Jimeno & Sabrina

“Jimeno de las Rosas presenta su nuevo libro de poemas titulado ‘Olvido recrudecido por tu ausencia ausente’, una pieza literaria destacable en donde, con la suavidad y dulzura lingüística que lo caracterizan, despliega la magia que las palabras de amor pueden conseguir cuando se conjugan en sus manos bendecidas por el don de conocer cada fibra de la sensibilidad.”

Jimeno de las Rosas. Te llamás Gonzalo, Jimeno. Y vivís en Once.

Cada fibra de mi sensibilidad vibra de la repulsión que me genera la sola idea de leer tus poemas de amor, tus prosas, tus canciones. Te inventaste un pseudónimo berreta y con tu apenas secundario completo te creés el Dios de las letras, estás refritando las mismas cuatro ideas pedorras que ya se les ocurrieron a miles de personas antes que a vos. Que hayas conseguido editorial es una patada al hígado, es demasiado injusto.

“Siento sensaciones,
Siento sentimientos,
Siento,
Te siento.
¿Vamos a tomar el té, siento?”

Sos José María Listorti leyendo sus poemas de amor, vomito.

Hipócrita. Después de 4 años de relación me dejaste por medio de 3 líneas de oración en las que ni siquiera te dignaste a poner las tildes, para enterarme luego de que me engañaste con cuanta hippie se te cruzó en esas lecturas de cuarta que hacías.

Esperaste una semana después de la muerte de mi abuela para dejarme, gracias por no dejarme en pleno funeral, es muy claro que tenés el don de conocer cada fibra de la sensibilidad.

Publicaste un estado en tu página de Facebook que solo dice “Sos mi alma, sos mi arma” y tiene ocho mil Me Gusta, cuánta necesitada de afecto está dispuesta a comprar la mediocridad que un patético que se baña una vez cada dos semanas tiene para ofrecerle. Incluyéndome.

Te llenas la boca hablando de amor pero en tu vida cotidiana sos un déspota, un piojo resucitado, un albañil de la mentira que la juega de humilde pero sueña con tener plata y que las pibitas se te tiren encima.

Gonzalo, quiero mi plata. Quiero los $5000 pesos que te presté. Los quiero YA.

Me respondés solo un poema de lo que te generó mi mail (como solías hacer) y te meto el palo santo en “la estrella en la que perdí mi deseo”, como le decís en tu poema “Acabemos con esto” al orto. Patético.


Sabrina, mi linda Sabrina, van aquí unos versos

para calmar tu ansias o revolver tus sesos.

No me sigas en facebook,
si no te gustan mis estados.
Al diablo tienes tatuado,
en el alma o en los dedos.
Pues tipeas con odio, con ira.
Juira.

Sé que te gusta cómo escribo,
se te nota por dentro y por fuera,
que en paz descanse tu abuela,
de su guiso no me olvido.

Tu plata la podés buscar el El Ateneo,
estaré firmando libros el próximo jueves.
Espero que no termines metida en un saqueo,
y sólo un libro te lleves.

Además, y con esto termino,
tu carta tiene “fibra de la sensibildad” dos veces en su haber.
Yo no habré terminado el secundario,
no tendré un título nobiliario,
me habré acostado con hippies
y pintado graffitis
pero sé quién pretendo ser.

Vos, en cambio, tomás un poco de cada persona.
Y tratás de que te quede.
Perdón por la crudeza, su alteza,
pero qué mal huelen,
qué feo aroma
todas las partes podridas
de esos pedacitos de identidad
que nos son suyos y no se acomodan
aunque los pasee con soltura
por toda esta linda ciudad.

“Fibra de sensibilidad” se lo leí a tu hermana
hace una o dos semanas
qué casual el patrón, demasiado sospechoso.
Además de sus remeras
ahora le robás las postas.
Pero, Sabrina, ¡sos una bosta!

Sé quien pretendo ser.
Y eso ya es mucho decir,
para quien escribe un poco,
pero más para quien vaya a recibir.


Ah no. Sos un pelotudo.

Por supuesto que el jueves voy a ir al Ateneo y mejor que tengas todos y cada uno de los billetes que me debés porque te armo el escándalo de tu vida. No me importa quedar escrachada, me vuelvo con mi plata. Es un hecho.

Cielo de mi alma, soneto de mi amor, pajarito de mi flor, te dejo unos versos que salen de mi interior:

Mi alma cobarde se sonroja,
por haber amado hasta el cansancio,
a un hombre de aliento rancio,
que tiene la pija floja.

Terrible forro me presentó el destino,
que con una guitarra y un vino,
se apoderó de mi ingenuidad,
dándole fin a mi soledad.

Y ya no siento ninguna duda,
de que fui una terrible boluda,
por prestarle plata a un ser errante,
a un hippie sucio muerto de hambre.

Jimeno de las Rosas,
¡qué nombre tan exultante!
y al igual que en tus prosas,
sos un pelotudo importante.

Pensar que soy la misma zonza,
que cientos de noches te besó
y ahora te digo, querido Gonza,
andate a la re puta que te parió.


No culpes al destino
por lo que vos solita elegiste.
Si en mi boca moriste
más veces que el mismo vino.

Tengo tu plata, sí.
Cada uno de los cinco mil.
Pero no es eso lo que vos querés
y para mí, Sabrina, todo terminó en abril.

Te creés superior
por una o dos puteadas
Pero si te hace sentir mejor,
está bien, está bien,
yo me río a carcajadas.

Aunque en esto sí concuerdo
y tus versos a formularlo ayudan
vi tus fotos por Palermo
y es cierto, sos terrible boluda.

Te espero el jueves, entonces,
y verás cómo se regalan,
cómo se sonrojan
decenas de las chicas más bonitas
con este galán,
hippie errante y pija floja.

 

Este intercambio se imprimió y se cosió a varios otros que podés encontrar en nuestro primer libro.  Conseguilo hasta el 6 de junio acá.

Anterior

Marto & Lucas

Siguiente

Tati & Mariano

10 Comentarios

  1. Sergio R

    Lo incómodo que me puso leer esto. Pero imposible dejar de leer, cada vez más chiquito en la silla, como presenciando escondido las discusiones en voz baja de mis viejos.
    ¿Qué se hace cuando uno disfruta de estas cosas? (todo lo que escriben) ¿Felicitar, agradecer, contar qué generó? ¿No comentar pelotudeces cuando no tenés bien en claro qué decir? Qué se yo… Saludos!

  2. Mia

    che la puta madre! son un as genias! es la primera vez que llego a estas notas y me las lei todas de golpe. Estudio Cine y si les copaba , en un futuro, tenia ganas de filmar a modo de cortometraje , este tipo de cartas. Nada, una idea. son cracks! abrazo enorme

  3. JAJAJAJAJA…

    Cualquier coincidencia con la ficción es pura realidad.

    Una gozada.

    Jimeno de las Rosas,
    ¡qué nombre tan exultante!
    y al igual que en tus prosas,
    sos un pelotudo importante.

  4. Male

    jaja excelente! Descubrí hace poco esta página y me encantan todas las historias! Genias totales

  5. No tengo otra palabra para decirles más que: GENIAL.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Carrito Item removido Deshacer
  • No hay productos en el carrito