contale lo que te pasa cuando me mirás. Lo que efervesce adentro mío cuando te quedás dormida en mi falda. No seas explícita. No le hables de nada más que de amor, como si yo fuera un Mario. Buscá su comprensión, no su aprobación. Como si le contaras de tu primera vez. Con toda la timidez de estar hablando con tu mamá pero la avidez por escuchar qué tiene para aconsejar de ahí en adelante. Hacela sentir importante, lo es. Independientemente de lo que piense, es (sino la más) importante.

Después vení a mi casa, estés como estés. Y si te separás de mí, si me decís que no nos vamos a ver más, yo te voy a preguntar si es por que querés o porque sentís que tenés que. Si querés, no te voy a molestar y te voy a desear toda la felicidad del mundo, con un Mario o un Luis o una Vanina. Si es porque no podés, no te voy a dejar ir hasta que eso tenga sentido.

De todas formas, para el sábado falta mucho y vos estás muy nerviosa y no poder amarte en vivo me está re costando. Te lo respeto, claro, pero me está matando. No sé despertarme sin vos.

Por favor, querete lo suficiente como para hacerte feliz. Y, si no, quereme a mí, dejame hacerte yo feliz. Si no lo hacés por vos, que sea por mí. Por favor.


 

Jurame que si el sábado hablo con mi mamá vos vas a estar ahí para contenerme. Jurámelo.

Jurame que me vas a bancar y que me vas a apoyar incondicionalmente. Jurame que vas a estar conmigo para siempre.

Jurame que si me quedo sin familia vos vas a ser mi familia. Jurame que si me quedo sin amigas vos vas a ser mi amiga. Jurame que nunca me voy a quedar sola.

Jurame que vamos a ser una, que nuestras manos nunca se van a separar, que vas a ser mi sostén, que vas a ser mi refugio cuando más lo necesite.

Me conmueve que seas tan comprensiva y solo puedo amarte más.

Jurame que somos vos y yo contra todo para siempre.


 

Emilce, yo te quiero y te voy a querer con todo mi ser, con todo estoy que soy, para siempre. Pero no soy ni tu mamá ni tu mejor amiga. Soy tu novia, vos y yo somos una pareja. Aunque quisiera no podría hacerme cargo de todos los otros roles. Y nos frustraría. A mí sentir que no te basto y a vos sentir la ausencia de todas formas, haga lo que haga. Nos terminaría separando el hecho de intentar ser algo que no somos: (repito) una pareja.

Yo no puedo ponerme al hombro los conflictos de tus relaciones con otros. Tampoco quiero, para serte sincera, no quiero. Estuve pensando en estos días y el sábado me gustaría que hablemos de qué pretende cada una del vínculo. Yo me muero porque estés acá conmigo y nos hagamos todo el bien, nos traigamos paz, pero a veces siento que tenés que resolver muchas cosas antes de sumergirte de lleno en nosotras. No te estoy dejando, no hagas esa lectura, te estoy pidiendo que te detengas un minuto en ese torbellino de emociones que es tu cabeza de veinteañera y realmente figures qué querés conmigo, qué soy para vos.

Tengo miedo, te digo la verdad, tengo miedo de estar siendo sólo la que desancla tu homosexualidad. Ya sé que estás con mil mambos pero tampoco es justo que yo no pueda plantear ninguna sensación, nada que me haga ruido, porque ya me asumí.

Yo te amo y quiero ser tu novia. Quiero que seas la mía. Me veo al lado tuyo para siempre. Te imagino alzando a nuestro hijo. Ahora te toca hacerte las preguntas de todas estas afirmaciones.


 

“Ojalá se te acabe la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta.”

Qué fácil sería todo si no estuviera tan enamorada de vos.

Encontrás la manera exacta de decirme lo que necesito y tengo que escuchar. Adentro de mi cabeza todo es muy difícil y vos tenés una forma tan hermosa de desandar mis miedos que se me hace imposible pensarme sin vos.

Si me hago todas las preguntas de tus afirmaciones, la respuesta es una y tan simple con esencial: quiero ser tu mujer para siempre. Pero después me hace todas esas preguntas mi mamá y se me desestabiliza el sistema.

Cómo vas a pensar que sos solo la que desancla mi homosexualidad. ¿No me mirás cuando te miro?

Ya sé que mi cabeza de veinteañera es un arma cargada y la víctima siempre sos vos, me odio por eso. Lastimo a lo que más amo porque el amor me excede, es una excusa barata pero por ahora no puedo más que eso. Pero tengo que poder. Por vos voy a poder.

El sábado voy a hablar con mi mamá como me aconsejaste, voy a poner en claro las cosas. Y después voy a ir corriendo hacia vos.

Por favor, teneme paciencia. Te juro que nunca más voy a querer alejarte por esto. Te lo juro.

Acabo de subir de nuevo a Instagram la foto de nuestras manos, que mi mamá me pidió que borre. Nunca más voy a querer borrar la foto, ni a vos de mi vida. Lo juro porque lo sé.

Nacho & Carla

Esto te va a parecer medio cualquiera pero no sé por qué me siento en la necesidad de escribirte/explicarte. Yo estoy de novia, Nacho. Hay re buena onda entre nosotros y sé que probablemente -aunque lo tipeo con un poco de culpa- si no fuera así saldríamos. Me caés muy bien y no quiero ser tu amiga. Tampoco pretendo que me esperes indefinidamente a que yo decida qué mierda hacer con mi relación. Pero en la fiesta fue algo incómoda nuestra charla, por lo menos para mí. Estábamos muy cerca y coqueteamos (qué palabra cursi) por demás.

Cuando chateamos no me pasa, lo siento más inocente. Quizás eso me hace una pelotuda o una histérica. Seguramente ambas. Pero hay límites o como quieras llamarles que no quiero cruzar.

Te escribo esto un poco para definir lo que pasa *acá* y otro para que no pienses cualquier cosa de mí. No soy ese tipo de mina que va y calienta o le hace el jueguito a cualquier chabón estando de novia. Con vos me pasa algo distinto, es algo así como querer retenerte pero sin llegar a apostar del todo como para cortar. Estoy siendo todo lo honesta que puedo, para dejar las cosas claras.

La verdad es que me encanta hablarte y saber que te gusto, me encanta gustarte, pero hoy no estoy con vos. Hoy estoy de novia y, si bien no estamos diez puntos, no quiero apresurarme a cortar.

Capaz te parece una pelotudez esto, podés no responder. Pero quería aclararte que no te estaba boludeando ni haciéndome la canchera. Con vos me pasa algo distinto que no quiero terminar de explorar. No mientras siga con Facundo.

Bueno, eso. Espero que la hayas pasado bien el sábado. Perdón si me puse densa en algún momento. A veces medio borracha (me) pasa.

Besos,

Carla.


 

Carla,

Mirá, vos sos una piba divina, pero no sé muy bien a qué viene tu mail. Sentiste la necesidad de escribirme/explicarme una circunstancia que conozco de memoria, ya sé que tenés novio, ya sé que entre nosotros hay onda, ya sé que de no estar en un compromiso pasaríamos los domingos en el Jardín Japonés dándonos besos con ruido. Claro que en la fiesta coqueteábamos. Nos gustamos, eso se cae de maduro, es indudable. Pero siento que me estás usando de chivo expiatorio para enviarte un mail a vos misma.

No entiendo, ¿qué me querés aclarar? ¿Que no sos una histérica? ¿Que no sos una calienta pija? ¿A vos te parece que esas cosas se defienden con un mail?

Creo que estás intentando lavar tu conciencia y plantar una bandera de algo de lo que nunca te acusé. Con todo respeto, tu correo me resulta innecesario. A mí. No me involucres en tu catarsis emocional juvenil o en la pasada en limpio virtual de tus sentimientos.

Todo lo que pueda llegar a pensar de vos no se va a modificar porque te cargues de sinceridad y culpa en unos párrafos políticamente correctos.

No sé de dónde parte esa necesidad de aclarar lo que ya está claro. No quiero faltarles el respeto pero creo que es propio de las mujeres, eso de anotarse en la muñeca el machete con la cuenta que ya saben hacer de memoria. Eso de ordenar, pasar en limpio, ser concretas, sinceras. El amor y las relaciones son un bardo, Carla. Que te pongas en maestra Ciruela sobre tu postura te deja más ridícula cuando nos saludamos y nos quedamos 5 segundos más de lo necesario.

Atajaste un penal que nadie te pateó. El que te lee pensaría que te ando correteando por los rincones. Me encantás, sí, pero jamás moví una ficha ni lo voy a hacer porque respeto el vínculo que tenés con Facundo.

¿Era necesario escribir(me) esto? Fijate quién necesitaba más este discurso aclaratorio, si vos o yo.

El sábado la pasé muy bien. Mi momento favorito fue cuando te caíste, te levanté, me apoyaste la cabeza en el pecho al grito de “no puedo más” y te reíste.

Estabas hermosa, el pelo te queda mucho mejor suelto. Ya sé que te da calor, pero después terminaste teniendo frío y te pusiste mi saco. Lamento haber sido el único que se dio cuenta de que te lo cortaste un poco.

No sé qué hacer, ¿querés que no nos veamos más? No va a ser tan difícil, en el trabajo puedo pedir que me cambien de edificio así ya no nos cruzamos en el ascensor o en la recepción. Y podemos turnarnos para ir a las fiestas de la empresa.

No sé, no entiendo muy bien qué querés. O sea, sé lo que no querés.

Ahora, ¿qué querés?


 

Entiendo todo, todo lo que decís y comparto. Puede que haya querido sincerarme para conmigo en el intento de pedirte perdón o algo así a vos. Por mí. Perdón por mí. Igual, si las relaciones son un bardo como decís, no entiendo ni por qué precisaste ser tan expositivo y detallista sobre lo que me y nos pasa -que también es un bardo y no hace falta un validador sentimental como vos para eso-, ni por qué pensás que dejar de vernos u “organizarnos” distinto va a cambiar algo. No somos piezas de Lego, Nacho, no nos movemos de lugar y cambia la estructura.

De todas formas, veo que esto te tiene bastante hinchado las pelotas, esto de que yo, evidentemente, soy una mujer de manual. Estás en todo tu derecho. Sólo quise poner sobre la mesa cómo me siento, para verlo yo y para que vos no te sintieras basureado que, de verdad, es lo que menos quiero.

Se ve que te quiero cuidar de todo el mambo que tengo y que soy y me sale cualquiera.

No hablemos más. Pero no “hasta que” nada. Yo no soy quién para pedirte que me esperes como si vos no tuvieras una vida por fuera de mí y de esto que continuar. No hablemos más porque yo lamentablemente no puedo separar lo que me pasa con vos del contexto. Y cada vez que hablamos me quedo pensando en cuánto va a pasar hasta que volvamos a hablar. Eso también me hace mal. Probablemente esté volviendo a cometer la imprudencia de escribirte para mí, peor te pido que tratemos de evitar contacto porque a vos te está cayendo como el orto y a mí me hace sentir una mierda para con todo el mundo.

Sé que si mañana yo resuelvo todo mi quilombo de este lado y con vos ya es tarde me voy a querer matar por demorarnos y por haberme perdido de querernos tan, tan lindo. Pero ya estoy siendo injusta con vos y posta tengo que dejar de querer tenerte cuando no te puedo tener. Lo peor es que es todo lo contrario a un capricho.

Así que eso quiero, respondiendo a tu pregunta. Que no hablemos más así las ganas de volverte a hablar no me nublan la cabeza y puedo solucionar o darle cauce a lo que me está comiendo. Así vos podés hacer lo que quieras sin sentirte atado a nosotros, si es que así lo sentís. Tampoco quiero jactarme de ser una traba en tu vida. No quiero serlo ni quiero creer que lo soy.

Gracias por todo lo del sábado. Gracias por todo en general. Perdóname si volví a escribirte para canalizar. Sin ánimos de sonar telenovelística, es el último.

Carla.


 

Decir que sos y tenés “un mambo” no te exime de absolutamente nada. Justificarte, explicar, todo da lo mismo. Todo ME DA lo mismo.

Me quiero enojar. Quiero pensar que sos una pelotuda, una pendeja melodramática cagona que pretende ser prolija a costa de su propia felicidad. Te quiero recordar con odio, quiero hacerme esto más fácil. Quiero salir, quiero ponerme en pedo, quiero conocer a alguien. Quiero ser un pelotudo. Quiero llorar por el tiempo que perdí pensando en una histérica.

Te voy a eliminar de todos lados. Te voy a cruzar y te voy a esquivar. Vas a ser mi enemiga. Todo lo que me recuerde a vos se va a pudrir entre mis olvidos imposibles. Vas a pagar por esto, te voy a hacer pagar por esto. Voy a ser el inmaduro que nunca aprendió a lidiar con las rupturas.

No voy a hacer nada, Carla.

No va a ser ni la primera ni la última historia en la que no me eligen.

Que seas feliz sin mí.

Que otro te complete el para siempre.


 

Que seas feliz sin mí.

Que otra te complete para siempre.

Que puedas perdonarme y que pueda olvidarte.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Pinocho & El Rulo

Pinochito querido que haces papá? Che perdón que te escriba al mail del laburo pero me mandé una cagada. Soy el rulo. Te sale mi nombre? Bueno soy el rulo.

Resulta que hace un tiempo me bajé el tinder viste, nada para ver que onda tranqui. Bueno la cosa es que me enganché con las viejas, porque las minitas están más buenas obvio pero son todas unas histéricas. Onda mami no te la voy a jugar de príncipe azul te descargaste una aplicación para coger princesa TKM. Bueno nada las viejas la mejor. Viejis tranqui igual, 50 ponele pero bien. Me paran la pija como loco jajajaja Che, esto lo ven tus jefes? No no? Es tu correo? Bueno igual sos re capo ahí Pinocho maestro.

Bueno pará, la cosa es que conocí a una Mónica, pero bien. Me gustan tus rulos me decía la vieja zorra jajajajaja. Yo puse las fotos de Brasil viste, las de cuando nos fuimos hace tres años que estoy todo tostadito y todavía no me había cargado estos últimos kilos. Soy un dios papurri, me ves y te enamorás Pinocho

Bueno pará me desconcentrás jajaja. La cosa es que la vi anoche vino a cenar a casa. Compré una prepizza en coto y le dije que la había amasado, me puse con el vino que me gusta eso si. Igual ella no toma vino pero me hice el boludo yo ya sabía, me lo había dicho en una conversación pero no iba a tener mil cosas para tomar por un polvo entendés?

La cosa es que charlamos un rato y la hice mierda contra el sillón la cama el baño todo. no sabes como gritaba la hija de mil puta. Me acabo que fue una catarata, la toqué que se me quedaron los dedos como pasas de uva. Se ve que la vieja no cogía hacía mil y la agarró el rulo pobrecita.

Bueno todo bien se despierta se va toda llena de mi leche hermosa y pienso la conozco. No se, sentía que la conocía. Me pongo a hacer una búsqueda en el feis y pongo su nombre y bla, mucha gilada hasta que llegué. Boludo te morís: ES LA MADRE DEL TURCO. Me cogí a la madre del turco. ¿BOLUDO QUE HAGO?

Ya está ya la eliminé de todos lados. No sabía, la vi muy de pendejo ni me acordaba. Boludo le acabé en las tetas a la madre de uno de mis mejores amigos.

Que hago pinochon ayúdame en esta te lo pido por favor y no digas nada


 

Jajajajajajajajajajaajajaajajaja NO LO PUEDO CREER. NO PUEDO MÁS.

Bien ahí con tinder campeón! Te dije que se cogía de entrada. Mario está que le sale humo de la pija manso menos.

Jajjaja boludo estoy estallado de risa, la gente de alrededor debe pensar que estoy en cualquiera.

Olvídate, yo no voy a contar nada, muere acá. ¿Decís que ella te junó?

Igual necesito que tomemos una birra y me cuentes todo bien en detalle. Yo nunca le caí a una cincuentona, lo tengo re pendiente aparte ahora están todas re firmes de gimnasio, tienen unos culos que he tenido que parar a clavarme alguna en los intervalos de las clases de box porque posta no podía seguir. Ahí un poco me quiero cortar la chota por estar de novio porque las minas están cada vez mejores boludo qué pasa?

Buen igual volvamos a lo tuyo: por lo pronto, no la tenés que ver más. Y el turco no organiza nada en lo de la vieja así que tranca. EL VIEJO ES UNA MOLE, ASÍ QUE SI SALE A LA LUZ NEGÁS TODO. Igual está con una gurisa de treintipocos, debe estar poniéndola como nunca.

Vamos a hacer así, esto nunca pasó. No se lo contás a nadie, no lo hablamos más, a la mina ni se te ocurra stalkearla ni hablarle ni nada, podés o flasheaste amor de pelotudo como siempre? ESTO NO PASÓ RULO. Lo sabemos vos y yo. Puede morir acá. Buen, y el auditor de sistemas al que le mandamos un abrazo. César, bancanos en esta loco, a nadie.

Arrancá rápido con alguna pendejinha para desviar. Salí un par de veces. Cogétela. Hace la gran rulo, bah.

Cuchá estás para una birrita hoy o mañana? Antes de dejar de hablar del tema tengo mil preguntas. Entregó el ojete? Vieja gauchita, qué hijo de puta cómo pegaste vieja gauchita. Si le habré dedicado pajas a la mamá del turco eh. Nos iba a buscar a fútbol con esas calzas estampadas como jean que marcan hasta las venas.

Bien rulito, a pesar de ser un tremendo pelotudo y no darte cuenta a tiempo, te banco. Veámonos, contame todo y lo enterramos.

Por las dudas, al turco evítalo un tiempito, como que estás hasta la pija de laburo o alguna hilada así.

Ah pará el viejo no labura por ahí por warnes???? UFF CHABÓN CUIDATE


 

Nah papurri yo te juro que creo que no me junó, me dijo que tenía un hijo de mi edad pero le cambié de tema rápido porque que me vas a hablar de tu vida? Callate y abrí las piernas jajajajaja. Olvidate no la voy a ver nunca más voy a negar todo. Pero posta eh frunzo el culo y me la banco yo no quiero un problema por esto y menos con el viejo que me tira y puño y no la conté nunca más.

La vieja entregó el ojete obvio que te pensás? Parieron pibes entendés ya no les importa nada por qué te pensás ya las hicieron todas. Boludo son un camino de ida te dan vuelta.

Estoy tapado de laburo posta Pinochón, pero escuchame tengo una propuesta. Ah re casamiento jajajajaja. Conocí a otra vieja que está que me canso de acabarle en las tetas, pero vive en Mar del Plata. No sabés lo que es, pero no te jodo a veces la pienso y al toque me vengo un sachet de leche. Me invitó, yo le dije voy de una mamá te hago de novio lo que quieras, pero me pidió que vaya con un amigo para su amiga. Te prendés? Dale Pinocho haceme la segunda, me mostró fotos de la amiga y está que te venís en seco, te juro que la vamos a descontrolar. Dos días nos quedamos una noche ahí y nos volvemos vamos con mi auto.

La vieja no quiere que vaya solo pero si te copás boludo la re hacemos, ya se que tenés novia pero la vida es una sola papá hay que disfrutarla. Date los gustos en vida Pinocho trolo jjajajaja! Dale por favor decime que sí, ponemos cualquier excusa la tengo casi tramitada. Vas a aprender cosas para tu novia, pensalo así jajaja

Dale no me dejes a pata en esta vos sos el único de los pibes que tiene los findes libres. Después te paso una foto las tipas debían ser modelos o algo así porque posta son bola de lomo selección

Respondeme que lo leo mañana porque hoy veo a una Mirta que es gorda pero me dijo que me cocinaba y no como algo casero desde mi cumpleaños de 5 jajajajaja


 

Ufff boludo me liquidás. No sé si puedo, no por cagarla porque ya fue o sea no pasó pero si me cabe otra mina buen me cabe qué voy a hacer, pero así a ciegas para hacerte la segunda y un finde ENTERO? Es mucho rulo, pensá que yo convivo vieja, no es que la piba va a hacer la suya y capaz se emborracha y flashea cualquiera.

Déjame pensarlo, igual seguro que Gonza puede, no tiene un mango pero si lo bancás va de cabeza, yo te ayudo si no. No sé boludo no es de maricón pero con Delfina está todo bien y no quiero bardear al pedo tampoco.

No sé si tengo algo por aprender pero sabés cuánto puedo enseñarles a esas gerontonas no?

Posta venimos teniendo garches increíbles desde que terminó el master.

Igual mándame fotos y contame de la comida casera. Andás viviendo de arriba y encima poniéndola, SOS MI ÍDOLO PAPÁ.


 

perdoname que tardé en responder Painoch estuve a mil. Vi tus gusap pero colgué BOLUDO NO SABÉS LO QUE ME PASÓ ME QUIERO CORTAR LA PIJA EN FETAS. Me cayó LA MADRE DEL TURCO a mi casa así de sorpresa para que la haga gritar como yegua de nuevo y le dije pará vos sos la madre del turco SE QUERÍA MORIR. Ahí me reconoció y le dije traqui ya fue, hicimos un pacto de silencio y nadie va a decir nada o sea que ese tema está cerrado. Pobre posta se moría de vergüenza y le dije ya fue mami ni te enrosques no te pongas en pibita pelotuda, somos grandes. creo que estaba triste porque no me la iba a volver a coger pero igual tampoco me la iba a volver a coger aunque fuera la madre de nadie, o sea por ahí una vez más y listo.

ni te preocupes por mar del Plata ya se me pasó jajajajajajajajaja el sábado a la noche me escribió la hija de mil putas de Jimena tipo seis de la mañana se ve que estaba borracha la muy puta porque no se entendía nada, HIJA DE PUTA hace tres meses que nos separamos y ya esta saliendo la trola. después me escribió para pedirme disculpas por el mensaje y me dijo que me extrañaba, hubiera preferido que me tire ácido en la cara. yo me hice el duro viste pero ahora me quiero matar porque pienso en esta conchuda todo el tiempo, todavía no pude tirar esa vela de mierda que me puso en el baño.

qué hacés hoy a la noche? vamos a tomar una birra a Gibraltar tipo 8?


 

NO PUEDO CREER QUE TE CAYÓ LA JAVIE ME VUELVO LO CO!

Jajajajajajaj pobre boludo ella la debe haber pasado al darse cuenta mil veces peor que vooos.

Como te dice? El ru-ru? Rulin? Me mataaa pobre mina, no puedo creer que la mamá del turco está en tinder boludo. Mirá si nuestras viejas también estannn? Te fijaste? La mía sigue con pinocho sr. pero la tuya que anda sola hmmm no sé ehhh

Que trola hija de mil putas gimena. Muy de pendeja pelotuda eso de escribir borracha. Igual vos lo hiciste la vuelta pasada. Son dos giles. Son tal para cual. Pero no vuelvas rulo, acordate de que está re loca la piba y te hizo las mil y una y a vos note dejaba pasar ni media.

No vuelvas loco.

Nos vemos hoy, llego y 20, y 30. Estoy cagado en expedientes.


 

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Nuestras viejas en tinder JAJAJAJAJAJAJAJAJA boludo me feteo la pija. posta. igual a veces me da cosa mi vieja porque desde que se fue mi viejo está re sola, y obvio que no quiero que vuelva a coger nunca más en su vida pero después la pensás y decís loco si me pasara a mí que onda. o sea en definitiva quiero que sea feliz y yo soy medio pelotudo me saco de los celos. igualmente en tinder te juro que la mato y después me feteo la pija.

Dale papurri te espero sentadito en la barra como el militante del escabio que soy pinocho marica lindo

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén